album de cuentos, leyenda, canciones de cuna etc,

Download Album de cuentos, leyenda, canciones de cuna etc,

Post on 14-Apr-2017

1.043 views

Category:

Education

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

CUENTOS

1. Patito feoEn una hermosa maana deverano, los huevos que haban empollado la mam Pata empezaban a romperse, uno a uno. Los patitos fueron saliendo poquito a poco, llenando de felicidad a los paps y a susamigos. Estaban tan contentos que casi no se dieron cuenta de que un huevo, el ms grande de todos, an permaneca intacto.Todos, incluso los patitos recin nacidos, concentraron su atencin en el huevo, a ver cuando se rompera. Al cabo de algunos minutos, el huevo empez a moverse, y luego se pudo ver el pico, luego el cuerpo, y las patas del sonriente pato. Era el ms grande, y para sorpresa de todos, muy distinto de los dems. Y como era diferente, todos empezaron a llamarle el Patito Feo.La mam Pata, avergonzada por haber tenido un patito tan feo, le apart con el ala mientras daba atencin a los otros patitos. El patito feo empez a darse cuenta de que all no le queran. Y a medida que creca, se quedaba an mas feo, y tena que soportar las burlas de todos. Entonces, en la maana siguiente, muy temprano, el patito decidi irse de la granja.Triste y solo, el patito sigui un camino por el bosque hasta llegar a otra granja. All, una vieja granjera le recogi, le dio decomery beber, y el patito crey que haba encontrado a alguien que le quera. Pero, al cabo de algunos das, l se dio cuenta de que la vieja era mala y slo quera engordarle para transformarlo en un segundo plato. El patito sali corriendo como pudo de all.Elinviernohaba llegado, y con l, el fro, el hambre y la persecucin de los cazadores para el patito feo. Lo pas muy mal. Pero sobrevivi hasta la llegada de laprimavera. Los das pasaron a ser ms calurosos y llenos de colores. Y el patito empez a animarse otra vez. Un da, al pasar por un estanque, vio las aves ms hermosas que jams haba visto. Eran elegantes, delicadas, y se movan como verdaderas bailarinas, por el agua. El patito, an acomplejado por la figura y la torpeza que tena, se acerc a una de ellas y le pregunt si poda baarse tambin en el estanque.Y uno de los cisnes le contest:- Pues, claro que s! Eres uno de los nuestros.Y le dijo el patito:- Cmo que soy uno de los vuestros?Yo soy feo y torpe, todo lo contrario de vosotros.Y ellos le dijeron:- Entonces, mira tu reflejo en el agua del estanque y vers cmo no te engaamos.El patito se mir y lo que vio le dej sin habla. Haba crecido y se transformado en un precioso cisne! Y en este momento, l supo que jams haba sido feo. l no era un pato sino un cisne. Y as, el nuevo cisne se uni a los dems y vivi feliz para siempre.

FIN2. Los Tres Cerditos. Junto a suspaps, tres cerditos haban crecido alegremente en una cabaa del bosque. Y cmo ya eran mayores, sus paps decidieron que era hora de que hicieran, cada uno, su propia casa.Los tres cerditos se despidieron de sus paps, y fueron a ver cmo era el mundo. El primer cerdito, el perezoso de la familia, decidi hacer una casa de paja. En un minuto la choza estaba hecha.Y entonces se ech adormir.El segundo cerdito, un glotn, prefiri hacer una cabaa de madera. No tard mucho en construirla. Y luego se ech a comer manzanas.El tercer cerdito, muy trabajador, opt por construirse una casa de ladrillos y cemento. Tardara mas en construirla pero se sentira mas protegido.Despus de un da de mucho trabajo, la casa qued preciosa. Pero ya se empezaba aorlos aullidos del lobo en el bosque. No tard mucho para que el lobo se acercara a las casas de los tres cerditos.Hambriento, el lobo se dirigi a la primera casa y dijo:- breme la puerta! breme la puerta o soplar y tu casa tirar!.Cmo el cerdito no la abri, el lobo sopl con fuerza, y derrumb la casa de paja. El cerdito, temblando de miedo, sali corriendo y entr en la casa de madera de su hermano. El lobo le sigui. Y delante de la segunda casa, llam a la puerta, y dijo:- breme la puerta! breme la puerta o soplar y tu casa tirar!Pero el segundo cerdito no la abri y el lobo sopl y sopl, y la cabaa se fue por los aires. Asustados, los dos cerditos corrieron y entraron en la casa de ladrillos de su hermano. Pero, como el lobo estaba decidido a comrselos, llam a la puerta y grit:- breme la puerta!breme la puerta o soplar y tu casa tirar!Y el cerdito trabajador le dijo:- Sopla lo que quieras, pero no la abrir! Entonces el lobo sopl y sopl. Sopl con todas sus fuerzas, pero la casa no se movi.La casa era muy fuerte y resistente. El lobo se qued casi sin aire. Pero aunque el lobo estaba muy cansado, no desista. Trajo una escalera, subi al tejado de la casa y se desliz por el pasaje de la chimenea.Estaba empeado en entrar en la casa y comer a los tres cerditos como fuera. Pero lo que l no saba es que los cerditos pusieron al final de la chimenea, un caldero con agua hirviendo.Y el lobo, al caerse por la chimenea acab quemndose con el agua caliente. Dio un enorme grito y sali corriendo para nunca mas volver.Y as, los cerditos pudieron vivir tranquilamente. Y tanto el perezoso como el glotn aprendieron que solo con el trabajo se consigue las cosas.FIN

3. Uga la tortuga

Caramba, todo me sale mal! se lamenta constantemente Uga, la tortuga. Y es que no es para menos: siempre llega tarde, es la ltima en acabar sus tareas, casi nunca consigue premios a la rapidez y, para colmo es unadormilona.Esto tiene que cambiar! se propuso un buen da, harta de que sus compaeros del bosque le recriminaran por su poco esfuerzo al realizar sus tareas.

Y es que haba optado por no intentar siquiera realizaractividadestan sencillas como amontonar hojitas secas cadas de los rboles enotoo, o quitar piedrecitas de camino hacia la charca donde chapoteaban los calurosos das deverano.-Para qu preocuparme en hacer un trabajo que luego acaban haciendo mis compaeros? Mejor es dedicarme ajugary a descansar.- No es una gran idea, dijo una hormiguita. Lo que verdaderamente cuenta no es hacer el trabajo en un tiempo rcord; lo importante es acabarlo realizndolo lo mejor que sabes, pues siempre te quedar la recompensa de haberlo conseguido.No todos los trabajos necesitan de obreros rpidos. Hay labores que requieren tiempo y esfuerzo. Si no lo intentas nunca sabrs lo que eres capaz de hacer, y siempre te quedars con la duda de si lo hubieras logrados alguna vez.Por ello, es mejor intentarlo y no conseguirlo que no probar y vivir con la duda. La constancia y laperseveranciason buenas aliadas para conseguir lo que nos proponemos; por ello yo te aconsejo que lo intentes. Hasta te puede sorprender de lo que eres capaz.- Caramba, hormiguita, me has tocado las fibras! Esto es lo que yo necesitaba: alguien que me ayudara a comprender elvalordelesfuerzo; te prometo que lo intentar.Pasaron unos das y Uga, la tortuga, se esforzaba en sus quehaceres.Se sentafelizconsigo misma pues cada da consegua lo poquito que se propona porque era consciente de que haba hecho todo lo posible por lograrlo.- He encontrado mi felicidad: lo que importa no es marcarse grandes e imposibles metas, sino acabar todas las pequeas tareas que contribuyen a lograr grandes fines.FIN

4. El gato soadorHaba una vez un pueblo pequeo. Un pueblo con casas de piedras, calles retorcidas y muchos, muchos gatos. Los gatos vivan all felices, de casa en casa durante el da, de tejado en tejado durante la noche.La convivencia entre las personas y los gatos era perfecta. Los humanos les dejaban campar a sus anchas por sus casas, les acariciaban el lomo, y le daban de comer. A cambio, los felinos perseguan a los ratones cuando estos trataban de invadir las casas y les regalaban su compaa las tardes de lluvia.Y no haba quejasHasta que lleg Misif. Al principio, este gato de pelaje blanco y largos bigotes hizo exactamente lo mismo que el resto: merodeaba por los tejados, persegua ratones, se dejaba acariciar las tardes de lluvia.Pero pronto, el gato Misif se aburri de hacer siempre lo mismo, de que la vida gatuna en aquel pueblo de piedra se limitara a aquella rutina y dej de salir a cazar ratones. Se pasaba las noches mirando a la luna.- Te vas a quedar tonto de tanto mirarla le decan sus amigos.Pero Misif no quera que la luna bajara a hacerle compaa. Le vala con sentir la dulzura con la que impregnaba el cielo cuando brillaba con todo su esplendor.Porque aunque nadie pareca entenderlo, al gato Misif le gustaba lo que esa luna redonda y plateada le haca sentir, lo que le haca pensar, lo que le haca soar.- Mira la luna. Es grande, brillante y est tan lejos. No podremos llegar nosotros ah donde est ella? No podremos salir de aqu, ir ms all? preguntaba Misif a su amiga Ranina.Ranina se estiraba con elegancia y le lanzaba un gruido.- Ay que ver, Misif! Cuntos pjaros tienes en la cabeza!Pero Misif no tena pjaros sino sueos, muchos y quera cumplirlos todos- Tendramos que viajar, conocer otros lugares, perseguir otros animales y otras vidas. Es que nuestra existencia va a ser solo esto?Tal vez por eso, tal vez porque la luna le dio la clave, el gato Misif desapareci un da del pueblo de piedra. Nadie consigui encontrarle.- Se ha marchado a buscar sus sueos. Habr llegado hasta la luna? se preguntaba con curiosidad RaninaNunca ms se supo del gato Misif, pero algunas noches de luna llena hay quien mira hacia el cielo y puede distinguir entre las manchas oscuras de la luna unos bigotes alargados.No todos pueden verlo. Solo los soadores son capaces.Eres capaz t?FIN

5. El nio y los clavosHaba un nio que tena muy, pero que muy mal carcter. Un da, su padre le dio una bolsa con clavos y le dijo que cada vez que perdiera la calma, que l clavase un clavo en la cerca de detrs de la casa.El primer da, el nio clav 37 clavos en la cerca. Al da siguiente, menos, y as con los das posteriores. l nio se iba dando cuenta que era ms fcil controlar su genio y su mal carcter, que clavar los clavos en la cerca.Finalmente lleg el da en que el nio no perdi la calma ni una sola vez y se lo dijo a su padre que no tena que clavar ni un clavo en la cerca. l haba conseguido, por fin, controlar su mal temperamento.Su padre, muy contento y satisfecho, sugiri entonces a su hi

View more >