6 jacques gensberg monod el azar y la necesidad · pdf filenada de esto ocurre para el...

Click here to load reader

Post on 03-Apr-2019

216 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

Cuando El azar y la necesidad se public

en Francia, en 1970, cinco aos despus de

que su autor recibiera el Premio Nobel de

Fi sio loga y Medicina, suscit cierto revue-

lo en tre cientfi cos, pensadores e, incluso,

po l ticos, debido a las ideas no slo cien-

t ficas sino tambin fi losfi cas contenidas en

esta obra ya clsica. En efecto, Jacques Mo-

nod, uno de los grandes pioneros de la bio-

loga molecular, muestra en este ensayo las

fecundas ideas que se derivan de aunar los

conceptos de azar y necesidad para explicar

las grandes cuestiones de la biologa, es de-

cir, el origen de la vida y la evolucin de las

especies, y abordar los retos de la gentica

moderna.

Sin embargo, aunque el ser humano no sea

el resultado de ningn proyecto divino, y aun-

que su evolucin obedezca ms al azar que

a algn plan predeterminado, nada lo autori-

za a caer en un materialismo pesimista. Fren-

te a los desafos de la ciencia y de la tcnica,

que amenazan la integridad del hombre, Jac-

ques Monod apuesta por la invencin de un

nuevo humanismo capaz de integrar todas las

ciencias.

Ilustracin de la cubierta: Diego MalloDiseo de la coleccin: Departamento de Arte y Diseo,rea Editorial Grupo Planeta

PVP 16,00 10134011

JacquesMonodEl azary la necesidad

ME

TA

TE

MA

S

LIB

RO

S P

AR

A P

EN

SA

R L

A C

IEN

CIA

M

ET

AT

EM

AS

C

OL

EC

CI

N D

IRIG

IDA

PO

R J

OR

GE

WA

GE

NS

BE

RG

Ensayo sobre la fi losofa naturalde la biologa moderna

El

azar

y l

a n

eces

idad

6

bre la fi losofa naturaloga moderna

Jacques Monod naci en Pars en 1910 y mu-

ri en 1976. Estudi ciencias naturales en la

Sorbona y en universidades estadounidenses

y se doctor en 1951. En 1954 fund el Servi-

cio de Bioqumica Celular en el Institut Pas-

teur de Pars, del que pas a ser director en

1971. Fue profesor de la facultad de ciencias

de Pars a partir de 1959 y catedrtico de bio-

loga molecular en el Collge de France des-

de 1967. El azar y la necesidad, su obra ms

conocida por el gran pblico, apareci en 1970.

Junto con Andr Michel Lwoff y Franois Ja-

cob, estudi los mecanismos de la regulacin

gentica en su vertiente celular y demostr la

existencia del ARN mensajero, trabajos por los

que, en 1965, se les concedi a los tres cien-

tfi cos el Premio Nobel de Fisiologa y Medi-

cina.

Jacq

ues

Mo

no

d

Premio Nobel de Fisiologa y Medicina

Jacques MonodEL AZAR Y LA NECESIDAD

Ensayo sobre la filosofa natural de la biologa moderna

Traduccin de Francisco Ferrer Lern

PRELIMINARES El azar y la necesidad 2015.indd 5 5/11/15 16:23

Ttulo original: Le hasard et la ncessit (Essai sur la philosophie naturelle de la biologie moderne)

1. edicin en Tusquets Editores: diciembre de 19811. edicin en esta presentacin: enero de 2016

ditions du Seuil, 1970

Traduccin de Francisco Ferrer LernRevisin de Jorge Fuentes TudelaReservados todos los derechos de esta edicin paraTusquets Editores, S.A. - Avda. Diagonal, 662-664 - 08034 Barcelonawww.tusquetseditores.comISBN: 978-84-9066-212-0Depsito legal: B. 26.454-2015Fotocomposicin: David PabloImpresin: Limpergraf, S.L.Impreso en Espaa

Queda rigurosamente prohibida cualquier forma de reproduccin, distribucin, co-municacin pblica o transformacin total o parcial de esta obra sin el permiso escrito de los titulares de los derechos de explotacin.

PRELIMINARES El azar y la necesidad 2015.indd 6 5/11/15 16:23

ndice

P. 11 Prefacio

15 Extraos objetos35 Vitalismos y animismos55 Los demonios de Maxwell71 Ciberntica microscpica91 Ontognesis molecular

109 Invariancia y perturbaciones127 Evolucin145 Las fronteras165 El reino y las tinieblas

185 Apndices

El azar y la necesidad (QXP) 8/5/07 00:23 Pgina 7

Lo natural y lo artificial

La distincin entre objetos artificiales y objetos naturalesnos parece inmediata y sin ambigedad. Un peasco, una mon-taa, un ro o una nube son objetos naturales; un cuchillo, un pa-uelo, un automvil, son objetos artificiales, artefactos.1 Que seanalicen estos juicios, y se ver sin embargo que no son inme-diatos ni estrictamente objetivos. Sabemos que el cuchillo hasido configurado por el hombre con vistas a una utilizacin, auna performance2 considerada con anterioridad. El objeto mate-rializa la intencin preexistente que lo ha creado y su forma seexplica por la performance que era esperada incluso antes deque se cumpliera. Nada de esto ocurre para el ro o el peas-co, que sabemos o pensamos han sido configurados por el librejuego de fuerzas fsicas a las que no sabramos atribuir ningnproyecto. Todo ello suponiendo que aceptamos el postuladobase del mtodo cientfico: la Naturaleza es objetiva y no pro-yectiva.

Por referencia a nuestra propia actividad, consciente y pro-yectiva, por ser nosotros mismos fabricantes de artefactos, cali-bramos lo natural o lo artificial de un objeto cualquiera.Sera entonces posible definir por criterios objetivos y genera-les las caractersticas de los objetos artificiales, productos de unaactividad proyectiva consciente, por oposicin a los objetos na-turales, resultantes del juego gratuito de las fuerzas fsicas? Para

17

1. En sentido propio: productos del arte de la industria.2. En general, el autor da a performance un sentido prximo a logro, a eje-

cucin conseguida. (N. del T.)

El azar y la necesidad (QXP) 8/5/07 00:23 Pgina 17

asegurarse de la entera objetividad de los criterios escogidos, lomejor sera sin duda preguntarse si, utilizndolos, se podra re-dactar un programa que permitiera a una calculadora distinguirun artefacto de un objeto natural.

Un programa as podra encontrar aplicaciones de sumo inte-rs. Supongamos que una nave espacial deba posarse prxima-mente en Venus o en Marte; una cuestin importantsima sera elconocer si nuestros vecinos estn o han sido habitados por seresinteligentes capaces de una actividad proyectiva. Para descubrirtal actividad, presente o pasada, son evidentemente sus produc-tos lo que se debera reconocer, por diferentes que pudieran serde los frutos de la industria humana. Desconocindolo todo de lanaturaleza de tales seres, y de los proyectos que podran haberconcebido, sera necesario que el programa no utilizara ms quecriterios muy generales, basados exclusivamente en la estructuray la forma de los objetos examinados, prescindiendo de su even-tual funcin.

Vemos que los criterios que habra que emplear seran dos:1. regularidad; 2. repeticin.

Mediante el criterio de regularidad se tratara de aprovecharel hecho de que los objetos naturales, configurados por el juegode las fuerzas fsicas, no presentan casi nunca estructuras geo-mtricamente simples: superficies planas, aristas rectilneas, n-gulos rectos, simetras exactas por ejemplo; mientras que los ar-tefactos presentaran en general tales caractersticas, aunqueslo fuera de forma aproximada y rudimentaria.

El criterio de repeticin sera sin duda el ms decisivo. Ma-terializando un proyecto renovado, artefactos homlogos, desti-nados al mismo uso, reproducen, de modo muy aproximado, lasintenciones constantes de su creador. A este respecto, el descu-brimiento de numerosos ejemplares de objetos de formas bas-tante bien definidas sera pues muy significativo.

Tales podran ser, definidos brevemente, los criterios genera-les utilizables. Debe precisarse, adems, que los objetos a exa-minar seran de dimensiones macroscpicas, pero no microsc-picas. Por macroscpicas hemos de entender las dimensiones

18

El azar y la necesidad (QXP) 8/5/07 00:23 Pgina 18

medibles, digamos, en centmetros; por microscpicas lasdimensiones que se expresaran normalmente en Angstrm(1 cm = 108 Angstrm). Esta precisin es indispensable porque,a escala microscpica, se tendra acceso a estructuras atmicas omoleculares cuyas geometras simples y repetitivas no testimo-niaran evidentemente una intencin consciente y racional, sinolas leyes qumicas.

Las dificultades de un programa espacial

Supongamos el programa escrito y la mquina realizada.Para someter sus performances a la prueba, no habra nada me-jor que hacerla operar sobre objetos terrestres. Invirtamos nues-tras hiptesis, e imaginemos que la mquina ha sido construidapor los expertos de la NASA marciana, deseosos de detectar enla Tierra los testimonios de una actividad organizada, creado-ra de artefactos. Y supongamos que la primera nave marcianaaterriza en el bosque de Fontainebleau, por ejemplo cerca deBarbizon. La mquina examina y compara las dos series de ob-jetos ms destacables de los alrededores: las casas de Barbizonpor un lado y las peas de Apremont por otro. Utilizando los cri-terios de regularidad, de simplicidad geomtrica y de repeticin,decidir fcilmente que las peas son objetos naturales, mientrasque las casas son artefactos.

Centrando ahora su atencin sobre objetos de dimensionesms reducidas, la mquina examina unos pequeos guijarros, allado de los cuales descubre unos cristales, por ejemplo de cuar-zo. Segn los mismos criterios, deber evidentemente decidirque, si los guijarros son naturales, los cristales de cuarzo son ob-jetos ar

View more