concreta incertidumbre

8
Concreta Incertidumbre (o “La locura de aplicar para una Beca del ITBA”) María Agustina Turano Colegio Newlands Literatura 2015

Upload: tiniturano

Post on 17-Aug-2015

45 views

Category:

Documents


1 download

TRANSCRIPT

Page 1: Concreta incertidumbre

Concreta Incertidumbre(o “La locura de aplicar para una Beca del ITBA”)

María Agustina Turano

Colegio NewlandsLiteratura 2015

Page 2: Concreta incertidumbre

Marianita, parada en frente de ese enorme edificio, se sintió tan poco y tan finita, que se le cerró el pecho. Ese 16 de mayo, con 17 años y un promedio de 8.98 puntos, se enfrentaba a una realidad que la hacía sentir pequeña. “Toda mi secundaria estudiando tanto, todo reducido a un sí o un no de alguien que no me conoce, ni sabe quién soy, ni qué quiero para mi vida.”. Estaba yendo a conocer su futura, ojalá lo fuera, universidad.

Page 3: Concreta incertidumbre

Es gracioso que la sociedad considere que la desigualdad social aparece nada más con las clases más bajas como víctimas. Sin siquiera terminar la secundaria, ya que es lo que el mundo considera como “salir a conocer el mundo”, había conocido algo que creía solo era un mito: nosotros, que vamos a colegios de gestión privada, también somos afectados por estas desigualdades. Tenemos muchas opciones de becas a las que podes aplicar. Todas tienen una especie de condición. Mirá te doy esta lista. Leela tranquila, recién el primer viernes de octubre tenés que aplicar.

La miré atentamente. Solo una beca no requería que yo haya hecho mi secundaria en una escuela pública. Soy el mejor promedio de mi curso, pero como mi colegio es privado, no puedo aplicar para la Beca a la Excelencia, ni la de Honor, ni la de Abanderados. Qué injusticia.

Page 4: Concreta incertidumbre

Marianita, sentada en su casa ahora, rodeada de folletos y papeles que todavía no habían sido leídos, suspiró profundamente. Sentía la presión de su familia en su pecho, tal como le había pasado horas antes en la puerta de su, ojalá, futura universidad. Sabía que su futuro era una concreta incertidumbre.

Page 5: Concreta incertidumbre

Pasaron las semanas, y Marianita seguía sin saber qué hacer. Igual, si no conseguís la beca, podes ir a la UBA que es muy buena; no la pierdas de vista esa opción. Las palabras de su papá la desalentaban cada vez más. Ella siempre había leído frases que decían que si quieres algo en serio no hay que preparar un plan B. Siempre le pareció algo tan hermoso y real para pensar: la ambición tiene que ser tal que no exista la oportunidad de considerar un plan B. Pero como adolescente con toda su vida por delante, un plan B era necesario, o por lo menos según su padre.

Page 6: Concreta incertidumbre

De todos modos, se centró en su plan A, que era el que más necesitaba de su dedicación y ambición, ya que a la UBA iba cualquiera con tan solo anotarse unos meses antes de que empezara el CBC. Entonces... Lista de cosas por conseguir/hacer para conseguir la beca del ITBA. Uno: por lo menos tres cartas de recomendación tienen que ser de química física y matemática. ¡No tengo química ni física hace tres años! No me van a aceptar entonces. Debería haber ido a naturales. Odio querer tanto a mis amigas. ¡¿Por qué fui tan adolescente cuando tomé esa decisión?! Dos: promedio de honor. Bueno no estoy tan lejos, esto sí lo puedo lograr. Estoy en 8.98, más o menos llego a nueve cincuenta este año. Sí, sí. Voy bien con esto. Tres: copia de gastos familiares. Apa. ¿Qué me conviene: mostrar que gasto mucho o que no gasto tanto? Bueno, que esto lo decidan mamá y papá.

Page 7: Concreta incertidumbre

Cuenta va, cuenta viene, Marianita calculó fríamente su futuro. Lo que es muy cómico, ya que pudo calcular en números y cifras algo que la afecta en su psiquis, y lo va a hacer por el resto de su vida. Quizá, agregarle este drama a la situación es parte de ser adolescente, parte de ser Marianita. Siempre hay que agregarle drama a las cosas, sino carecerían de importancia y las dejaríamos de lado.

Page 8: Concreta incertidumbre

Y, lamentablemente, esta historia queda incompleta. A fin de año, quizá ya llegue a un final. Ojalá llegue a su final. “Y que ese final sea feliz” suspiró profundamente.