crisis ambiental y alternativas

36
LA CRISIS AMBIENTAL: ANÁLISIS Y ALTERNATIVAS Marcos K APLAN S UMARIO: I. La perspectiva histórico-estructural . II. Deterioro y destrucción: tendencias y reacciones . III. Ecología: ciencia, movi- mientos, enfoques. IV. Estado nacional, políticas públicas y regíme- nes jurídicos, dimensiones internacionales. El deterioro y la destrucción del medio ambiente; las estrategias y políticas a su respecto, así como las responsabilidades por los daños y su reparación, son cuestiones a examinar con una perspectiva histórico-estructural y sistémica , con la especial consideración de los aspectos sociopolíticos. El deterioro y la destrucción del medio ambiente, y las reacciones respecto a ellos, resultan de las interrelaciones entre fuerzas estructuras y procesos de los sistemas sociales y de los subconjuntos que lo constituyen. 1 I. LA PERSPECTIVA HISTÓRICO-ESTRUCTURAL Constante histórica fundamental: la especie humana actúa sobre la naturaleza en función de sus necesidades virtualmente ilimitadas; la domina y explota, la transforma, depreda y eventualmente destruye. En el mismo proceso, la especie humana se hace a sí misma, se transforma, desarrolla capacidades y fuerzas productivas. Todo ello se da en el interior de redes de relaciones entre individuos y entre grupos. La especie humana ejerce un control creciente sobre su entorno, crea o domestica fuerzas de toda 1 Ver Kaplan, Marcos, ‘‘Aspectos sociopolíticos del medio ambiente’’, en Pemex: ambiente y energía. Los retos del futuro, México, UNAM/PEMEX, 1995.

Upload: cabreramr4551

Post on 07-Sep-2015

7 views

Category:

Documents


0 download

DESCRIPTION

causas del deterioro ambiental

TRANSCRIPT

  • LA CRISIS AMBIENTAL: ANLISIS Y ALTERNATIVAS

    Marcos KAPLAN

    SUMARIO: I. La perspectiva histrico-estructural. II. Deterioro ydestruccin: tendencias y reacciones. III. Ecologa: ciencia, movi-mientos, enfoques. IV. Estado nacional, polticas pblicas y regme-

    nes jurdicos, dimensiones internacionales.

    El deterioro y la destruccin del medio ambiente; las estrategias y polticasa su respecto, as como las responsabilidades por los daos y su reparacin,son cuestiones a examinar con una perspectiva histrico-estructural ysistmica, con la especial consideracin de los aspectos sociopolticos. Eldeterioro y la destruccin del medio ambiente, y las reacciones respectoa ellos, resultan de las interrelaciones entre fuerzas estructuras y procesosde los sistemas sociales y de los subconjuntos que lo constituyen.1

    I. LA PERSPECTIVA HISTRICO-ESTRUCTURAL

    Constante histrica fundamental: la especie humana acta sobre lanaturaleza en funcin de sus necesidades virtualmente ilimitadas; la dominay explota, la transforma, depreda y eventualmente destruye. En el mismoproceso, la especie humana se hace a s misma, se transforma, desarrollacapacidades y fuerzas productivas. Todo ello se da en el interior de redesde relaciones entre individuos y entre grupos. La especie humana ejerceun control creciente sobre su entorno, crea o domestica fuerzas de toda

    1 Ver Kaplan, Marcos, Aspectos sociopolticos del medio ambiente, en Pemex: ambiente yenerga. Los retos del futuro, Mxico, UNAM/PEMEX, 1995.

  • ndole; se convierte en el agente decisivo de la evolucin de la biosfera,y en el principal predador del planeta al que degrada hasta amenazar supropia supervivencia.2

    Esta constante histrica se amplifica y acelera a partir y a travs dela constelacin de la modernidad constituida por el capitalismo, laindustrializacin, las revoluciones cientfico-tecnolgicas, la hiperur-banizacin, el esprirtu prometeico o fustico, el Estado moderno, lainternacionalizacin.3

    El capitalismo tiene como motores y reguladores la rentabilidad y laacumulacin de capital, requiere el creciente desarrollo de la tecnologay la ciencia y las fuerzas productivas en general; el incremento de laproductividad y la produccin, la expansin de la demanda y el consumode una produccin virtualmente ilimitada de bienes y servicios. A partirde bases nacionales, el capitalismo trasciende las fronteras y constituyeuna economa internacional y un sistema poltico interestatal. Al capita-lismo han sido y son inherentes la industrializacin, la hiperurbanizacin,la competencia internacional, la transnacionalizacin, el armamentismo,el militarismo y las grandes guerras. La economa mundial se basa en lapersecucin ilimitada del beneficio por empresas econmicas dedicadas,por definicin, a este objeto y compitiendo entre s en un libre mercadomundial (Eric Hobsbawm). Para ellas es indispensable el consumoinsaciable de recursos y la multiplicidad de actividades deteriorantes odestructivas del medio ambiente (natural y social). Los procesos indus-triales, el consumo de masas, los daos y destrucciones que conllevan, sevuelven parte fundamental de los costos del crecimiento.4

    El neocapitalismo formula e impone un modelo y una praxis de tipoproductivista-eficientista-consumista-disipatorio. Los inspira y orienta laidea del crecimiento, como ideologa legitimadora e inspiradora que guay evala los comportamientos y sus resultados, adems de que distribuyeen consecuencia daos y beneficios, sanciones y recompensas.5

    88 MARCOS KAPLAN

    2 Ver Childe, G. Gordon, Man Makes Himself, London, The Rationalist Press Association, 1936,y What Happened in History, London, Penguin Books, 1946; Moscovici, Serge, Essai sur lHistoireHumaine de la Nature, Paris, 1968; Moscovici, S., Flammarion, Hommes Domestiques et HommesSauvages, Paris, Coll. 10/18, 1970; Laszlo, Ervin, La gran bifurcacin-crisis y oportunidad:anticipacin del nuevo paradigma que est tomando fuerza, Barcelona, Gedisa, 1990.

    3 Ver Kaplan, Marcos, Ciencia, Estado y derecho en las primeras revoluciones industriales, t. I deMarcos Kaplan (comp.), Revolucin tecnolgica, Estado y derecho, Mxico, UNAM/PEMEX, 1993.

    4 Barnet, Richard J., and Cavanagh, John, Global Dreams-Imperial Corporations and the NewWorld Order, New York, Simon & Schuster, 1994.

    5 Ver Lefebvre, Henri, La Survie du Capitalisme-La Re-production des Rapports de Production,

  • El crecimiento es postulado como ilimitado, unidimensional y unilineal,material-econmico, cuantificable, que se expresa o identifica con elaumento del beneficio, la productividad, la produccin, el consumo, laabundancia equiparada con el bienestar. El crecimiento es necesario,inevitable, incontrolado e incontrolable, deseable y positivo como nicoprogreso concebible.6

    Las consecuencias de la idea de crecimiento se agrupan y definen entres grandes rdenes.

    1. Por un reduccionismo generalizado, de todo al rendimiento encarna-do en la productividad material, el crecimiento econmico, elprogreso medido segn la eficiencia, el producto, la acumulacin,la posesin, el consumo, el beneficio, el ingreso, el conocimiento yel poder.

    2. El reduccionismo lleva al fatalismo y al conformismo, al generar oimplicar una visin unitaria y paradigmtica del hombre, y laadmisin de un solo modelo tcnico-econmico de progreso. Elcrecimiento por el rendimiento es fin superior que legitima a prioriy sin apelacin los costos humanos y sociales, las frustraciones y lossufrimientos. El conformismo individual y social es creado, mante-nido y reforzado por la carrera hacia la productividad, la eficiencia,el ingreso, la acumulacin, la posesividad, y por la posibilidad decomunin de clases y grupos en el consumismo frentico.

    3. En cuanto a la selectividad destructiva, reduccionismo, fatalismo yconformismo, confluyen en la prdida de sensibilidad e inters, lareduccin a un estatus subordinado, la negacin o el rechazo, de unaamplia gama de fenmenos y alternativas: a. La diversidad de modosde existencia, la especificidad de culturas y civilizaciones. Se imponey legitima el reajuste y la conversin a cualquier costo de lo que nose adapte a las pautas. b. El potencial cualitativo, que queda fuera delo cuantitativo imperante. c. Otras alternativas, incluidas las virtua-

    CRISIS AMBIENTAL: ANLISIS Y ALTERNATIVAS 89

    Paris, Anthropos, 1973; Mandel, Ernest, Le Troisime ge du Capitalisme, Paris, UnionGnrale dditions, Coll. 10/18, 3 vols., 1976; Kaplan, Marcos, Modelos mundiales y participacinsocial, Mxico, Fondo de Cultura Econmica, 1974.

    6 Sobre la tecnologa contempornea y sus mltiples implicaciones, ver: Winner, Langdon, TheWhale and the Reactor-A Search for Limits in an Age of High Technology, The University of ChicagoPress, 1989; Postman, Neil, Technology-The Surrender of Culture to Technology, New York, VintageBooks, 1993; Kaplan, Marcos, Ciencia, Estado y derecho en la tercera revolucin, t. IV, de MarcosKaplan (coord.), Revolucin tecnolgica, Estado y derecho, cit.

  • lidades de la tcnica; y d. Los costos humanos y sociales delcrecimiento.

    La destructividad inherente al sistema: el avance tecnolgico incontro-lado, la destruccin del mundo natural y social, y de los individuosmismos, la intensificacin y generalizacin de la violencia; la obsolescen-cia organizada y la fijacin de la esperanza de vida de los productos.

    Esta constelacin presupone e incluye una concepcin que separa alhombre de la naturaleza y de su propia naturaleza, y opone una naturalezano humana y un hombre no natural. El ser humano y la sociedadprovendran de la naturaleza pero tendran un carcter nico en ella:estaran fuera y por encima de la naturaleza, como extra-naturales ysobre-naturales, en oposicin antittica a ella, para conquistarla, dominar-la, explotarla, eventualmente destruirla. La resultante contempornea esel deterioro y destrucccin del medio ambiente, la crisis ambientalpermanente que es cuantitativa y cualitativamente diferente... el sistemaen su conjunto ----no simplemente sus varias partes---- puede estar enpeligro, y la existencia misma de la especie humana y sus sociedades seve amenazada.7

    II. DETERIORO Y DESTRUCCIN: TENDENCIAS Y REACCIONES

    La constelacin constituida por el deterioro y la destruccin del medioambiente, las estrategias y polticas a su respecto, la evaluacin de losdaos y sus indemnizaciones, exhiben una envergadura y complejidadnotables en s mismas y en sus entrelazamientos e interacciones. Todo estligado a todo; los distintos tipos de problemas se incorporan unos a otros,para reforzarse y agravarse mutuamente; las soluciones se vuelven pro-blemas.8 Los principales aspectos y niveles son los siguientes.

    1. La explosin demogrfica va alcanzando el lmite de la capacidadmundial de la Tierra para mantener la poblacin; dada la irracional eineficiente economa mundial del crecimiento deja enormes recursos,

    90 MARCOS KAPLAN

    7 Kennedy, Paul, Preparing for the Twenty-First Century, New York, Random House, 1993.8 Para una visin panormica de la crisis ambiental, entre la creciente masa de informacin y

    anlisis ya disponibles, ver: Simonnet, Dominique, Lcologisme, Paris, Presses Universitaires deFrance, 1979; Joni Seager (ed.), The State of the Earth Atlas, New York, Simon and Schuster, 1990;John L. Allen (ed.), Environment 93/94, Annual Editions, Connecticut, The Duskin Publishing Books.

  • capacidades y posibilidades de creatividad sin explotar. Al mismo tiempo,se generan y refuerzan fuertes desigualdades entre el Norte y el Sur, ydentro de los pases que componen ambas categoras. La lgica y dinmicade la rentabilidad y la acumulacin, del productivismo y el consumismo, dela industrializacin y la hiperurbanizacin, de la transnacionalizacin,convergen en la explotacin desenfrenada de los recursos, y en el deterioroy destruccin ambientales. A la concentracin del poder a escala planetariacorresponden la transferencia de enormes recursos del Tercer al PrimerMundo, la marginacin del desarrollo de la mayora de los pases ypoblaciones.

    Las aspiraciones de crecimiento de los pases del Tercer Mundo, vande la mano con su recurso a la industrializacin, la agricultura intensivay la ganadera extensiva, as como al consumismo frentico, as como suincapacidad para controlar la explosin demogrfica y la hiperurbanizacin.

    Con ello, las poblaciones de pases pobres rebasan los lmites deviabilidad en el campo y en las ciudades. En una perspectiva global, cadahabitante del planeta hace en mayor o menor grado un uso excesivo de losrecursos naturales; deposita una carga creciente sobre la naturaleza, yrestringe o suprime gran parte de sus capacidades regenerativas. Lacapacidad de supervivencia del planeta se reduce al tiempo que se lo siguesuperpoblando y sobrecargando.

    As,

    Un desarrollo alternativo distingue dos diferentes fuentes de la crisis ecolgica.Las sociedades opulentas crean desastres ambientales por la promocin, o porlo menos la tolerancia, de patrones dispendiosos de produccin y consumo.Las prcticas dainas del medio ambiente de los muy pobres son mssecundarias y defensivas. All donde realizaron una produccin renovable porgeneraciones, al ser desplazados o marginalizados, aqullos se ven forzados aadoptar prcticas ms de corto plazo y ms destructivas a fin de sobrevivir dealguna manera. Sera futil culpar a los pobres por una situacin producidaprimordialmentge desde otra parte. Sin embargo hay aqu una situacin en quericos y pobres, excepto en el muy corto plazo, tienen los mismos intereses,porque los recursos destruidos con frecuencia no pueden ser remplazados.9

    CRISIS AMBIENTAL: ANLISIS Y ALTERNATIVAS 91

    9 Giddens, Anthony, Beyond Left and Right-The Future of Radical Policies, Stanford California,Stanford University Press, 1994, pp. l60-161.

  • 2. El laissez faire practicado hacia la tierra y sus usos permite suexplotacin a voluntad para la ganancia. El crecimiento poblacional, laindustrializacin, la urbanizacin y las infraestructuras, se extienden;ocupan espacios abiertos para la vivienda y las empresas y servicios;incrementan y difunden la congestion, la polucin, el agotamiento derecursos, la destruccin de hbitats naturales.

    La agricultura intensiva y la ganadera extensiva exponen el suelo alviento y el agua. Se producen as prdidas permanentes de la capasuperficial de tierras frtiles y de las extensiones de bosques y selvastropicales, con crecientes amenazas de desforestacin, erosin y deserti-ficacin.

    Los contaminantes qumicos tienen graves consecuencias, en algunoscasos irreversibles, para el aire, el agua, la tierra, la salud. Bajo el acosode la explosin demogrfica, la industrializacin, la urbanizacin, lasinfraestructuras, la polucin qumica, la desertificacin y el sobreusode recursos acuferos limitados, reducen por minutos la disponibilidad detierra arable y de bosques tropicales, la biodiversidad de especies animalesy vegetales.10

    De esa manera,

    cada ao en los Estados Unidos continentales, unos 3 billones de toneladas detierra superficial son lavados hacia lagos, ocanos y ros. En el mundo, desde1972, unos 500 millones de acres han sido convertidos en desiertos; y losgranjeros han perdido 480 millones de tierra superficial, ms que toda la tierrasuperficial de toda la tierra arable de los Estados Unidos. En aos recientes,el crecimiento en los rendimientos de granos no ha compensado las prdidasen tierras productoras de granos.11

    Los lmites a la capacidad para la produccin global de granos y otrosalimentos----que crece en progresin aritmtica mientras la poblacin lohace en progresin geomtrica----, y por lo tanto para alimentar poblacionescrecientes, vuelven ya endmicos el hambre y la desnutricin; refuerzanlas grandes desigualdades en la distribucin de recursos alimentarios yen las condiciones de vida de la misma especie en el mismo planeta. Se

    92 MARCOS KAPLAN

    10 Sobre los bosques lluviosos tropicales ver Hecht, Susanna, and Cockburn, Alexander, The Fateof the Forest-Developers, Destroyers and Defenders of the Amazon, London/New York, Verso, 1989.

    11 Gardner, Gary, Shrinking Fields: Cropland Loss in a World of Eight Billion, Worldwatch Papernm. 131, Washington D.C., The Worldwatch Instituye, july 1996; citado por Daniel J. Kevles,Endangered Environmentalists, The New York Review of Books, February 20, 1997.

  • crean o refuerzan los peligros de hambrunas, de aumento de la nuevaclase de desplazados, los migrantes ambientales, y de guerras por escasezde recursos bsicos como el suelo superficial y el agua.

    3. Se ve afectada la biodiversidad, es decir el nmero de especies enhbitats dados, y su crucial contribucin a la preservacin del balance dela naturaleza. Graves problemas y amenazas se plantean a la plena variedadde la vida, desde los genes a las especies, los hbitats naturales, inclusola ruptura de las cadenas de alimentacin. Miles de especies de plantas yanimales pequeos se encuentran al borde de la extincin o se extinguen,a un ritmo 100 veces ms rpido que antes de la llegada del homo sapiens.

    Los medio ambientes naturales son desplazados por los artificiales. Conel el empobrecimiento biolgico, se reduce o destruye una herenciabiolgica de millones de aos, ya no trasmisible a las generaciones futuras.Se impide que la evolucin restaure niveles de diversidad anteriores aldesastre. A menor nmero de especies en los ecosistemas, ms bajas sonsu productividad y capacidad para soportar sequas y otros tipos detensiones ambientales, para limpiar aguas, enriquecer suelos, crear aire,hacer habitable el medio ambiente. Con las especies van desapareciendofuentes de conocimiento cientfico e instrumentalizacin tecnolgica, deaptitudes de plena adaptacin al medio, de recursos bioqumicos yfarmacuticos (medicamentos, antibiticos) para la supervivencia y lareproduccin de organismos. La destruccin de la biodiversidad restringelas posibilidades de renovar y mejorar cosechas resistentes a la peste y dela productividad de la agricultura en general que debe alimentar ms gente.Se reducen o pierden fuentes de productos que sostienen la vida. Consustancias actuales relativamente ms reducidas en cantidad y en efectivi-dad, los organismos patgenos adquieren resistencia gentica a las drogas,crecen en nmero y en agresividad. La desaparicin de bosques tropicaleses parte fundamental del proceso de destruccin del modo de vida de lastribus aborgenes, de la marginalizacin y destruccin de etnias poraplicacin del modelo occidental dominante, de la cual forman parte lasexterminaciones fsicas, el hambre y las enfermedadas importadas.

    4. La contaminacin del medio ambiente como resultado de actividadeshumanas surge o se agrava durante el siglo XX en todas las reasindustrializadas (desarrolladas y subdesarrolladas), en aguas interiores ycosteras y en extensiones ocenicas. La biosfera pierde capacidad paradispersar, degradar y asimilar los desechos ----muchos de ellos de altatoxicidad---- en tal cantidad que superan los procesos de dispersin y

    CRISIS AMBIENTAL: ANLISIS Y ALTERNATIVAS 93

  • reciclamiento naturales. Las sustancias sintticas se degradan con extremalentitud. Basura y qumicos txicos contaminan la tierra y las aguassubterrneas y superficiales, envenenan la vida salvaje. Los efectos de losdesechos industriales se extienden a los ocanos y mares (y a la pesca).Desechos de la industria aeronutica crean la lluvia cida y, junto con lasemisiones de automotores, producen graves problemas de contaminacindel aire, incluso el smog, causando problemas de salud de todo tipo.

    La contaminacin ambiental se nutre con el uso creciente de los recursosenergticos. Al corte y quema de bosques se agregan el crecimientoexponencial del uso de grandes cantidades de carbn, petrleo y gasnaturales, y con ello un alcance de los lmites de las reservas y laperspectiva de su rpido agotamiento, y el aumento de los costos econ-micos y ambientales.

    El lanzamiento de carbones a la atmsfera agrava la contaminacinambiental y sus incalculables repercusiones en el clima. La combustinproduce gases que se acumulan hasta formar una manta alrededor delplaneta que reduce la cantidad de calor que la Tierra puede irradiar haciael espacio. Se genera as el efecto invernadero; el ascenso de las tempe-raturas globales ms all de lo normal, en el clima global y sobre todo enlos trpicos, se vuelve posible y hasta probable hacia el siglo XXI, converanos ms clidos, inviernos ms templados, el derretimiento de loscasquetes polares, el aumento de los niveles ocenicos y el avance de lasaguas sobre las costas y planicies, el sumergimiento de ciudades, condiversos y graves impactos sobre las organizaciones y las actividadeseconmicas y sociales, y la creacin o el refuerzo de conflictos intra- einter-nacionales.

    La preparacin y el uso de energa nuclear, para fines militares yblicos, as como de paz, produce efectos negativos sobre el medioambiente, la salud humana, la agricultura y la ganadera, la econona, lasestrategias energticas futuras y, en general, riesgos e incertidumbres dealto grado, y catstrofes de efectos incalculables (Chernobyl).12

    La contaminacin y la degradacin del medio ambiente agravan pro-blemas prexistentes de salud y genera otros nuevos. El adelgazamientodel escudo de ozono por la presencia de clorofluorcarbonos en la atmsfera(aerosoles), y la destruccin de bosques con sus capacidades regenerativas,

    94 MARCOS KAPLAN

    12 Ver Jungk, Robert, El Estado nuclear; Haynes, Viktor and Bojcun, Marko, The ChernobylDisaster, London, 1988; Medvedev, Zhores A., The Legacy of Chernobyl, New York, 1990.

  • atenan cada menos las radiaciones ultravioletas que llegan as en dosismayores y causan el cncer en la piel.13

    Estos aspectos principales del deterioro y destruccin del medio am-biente apuntan a la problemtica de los riesgos y daos y de sus posiblescompensaciones, y al debate sobre los criterios para su anlisis y evalua-cin. Para ello se debe adems tener en cuenta las contribuciones que enlas ltimas dcadas han hecho, la ecologa como ciencia, y los movimientossociales y polticos con ideologa ambientalista o ecologista. Subsiguien-temente y para los mismos fines, debe tomarse en cuenta las respuestas alas amenazas y retos ambientales que han dado los Estados y las principalesfuerzas e instituciones socioeconmicas, culturales y polticas, tanto en lonacional como en lo internacional.

    III. ECOLOGA: CIENCIA, MOVIMIENTOS, ENFOQUES

    Ecologa y ambientalismo o ecologismo son herederos de seculares omilenarias corrientes de defensa de la naturaleza. Desde las sociedadesagropastorales, el medio ambiente es objeto de reglamentaciones regula-doras de la contaminacin acufera y cloacal, la higiene pblica, ladeforestacin. En el Siglo de las Luces, los nuevos filsofos comoJean-Jacques Rousseau se preocuparon por el medio ambiente y lasamenazas de administradores rgidos. En los Estados Unidos, ThomasJefferson, Ralph Waldo Emerson y Henry David Thoreau intentaron unafundamentacin filosfica del ambientalismo.

    Desde fines del siglo XIX, en los Estados Unidos y otros pasesdesarrollados surge y avanza una preocupacin explcita y activa sobre laincidencia de la industrializacin en el agotamiento de los recursos yla destruccin del medio ambiente natural, los primeros grupos organiza-dos, y las primeras medidas gubernamentales.14 Se comienza por reclamarla conservacin como restriccin deliberada y gestin racional ----porrazones predominante pero no exclusivamente econmicas---- del usohumano de recursos naturales (madera, pesca, caza, humus, pastajes yminerales), y como preservacin de bosques y vida salvaje, parques,aguas, paisajes y monumentos nacionales. Desde la presidencia de Theo-

    CRISIS AMBIENTAL: ANLISIS Y ALTERNATIVAS 95

    13 Un reciente panorama del deterioro y destruccin del medio ambiente se encuentra en Stateof the Planet, Time, octubre 30, 1995.

    14 Simonnet, Lcologisme, cit.

  • dore Roosevelt se ha desarrollado el movimiento y la poltica del conser-vacionismo como parte de un enfoque total respecto al uso de recursosnaturales, se originan organizaciones todava hoy activas, y avanza larespectiva legislacin.15

    Desde las primeras dcadas del siglo XX, pero sobre todo desde lasegunda guerra mundial, el ambientalismo adquiere connotaciones msespecficas y una creciente difusin e influencia, como gama de movi-mientos sociales y polticos y perspectivas valorativas que comparten lapreocupacin por la proteccin o el mejoramiento de la calidad de loscontextos rurales, urbanos, domsticos o laborales de la vida socialcontempornea. La ansiedad por el deterioro ambiental se vincula con losprocesos de industrializacin y urbanizacin, y con las sucesivas oleadasde rechazo sociocultural por sus efectos.16

    Se argumenta que el flujo y el reflujo del apoyo popular a los movimientosambientales est estrechamente ligado a patrones de expansin econmica.Con niveles relativamente altos de afluencia material, la atencin se dirige acuestiones ----tales como la preservacin de los desiertos, la atraccin estticadel campo y la miseria fsica del medio ambiente urbano---- que reflejan elinters por la calidad de la vida. Esta jerarqua de prioridades de polticas,segn la cual la afluencia material, la seguridad nacional, etc., deben seraseguradas antes que las cuestiones de prioridad relativamente baja de lapoltica ambiental pueda entrar a la agenda pblica, est a su vez estrechamenteconectada con la difundida visin de las necesidades humanas como algotambin jerrquicamente ordenado. Slo cuando las necesidades fsicas y luegoemocionales o relacionales son satisfechas, es que se busca la autoactualizacina travs de la experiencia esttica y espiritual.17

    La valoracin esttica y espiritual de la naturaleza y una preferenciapor el idilio de la vida rural, informan mucho del ambientalismo del sigloXX en los Estados Unidos y otros pases desarrollados. Hasta los aos de1960 por lo menos, ello establece una profunda brecha entre los conser-vacionistas ambientalistas, por una parte, y por la otra un amplio espectrode opiniones progresistas que favorecen el avance tecnolgico, el

    96 MARCOS KAPLAN

    15 Ver los artculos Conservation of Natural Resources, y Environmentalism, en TheColumbia Encyclopedia, New York, Columbia University Press, 1993.

    16 Benton, Ted, Environmentalism, en William Outhwaite &Tom Bottomore et al. (eds.), TheBlackwell Dictionary of Twentieth-Century Social Thought, Oxford, Blackwell, 1993.

    17 Benton, op. cit.

  • crecimiento y el desarrollo, y un enfoque cientfico-racional para lapoltica. El ambientalismo es visto por muchos como un intento de protegera la vez un estilo privilegiado de vida y un conjunto elitista de valoresculturales. Sin embargo, a una visin unilateral se contraponen lascontribuciones de un ambientalismo progresista que, desde el siglo XIX,denuncia la degradacin ambiental de los distritos residenciales obreros;seala lazos entre la polucin ambiental, la pobreza y la mala salud; yalega en favor de enfoques ambientalmente informados para la arquitecturay la planificacin urbanas.18

    Despus de la segunda guerra mundial, la resistencia de los conserva-cionistas a las tendencias de deterioro y destruccin, una ms ampliainformacin y conciencia del gran pblico, el aumento de los simpatizantesy de la importancia electoral del problema ecolgico, van contribuyendoal surgimiento de lo que se llam nuevo ambientalismo. ste extiende suspreocupaciones a un diagnstico ms crtico y estructural (v. gr. respon-sabilidad del modelo de crecimiento y de la industrializacin), a unproyecto alternativo ms sistemtico y global del problema (desarrollosustentable), y a la preservacin de la vida en todo el planeta.

    De unos 30 a 40 aos atrs data la creciente preocupacin por unaumento poblacional que agote la reserva terrestre de recursos no reno-vables, y lleve a la destruccin ambiental. Hasta fines de la dcada de1970, las discusiones se concentran en cuestiones ambientales en elcontexto de fronteras e intereses nacionales. A ello corresponde la posicindel Club de Roma sobre los lmites al crecimiento, y sus crticos que lacalifican de Malthus con computadora, un mal trabajo cientfico perode gran influencia.

    En una segunda oleada ambiental, a las preocupaciones por elagotamiento de recursos no renovables se van agregando otras que seenfocan en las amenazas a la biosfera (calentamiento global).

    Las evidencias son ambiguas o contradictorias, los cientficos no seponen de acuerdo sobre su interpretacin, y es posible que algunos de losproblemas ambientales tengan causas no imputables a grupos humanos ysistemas sociales determinados. Pese a ello, en pocas dcadas las accioneshumanas revelan un creciente impacto sobre el mundo natural, superioral de siglos y milenios pasados; dejan de ser preocupacin marginal, y

    CRISIS AMBIENTAL: ANLISIS Y ALTERNATIVAS 97

    18 Ibidem.

  • generan y difunden las propuestas y demandas para la defensa del medioambiente, el rescate de la naturaleza, la primaca de los valores verdes.19

    En esos contextos y procesos surgen y se desarrollan la ciencia de laecologa y los movimientos ecologistas, que a su vez integran y refuerzanaqullos.

    1. La ciencia ecolgica

    La ciencia de la ecologa se va elaborando y postulando desde el sigloXIX, a partir de las ciencias fsico-naturales y con significativas contribu-ciones de las ciencias humano-sociales, como ciencia del hbitat.

    Pese a las insuficiencias, incertidumbres y desacuerdos de los especia-listas, que han existido y siguen existiendo, la acumulacin y difusin deevidencias cientficas aumenta la sensibilidad, la toma de conciencia y lapreocupacin actuante, respecto de la naturaleza global de los impactoshumanos sobre el medio ambiente. En su estudio de los equilibriosnaturales, la ecologa percibe su degradacin y destruccin crecientes congraves consecuencias, a los que la especie humana no puede ni debesustraerse. La proteccin de la naturaleza debe ser obligacin y tareafundamentales. Se tiende a un replanteo radical del modo de ver y juzgarlas relaciones e interacciones entre ambos trminos.

    La naturaleza es, ante todo, la base fsica y el encuadre espacial, elmarco delimitador, condicionante y a veces determinante, de toda socie-dad. Las relaciones entre la especie humana y sus sociedades, y el medioambiente natural, no son relaciones externas entre dos entidades cerradas;son relaciones potencial o efectivamente integrativas entre sistemas abier-tos donde uno es parte del otro, sin dejar de constituir un todo. Lascomunidades humanas se ubican en espacios o nichos geofsicos, que enconjunto constituyen unidades globales o ecosistemas.

    El ecosistema es un conjunto complejo, homogneo y organizado derelaciones recprocas que vinculan especies vivientes entre s y con elmedio en que habitan. Sistema equilibrado, diverso y complejo, lanaturaleza asume dos formas principales. Por una parte, los ecosistemasse encajan unos en otros como muecas rusas, englobadas por el msgrande de ellos, la biosfera (parte del medio ambiente planetario dondereina la vida). Por otra parte, los elementos componentes de los ecosiste-

    98 MARCOS KAPLAN

    19 Ver Giddens, op. cit., pp. 198 y ss.

  • mas pasan por ciclos, en s mismos, entre los diferentes medios, y en suscombinaciones y disociaciones. Estn dotados adems de mecanismoshomeostticos que crean y mantienen una diversidad de equilibriosnaturales en el funcionamiento de la naturaleza.

    En el seno de los ecosistemas parciales y del sistema global, seriesde coacciones, interacciones e interdependencias constituyen, a travs deazares e incertidumbres, una organizacin totalizadora espontnea. Lanaturaleza deja de ser desorden o medio ambiente amorfo y pasivo. Seconvierte en organismo global, totalidad compleja, a la vez que creacinde los seres humanos y su creadora y reguladora. Mediante sus desorga-nizaciones y reorganizaciones, la naturaleza opera como actor de laevolucin de los seres y sistemas humanos, entidad modificadora de supraxis, co-productora, co-organizadora y co-programadora de las socie-dades que en ella se integran.

    El ecosistema no ejerce una influencia rgida; no opera de modomecnico-linear y automtico, como determinismo omnipotente. Lo hu-mano-social es sistema abierto respecto a la naturaleza, en relacin deautonoma-dependencia con ella; no se nutre slo de energa, sino tambinde entropa negativa (informacin ms organizacin compleja).

    La tendencia histrico-antropolgica ha sido y es, por una parte, laprdida relativa del gran papel decisorio de la naturaleza. El ecosistemaes gama de posibilidades, resistencias y opciones, en funcin de las cualeslas actividades humanas accionan y reaccionan, operan, se adaptan a losmedios ms diversos, los adaptan a s mismos y los modifican. Lanaturaleza va resultando cada vez ms de la accin del hombre, un conjuntode hechos sociales que se crea y modifica por medio de una sociedad.

    Por otra parte, la complejidad social establece con el ecosistema naturalrelaciones cada vez ms amplias, fuertes y elaboradas. Toda economasocial depende cada vez ms de la ecologa social. Todo cambio ecolgicorepercute sobre la economa, y hace repercutir las modificaciones econ-micas sobre la sociedad y la poltica. La relacin ecolgico-social seorganiza segn un modo autoproductor de hiper-complejidad social.

    Cada vez ms duea de la naturaleza, la especie humana en parte seemancipa de las coacciones medioambientales, en parte experimentarelaciones de interdependencia entre el ecosistema y la sociedad. A mayorautonoma de los seres y sistemas humanos, mayor complejidad, y por lotanto riqueza de relaciones y dependencias respecto al medio ambiente.Autonoma, riqueza, diversidad, se nutren de dependencias mltiples: de

    CRISIS AMBIENTAL: ANLISIS Y ALTERNATIVAS 99

  • la sociedad humana respecto al ecosistema, de la individualidad humanarespecto a la sociedad.

    Para la ecologa, la biosfera se define como

    un todo, el sistema total dentro del que el hombre y la naturaleza son elementosfundamentales y agentes interdependientes... La integridad de este sistema esrequisito previo para la preservacin de la vida en el planeta. Si su diversidady su capacidad de regeneracin se ven daadas o son destruidas, las posibili-dades de vida se reducen y podran llegar a desaparecer por completo. Lahumanidad, como otras especies vivientes, slo puede sobrevivir en un medioen el que se mantengan los equilibrios biosfricos bsicos. Muchos de estosequilibrios ya han sido seriamente daados.20

    La naturaleza debe ser rehabilitada y el hombre arraigado en ella parauna reconciliacin y una integracin ms o menos armoniosa y equilibradaentre ambos trminos de la relacin.

    Desde la dcada de 1960 en adelante, los trminos del debate sobre elmedio ambiente se transforman ms o menos radicalmente. Se intensificanotablemente la presencia de la problemtica ambiental en la vida y en laagenda polticas, por la convergencia y entrelazamiento de varios desa-rrollos y condiciones principales.

    La ciencia ecolgica se integra en el pensamiento y el accionar socialesy polticos. Se producen desastres ambientales de alto perfil (Chernobyl,derrame de petrleo del buque tanque Exxon Valdez en Alaska, inunda-ciones ligadas a la desertificacin y la deforestacin). Sectores influyentes,educados y articulados de la poblacin de las sociedades desarrolladassufren los efectos de la incidencia del rpido desarrollo no regulado de laindustria y la agricultura, y no pueden eludir hacerse cargo de estos costostan fcilmente como en fases anteriores. La evidencia cada vez mspublicitada de los impactos ambientales globales de la actividad humana(actual o previsible) no son directamente experimentados pero s cada vezms comprensibles para pblicos afluentes e influyentes de los pasesdesarrollados. Se produce el ascenso de los grupos y movimientosecologistas.21

    Se vuelve ms o menos ineludible el reconocimiento de los impactosglobales de las actividades socioeconmicas en el deterioro y la destruccin

    100 MARCOS KAPLAN

    20 Laszlo, op. cit., pp. 129 y ss.21 Cfr. infra.

  • del medio ambiente. Grupos considerables toman conciencia de ladependencia de la especie humana, para su mera supervivencia y para sudesarrollo, de una compleja red de interconectadas condiciones y procesoseconmicos, sociales y biofsicos, ante la perspectiva de un aniquilamientoglobal.

    De este modo, el ecologismo o ambientalismo, en el sentido msrecientemente especfico del trmino, se concentra en

    la necesidad de regulacin consciente de la actividad humana con miras a lasustentabilidad de sus condiciones, especialmente las biofsicas. Dependiendode las otras perspectivas morales y polticas con las cuales el ambientalismose combina, la percepcin de esta necesidad puede ser relacionada con unanlisis de las condiciones de mera supervivencia; con la meta de una vidacomunitaria, plena, emancipada y convivial; o con un compromiso profun-damente ecolgico con el bienestar de la biosfera como un valor por su propioderecho.22

    El ambientalismo en sus diversas formas no deja de encontrar laoposicin de crticas tericas, metodolgicas o empricas, y de reafirma-ciones optimistas sobre soluciones tecnolgicas a los efectos laterales sobreel medio ambiente del crecimiento econmico irrestricto. Pese a ello, lascuestiones ambientales adquieren un lugar central, y contribuyen a quegrupos y movimientos ecologistas crezcan en tamao, influencia y diver-sificacin en todo el mundo.

    2. Grupos y movimientos ecologistas

    Hacia las dcadas de 1960 y 1970 nacen y proliferan grupos ymovimientos ecologistas, que combinan las contribuciones cientficas dela Ecologa con la confluencia de aspiraciones y demandas y de experien-cias previas de diferentes grupos y movimientos: juveniles, feministas,regionalistas, consumidores y usuarios, antinucleares, pacifistas, demo-crticos, defensores de derechos humanos, crticos del mal uso de la cienciay la tecnologa y de la irracionalidad y autoritarismo de la tecnoburocracia.Esta amplia gama comparte la preocupacin por la defensa de la natura-leza, contra su deterioro y destruccin, a travs de diversas formas departicipacin social e institucional y, en algunos casos, de militancia

    CRISIS AMBIENTAL: ANLISIS Y ALTERNATIVAS 101

    22 Benton, op. cit.

  • poltica. Herramientas intelectuales e ideolgicas les son aportadas por laciencia de la ecologa, los intelectuales de la futurologa literaria, delanlisis cientfico multidisciplinario y de la prospectiva.

    Los grupos y movimientos ecologistas pasan por una sucesin de fasesy asumen una variedad de formas: gestacin a partir de corrientes socialese ideolgicas; esfuerzos de informacin y de difusin; luchas administra-tivas y acoso a las autoridades gubernamentales; oposicin a lo institucio-nalizado; iniciativa ciudadana; cabildeo de grupos de presin; participa-cin en instituciones pblicas e internacionales; militancia poltica.

    El ecologismo se manifiesta como proliferacin de grupos y asociacio-nes autnomas en sus especificidades e iniciativas, con estructuras fede-rativas flexibles, de redes. Comienza por afirmar su independencia frentea las fuerzas y formas polticas tradicionales: partidos, Estado, polos yejes tradicionales (v. gr. izquierda, centro y derecha). Propugna en cambiouna poltica propia, a travs de una representacin multidimensional ensus polos, ejes y espacios. Los movimientos ecologistas comienzan conuna doble orientacin estratgica, en parte convergente y en parte contra-dictoria: actuacin contra el Estado, actuacin sin el Estado y sin unapraxis poltica clsica, y con el privilegio a la accin en el terreno local yen las races y bases sociales.

    La fluidez organizativa y gran dispersin de los grupos autnomos, lainsuficiencia de sus apoyos populares y de sus prcticas polticas, hacena la vez su fuerza y su debilidad; lo frustran y estancan; le planteandivergencias estratgicas y tcticas; le imponen la bsqueda de nuevasmodalidades de intervencin y experimentacin sociales y polticas. Laresultante bsqueda de races y bases sociales y de medios de desarrollosuscitan la convergencia con otros movimientos sociales en prioridades ypuntos en comn; para reafirmarse como movimiento social, y para suconversin en expresin de la sociedad civil, como polo y eje de un nuevocampo poltico.

    Como fuerza social organizada, el movimiento ecologista ha tomado tresformas principales: como... tendencias que presionan por la reforma ambientaldentro de uno u otro de los partidos polticos dominantes; como partidospolticos por propio derecho, que dan un lugar central a la regulacin y lasustentabilidad ambientales en toda la gama de cuestiones polticas; y comogrupos de presin polticamente no alineados. Estos ltimos son muy diversos:algunos se concentran en acciones de alto perfil para elevar la conciencia ymovilizar la oposicin a los abusos ambientales; algunos buscan un estatus

    102 MARCOS KAPLAN

  • interno como expertos consejeros con autoridad en procesos oficiales deplanificacin; algunos intentan dar una perspectiva ambiental a la gamacompleta de campos de poltica tales como agricultura, alimentacin, salud,energa, transporte y desarrollo industrial; y algunos tienen un enfoque decuestin nica tales como acceso rural, preservacin de la vida salvaje osalud ambiental.23

    Green Peace y los partidos verdes son dos importantes variedades eneste proceso de bsqueda de una identidad y una funcin nuevas para losmovimientos ecologistas.24

    Green Peace, fundada en 1971, adopta una organizacin pequea,dependiente para su financiamiento de contribuciones voluntarias, congran capacidad en el uso de los medios de comunicacin masiva. Se definecomo internacional en lucha para promover la conciencia ecolgica,enfrentar los abusos ambientales, proteger especies en peligro, detener losdepsitos de desechos peligrosos y fortalecer las leyes nacionales einternacionales que regulan estos los asuntos.

    Notable innovacin en la poltica europea, los partidos verdes han idosurgiendo en las dcadas de 1970 y 1980, en estrecha asociacin coniniciativas de ciudadanos y nuevos movimientos sociales que comienzana presentar listas electorales, y con la adopcin de programas ecologistaspor pequeos partidos prexistentes.25

    Los partidos verdes renen elementos provenientes de los restos de lasradicalizaciones estudiantiles de la dcada de 1960, de la izquierdaextraparlamentaria, de las iniciativas de ciudadanos locales, y de nuevosmovimientos sociales (ecologistas, feministas, pacifistas, antinucleares,homosexuales, comunitaristas...). Los unifica una profunda inquietudsobre las consecuencias ambientales del descontrol de la tecnologa y delcrecimiento econmico a escala global. El espectro poltico abarca partidosconservadores, de centro-derecha, de centro-izquierda y de izquierda.Entre ellos destaca la Alianza Poltica Alternativa de Alemania o PartidoVerde Alemn, por su papel innovador en la poltica europea, sus xitos,su influencia y su conversin en modelo para partidos verdes de otrospases.

    CRISIS AMBIENTAL: ANLISIS Y ALTERNATIVAS 103

    23 Ibidem.24 Ver Simonnet, op. cit.25 Benton, Ted, Green Movement, en William Outhwaite & Tom Bottomore (eds.), The

    Blackwell Dictionary of Twentieth-Century Social Thought, Oxford, Blackwell, 1933.

  • El programa poltico del Partido Verde Alemn liga las transformacio-nes econmicas ecolgicamente necesarias con cuestiones de justicia socialy democratizacin poltica, sobre todo en lo nacional pero tambin en lointernacional. Los intentos de combinar la accin extraparlamentaria conla electoral lleva al Partido Verde en 1980 al establecimiento como partidopoltico al nivel federal de Alemania Federal, y a la ruptura de la barreradel 5% para entrar al parlamento federal en las elecciones de 1983.

    La base electoral se ampla y complejiza, desproporcionadamentecompuesta de sectores jvenes y altamente educados de las clases mediasy profesionales. Ubicado a la izquierda del Partido Socialista Alemn, elPartido Verde se propone como organizacin poltica de nuevo tipo, conun control descentralizado de las bases sobre la poltica, la dirigencia, larepresentacin parlamentaria y la asignacin de recursos. La poltica delPartido Verde resulta de compromisos entre diferentes tradiciones ytendencias polticas que se renen en su seno, referidas tanto a la esferanacional e internacional. Entre aqullas cabe destacar, sin una enumera-cin exhaustiva, las siguientes:

    1. Pacifismo, antinuclearismo, no alineacin de Europa, apoyo a movi-mientos de liberacin del Tercer Mundo.

    2. Reafirmacin de valores democrticos e igualitarios, demanda deextensin de libertades civiles, sociales y polticas.

    3. Feminismo expresado en la propuesta de una plena participacin delas mujeres miembros.

    4. Descentralizacin. Reorganizacin de la sociedad con base en comuni-dades pequeas, autogestionadas y conviviales como responsablesde las necesidades bsicas. Apoyo a las luchas defensivas de lostrabajadores, reivindicacin de la autogestin obrera.

    5. Renuncia a falsas necesidades consumistas del capitalismo, en favorde un modo de vida cualitativamente diferentes, sustentable con unnivel ms bajo de consumo material.

    6. Rechazo del crecimiento puramente competitivo, y aproximacinselectiva a otro crecimiento, con nuevas bases material-tcnicas,vinculado a la sustentabilidad y la calidad de la vida.

    7. Reorientacin de la produccin para la satisfaccin de necesidadesarmonizadas con los mecanismos autorreguladores de la naturaleza.

    8. Propuestas de fijacin de un ingreso bsico no relacionado con eltrabajo.

    104 MARCOS KAPLAN

  • 9. Economa dual que permitira a los individuos ms libertad para elautodesarrollo, el estudio, el trabajo autnomo.26

    Los partidos verdes han ido triunfando en elecciones (locales, regiona-les, nacionales, internacionales), sobre todo con representacin propor-cional, tanto solos como integrando coaliciones, en buen nmero de pasesdesarrollados. Pese a haber alcanzado el 10% o menos del apoyo electoral,a la organizacin dbil y la baja membresa, los partidos verdes emergencomo oposiciones efectivas en niveles parlamentarios y extraparlamenta-rios, y como participantes en gobiernos; inspiran preocupaciones y debatespblicos sobre el medio ambiente y la crisis ecolgica, y sobre otrasgrandes cuestiones nacionales e internacionales, las introducen en lacumbre de las agendas polticas y en los asuntos prioritarios para elelectorado.27

    La proliferacin de grupos y movimientos ecologistas, as como lapolitizacin del problema ambiental, se expresan y reflejan en los estadosnacionales y sus polticas pblicas, y en dimensiones internacionales, conuna diversidad de supuestos, enfoques y objetivos que en parte divergeny se oponen, y en parte convergen y se traslapan. Entre su diversidadescojo y tomo en cuenta escuetamente los siguientes.

    3. Enfoques

    1. Una conceptualizacin adecuada de las nociones de medio ambientey de naturaleza es indispensable, pero plantea espinosos problemas y dalugar a debates hasta ahora sin desenlace concluyente. Ello se manifiestaa travs de diferentes interpretaciones con variables grados de precisiny de comprensividad en las definiciones, en su incidencia en las propuestasde estrategias y polticas, y en los grados y alcances de los consensosrespecto a unas y otras. Especialistas de la ecologa, y orculos demovimientos ecologistas, distinguen entre el ambientalismo como ecologasuperficial, y la ecologa profunda.

    CRISIS AMBIENTAL: ANLISIS Y ALTERNATIVAS 105

    26 Ver Kaplan, Marcos, Modelos mundiales y participacin social, Mxico, Cuadernos del Fondode Cultura Econmica, 1974.

    27 En este punto tengo en cuenta a E.W. Kolinsky, Green Parties, en Joel Krieger (ed.), TheOxford Companion to Politics of the World, New York, Oxford University Press, 1993; Ted Benton,Environmentalism, y Green Movement, en William Outhwaite & Tom Bottomore et al. (eds.),The Blackwell Dictionary of Twentieth-Century Social Thought, cit., Oxford.

  • El ambientalismo calificado como superficial y reformista, trata deremediar los daos ms obvios causados por la sociedad urbano-industrial,sin afectar la continuidad de la afluencia de los pases desarrollados. Nose enfoca en la recuperacin de la naturaleza, sino en el control del daoque la especie humana ha creado en el mundo fsico, para promover eluso ahorrativo de los recursos no renovables, y un uso de los renovablesque no disminuye su cantidad y calidad.

    La ecologa profunda o revolucionaria da gran importancia a la natu-raleza, con la preocupacin de reducir la contaminacin ambiental y eldesperdicio de recursos, pero buscando orientaciones en la tica, la polticay la cultura que rechacen la destructividad para alcanzar relaciones mspositivas con la biosfera. Se defiende un igualitarismo biolgico, querechaza el antropocentrismo, y ubica a los seres humanos como unaespecie entre millones de otras, sin derecho especial a la conquista, eldominio, la propiedad, la explotacin y la destruccin de la naturaleza.Una tica ecolgica ve a los seres humanos como socios de las entidadesnaturales, animadas e inanimadas, todas de estatus ms o menos igual.28

    2. Una nueva economa ambientalista rechaza las dudas respecto a lasolidez esencial de la civilizacin moderna, en general, y en particularrespecto al derecho de los seres y grupos humanos a la apropiacin, laposesin y la disposicin, como les plazca, de los recursos naturales. Alos problemas de conservacin de los recursos naturales y de prevencino recuperacin del deterioro y la destruccin del medio ambiente, reco-nocidos como retos a una gestin que garantice resultados racionales yeficientes, se intenta responder con modelos econmico-ambientales.stos definen las situaciones ambientales segn un formato de costos ybeneficios, oferta y demanda, precios, y una interpretacin de las prefe-rencias que valorizan los recursos y bienes segn la satisfaccin del consu-midor. Se reconoce y se trata de remediar las limitaciones del paradigmaeconmico neoclsico y de la concepcin neoliberal, su reduccin a lasllamadas externalidades negativas y a las imperfecciones del merca-do. Para que el anlisis de costo-beneficio sea realmente racional, sedebe contar con costos ambientales de produccin antes no consideradosy cuidar que ellos sean equitativamente distribuidos. Ante fallas de los

    106 MARCOS KAPLAN

    28 Ver Winner, Langdon, The Whale and the Reactor. A Search for Limits in an Age of HighTechnology, Chicago, The University of Chicago Press, 1986.

  • mercados, la poltica pblica puede intervenir con una variedad deinstrumentos.

    Se plantean y se responden as preguntas sobre cul es el valor paracada uno del aire limpio, el agua limpia, los recursos menguantes, elterreno salvaje...? Cunto se est dispuesto a pagar por ellos? Cungrande es la inversin que se deseara para la prevencin, la preservacin,la recuperacin? Dentro de qu franjas fijadas por qu lmites superiorese inferiores? Las partes involucradas en divergencias y litigios ambientalesdeberan debatir y negociar las asignaciones de valores, y luego hacer losclculos para determinar si se los puede lograr. Las opciones emergentes,que expresan las preferencias de los consumidores, deben ser manejadascomo trade offs. Los instrumentos y mecanismos de las polticas pblicaspueden ser convocados para ayudar en la fijacin del valor monetario delas cosas ambientales. La ayuda busca facilitar la opcin entre dos o msintereses u objetivos ambientales econmicamente valorados que estn enriesgo, y que quizs no todos pueden ser protegidos y preservados.

    3. Otro enfoque adoptado por la ecologa como fuente de gua moral ypoltica. La naturaleza finalmente juzga lo que los seres humanos hacen,sus interferencias destructivas de complejas relaciones entre diferentesformas de vida y condiciones ambientales que pueden llegar a erradicarla vida del planeta. El enfrentamiento a la posibilidad de la extincin privade sentido la preocupacin por los valores econmicos ambientales y sustrade offs.

    Los patrones especificados por los modelos de la ecologa terica odoctrinaria son tomados como leyes que deben ser adoptadas comoprincipios de sabidura social. La ecologa pasa as de la ciencia pura a lafilosofa de la conducta humana, con una visin que puede adoptar formasbenignas de autocoercin o de imposicin coercitiva de soluciones ms omenos opresivas. Ello puede incluir la creacin de guardianes ecolgi-cos que tomen difciles decisiones de poltica y a travs de ellas reduzcano supriman los mrgenes de libertad individual y colectiva, todo con lajustificacin de impedir el ecocidio y salvaguardar un mundo vivible.29

    4. Otro enfoque intenta en parte superar las visiones ms o menosreduccionistas que se vio, y otras similares, y en parte acercarlas eintegrarlas. As, existen anlisis, reservas y propuestas del socilogoAnthony Giddens, como los siguientes:

    CRISIS AMBIENTAL: ANLISIS Y ALTERNATIVAS 107

    29 Ibidem.

  • a) La naturaleza ya no puede ser definida de un modo natural. Definidaen su sentido ms obvio como objetos o procesos dados inde-pendientemente de la intervencin humana, como lo natural o lopredado en nuestras vidas, el medio ambiente fsico no humanizado y lanaturaleza han sido profundamente remodelados. En varios de sus domi-nios ha desaparecido o est desapareciendo, y slo se la puede abarcar enese punto.

    b) Se asume que los que han vivido y viven cerca de la naturaleza estnintrnsecamente ms en armona con ella que los modernos. Pero lanaturaleza a menudo slo se vuelve fuerza benfica una vez que ha sidoampliamente sometida a control humano. Para muchos que viven cercade la naturaleza, sta puede ser hostil y temible.

    c) El dominio sobre la naturaleza significa destruirla en el sentido quela naturaleza socializada es por definicin no ms natural. Pero ello nosignifica ipso facto lo mismo que daar el medio ambiente. Por lo cual lasocializacin de la naturaleza puede volverla ms benigna y as permitirefectivamente una armona con ella de la que antes no se dispona. Eldominio puede muy a menudo significar tanto la preocupacin por lanaturaleza, como tratarla en una manera puramente instrumental o indi-ferente.

    d) Las fuertes medidas que se debe introducir para controlar el daoambiental, con frecuencia slo pueden ser tomadas por autoridadesglobales ms centralizadas que las existentes.

    [e)] La ecologa privilegia sistemas que ocurren naturalmente sobre otros, peroes un error. Existe indudablemente una gama de situaciones en las cuales lahumanidad debera intentar abstenerse de intervenciones que afectan el medioambiente; o debera tratar de eliminar efectos laterales. La mayor parte de losmodos de vida con los que tenemos que tratar, sin embargo, son sistemasecosociales; conciernen al medio ambiente socialmente organizados. Ningnllamado a la naturaleza puede ayudarnos a decidir si tal retirada es o noapropiada en cada caso particular. En la mayora de las reas ambientales, nopodramos ni empezar a desenredar lo que es natural y lo que es social ----mscomnmente tratar de hacerlo es irrelevante para los intentos de polticaambiental.

    Por ello, todos los actuales debates ecolgicos se refieren a una naturalezamanejada o administrada. Ello no significa, por supuesto, que la naturaleza hapasado totalmente al control humano; los lmites de tal control son expuestospor los mismos intentos para extenderlo indefinidamente. La cuestin de hasta

    108 MARCOS KAPLAN

  • dnde deberamos someternos a los procesos naturales no depende, sinembargo, del hecho que algunos de tales procesos son demasiado grandes paraque podamos abarcarlos. Ello depende de hasta dnde estamos de acuerdo quealgunos fenmenos naturales que hemos influido o podramos influir podranser reinstalados de mejor manera. Tal reinstlacin es en s, por lo menosoblicuamente, una forma de manejo o administracin ----la creacin de par-metros de proteccin...

    Actualmente, el manejo de la naturaleza debe ser claramente defensivo enuna parte sustancial ----demasiadas amenazas y riesgos de alta consecuenciahan sido generados para que ello no sea el caso----. Los criterios para evaluarla naturaleza manejada de modo positivo conciernen no a ella en s misma,sino a los valores que guan tal manejo, no importa si se habla de reasfuertemente urbanizadas o salvajes.

    [f)] Tan importante para las cuestiones ecolgicas como el manejo del medioambiente es el manejo de la ciencia y la tecnologa, vistas en el contexto de laindustria moderna. No podemos escapar de la civilizacin cientfica y tecno-lgica, no importa qu nostalgias verdes ello tiende a provocar. Vivir enuna era de riesgo manufacturado significa confronter el hecho que los efectoslaterales de las innovaciones tcnicas dejan de ser efectos laterales...30

    g) En un sentido similar al de las reflexiones de Giddens, el fsiconuclear Freeman Dyson afirma que

    La creciente brecha entre la tecnologa y las necesidades humanas slo puedeser llenada por la tica. Hemos visto en los ltimos 30 aos muchos ejemplosdel poder de la tica. El movimiento ambientalista mundial, que basa su poderen la persuasin tica, ha logrado muchas victorias sobre la riqueza industrialy la arrogancia tecnolgica. La victoria ms espectacular de los ambientalistasfue la cada de la industria nuclear en los Estados Unidos y en muchos otrospases, primero en el dominio de la energa nuclear y ms recientemente en eldominio de las armas... La tica puede ser una fuerza ms poderosa que lapoltica y la economa.

    Infortunadamente, el movimiento ambientalista ha concentrado hasta ahorasu atencin en los males que la tecnologa ha producido ms que en el bienque ella ha fallado en hacer. Es mi esperanza que la atencin de los verdes sedesplazar en el prximo siglo de lo negativo a lo positivo. Las victorias ticasque pongan fin a las locuras tecnolgicas no son suficientes. Necesitamosvictorias ticas de un tipo diferente, que involucren el poder de la tecnologapositivamente en la bsqueda de la justicia social...

    CRISIS AMBIENTAL: ANLISIS Y ALTERNATIVAS 109

    30 Ver Giddens, Beyond Left and Right..., cit., passim, en especial pp. 160 y ss., 198 y ss.,219-228.

  • En las sociedades modernas, el abandono de millones de personas aldesempleo y la privacin es una peor contaminacin de la tierra que lasinstalaciones nucleares. Si la fuerza tica del movimiento ambientalista puedederrotar a los fabricantes de las estaciones nucleares, la misma fuerza debetambin ser capaz de promover el crecimento de tecnologa que satisfaga lasnecesidades de los pobres a un precio que puedan asumir. sta es la gran tareade la tecnologa en el prximo siglo.

    El mercado libre no puede por s mismo producir tecnologa amistosa paralos pobres. Slo una tecnologa positivamente guiada por la tica puedehacerlo. El poder de la tica debe ser ejercido por el movimiento ambientalistay por los cientficos, educadores y empresarios involucrados y dispuestos atrabajar juntos...31

    IV. ESTADO NACIONAL, POLTICAS PBLICAS Y REGMENES JURDICOS,DIMENSIONES INTERNACIONALES

    La crisis del medio ambiente, sus caractersticas, junto con sus mltiplesimplicaciones y resultados, han ido forzando a los sistemas polticos yestados, sobre todo de los pases desarrollados, a intervenir medianteacciones polticas y reformas jurdicas.

    La estrategia y las polticas pblicas del medio ambiente resultanambiguas y contradictorias, como reflejo de conflictos de intereses yrestricciones sistmicas. Esta situacin se da en general y con particulari-dades segn el tipo de pases y de sistemas.32

    En los pases desarrollados, el Estado y las grandes empresas estnsometidos a la lgica de la rentabilidad, la acumulacin, la expansinininterrumpida de la produccin y el consumo, la primaca del modeloproductivista-eficientista-consumista-disipatorio-destructivo que antes secaracteriz. El proyecto ecologista choca de frente con los fundamentosy tendencias de las sociedades industriales contemporneas. En la acepta-cin de esta lgica, el Estado, sus polticos y administradores, su tecno-burocracia, se asumen en conjunto como portadores del modelo dedesarrollo y representantes del inters nacional. El Estado se vuelvegerente y propietario de la naturaleza y de los bienes y espacios pblicos,

    110 MARCOS KAPLAN

    31 Freeman Dyson, Can Science Be Ethical?, The New York Review of Books, April 10, 1997.32 Una caracterizacin general del Estado y las polticas pblicas de desarrollo, en Kaplan, Marcos,

    La empresa pblica en los pases capitalistas avanzados, en Marcos Kaplan (coord.), Crisis y futurode la empresa pblica, Mxico, UNAM/PEMEX, 1994.

  • sin perjuicio de las privatizaciones. Estado y lites pblicas ven y tratanla naturaleza como objeto de la explotacin irrestricta, fuente de recursosy espacios de produccin; y los seres humanos como meros productores yconsumidores.33 La necesidad de cambios en el actual sistema, paraprevenir o reparar el deterioro y la destruccin ambientales, es rechazadapor polticos y gobernantes, empresas, tecnoburocracias pblicas y priva-das, cientficos escpticos respecto a la ecologa, economistas del laissezfaire. Todos coinciden en la oposicin a la limitacin del crecimiento y ala interferencia estatal en las actividades empresariales y en las existenciassociales e individuales. Los dirigentes polticos y gobernantes no seinclinan a pedir a sus electores sacrificios para propsitos inmediatos, ymucho menos mediatos, teniendo en cuenta el alto costo de nuevosprogramas ambientales.34 Bajo el condicionamiento de redes intrincadasde fuerzas e intereses, el Estado acepta prioridades econmicas, sociocul-turales y polticas que reducen las preocupaciones ecolgicas a declara-ciones de intencin, o lo condena a actuar sobre las consecuencias de losproblemas ambientales sin considerar sus causas.

    La emergencia y los avances desiguales de polticas ambientales en lospases desarrollados reflejan contradicciones y conflictos en su seno. Eldeterioro y la destruccin del medio ambiente afectan las condicionesgenerales de reproduccin y crecimiento de los capitalismos avanzados,y de sus consorcios y conglomerados. Se multiplican los desequilibrios ypeligros, dentro de los pases desarrollados y en desarrollo, y en losespacios de la transnacionalizacin. El traumatismo de la naturaleza esreforzado y amplificado, directa e indirectamente, por las tensiones yconflictos en lo social y en lo poltico, que convierten a los movimientosecologistas y las organizaciones no gubernamentales en nuevos y signifi-cativos actores.

    El aumento de la conciencia de los lmites que la crisis ecolgica fijaal crecimiento econmico y al desarrollo social y poltico impone a lasgrandes empresas y estados la necesidad de acciones al respecto. Con elproductivismo y la alteracin de los ecosistemas, la naturaleza deja de serinagotable y gratuita. La menor disponibilidad de agua, aire y espacio,desde siempre bienes gratuitos, plantea la posibilidad de su mercantiliza-cin y de su monetizacin que garanticen su reproduccin. Agua, aire,

    CRISIS AMBIENTAL: ANLISIS Y ALTERNATIVAS 111

    33 Simonnet, LEcologisme, cit.34 Ver Kennedy, Preparing..., cit.

  • espacios, materias primas esenciales se vuelven menos accesibles, msraras y caras. El aumento de costos pone lmites fsicos a los motores/re-productores esenciales del capitalismo que son la rentabilidad y la acumu-lacin.

    Una variedad particular de ambientalismo economicista ve en el medioambiente (flora, fauna, otros recursos), una fuente de ganancia, riquezay crecimiento y estabilidad. Numerosas empresas se dedican a la produc-cin y comercializacin de programas, tecnologas, bienes y servicios parauna variedad de actividades que incorporan preocupaciones y orientacio-nes ecologistas. En una naciente industria de la biodiversidad, compaasfarmacuticas contratan con organizaciones privadas y pblicas para lainvestigacin de la prospectiva qumica de nuevas medicinas en bosquestropicales y otros hbitats. Se exploran las posibilidades de una agriculturay una explotacin sustentables, y de un ecoturismo. Se pretendearmonizar posibilidades de beneficios a largo plazo con objetivos deconservacin y de crecimiento.35

    Regulacin poltico-jurdica del medio ambiente: El caso de los Esta-dos Unidos

    El movimiento ecologista contribuye a generar e imponer una extensalegislacin, con variados alcances y logros. En el caso de los EstadosUnidos, importantes leyes ambientales son: la Federal Insecticide, Fungi-cide and Rodenticide Act (FIFRA) de 1947; la Federal Food, Drug, andCosmetic Act, tal como es modificada en 1954 y en 1958 por la llamadaClusula Delaney; la Environmental Protection Act de 1970; la SafeDrinking Water Act; la Clean Air Act; la Water Pollution Control Act; laToxic Substance Control Act; la Resource Conservation and RecoveryAct; la Comprehensive Environmental Response, Comnpensation andRecovery Act. Estas leyes ambientales con frecuencia se traslapan en susobjetivos y jurisdicciones.

    La National Environment Protection Act (NEPA), promulgada por elpresidente Nixon en 1970, declara poltica federal al impacto ambiental.La ley establece el Council on Environmental Quality, que fija la polticaambiental del gobierno federal, y crea la Environmental Protection Agency(EPA), para desarrollar y hacer cumplir los patrones federales .

    112 MARCOS KAPLAN

    35 Ver Time, cit.

  • Agencia independiente dentro de la rama ejecutiva del gobierno, laNEPA se ocupa de la reduccin y el control de la polucin del aire y elagua, el ruido, la radiacin, la garanta de seguridad en el manejo ydisposicin de sustancias txicas. La EPA asume la investigacin, elcontrol, el establecimiento y el cumplimiento de los patrones nacionalesal respecto.

    La NEPA requiere que el gobierno federal prepare los environmentalimpact statements, declaraciones sobre la evaluacin de las posiblesconsecuencias de las operaciones de otras agencias federales o confinanciamiento federal, que resulten en detrimento de la calidad del medioambiente. Estas declaraciones deben ser completadas antes que los pro-yectos de desarrollo puedan comenzar. Se autoriza a los ciudadanos parademandar al gobierno y a la industria por el incumplimiento de los patronesgubernamentales. La EPA apoya las actividades anticontaminantes deestados, muncipalidades y grupos pblicos y privados. Tiene poder paraimponer el cumplimiento de lo dispuesto por las Clear Air Act y CleanWater Act, y otras leyes ambientales que se aplican tambin a la industriaprivada: regulacin del ruido, pesticidas, sustancias txicas, desechosocenicos, proteccin de especies en peligro, zonas desiertas, ros pano-rmicos. Las nuevas leyes contienen disposiciones sobre la investigacinde la contaminacin y el establecimiento de patrones, el monitoreo y laimposicin del cumplimiento. La subsiguiente legislacin abarca la SafeDrinking Water Act (1974), la Resource Conservation and Recovery Act(1976), la Comprehensive Environmental Response, Compensation, andLiability Act o Superfund Act (1980).

    La complejidad de la legislacin ambiental y la variabilidad de susalcances y logros en los Estados Unidos se ilustra reveladoramente en doscasos cruciales, de vigencia insuficiente en cuanto a los pesticidas, y devigencia excesiva en lo referente a las especies en peligro.36

    Por una parte, las dificultades en el control de los pesticidas. Desde lasegunda guerra mundial, estos productos han sido usados contra las pestesde todo tipo (al aire libre y en espacios interiores); tambin se han vueltoingredientes en numerosos productos y materiales. Durante el siglo XX,varios cientos de billones de libras de pesticidas han sido lanzados al medioambiente global, y unos cinco a seis billones son incorporados cada ao.

    CRISIS AMBIENTAL: ANLISIS Y ALTERNATIVAS 113

    36 En estas referencias al caso de los Estados Unidos, sigo especialmente a J. Kevles, Daniel,Endangered Environmentalists, The New York Review of Books, febrero 20, 1997, y la recientebibliografa all citada.

  • Los pesticidas y sus efectos son mucho ms difciles de controlar de loque se haba anticipado, en su propagacin, su permanencia y sus efectospeligrosos. El control regulatorio de los pesticidas es dbil, y sigueamenazando la salud humana, la diversidad biolgica y los procesosecolgicos bsicos. Los aspectos adversos de los pesticidas varan conla edad y son considerablemente mayores en los nios que en los adultos.37

    El control de los pesticidas descansa en una legislacin federal querequiere la clarificacin y registro de cada nuevo pesticida por el Depar-tamento de Agricultura, y luego por la EPA, antes de su introduccin aluso general. Para este registro se requiere, no la evaluacin de la seguridadmaterial para la salud pblica, sino el balanceo entre riesgos y costos vs.beneficios; si los primeros exceden a los segundos, el pesticida no puedeser registrado. No se ha llegado a especificar el significado de los trminosriesgo, beneficio, costo, y se ha tratado con gran discrecionalidadel balance de las ventajas econmicas de los pesticidas para granjeros,trabajadores y distribuidores, contra su tendencia a inducir afliccionescomo la enfermedad neurolgica, la disfuncin inmunolgica, los defectosde nacimiento y el fracaso reproductivo. La llamada Delaney Clause,que s se preocupa por la salud pblica y prohbe el uso de pesticidas quepuedan inducir el cncer, ha sido raramente invocada.

    El control de los pesticidas ha sido desastrosamente debilitado por unaestructura del derecho y la regulacin ambientales que son altamentefracturados ...; se lo ejerce sobre los efectos de cada pesticida porseparado, y no se presta atencin a sus efectos compuestos.

    El examen encargado a la EPA de literalmente miles de pesticidas,

    fue severamente trabado durante los aos de 1980 cuando la administracinReagan debilit la regulacin ambiental por una reduccin drstica delpresupuesto de la agencia, y los esfuerzos de la EPA para actuar sobre losefectos de la contaminacin siguen siendo inadecuados... La ley no ha dirigidosu atencin o sus recursos al examen de las cuestiones mayores, como laacumulacin de riesgos (derivados de) los productos qumicos y mediosambientales ----riesgos que se enfrentan en la vida cotidiana [ v.gr. la presenciade los pesticidas en los alimentos y el agua, el envenenamiento de trabajadoresagrcolas].

    114 MARCOS KAPLAN

    37 Wargo, John, Our Childrens Toxic Legacy: How Science and Law Fail to Protect Us fromPesticides, Yale University Press, 1997, citado por J. Kevles, cit.

  • De esta manera, se sostiene que,

    mucho de la poltica de pesticidas de los Estados Unidos viola los derechosindividuales. Muchos de los costos de salud por el uso de pesticidas sonsoportados por los que... no cosechan directamente los beneficios de ese uso.Una parte desproporcionada de los costos es impuesta a los nios, que nopueden hablar por s mismos, y a trabajadores agrcolas que no puedenfcilmente defenderse por s mismos contra sus empleadores... Con frecuencialas personas sufren daos a su salud sin saberlo; y aun cuando tengan concienciade ello, los costos de salud son impuestos a ellos sin su consentimiento.38

    Por otra parte, se da la posibilidad que la legislacin regulatoria lleguea tener una vigencia excesiva o efectos contradictorios de sus propsitos,y de los derechos humanos en general.

    Algunas polticas ambientales familiares satisfacen nociones de sentido comnde un justo equilibrio entre costos y beneficios... Sin embargo, en aosrecientes se ha vuelto cada vez ms evidente que ciertas polticas ambientalesque benefician a una mayora puedan tener un efecto adverso para gruposminoritarios... Muchos casos de injusta distribucin de los beneficios surgencuando la legislacin federal es aplicada para proteger especies en peligro.

    Los esfuerzos federales al respecto datan de la Lacey Act de 1900, yson revividos cuando en 1966 una nueva legislacin estimula a las agenciasfederales a proteger especies en peligro de todos los efectos de lasactividades gubernamentales (v. gr. construccin de represas), aunque slocuando sean practicables.

    Los esfuerzos del subsecretario del Interior Curtis Bohlen, con apoyodel presidente Nixon, llevaron a una ley de especies completamenterevisada, la Endangered Species Act de 1973. Ella omiti cualquiermencin de practibilidad y cubri a todas las especies en riesgo. Seestableci as un mandato absoluto para preservar todas las especies,cualquiera que fuera su costo, incluso la proteccin de los ecosistemas delos cuales las vidas en peligro dependen. Ello dio al Fish and WildlifeService,

    oficialmente encargado de determinar las especies en peligro, un enorme poderde facto sobre el 30% del pas que el gobierno federal posee, y sobre cualquier

    CRISIS AMBIENTAL: ANLISIS Y ALTERNATIVAS 115

    38 Kevles, Endangered Environmentalists, cit.

  • parte del resto que un proyecto del gobierno pueda financiar o regular... Laley podra ser invocada por los oponentes de cualquier proyecto federal ----decarreteras a desarrollo de viviendas o represas---- que amenacen cualquierespecie... Ninguna especie deba tener menos proteccin que cualquier otra.

    La Endangered Species Act, interpretada por la Corte Suprema en 1978,coloc la preservacin de las especies fuera de la poltica norteamericana,pues no permiti la afirmacin de otros intereses en competencia. Estaley,

    con su indiferencia por el equilibrio de los intereses de especies salvajes y dela especie humana, otorga mucho ms proteccin a las plantas y animales que laotorgada por la poltica federal de pesticidas a los nios e incluso adultos. Elpatrn absoluto de esta ley ha irritado o encolerizado a una amplia variedadde grupos. Ha sido usada no slo para deterner proyectos contra la naturalezaque los residentes locales oponen; tambin ha sido usada para bloquear planeslocales de desarrollo, incluso modestos, que la mayora de los residentes localesapoyan.

    Se plantea as un problema de justicia: la carga de salvar la biodiver-sidad es forzada sobre quienquiera que viva cerca de especies en peligro,imponiendo automticamente los costos sobre unos pocos para generarbeneficios para muchos...

    Se argumenta que debe cuestionarse si cada especie debe ser salvada, cual-quiera sea el costo, y para quines... Biodiversidad es un bien pblico valioso,pero... nuestro deber para cada especie no puede ser absoluto si compite, comoes frecuente, con otros compromisos ticos ----por ejemplo, nuestra obligacinde asegurar empleo y vivienda adecuados... Cualquiera sea el grado en quemantengamos la biodiversidad, los principales costos del esfuerzo deberan sersoportados por el tesoro pblico, no por desdichados individuos y comunida-des... Una slida poltica de las especies requerira mucha ms inversin dela que ahora se hace en investigacin sobre las especies y sus hbitats... Paraser serios, se debera dejar de honrar nuestro deber hacia la naturaleza de modoinjusto y barato.39

    En la dcada de 1980, los presidentes Reagan y Bush dejaron expirarmuchas leyes y restringieron el alcance de la proteccin ambiental. Se

    116 MARCOS KAPLAN

    39 Ibidem; Mann, Charles C. and Plummer, Mark L., The Future of Endangered Species, NewYork, Knopf, 1997, citados por Kevles, cit.

  • mantuvieron en cambio activas las asociaciones especializadas en diversasformas de actividad pro-ambientalista, como litigios, difusin de informa-cin, participacin en audiencias pblicas, cabildeo, demostraciones es-cnicas, compra de tierra para preservacin, investigacin sobre especiesy ecosistemas en peligro.40

    Pese a las restricciones y bloqueos a los intentos de disear y realizarestrategias y polticas protectoras de los ecosistemas,

    el ascenso de movimientos verdes ambientalmente conscientes en el mundodesarrollado ----ya sea como un partido poltico distinto en Alemania, o por lomenos en la emergencia de presiones pblicas sobre las autoridades por Amigosde la Tierra y Green Peace---- han retado las viejas polticas de negligencia.Cuerpos respetados como el World Resources Institute, anuarios popularescomo State of the World, incontables investigaciones cientficas sobre elcambio ambiental, audiencias parlamentarias, e informes por agencias guber-namentales del medio ambiente, han tenido un impacto significativo sobre lapoltica y la legislacin en este campo. Se limpian ros y edificios, se controlanemisiones de fbricas, se lanzan programas de reforestacin, la sobrepescaest cada vez ms prohibida, son tratados los residuos qumicos y nucleares,y es ms comn el reciclado de materiales usados. Como resultado, muchasciudades y regiones en Europa y Norteamrica son ambientalmente muchoms agradables y habitables de lo que eran hace un cuarto de siglo.41

    Esta constatacin lleva ineludiblemente a preguntarse si pueden lospases en desarrollo, creciente mayora del planeta, imitar a los pasesaltamente desarrollados en la prevencin y reparacin del dao ambiental,dentro de sus fronteras, y en la contribucin a operaciones a la escalainternacional y del planeta.

    Un considerable nmero de estados han ido tomando conciencia de lasconsecuencias que el crecimiento produce sobre el medio ambiente; y dela necesidad de proteccin mediante polticas pblicas nacionales ycoordinacin internacional. Se va constatando adems la inevitabilidad detrade offs,42 entre la realizacin del primero y la proteccin del segundo,

    CRISIS AMBIENTAL: ANLISIS Y ALTERNATIVAS 117

    40 Una sntesis de la legislacin ambiental de los Estados Unidos se encuentra en Findley, RogerW. and Farber, Daniel A., Environmental Law in a Nutshell, third edition, St. Paul, Minn., WestPublishing Co., 1992. Sobre la legislacin francesa, ver Morand-Deviller, Jacqueline, Le Droit delEnvironnement, Paris, Presses Universitaires de France, 1987.

    41 Kennedy, Preparing..., cit.42 El concepto de trade off se refiere al equilibrio de factores y componentes, todos los cuales no

    son alcanzables al mismo tiempo, que rige las prcticas y relaciones personales, incluso la necesidadde renunciar a una cosa a cambio del logro de otra.

  • y entre la persecucin de objetivos de inters nacional con preservacinde la soberana y la seguridad nacionales, y los acuerdos con miras a lasacciones concertadas a escala internacional o supranacional. Los estadosvaran ampliamente en cuanto al grado de conciencia de estas cuestiones,a la disposicin al avance continuo en la cooperacin, y la institucionali-zacin y juridizacin correspondientes.43

    La coordinacin de los estados en materia ambiental ha pasado porvarias fases. Una primera fase corresponde al establecimiento de agenciasinternacionales funcionales en la posguerra, hasta la Conferencia Mundialdel Medioambiente, Estocolmo, 1972. Se comienza a buscar un consensointernacional sobre la proteccin del medio ambiente, y su interconexincon el desarrollo. Un Plan de Accin sobre el Medioambiente lleva alPrograma Ambiental de las Naciones Unidas. La Asamblea General delas Naciones Unidas identifica cuatro requerimientos o mecanismosinstitucionales. Primer resultado efectivo de Estocolmo es el Plan Medi-terrneo de Accin (1975), creado bajo la gida de la UNEP y firmadopor todos los estados ribereos.

    Una segunda fase va desde 1972 hasta la organizacin de la ComisinEconmica Mundial (1973), planeada para la exploracin de los lazosentre medio ambiente y desarrollo. El resultante Informe de la ComisinBruntland (1987) identifica el concepto de desarrollo sustentable.

    La tercera fase va desde el Informe Bruntland, pasando por la AsambleaGeneral de Naciones Unidas que reafirma el concepto y el objetivo deldesarrollo sustentable, hasta la Conferencia de las Naciones Unidas sobreMedioambiente y Desarrollo (UNCED), o Cumbre de la Tierra. Reunidaen Ro de Janeiro, en junio de 1992, la Conferencia discute el conflictoglobal entre desarrollo econmico y proteccin ambiental. Representantesde 172 naciones acuerdan el compromiso de trabajo en favor de undesarrollo sustentable, aunque la mayor parte de los acuerdos no llegantodava a ser legalmente obligatorios. El desarrollo sustentable se refierea la necesidad que el crecimiento de la poblacin, la industria y laagricultura se realice de modo que permita a la presente generacinsatisfacer sus necesidades sin daar las de las futuras. Dos declaracionesobligatorias, sobre la minimizacin del cambio climtico (calentamientoglobal y efectos de invernadero) y sobre el freno al vaciamiento del

    118 MARCOS KAPLAN

    43 En este punto tengo en cuenta a Choucri, Nazli, Enviromentalism, en Joel Krieger (ed.),The Oxford Companion to Politics of the World, New York, Oxford University Press, 1993.

  • inventario global de la biodiversidad, son firmadas por 156 pases y laUnin Europea, pendiente de la firma de los restantes. Adems, se hapublicado un nmero considerable de otros documentos referidos a laproblemtica del medio ambiente.

    En el ltimo cuarto de siglo, la proliferacin de grupos y movimientosecologistas de creciente militantismo y la proliferacin en nmero ypresencia activista de las organizaciones no gubernamentales, se convier-ten en importantes actores a la vez nacionales, inter- y trans-nacionales.En el mismo lapso se suscriben 140 tratados multilaterales, acuerdosmarco que se vuelven precedentes para ir conformando un nuevo procesode suscripcin y bases para ir hacia un consenso sobre acuerdos msespecficos y obligatorios. En ellos, se trata de reconciliar los dos objetivoscontradictorios, de reafirmacin de los derechos de soberana de losestados, y de restricciones a las actividades nacionales. Los acuerdos vanafectando a la poltica global, a las instituciones internacionales, as comoa las estrategias y polticas de naciones y regiones, y de corporacionestransnacionales.

    La mayor parte de las organizaciones integrantes del sistema de lasNaciones Unidas van reconociendo las nuevas demandas de polticaambiental y desarrollan nuevos programas. La UNEP cumple una funcincatalizadora, de estmulo y coordinacin de las acciones especficas dediferentes agencias. Instituciones internacionales como el Banco Mundialcomienzan a reconocer y valorar ms los problemas de las relaciones entremedio ambiente y desarrollo, incluso en lo referente a las propiasactividades (estudios, programas, prstamos).

    Los resultados globales de la Conferencia de Ro, y en general desimilares eventos, decisiones, acuerdos y acciones, desalientan a losespecialistas cientficos, activistas organizados en movimientos y organi-zaciones no gubernamentales, para la proteccin del medio ambiente. Esteestado de nimo refleja las contradicciones y conflictos, las ambigedadese incertidumbres que han afectado desde sus orgenes a la sociopolticadel medio ambiente, desde el interior de los estados, y en los espaciosinternacionales.

    En la dimensin global, subsisten las dificultades y obstculos para ellogro de plenos consensos internacionales con miras a una definicinoperatoria de lo que es e implica el desarrollo sustentable, y para acuerdosentre naciones en varios niveles de evolucin y estatus sobre el otorga-miento de prioridad nacional a dicho desarrollo.

    CRISIS AMBIENTAL: ANLISIS Y ALTERNATIVAS 119

  • Polticos, administradores, gobernantes perciben evidencias de la difu-sin del poder de un Estado-nacin respecto al medio ambiente. Susituacin y actuacin se ven cada vez ms influidas y restringidas porfuerzas y procesos en parte ubicados dentro de las fronteras, en partetrascendentes a ellas, en parte con un estatus transnacional. Dado que lafina pelcula de vida es continuamente entera e interconectada, el daoinfligido a la atmsfera por la actividad en los trpicos, o en cualquierotra regin crtica del planeta, tienen serios efectos no slo localmentesino en todas partes.44 El manejo y control de la multifactica crisisambiental presuponen y requieren el reconocimiento de la interdependen-cia entre pases, de los inevitables trade offs entre aqulla y los principiosy prioridades del inters y la soberana nacionales. Acciones consideradas,desde el punto de vista nacional, como normales y legtimas en cuanto afines y medios, pueden ir en detrimento del medio ambiente, para otrospases o para la humanidad. Este tipo de contradicciones y conflictosplantea complicaciones y dilemas. La prioridad que se d al inters y lasoberana nacionales, puede restringir la eficacia de las polticas ambien-tales, y generar graves conflictos entre pases. Los avances en la concer-tacin internacional, que afectan la soberana y los intereses de los estadosparticipantes, conllevan costos y conflictos que pueden contribuir arestringir su gobernabilidad.

    As, las cuestiones ambientales van siendo percibidas cada vez mscomo cuestiones ineludiblemente polticas, tanto en el interior de losestados-nacin como en el sistema internacional y en los procesos detransnacionalizacin. Son susceptibles por lo tanto de operar como cues-tiones que ----en s mismas, en sus implicaciones, y en las respuestas quese les d---- giran en torno a la fundamentales preguntas: quines haceny consiguen, qu cosas, cando y cmo?

    El sistema internacional revela grandes desigualdades al respecto. Lospases desarrollados han precedido al mundo de los pases en desarrolloen la toma de decisiones y la realizacin de actividades que han creado yreforzado el deterioro y la destruccin del medio ambiente, con susmltiples consecuencias. As, por ejemplo, los Estados Unidos ante todoy el Norte en general, detentan una desproporcionada participacinporcentual en el consumo mundial de combustibles y en las emisionesglobales de los gases causantes del efecto invernadero, y no aceptan

    120 MARCOS KAPLAN

    44 Kennedy, Preparing..., cit.

  • avances de la cooperacin internacional mediante acuerdos restrictivos yreformas indispensables. Se plantean as graves cuestiones de equidad.Los diferentes pases no contribuyen igualmente a los desequilibriosglobales, ni son afectados uniformente por ellos. Esta desigualdad operacomo restriccin al desarrollo de respuestas internacionalmente coordina-das.

    Pese a su gran diversidad de variedades, los pases en desarrollo,mayora del planeta, han pretendido alcanzar a los hoy pases altamentedesarrollados, y superar condiciones iniciales de atraso y pobreza, por laadopcin de un modelo de organizacin y funcionamiento y un proyectode crecimiento que co-producen y co-refuerzan el deterioro y la destruc-cin ambientales. Por razones a la vez demogrficas, socioeconmicas ypolticas, los gobiernos de pases en desarrollo no quieren ni puedeninstituir verdaderas polticas de reversin o prevencin de la catstrofeecolgica.45

    La bsqueda de un crecimiento para la supervivencia y el progreso alque se pueda razonablemente aspirar, se da en condiciones de explosindemogrfica, atraso, pobreza generalizada, fuertes presiones sociales enfavor de ms altos niveles de vida, dficits en la capacidad de produccinde alimentos, aspiraciones industrializantes, insuficiencia de recursos(drenaje financiero hacia el exterior, bajo ingreso medio, insuficiencia delcapital). Ello lleva a las actividades y prcticas de sobrexplotacin derecursos naturales y de devastacin del medio ambiente. Las responsabi-lidades al respecto corresponden ante todo a los consorcios transnaciona-les, y a grandes empresas nativas que, por ejemplo, desmontan bosquespara pastoreo y cultivos comerciales, o incurren en la explotacin desen-frenada de recursos naturales para la exportacin. Tambin, y en gradoconsiderable, corresponden a un campesinado que presiona sobre ladisponibilidad de tierras escasas y con frecuencia productivas, paracombustible, cultivos comerciales, ganado, forraje; las sobrexplota, dete-riora y vuelve menos productivas; acelera su erosin; reduce su capacidadde sustento de poblacin. Todo ello se revela como parte de un cicloautorreforzado de degradacin ecolgica y profundizacin de la pobreza.

    Nuevas y mejores polticas ambientales implicaran a la vez la preven-cin y los cambios en los modos de organizacin y vida; la detencin delcrecimiento poblacional; el freno y hasta el retroceso del proyecto de

    CRISIS AMBIENTAL: ANLISIS Y ALTERNATIVAS 121

    45 Ibidem.

  • industrializacin, que se ha vuelto polticamente irrenunciable. Requeri-ran grandes recursos para el financiamiento de programas ambientalesmuy costosos. Ellos son en efecto necesarios para la compra de tierras degrandes propietarios privados, y para el pago de los costos de protecciny gestin de reservas ecolgicos. Costosos son tambin los programaseducativos destinados a concientizar a poblaciones nativas sobre la impor-tancia de las tierras vrgenes como condiciones adecuadas de preservacindel medio ambiente y de sana vida social e individual.

    Si una autntica alternativa a la crisis ambiental presupone e incluye elreconocimiento de las interconexiones de los cambios globales y de laresponsabilidad variable de todas las naciones en el empeoramientocolectivo del medio ambiente, y por ello la cooperacin en gran escalaentre pases ricos y pobres, con un grado variable de reduccin de lasoberana del Estado-nacin, los sacrificios deberan en lo posible serglobales y equitativos. Se debera partir del reconocimiento que la crisisambiental se da en el contexto de un mundo dividido entre ricos y pobres,con enormes diferencias en los niveles de ingresos. Los pases desarrolla-dos deberan dar subsidios adecuados para que los pases en desarrolloremplacen los ingresos que pierdan por la realizacin de efectivos progra-mas ambientales.

    No parece ser sta la tendencia predominante. Estados Unidos y lospases desarrollados, con la principal responsabilidad en la crisis ambien-tal, parecen indiferentes u hostiles a la posibilidad de mayor cooperacin,sobre todo con los pases en desarrollo. A stos les predican un ciertoevangelio ambientalista sin dar el ejemplo, y sin aceptar restricciones a loque definen como intereses nacionales y pleno ejercicio de su soberana.

    Como consecuencia, se ha suscripto y se sigue subscribiendo acuerdosinternacionales, sobre aspectos puntuales de la cuestin ambiental, que noaseguran la detencin del deterioro y la destruccin ambientales, ni sureparacin o prevencin. Las propuestas y acuerdos de quienes toman lasgrandes decisiones internacionales apuntan ms a la regulacin de losresultados que de las causas y condiciones subyacentes, a la curacin dela dolencia ya producida ms que a su prevencin.

    122 MARCOS KAPLAN