106 entrega

Download 106 entrega

Post on 18-Mar-2016

213 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

 

TRANSCRIPT

  • LIBROS Y NOMBRES

    DE CASTILLA-LA MANCHA CENTSIMOSEXTA ENTREGA

    106 Ao IV/ 1 de marzo de 2013

    Miguel ngel Curiel Hacer hielo Universidad Popular Jos Hierro; Ayto.

    de San Sebastin de los Reyes, 2012

    A propsito de Hacer hielo

    En el ao 2001 Adonais editaba El

    verano, primer libro de Miguel ngel

    Curiel (Korbach Valdeck, Alemania,

    1966), que actualmente reside en Lugo.

    Entre este y el reciente Hacer hielo

    (2013) han ido apareciendo Un libro

    difcil, Piedras, Travesa, Mal de altura,

    Por efecto de las aguas, Diario de la

    luz, Los sumergidos y Luminarias

    (Cuaderno de Roma).

    En su poesa, la forma (verso o prosa)

    se convierte en fondo porque el fondo

    (de alta gravedad y radical hondura) es

    la expresin formal del gran talento

    potico de nuestro poeta: cultura viva,

    imaginacin y conocimiento cuyo reto

    es encontrar un poema a secas ms que un poema liberador.

    La palabra, la existencia humana, la

    Naturaleza cotidianamente convivida, el

    paso del tiempo y la muerte sirven

    como referentes temticos

    fundamentales a una potica de la

    meditacin que monologa desde los

    posos mismos de la sabidura

    experiencial.

    Esta poesa renueva el lxico, enfra el

    fuego del desbordamiento, rechaza la

    evidencia y escapa con la imaginacin

    en busca de lo imposible, entre

    cucharadas de vino, ecos que se golpean o sombras por debajo de la nieve. Esta poesa hace misterioso lo real y

    familiar lo enigmtico, asfixia el ruido,

    enmudece el grito y da voz al silencio.

    Geografa de la memoria visual, historia

    del aire, de la piedra, de la luz y del

    agua, mapa de la aoranza, catlogo de

    prdidas, faro del infinito.

    Exento de exageracin afirmo que

    Curiel es uno de los ms significativos

    poetas espaoles de comienzos del siglo

    XXI: por la personalidad de su estilo y

    por la trascendencia de su mensaje, a

    aos luz de la impune banalidad

    dominante.

    ngel Guinda

  • Las cinco estaciones

    Elas Rovira Eds. Que vayan ellos; Albacete

    Elas Rovira Gil es albaceteo;

    profesor titular de Enfermera en la

    UCLM; cuenta con numerosas

    publicaciones en el mbito de las

    urgencias mdico-quirrgicas. Como

    escritor de haikus ha organizado e

    impartido cursos y encuentros

    internacionales

    Es 1 premio Elas Roldn de Poesa

    del Ateneo de AB (2011) y 2 premio de

    haiku Grau Mir (BCN, 2008)

    Es vicepresidente de la Asoc. de Haiku

    de Albacete (AGHA) y redactor je de

    Hojas en la acera, revista

    internacional de haiku)

    Esta obra ha sido galardonada ex aqueo con

    el primer premio de poesa Elas Lpez

    Roldn que convoca el Ateneo Albacetense.

    Slo el roco/deja ver/la telaraa, con este haiku de primavera arranca el poemario

    Las cinco estaciones que ha sido presentado en el Ateneo Albacetense. Su

    autor, el profesor de la Facultad de

    Enfermera de la Universidad de Castilla-La

    Mancha (UCLM) en Albacete, Elas

    Rovira, habl de esa quinta estacin que incorpora el ttulo de la obra refirindose a

    la popular Feria de Albacete, a la que el

    poeta ha querido rendir un homenaje en sus

    pginas precisamente a escasas horas de

    que abra sus puertas, tambin quera hablar de la Feria en formato haiku, para m

    es algo entraable que asocio a una

    estacin ms una vez acabado el verano y

    cuando an no ha entrado el otoo. Ante un numeroso auditorio, el acto de

    presentacin del libro ha estado presidido

    por el presidente del Ateneo de Albacete,

    Toms Mancebo, y en l han intervenido el

    vicerrector de Transferencia y Relaciones

    con Empresas, Pedro Carrin, el director de

    Ediciones Que Vayan Ellos (QVE), Miguel

    ngel Aguilar, editora del libro, y la autora

    del prologo de la obra, Toi Snchez

    Verdejo.

    En su intervencin, Rovira no dud en

    afirmar que, hoy por hoy, Albacete es un

    referente mundial del haiku en castellano.

    A ello ha contribuido la Asociacin de

    Gente del Haiku de Albacete, y las

    numerosas actividades relacionadas con

    esta iniciativa cultural promovidas por la

    UCLM de las que cabe destacar el

    concurso regional de Haikus, del que ya se

    llevan celebradas seis ediciones. Este

    certamen est organizado por la Biblioteca

    General del campus de Albacete bajo la

    coordinacin de su director ngel Aguilar,

    y el responsable de la biblioteca del

    edificio Melchor de Macanaz, Frutos

    Soriano, ambos son reconocidos escritores

    de haikus con varios libros publicados.

    Cabe apuntar que en su faceta acadmica,

    Elas Rovira cuenta con numerosas

    publicaciones e investigaciones en el

    mbito de las urgencias mdico-quirrgicas.

    Como escritor de haikus ha organizado e

    impartido cursos y encuentros

    internacionales. El libro ha sido

    galardonado ex aqueo con el primer premio

    de poesa Elas Lpez Roldn que convoca

    el Ateneo Albacetense. El Haiku es un

    breve poema de tres versos de origen

    japons que refleja un suceso del mundo

    externo surgido especialmente de la

    contemplacin de la naturaleza.

    LA VERDAD septiembre 2012

  • Elvira Daudet

    Cuaderno del delirio Intravagantes Ediciones Evoh

    Madrid, 2012

    Espaola, de la entonces Castilla la

    Nueva, castellano-manchega desde que

    Espaa adopt su administracin de

    autonomas regionales, conquense por

    nacimiento y ciudadana del mundo por

    movilidad y cultura, Elvira Daudet

    desarrolla en Pars la temtica de su

    ltimo y reciente libro: Cuaderno del delirio. Es harto sabido por quienes conocen el

    mundillo del verso patrio que la obra y

    el nombre cultural de Elvira Daudet

    destacaron y destacan en las letras

    espaolas, principalmente en el mbito

    potico, como uno de los smbolos ms

    puros de su generacin. Paralelamente a

    su larga experiencia periodstica, ABC,

    Informaciones, Pueblo, El

    Independiente, TVE y un largo rol de

    revistas culturales, as como rotativos

    extranjeros, la obra de creacin literaria

    de Elvira est bien justificada en

    ensayos y novelas (Orestes muri en La

    Habana, o La Gioconda llora de

    madrugada), pero sobre todo lo est en

    sus poemarios, entre los que cabra

    destacar ttulos como El primer

    mensaje, Crnicas de una tristeza, El

    don desapacible y Laberinto carnal.

    La variacin y abordaje de sus temas, su

    estilo personal y la sencillez cultural de

    su palabra, sitan su obra en lugar de

    privilegio, aunque intuimos que su

    timidez y reclusin personal le han

    mermado niveles a la misma.

    Cualquiera, mientras est leyendo sus

    poemas, disfruta de la difcil sencillez

    con que la vida mantiene sus cnones de

    belleza expresiva.

    Pero cimonos a Cuaderno del delirio. Aqu, la difcil sencillez de la palabra, junto a su rtmica expresin, ya

    desde el principio consiguen los niveles

    a que nos estamos refiriendo. Incluso

    los versos que pueden parecernos ms

    narrativos alcanzan la musicalidad que

    la potica exige: Antes de irnos que se lo premie Dios-, / nos serva dos

    cafs muy cargados, / con mermelada

    amarga de naranja / y mucha

    mantequilla contra el fro. La noche parisina impone su presencia

    en la mente del lector. El amor es la

    Naturaleza, porque amor es quien

    escribe. Emana de su verso un

    sentimiento franco, aunque la misma

    franqueza nos colme algunas veces de

    dolorosos presagios: La embriaguez del amor es pasajera. Cierto que, al no ser plenamente correspondida, la

    entrega personal, merece toda bsqueda

    porque en ella est el triunfo del amor:

    mientras la noche urda sus horrores / te buscaba en los ros sembrados de

    luceros- A pesar de todo lo que entraa, el dolor

    en el libro justifica plenamente la

    esencia del poema, un silencio terrible de alas negras, ante el amor vivsimo e insomne. El dolor sensitivo y el amor crecen en un realismo embellecido

    frente a la sinrazn del gozo. Bellas y

    acertadas imgenes, como desnudas de

    metforas, logran una veracidad esttica

    a travs del amor perdido y siempre

    recordado. Testimonios que son

    confesiones sobre una postal idiomtica:

    Nunca sabr quin fui, / porque anduve perdida muchos aos / persiguiendo tu

    sombra indescifrable. Por estas lneas versificadas y rtmicas

    est pasando la vida, est pasando el

    paisaje de un mundo interior, una

    existencia real y dolorosamente

    enriquecida a travs de la palabra, y pese a todo, voy hacia la noche / a

    encontrarme contigo. Tan tenaz le resulta el peso de la ausencia, que el

    abandono se convierte en un recuerdo

    esttico: Nada encuentro que borrarte pueda. Es cierto que entre tanto ha pasado la vida. Recuento y vuelta atrs, porque la existencia es un sello inalterable

  • donde los sentimientos mandan, pero

    los aos y la razn se imponen. El

    realismo esttico con que la mujer

    escribe no ha perdido su fuerza ni sus

    aciertos sobre el vocabulario, el rojo corazn es hueso negro, /.../ Sabe, y nos convence, que regresar del infierno es un viaje muy largo, /.../ pero en este

    momento del presente, /.../ al borde del

    abismo