entrenabasket 106

Download ENTRENABASKET 106

Post on 15-Dec-2014

39 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

Ao 6 - Edicin N 106

2

SUMARIO

SUMARIO

SUMARIO

3 5 8

Editorial Opiniones, Propuestas, Debates Especial Da del PadreDirector: Pacho Vsquez Pita Editor: Pacho Vsquez Pita Diseo y Diagramacin: Israel Vsquez Pita Llanos Revista de Basketball en Formato PDF 15 de junio de 2012 entrenabasket@hotmail.com Trujillo - PerSguenos en Facebook

16 Entrenando al Entrenador 22 Armando con el Mini 25 Cuestin de Reglas 27 Con los Alimentos no se Juega 32 Notibasket

MI QUERIDO, MI VIEJO, MI AMIGO(ROBERTO CARLOS) Esos tus cabellos blancos, bonitos ese hablar cansado, profundo que me lee todo lo escrito y me ensea tanto del mundo. Esos pasos lentos que ahora caminando siempre conmigo, ya corrieron tanto en la vida mi querido, mi viejo, mi amigo. Esa vida llena de historias y de arrugas marcadas por el tiempo, recuerdos de antiguas victorias son lgrimas lloradas al viento. Tu voz dulce y serena me calma, y me ofrece refugio y abrigo, va calando dentro de mi alma, mi querido, mi viejo, mi amigo. Tu pasado vive presente en las experiencias sentidas, en tu corazn consciente de las cosas bellas de la vida. Tu sonrisa franca me anima tu consejo sabio me cra abro el corazn y te digo mi querido, mi viejo, mi amigo. Yo, te he dicho casi todo, y casi todo es poco, frente a lo que yo siento. Mirando tus cabellos tan bonitos abro el corazn y digo mi querido, mi viejo, mi amigo...

EB 106

anterior

siguiente

INICIO

3

EDITORIAL

A MI PADRECon el mayor respeto de nuestros lectores, hoy no voy a escribir de Basketball ni de su problemtica. Perdonen este momento de nostalgia. Voy a escribirle a mi Padre, voy a dirigirme a l, a ese santo hombre, conocido como el Chino Nato, quien junto a mi adorada Madre, Mama Cota, no slo nos dio la vida, sino que con su rectitud, sinceridad, confianza y toda una gama de valores y virtudes que lo adornaron, orient a once hermanos, para ser lo que hasta ahora hemos logrado ser. Puede ser que muchas personas lo tomen como algo trivial y sentimentaloide; no importa. Tengo la necesidad imperiosa y el deber moral de hacerlo. Quiero que el mundo conozca, a pesar del tiempo transcurrido, quien fue mi Padre. Un ser humano recto, sumamente honesto, ordenado, sacrificado, responsable, alegre, que sac pecho y garra por su familia, por sus ideas y por todo aquello que crea digno de luchar. Cmo olvidar su recia e imponente figura, vestido de impecable dril blanco o caqui, con ese sombrero gigante que adornaba su cabeza! Cmo olvidar a mi Padre montado en su caballo, conduciendo la camioneta de madera, la verde, la roja o la ploma pertenecientes al dueo de la chacra donde trabajaba o sentado en torno a la mesa del comedor rodeado de sus hijos! Padre mo, de ti y de Mama Cota, aprendimos a vivir y defender el sentido de familia: siempre juntos. Padre mo, de ti y de Mama Cota, aprendimos a vivir y defender el sentido de la puntualidad. La hora es la hora, nos repetas continuamente. Te acuerdas cuando todos los once hermanos tenamos que estar alrededor de la mesa para departir nuestros alimentos?Te acuerdas cuando no permitas que nadie llegara tarde a estos sagrados momentos? Todava tengo presente el da en que, estando todos alrededor de la mesa compartiendo los alimentos, un amigo de mis hermanos, que haba sido invitado a almorzar, lleg tarde y le dijiste: Por ser primera vez, te acepto; la prxima que llegues tarde, no compartes mi mesa. As eras de recto, de exigente y de coherente. Recuerdas cuando los sbados tenamos que estar alrededor de tu viejo radio para escuchar la msica clsica que emitan por Radio Nacional? Eras consciente que a varios de nosotros no nos gustaba, pero nos inculcaste el sentido de la obediencia y de la sensibilidad musical y poco a poco fuimos valorando esa msica, a tal punto que todos mis hermanos y yo siempre la escuchamos. Padre mo, de ti aprendimos el sentido de la responsabilidad y la fidelidad a los compromisos. Tengo viva en mi memoria tus sabias enseanzas cuando nos decas que la palabra dada vale ms que una firma. Vimos cmo tu entraable vida fue desgastndose silenciosamente en el cumplimiento de lo que considerabas el compromiso de tu existencia, sea en el campo laboral, familiar, poltico y social. Te acuerdas cuando a las 4:30 de la maana salas de casa para ir, caminando varios kilmetros, a tu centro de trabajo, sacar la camioneta y ponerte a cumplir meticulosamente todos tus compromisos? No haba fro, enfermedad o causa alguna que te retuviera. Recuerdas que a esa hora nos levantabas para que estudiemos, los varones en la calle debajo de los postes de alumbrado y las mujeres en la sala a la luz de un lamparn de kerosene? Recuerdas cuando fuiste a parar a la crcel por ser fiel a tus convicciones polticas, convicciones que nunca traicionaste ni renegaste? Recuerdas cmo te torturaban y los golpes que te daban? A pesar de ello, nunca te escuch maldecir a los que fueron tus verdugos.

EB 106

anterior

siguiente

INICIO

4

EDITORIAL

De ti aprendimos el sentido de la justicia y de la rectitud. Nada poda quebrar tu decisin y voluntad frrea en este campo. De ti y de mi madre aprendimos el sentido de lo Sagrado. Cmo vamos a olvidarnos del Santo Rosario Familiar y de las Misas Dominicales. Te acuerdas de los hermosos y gigantescos Nacimientos que construamos en casa para las Navidades? Cmo vamos a olvidar cuando nos llevabas al Cerro Cabras y Campana para conseguir el musgo y las achupallas que adornaban el Nacimiento? Padre mo, de ti y de nuestra amada Madre, aprendimos el sentido de la solidaridad y del compartir. Pese a nuestra difcil y a veces precaria situacin econmica, nunca falt en casa un plato de comida, un pan o un vaso de leche, para compartir con el amigo, con el vecino o para compartir con el mendigo que tocaba nuestra puerta. Nada de dar monedas - nos decas - que pase y que se siente a nuestra mesa. En el campo del Deporte, ni hablar. Apoyaste en todo momento a tus hijos deportistas. Apoyaste al Hngaro, que lleg a ser Campen Regional del Norte de Lanzamiento de Disco y Jabalina, destacado jugador de Basketball de la Universidad Nacional de Trujillo y del desaparecido Parque Recreo; a la Chuy, destacada integrante del equipo de Basketball del Deportivo Municipal; al ato Pita jugador de futbol en El Tigre; al recordado Chueco Pita, considerado por muchos el mejor puntero izquierdo del futbol trujillano. Cmo olvidar el apoyo al Vitar, el ltimo de tus hijos, destacado integrante de la Seleccin Juvenil de Basketball de Trujillo que particip en el Nacional de Tacna. No quiero olvidar todo el inestimable apoyo que diste a mi trayectoria deportiva desde muy nio. No slo me apoyaste, sino que siempre me exigiste. Recuerdo que una vez, siendo estudiante de secundaria y viniendo del Coliseo Inka llegu a casa pasada la medianoche, me dijiste: Quieres jugar Basketball? No me opongo; pero llegues a la horas que llegues, a las 4:30 de la maana estars en pie para estudiar! Fuiste testigo, Padre mo, de mis xitos y tambin de mis fracasos como jugador y de los primeros aos de mi vida como Entrenador de Basketball. Siempre recuerdo tus palabras de aliento. Siempre me hablabas del siete veces cado y ocho veces levantado. Cmo olvidar, Padre mo, todo ese apoyo moral y espiritual que me brindaste, junto con mi Madre, en la

eleccin de vida que tom cuando tena 19 aos. Y cuando despus de 7 aos regres a casa, jams hubo una palabra de reproche, sino ms bien, palabras de aliento y de apoyo. Muchos son los llamados y poco los escogidos me repetas constantemente usando expresiones del Evangelio. De ti aprend que si soy moralmente honesto, sincero y veraz; si soy coherente con lo que digo y hago; si soy hombre justo y exigente conmigo mismo, mis hijos tendran el derecho de mirar de frente y nunca se avergonzaran de lo que hizo y de lo que fue su padre. Amado Padre, no s si ser o no privilegio, pero yo lo considero as, que tu ltimo aliento, el que ocurre en el trnsito al encuentro amoroso con el PADRE Y SEOR DE LA VIDA, lo exhalaste, al igual que mi Madre, cuando te tena tomado de la mano. Me miraste con esos ojos serenos y amorosos y te despediste con esa mirada que, hasta ahora lo tengo presente. Gracias, Padre mo. Gracias, por tu forma de vivir y de morir. Gracias por el inmenso amor que tuviste a tu esposa y a cada uno de nosotros. Gracias por los valores y virtudes que practicaste; muchas gracias por los ejemplos que nos diste a lo largo de toda tu batalladora vida. Perdona mis flaquezas y todas aquellas promesas que te hice y que a lo largo de mi vida no las logr cumplir. Padre, perdona estos momentos de recuerdos, de vivencias y de melancola. A pesar de mi edad y de mi experiencia, a pesar que soy pap y abuelo, y que las canas cubren totalmente mi cabeza, hay momentos, en verdad, que me hace falta tu palabra de aliento y esa fortaleza tuya para salir adelante. Por ser una persona de fe, creo firmemente que ests, junto a mi Madre, ante la presencia silente y amorosa de Dios, para seguir velando por tu amada familia, a la que entregaste todo tu aliento y todo tu esfuerzo. Te quiero mucho, Padre mo. En tu persona, rindo el debido homenaje a todos los padres que con esfuerzo, sacrificio, ejemplo y mucho amor, educan a sus hijos. Mientras hago esto, repito con la frente bien en alto que sigo siendo Amicus Plato, sed plus magis amica est veritas (Amigo de Platn, pero ms amigo de la verdad). Csar E. Vsquez Pita D.N.I. 17813945 EDITOR DE ENTRENABASKET

EB 106

anterior

siguiente

INICIO

5

OPINIONES, PROPUESTAS, DEBATES

NOTA DE REDACCINENTRENABASKET no se solidariza ni se identifica necesariamente con ningn documento administrativo, institucional y/o de opinin que publicamos en esta seccin. Nuestra independencia permitir el encuentro con la verdad que nos lleve a solucionar nuestros problemas.

CA