anexo 3.recomendaciones unesco

Download Anexo 3.recomendaciones unesco

Post on 04-Jul-2015

457 views

Category:

Education

1 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • 1. UNESCO RECOMENDACIONESPARA UN USONO SEXISTA DEL LENGUAJE

2. Texro preparado por el Servicio de Lenguas y Documentos (BPYLDIUNESCO. Las personas 11 organismos que lo deseen pueden obtenerejettzplares dirigindose a la Unidad de Coordinacin de las Actividadesrelarrivas a la Mujer. UNESCO, Place de Foturno!, 7.5700Paris. 3. RECOMENDACIONES PARA UN USO NO SEXISTA DEL LENGUAJEINDICEINTRODUCCION1. EL LENGUAJE SEXISTA Y LA UNESCOII.EL ESPAOL, LENGUA DE GENERO 1. Forma de los nombres apelativos de persona en relacibn con elgbX0 2. Forma gen&ica del adjetivo 3. Nombres y adjetivos con diferente valor semnticosi se refieren amujeres o a hombresIII. EMPLEO DEL MASCULINO CON VALOR GENERICO 1. El casode hombre (o de hombresb>) 2. otros casos 3. Utilizacin del masculino plural con valor gen&ico 4. Reglasde concordanciaentre los diferenteselementosde la oracinIV.USO DE NOMBRES, APELLIDOS Y TRATAMIENTOS 1. Uso asim&ico 2. Apellido de las mujerescasadas 3. AbreviaturasV. TITULOS, CARRERAS, PROFESIONESY OFICIOSVI.EJEMPLOS DE SOLUCIONES PROPUESTAS 1 4. RECOMENDACIONES PARA UN USO NO SEXISTA DEL LENGUAJEIntroduccinEl lenguaje no es una creacin arbitraria de la mente humana, sino unproducto social e histrico que influye en nuestrapercepcinde la realidad. Altransmitir socialmente al ser humano las experiencias acumuladas degeneraciones anteriores, el lenguaje condiciona nuestro pensamiento ydetermina nuestravisin del mundo.Los prejuicios sexistasque el lenguaje transmite sobre las mujeres son elreflejo del papel social atribuido a stasdurante generaciones.A pesarde queel papel de las mujeres en la sociedadha experimentadodesdeprincipios denuestro siglo, particularmente en las ltimas dcadas, profundastransformaciones, los mensajes que el lenguaje sigue transmitiendo sobreellas refuerzan su papel tradicional y dan una imagen de ellas relacionadaconel sexo y no con sus capacidadesy aptitudes, intrnsecas a todos los sereshumanos.Habr quiz quienespiensenque intentar liberar el lenguajede ciertos usoslingsticos sexistas equivale a poner la carreta delante de los bueyes,ya queel lenguaje, que refleja los prejuicios sexistas acumulados durantegeneraciones, no cambiar hasta que la igualdad de las mujeres con loshombres no se sancione realmente en la prctica y. consecuentemente,losprejuicios sexistas que el lenguaje transmite vayan desapareciendopaulatinamente con el tiempo. Sin embargo, pese a su dimensinconservadora y su carga tradicional, el lenguaje, por su estrecha relacindialectica con el pensamiento,puede cambiar gracias a la accin educativa ycultural, e influir positivamente en el comportamiento humano y en nuestrapercepcinde la realidad.2 5. 1. El lenguajesexista y la UNESCOEl parrafo 1 del artculo 1 de la Constitucin de la UNESCO menciona entrelos propsitos y funciones de la Organizacin los de asegurar el respetouniversal a la justicia, a la ley, a los derechos humanos y a las libertadesfundamentales(. . .) sin distincin de raza, idioma o religin.. . . La Resolucin 14.1, aprobada por la Conferencia General en su 24a.reunin, invita al Director General, en el apartado 1) del prrafo 2): aadoptar, en la redaccin de todos los documentos de trabajo de laOrganizacin, una poltica encaminadaa evitar, en la medida de lo posible, elempleo de ttkminos que se refieren explcita o implcitamente a un solo sexo,salvo si se trata de medidaspositivas en favor de la mujer . Por su parte, la Resolucin 109, aprobadapor la Conferencia General dela UNESCO en su 25a. reunin, invita al Director General,en el parrafo 3 dela parte dispositiva, a: b) seguir elaborandodirectrices sobreel empleo de unvocabulario que se refiera explcitamente a la mujer, y promover suutilizacin en los Estados Miembros ; y c) velar por el respeto de esasdirectrices en todas las comunicaciones, publicaciones y documentos de laOrganizacin. Entretanto, los servicios de traduccin de la Oficina de Conferencias,Lenguas y Documentos (COL), en asociacin con la Coordinadora de lasActividades relativas a la Condicin de la Mujer, prepararon un folleto conpautas o recomendacionespara la utilizacin de un lenguaje no sexista en laUNESCO, Pour un langage non-seniste/Guidelines on non-se& lmguage,que, para empezar, se aplican nicamenteal francsy el ingles. Teniendo encuenta la favorable acogida que dicho folleto ha tenido en la UNESCO y fuerade la UNESCO, la Oficina de Conferencias, Lenguas y Documentos (COL)ha estimado que sera til y oportuno formular pautas o recomendacionessemejantespara las dems lenguas oficiales de la Organizacin, empezandopor el espaflol. El nmero de hispanohablantesasciendehoy en el mundo a cerca de 300millones. Conviene sealarque, pesea la extraordinaria diversidad del idiomahablado segn los paseso las keas geoculturales, el idioma escrito es uno.Por la unidad y pureza del idioma escrito velan las academias la lengua: la deReal Academia Espafola (designada de ahora en adelante R.A.) y lascorrespondientesacademiasde los paiseshispanohablantes. labor que stas Larealizan es fundamental y necesariapara evitar la desagregacindel idioma,pero tambin tiene sus aspectos retardatarios: el purismo a ultranza, y laconsiguiente cautela con que actan, las lleva a rechazaro a tardar en aprobartrminos o expresionessancionadosya desdehace tiempo por el uso hablado,o incluso escrito, de la lengua. Muestra de ello es la lentitud con que la R.A.acuerda aprobar e incluir en el Diccionario de la Real Academia Espat?ola(designadode ahora en adelanteD.R.A.E.) los nombresfemeninosque:indicanprofesin, oficio o cargo.3 6. 4 7. II.El espaol, lengua de gnero1. Forma de los nombresapelativos de persona en relacin con el gnero Lo mismo que otros idiomas romnicos, el esptiol es una lengua de genero, es decir que posee morfemas distintivos del genero femenino y del gnero masculino, dos nicos generosque el espailol conservdel latn, mientras que perdi el neutro, del que ~610quedanhuellas en el articulo y el pronombre.El romance simplific las relaciones entre la terminacin y el gnero, y ya desde bien temprano se advierte la tendencia a considerar masculinos los nombres terminados en -0, y femeninos los terminadosen -a. Pesea esta tendencia del idioma, cabedecir que los sustantivosapelativos de personacarecenen espaolde una forma fija que esten correlacin con la diferencia de sexo.Las terminacionesofrecen,en efecto,muy variadasformas, especialmentelos masculinos de varn : aprendiz, juglar, prfncipe, concejal, campen, paladfn, etc. Algunas terminaciones son ~610 exclusivas de nombres femeninos de mujer como -triz : actriz, institutriz ; otras, de nombres masculinos de varn como -dar, -tor y -sor: comendador,pastor, asesor.Es decir que aunque la diferencia de sexo correspondecon mucha frecuenciaa las terminaciones en -a para el nombre femenino de mujer, y en -CIpara elnombre masculino de varn, ni una ni otra son privativas de nombres femeninos de mujer, o masculinos de var6n. En efecto, son numerosos los nombres en -a y -0 que designanindistintamente hombres y mujeres. Estos nombresse denominan comunesyabundan en espaftol: el artista/la artista el pianistakt pianista, el indgena/laindgena, el espfa/la espa, el astronauta (o cosmonauta)/la astronauta (ocosmonauta), el eremita/la eremita, el atleta/la atleta, el testigoha testigo, elsoprano/la soprano, etc. Digamos de pasada que hay tambien nombrescomunes con otras terminaciones: el mktirlla mktir, el cantante/lacantante,etc. Prueba tambien de que la terminacin en -a o en -0 de los nombresapelativos de personano estasiempreen correlacin con la diferencia de sexoes el gran nmero de nombres masculinos de varn en -a: el recluta, elcorneta el guardia, el poeta, el profeta, el centinela, el cura, el vista, etc. Por ltimo, otros apelativos pertenecientesa lo que se denomina generoepiceno designan indistintamente hombres y mujeres. Algunos sonfemeninos en -a: la criatura, la vctima, la persona: otros, masculinos en -a:los parias, o en -0: vejestorio, mamarracho (aplicados indistintamente ahombres y mujeres). Ahora bien, conviene tener presente que la mayora de los nombrescomunes terminados en -a o en -0 para designar ambos gkncros soncultismos, es decir, voces del latfn literario, o del griego, que entraron en el 5 8. espafol sin seguir las reglas de evolucin del idioma; otros, simplesmetforas, como las voces populares femeninas aplicadas a personasconartculo masculino : el cura (del latn cura = cuidado), voz de uso comn paradesignar el sacerdotecatlico, que lleva sobreentendidala idea de cura dealmas ; el corneta que lleva sobreentendida la idea, de el que toca lacometa. etc.Pero la tendencia del espafola la feminizacin de los nombresse advierteen la formacin de nombresfemeninosde mujer a partir inclusivo de nombresfemeninos de varn en -a: poeta/poetisa, profeta/profetisa y hastapapa/papisa,a pesar de que nunca hubo mujer papa..., pero s una legendariapapisaJuana...Es evidente que los nombres comunes, es decir, los terminadosen -a, en-e, o en -0 que designan indistintamente mujeres y hombres no expresanninguna diferencia de sexo cuando estn indeterminados,ya seaen singular oen plural. En la frase fueron testigos en aquel caso varias personas, lapalabra testigos designa indistintamente hombres y mujeres. Lo mismosucede con otros nombres comunes apelativos de persona como colega,cantante, soprano. Pero la distincin de sexo aparece automticamente siintroducimos pronombres y artculos masculinos o femeninos que se unenatributivamente a esos nombres o hacen referencia a ellos: el colegaDacolega, el testigoDa testigo. En todos los demscasos,excepto en el de losraros nombres denominados epicenos, la distincin de sexo es intrnseca alsustantivo mismo cuya terminacin, como hemos visto, es diferente para elnombre masculino de varn y para el nombre femenino de mujer, o hasta seexpresa a veces con una palabra o una raz diferentes: padre/madre,marido/mujer, yemo/nuera.En resumen, los nombres apelativos de persona sernen todos l

Recommended

View more >