deepak chopra jamas moriremos

Download Deepak Chopra Jamas Moriremos

Post on 16-Feb-2015

937 views

Category:

Documents

3 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

www.puntodelectura.com/es/

deepak chopra

Jams moriremos

Deepak Chopra (India, 1947) es doctor en Medicina y est considerado el adalid mundial de las teoras sobre el poder curativo de la mente. Especialista en Ayurveda, una disciplina mdica tradicional de la India, desde 1995 dirige el Chopra Center for Wellbeing, en California, dedicado a la difusin y prctica de sus enseanzas. Es uno de los autores de libros de autoayuda ms vendidos del mundo. Entre el centenar de obras que ha publicado destacan Vida sin condiciones (2006), Energa sin lmites (2006), Buda (2007), Sincrodestino (2007) o El camino de la sabidura (2007). www.deepakchopra.com

deepak chopra

Jams moriremosLas pruebas contundentes de que existe la vida despus de la muerte Traduccin de Gerardo Hernndez Clark

Ttulo original: Life after Dead. The Burden of Proof 2006, Deepak Chopra Traduccin de Gerardo Hernndez Clark De esta edicin: 2009, Santillana Ediciones Generales, S.L. Torrelaguna, 60. 28043 Madrid (Espaa) Telfono 91 744 90 60 www.puntodelectura.com

ISBN: 978-84-663-1767-2 Depsito legal: B-22.331-2009 Impreso en Espaa Printed in Spain Diseo de portada: Mara Prez-Aguilera Fotografa de portada: Getty Images Impreso por Litografa Ross, S.A. Primera edicin: junio 2009

odos los derechos reservados. Esta publicacin T no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, ni registrada en o transmitida por, un sistema de recuperacin de informacin, en ninguna forma ni por ningn medio, sea mecnico, fotoqumico, electrnico, magntico, electroptico, por fotocopia, o cualquier otro, sin el permiso previo por escrito de la editorial.

A mis amados padres

ndice

Agradecimientos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Memorias: la vida en el ms all . . . . . . . . . . . . . . . . . . Primera parte: La vida despus de la muerte . 1. La muerte toca la puerta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2. La cura para la muerte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3. La muerte concede tres deseos . . . . . . . . . . . . . . 4. Escapar del lazo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5. El camino al Infierno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6. Fantasmas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7. El hilo invisible . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8. Mirando el alma . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9. Dos palabras mgicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10. Sobrevivir a la tormenta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11. Guas y mensajeros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12. El sueo contina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

11 13 39 41 59 73 87 107 121 137 157 173 199 221 241

Segunda parte: La carga de la prueba . . . . . . . . . 271 13. Es real el Akasha? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 277 14. Pensar ms all del cerebro . . . . . . . . . . . . . . . . . 301 15. El mecanismo de la creacin . . . . . . . . . . . . . . . . 333

Eplogo: Maha Samadhi . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 351 Notas de lectura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 357 ndice temtico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 381

Agradecimientos

Mi editor de toda la vida, Peter Guzzardi, me anim a escribir un libro sobre la muerte y el morir, el cual se convirti en esta obra. Como siempre, su instinto fue inteligente, y l ha sido un gua invaluable en cada paso del camino. A David, Carolyn, Felicia y todo el personal del Centro Chopra; todos los das aprecio su compromiso y amabilidad conmigo. Gracias. A mi familia, que me da ms devocin amorosa de lo que yo podra darles en toda una vida.

11

Memorias: la vida en el ms all

Mientras escriba este libro sobre la vida despus de la muerte, record continuamente las historias que escuch en la India cuando era nio. Las parbolas son una forma efectiva de ensear a los nios, y muchas de las que me contaron me han acompaado toda mi vida. As que decid tejer este libro en torno a historias del mismo tipo de las que escuch en casa, en los templos y en la escuela, con la esperanza de que el lector se sintiera atrado por un mundo en que los hroes combaten contra la oscuridad con el fin de encontrar la luz. En este caso, la herona es una mujer, Savitri, y el enemigo que debe derrotar es Yama, el Seor de la Muerte. Un da, Yama aparece frente a su casa para llevarse a su marido en el momento en que ste regrese de su jornada de trabajo como leador. Savitri est aterrada. Qu estrategia podra alejar a la Muerte de su misin inexorable? A m no me costaba trabajo imaginar estos personajes. Estaba asustado por la suerte de Savitri, y ansioso por averiguar el resultado de su duelo de ingenio con la Muerte. Su mundo se comunicaba fcilmente con el mo, porque la India de mi infancia no estaba muy alejada de13

la India antigua. Quiero dedicar un momento para expresar lo que la muerte y el ms all significaban entonces. Quiz te parezca un lugar muy esotrico; de ser as, puedes volver a l despus de leer la parte central de este libro. Sin importar cun misterioso y extico, este lugar es en el que yo comienzo. Lo que me pareca ms mgico durante mi infancia era la transformacin. La muerte en s misma era vista como una breve pausa en el viaje interminable del alma, la que en la reencarnacin poda pasar de campesino a rey y viceversa. Ante la perspectiva de tener un nmero infinito de vidas desde el pasado hasta el porvenir, un alma poda experimentar cientos de parasos e infiernos. La muerte no terminaba nada; por el contrario, abra la posibilidad de aventuras sin lmite. Sin embargo, en un nivel ms profundo, una caracterstica tpicamente hind es no desear la permanencia. Una gota de agua se convierte en vapor, el cual es invisible; sin embargo, el vapor se materializa al formar nubes voluminosas, y la lluvia desciende de las nubes y regresa a la tierra para formar los torrentes de los ros y enventualmente desembocar al mar. Ha muerto la gota de agua durante este trayecto? No; simplemente tiene una nueva forma en cada etapa. De la misma manera, la idea de que yo poseo un cuerpo fijo, inmovilizado en el espacio y en el tiempo, es un espejismo. Cualquier gota de agua en el interior de mi cuerpo pudo haber sido parte del ocano, de una nube, de un ro o de un manantial el da de ayer. Recuerdo este concepto cada vez que las ataduras de la vida cotidiana me oprimen demasiado.14

En Occidente, el ms all ha sido considerado como un lugar similar al mundo material. El Paraso, el Infierno y el Purgatorio se encuentran en alguna regin distante, ms all del Cielo o bajo la tierra. En la India de mi infancia el ms all no era un lugar, sino un estado de conciencia. El cosmos en que t y yo vivimos en este momento, con rboles, plantas, gente, casas, automviles, estrellas y galaxias, es slo una expresin de la conciencia que se manifiesta en una frecuencia particular. En otras partes del espacio-tiempo, distintos planos coexisten de manera simultnea. Si yo le hubiera preguntado a mi abuela en dnde estaba el Paraso, ella me hubiera sealado la casa en que vivamos, no slo porque estaba llena de amor, sino porque para ella tena sentido la idea de que muchos mundos podan cohabitar cmodamente en el mismo lugar. De la misma forma, si te encuentras escuchando el concierto de una orquesta sinfnica, puedes apreciar el sonido de cientos de instrumentos, y cada uno de ellos ocupa el mismo espacio y el mismo tiempo. Puedes escuchar una sinfona en su conjunto, o si lo deseas puedes prestar atencin a un instrumento especfico. Puedes incluso separar las notas individuales que dicho instrumento ejecuta. La presencia de una frecuencia no desplaza a las dems. Yo no lo saba cuando era nio, pero al caminar por el populoso mercado de Delhi, donde se encontraban reunidos en un bazar ms seres humanos de los que era posible imaginar, el mundo que yo no poda ver era an ms concurrido. El aire que respiraba contena voces, sonidos de automviles, canto de pjaros, ondas de radio, Rayos X, rayos15

csmicos y una variedad casi infinita de partculas subatmicas. Me rodeaban realidades infinitas. Cada frecuencia en la naturaleza existe simultneamente con las otras y, sin embargo, nosotros experimentamos solamente lo que podemos ver. Es natural que tengamos miedo de lo que no podemos ver, y dado que la muerte hace desaparecer a una persona, reaccionamos ante ella con miedo. Ciertamente yo no era inmune a este temor. La muerte de una mascota me hizo experimentar ansiedad y tristeza; la muerte de mi abuelo, que ocurri de manera repentina a la mitad de la noche, fue devastadora. Mi hermano menor corra alrededor de la casa gritando: Dnde est? Dnde est?. Pasaran muchos aos antes de que me diera cuenta de que la respuesta correcta era: Aqu y en todas partes. Los diferentes planos de la existencia representan distintas frecuencias de la conciencia. El mundo de la materia fsica es slo una expresin de una frecuencia particular. (Dcadas despus, me fascin leer que, de acuerdo con los fsicos, existe un sonido de fondo en el universo, que es hasta tal punto especfico que suena como la nota Si bemol, aunque vibra a una frecuencia que se encuentra millones de veces por debajo de los lmites del odo humano.) En la India un nio nunca escuchara una idea cuasi-cientfica tan complicada, pero yo escuch hablar de los cinco elementos, o Mahabhutas: la tierra, el agua, el fuego, el aire y el espacio. Estos elementos se combinaban para formar todo lo que exista, lo que puede sonar rudimentario para alguien que conoce la ciencia occidental, pero que contiene una verdad16

valiosa: todas las transformaciones derivan de unos cuantos elementos sencillos. En el siglo xx la ciencia