amc octubre

Download AMC OCTUBRE

Post on 18-Mar-2016

230 views

Category:

Documents

6 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

A Mecate Corto

TRANSCRIPT

  • octubre 2010

    Ao 16 | Nmero 170 | Editado por Comunicaciones - SJ | Publicacin mensualdel Apostolado Social de los Jesuitas al servicio del pueblo hondureo

    editorial

    entrevistas

    nacionales

    con ojos de mujer

    nacionales

    actitudes

    miro la organizacin en las maquilas con un buen futuro

    Pobladores de coln y atlntida se oponen a las represas

    soy la confeccionista de mi vida

    Porfirio lobo y laencrucijada del agunEn Coln no es el campesinado el que pone a prueba a Por-firio Lobo; es la extrema derecha de este pas la que calibra su gestin y espera borrar cualquier duda que tenga acerca de su posicin ante la profunda divisin social que aqueja a Honduras. Esa extrema derecha, que implica reconocer que la derecha tambin tiene matices, espera de Lobo una clara definicin a su favor en el conflicto, pero a la vez su acuerdo tcito para que tolere prcticas paramilitares que violentan los ms elementales derechos humanos.

    Los derrumbes de nuestra capital son un smbolo del pas: se va cayendo a peda-zos y estrepitosamente. No lo decimos por resaltar catstrofes ni...

    Waldin Geovani Banegas Reyes, aprendi sobre la necesidad e importancia de organizarse en sindicato y defender los derechos de los obreros, especialmente a los de la industria...

    Cientos de pobladores de los departa-mentos de Coln y Atlntida, denunciaron que en la mayor parte de los proyectos generadores de energa limpia, aproba-dos por el Congreso Nacional...

    Fue en el departamento de Olancho cuando comenz sus procesos organizati-vos a travs del Centro de desarrollo de cam-pesinos parceleros, una organizacin que en la dcadas de los ochenta emprendi sus luchas para...

    Sigue en pag. 3

    Sigue en pag. 11

    Sigue en pag. 8

    Sigue en pag. 23

    Sigue en pag. 5

    De qu vida se puede hablar bajo esas condiciones que son ms inclementes que el sol del medioda?Basta recorrer las aldeas aledaas a Tocoa, entrar a las chozas, ver la vejez acelerada de sus hombres ymujeres, para captar que no tienen posibilidades reales de aspirar a un mejor futuro si la situacin no cambia.

    Tarea permanentedel pueblo pobre

    Derecho a la tierra

    Tarea permanentedel pueblo pobre

  • FotoreportajeFotoreportaje

    Nias que participaron en la marcha por la vida que organiza la parroquia de la colonia Rivera Hernndez y la organizacin Paso a Paso. Ellas pidieron posar para A mecate Corto.

    Una madre corre en medio de las bombas lacrimgenas que los policas lanzaron a la multitu-dinaria manifestacin de la Resistencia el 15 de septiembre., en San Pedro Sula, Corts.

    Este no es un ro, es una calle que conduce de la comunidad de El Socorro a San Jos de la Tarrera, en el sur de El Progreso, Yoro.

    El padre Jess Sariego, Sj, Provincial de la Compaa de Jess, ofici una misa para culminar el anlisis de realidad centroamericano, organizado por el Apostolado Social, en El Salvador.

    Seguramente estos nios ni siquiera se dieron cuenta de su da, porque la pobreza les obliga a trabajar para poder comer.

    El Frente Nacional de Resistencia Popular, FNRP de El Progreso, recolect fondos para Didier Caras , quien fue golpeado salvajemente por varios policas en Choloma.

  • 3 l A Mecate Corto - Octubre 2010

    E D I T O R I A L

    ActitudesOpinin

    Escaleras, a trece aos de impunidadEste18 de octubre, se cumplirn

    trece aos de impunidad del vil ase-sinato del recordado defensor de derechos humanos y ambientalista de la ciudad de Tocoa, el seor Car-los Alfonso Escaleras Meja.

    Su familia an guarda la esperan-za de obtener justicia, ahora que el caso se encuentra en conocimiento de la Comisin Interamericana de Derechos Humanos, CIDH y a la es-pera de concluir con el proceso de solucin amistosa con el Estado, quien asumira de manera implcita su responsabilidad internacional en el caso.

    Un 14 de enero de 2003 se pre-sent ante la CIDH, la peticin inicial para la admisin de este caso, el cual una vez admitido se le dio tras-lado al Estado de Honduras quien seal en aquel momento no pa-trocinar una poltica de ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitra-rias contra un determinado grupo social del pas negando adems un patrn de asesinatos de lderes ambientalitas e indic la falta de agotamientos de recursos internos y sobre todo que en Honduras no hay un clima de impunidad.

    Jeannette Kawas (06 de febrero 1995), Carlos Luna (13 de mayo de 1998), Heraldo Zniga y Roger Murillo (20 de diciembre de 2006) y el ms reciente Adalberto Figueroa (08 mayo 2010) los tres ltimos miembros del movimiento ambienta-lista MAO, en Olancho, son algunos hombres y mujeres valientes, lderes y liderezas que han sido vctimas de represalias por parte de grupos de poder en el pas que quieren adue-arse a cualquier costo de los recur-sos naturales que le pertenecen a todos los hondureos y hondureas.

    En la actualidad, han sido casi nulos los avances por acabar con la impunidad que rodean estos y otros casos, lo cual permite contine el hostigamiento, las amenazas y la concretizacin de stas, generando as, un clima de inseguridad para los ambientalistas, sus familias y defen-sores de derechos humanos.

    En el caso de Carlos Escaleras, se ha logrado dar avances significativos porque se encuentra en una Instan-cia internacional y bajo un proceso de Solucin Amistosa (es como un proceso abreviado con el Estado), iniciado desde hace un poco ms

    de dos aos. Con esto se pretende llegar a definir acuerdos que conlle-ven entre otras cosas, a reparar de alguna forma el dao causado por la negligencia con que se ha actuado, realizar investigaciones serias hasta dar con los responsables materia-les e intelectuales del asesinato del seor Escaleras, resaltar adems su loable labor y el compromiso del Estado de ofrecer garantas de no repeticin de hechos como ste y otros que atenten con la vida y el derecho a defender los recursos na-turales y los derechos humanos en el pas.

    El pasado tres de septiembre, representantes de CEJIL , Equipo de Reflexin, Investigacin y Comunica-cin, ERIC y de la familia Escaleras, sostuvieron una reunin con la Co-misin Interinstitucional en materia de DD HH como representacin del Estado en estos casos, para definir si se sigue o no con la firma del acuerdo de solucin amistosa, bajo los mismos trminos ya establecidos con la anterior Comisin, que presi-di el Abogado ngel David Reyes.

    El tres de octubre que el Estado definir el rumbo en este caso, el

    cual, de no concluir como se tiene previsto, continuara hacia una se-gunda instancia, es decir a la Corte Interamericana de derechos Huma-

    nos, rgano que decidira si se le atribuye o no al Estado hondureo, la responsabilidad internacional del caso.

    Sobre el caso de Carlos Escaleras, el Estado hondureo no ha respondido.

    Los derrumbes de nuestra ca-pital son un smbolo del pas: se va cayendo a pedazos y estrepitosamente. No lo decimos por resaltar catstrofes ni slo por adversar gobiernos o elites empre-sariales, ni menos para alimentar el morbo de cazadores de desgracias. El dato irrefutable es que el pas se despedaza, y aceptarlo y formularlo es un primer paso para buscar so-luciones.

    El asunto est en la actitud que ten-gamos frente al dato de los derrum-bes, Cul es nuestra actitud ante el desmorone del pas? Una actitud es la del espectador, de quien se que-da viendo las cosas de lejos como algo extrao, como cuando vamos al estadio, al circo o cuando nos amontonamos como curiosos para observar los resultados de un acci-dente. Si nos quedamos como sim-ples observadores, como si nada de las desgracias nos ataen, al final no slo veremos caerse a pedazos el pas, sino que nosotros mismos

    seremos vctimas de los derrumbes, siendo responsables al menos por omisin de los mismos.

    Otra actitud es la de indiferencia, que nos da lo mismo que se caiga o que no se caiga el pas; tiene que ver con el mal del encierro con su lgica del slvese quien pueda. Esta actitud es la que se sustenta y a la vez promueve el estado permanente de la sobrevivencia: cada quien en lo suyo, cada quien librando su cacas-te, como suelen gritar los nios en sus juegos infantiles. La indiferencia se convierte en un factor en favor de los derrumbes porque nos des-entiende de los espacios comunes.

    Tambin est la actitud oportunista ante los derrumbes del pas, esa misma que saca ventajas perso-nales grupales o gremiales de las desgracias y calamidades del pas. Cuanta ms violencia haya en el pas, ms ventajas sacan de la mis-ma ciertos sectores para promover empresas de seguridad privada o

    para promover negocios subterr-neos. Cuantos ms damnificados re-sulten de los derrumbes de la capi-tal o de las inundaciones en el Valle de Sula, ms ventajas sacan ciertos sectores polticos para elevar su perfil con donaciones a cambio de ganar adherentes para las siguien-tes contiendas polticas. Esta actitud es la de quienes dicen que quieran solucionar los problemas, pero se quedan en las apariencias, sin tocar jams el fondo de la crisis y de los conflictos.

    Asimismo est la actitud contestata-ria, esa misma que se sustenta en echar la culpa a los otros, a los de-ms de las desgracias. La culpa es siempre y nicamente de los dems, y slo a los dems demandamos solucin de los problemas. Es la actitud que se queda en la protesta sin saber convertir la misma en pro-puesta o en involucrarse en la bs-queda de soluciones comunes. Con esta actitud, se corre el riesgo de contribuir a revanchas e innecesa-

    rias confrontaciones sin que por ello se detengan los destrozos del pas.

    Finalmente destacamos la acti-tud crtica ciudadana propositiva y constructiva, cuyo punto de partida es enfrentar la realidad sin andar con rodeos, sabiendo identificar las desgracias con sus causas, efectos y sus responsables. Esta actitud no se queda slo en la identific