escenas cotidianas

Click here to load reader

Post on 13-Apr-2017

504 views

Category:

Education

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

ESCENAS COTIDIANAS

Marina Daz Cabrejas

Monlogo 1Escena 1Monlogo 2Escena 2Monlogo 3Escena 3Consecuencias

MONLOGO 1Una mujer de unos 35 aos vestida con ropa ajustada de colores llamativos. Con algn colgante o pulseras. Muy vulgar.En cuanto le vi supe que tena que ser mo. Cuando me mir con aquellos ojos profundos, tan enternecedoresY aquel paqueteQu paquete, madre ma! Lo conoc un domingo en el Rastro. Yo no tena ganas de ir, pero me llam mi amiga Paquita y me convenci. Deca que le haban presentado a unos mauritanos guapsimos que tenan un puesto de bolsos y cosas de cuero. Y que cuando recogan el tenderete se iban a tomar unas caas. Y que como les iba bien el negocio, siempre se pagaban unas gambitas. As que me puse mona y me fui para all. Los otros dos no valan gran cosa. Slo eran simpticos. Pero ste Me qued prendada. Al domingo siguiente volvimos al Rastro. Pasamos el da juntos y al anochecer En la casa de campo Detrs de unos matorrales Fue estupendo. Llegu a casa a las tantas, con la ropa llena de tierra y las piernas araadas, pero me senta feliz. Slo quera meterme en mi cuarto, sola, y revivir todo lo que haba pasado. Seguimos vindonos hasta el verano. Cuando se dio cuenta de que la cosa iba en serio, Paquita me aconsej que no me tomara el asunto tan a pecho, porque esta gente viene y se va y en cualquier momento dejas de saber de ellos. Pero a m me pareci que lo nuestro seguira para siempre. Nos casamos en diciembre. Mi familia se puso por las nubes y yo me enfad con todos llamndoles racistas y xenfobos, como haba ledo en algn peridico por ah. Qu se haban credo? Pensaban que ellos eran ms que mi novio porque haban nacido en Torrelaguna? Vamos hombre! Todos tuvieron que tragar y adems ayudar un poco, porque, claro, tuvimos que buscarnos una buhardillita en Lavapis, que era donde vivan sus amigos, y haba que dar fianza. Al principio todo fue muy bien. No tenamos mucho dinero, pero siempre haba para una lata de sardinas y una botella de vino. Yo ayudaba a veces en el puesto del Rastro y no nos faltaba lo principal. Pero el tiempo fue pasando Empez a llegar tarde a casa con frecuencia y no terminaban de convencerme sus explicaciones. Un da que se haba entretenido charlando con Safir, otro que se haba puesto mala la hermana de Ahmed Pero lo peor fue cuando empez a disgustarme profundamente su olor. Ya me lo haba advertido mi madre: hija, mira que esta gente huele fatal y adems son muy mentirosos y muy traicioneros Supe que tena algo de razn cuando me di cuenta de que me molestaba el simple hecho de que me rozara cuando estbamos durmiendo. Le ped que comprramos una cama ms grande y siempre puso mil excusas para no hacerlo. Deca que ltimamente ganaban menos dinero y que no poda permitrselo. Suger que pidiramos dinero a mi familia y se neg. Varias veces fui al puesto del Rastro y l nunca estaba. Sus compaeros decan que haba tenido que ir a hacer algn trabajo en la construccin, con lo que se ayudaba, pero yo empec a desconfiar. Despus me dijo que muchas veces le pedan ayuda como pintor en una casa que estaban construyendo, porque necesitaba ganar algo ms de dinero. A m me pareca sospechoso, pero no hice ninguna averiguacin. Mi madre segua insistiendo en que seguro que todo era mentira y yo no saba qu hacer hasta que un da apareci la polica en mi casa diciendo que estaba detenido por terrorismo. Bien me la haba jugado. Yo siempre haba querido tener hijos y no consegua quedarme embarazada. No s por qu. l deca que no haba que tener prisa en eso, que era preferible esperar a que mejorara nuestra situacin. Luego me he dado cuenta de que lo que pasaba es que no se lo permita su organizacin. Dice Paquita que a ella le han contado unos de su barrio que esto es as. Que te dirigen cada paso de tu vida. Cuando me trajeron la noticia me fui a la comisara y declar todas las dudas que tena desde haca tanto tiempo. Estaba todo clarsimo. Dije que no quera saber nunca ms nada de l. Tuve que pedir perdn a mi familia y darles la razn en todo para que me admitieran de nuevo en casa. Ahora he conseguido unas horas haciendo la limpieza en una cafetera del barrio. Trabaja de camarero un chico que me encanta. Ayer salimos a la misma hora y fuimos juntos a dar un paseo. Estoy de verdad ilusionada. Seguro que l me puede hacer olvidar todo lo que he pasado.

ESCENA 1PERSONAJESViandante 1Viandante 2. RamnViandante 3. MarianoViandante 4. Anselmo.Agente 1Agente 2

La va pblica. El viandante 1 entra en escena y se detiene mirando confuso en todas direcciones. El viandante 2 pasa junto a l y se le queda mirando.Viandante 1.- Me hace el favor, la calle San Esteban?Viandante 2.- S Contine usted todo recto y sabe dnde est el cuartel de bomberos? (el viandante 1 niega con la cabeza), el ambulatorio de la seguridad social?V 1.- No. No soy de esta zona.V 2.- No importa. Siga hacia adelante y cuando llegue a la primera rotonda, gira a la derecha, despus la segunda o mejor la tercera, tambin a la derecha.Aparece el viandante 3.V 3.- Por qu calle pregunta?V 1.- Por la calle San Esteban.V 3.- Tome la primera a la derecha y, despus del segundo semforo, pasando una farmaciaV 2.- No. Es mejor que vaya hasta el cuartel de bomberos y luego, en la rotondaV 3.- Oiga, que yo llevo viviendo en este barrio toda la vida y conozco perfectamente las calles y hasta el ltimo de sus rincones.V 2.- Pues yo nac precisamente aqu, a tres manzanas de este mismo lugar. Sabe usted dnde est la calle del doctor Bermdez? Pues all mismo. En el nmero 15.V 3.- Cmo no voy a saber dnde est doctor Bermdez! All est la taberna Los zarajos, que es de mi amigo Manolo.V 2.- Manolo! Pero si es ntimo amigo mo. Fuimos juntos al colegio y jugbamos en el equipo de ftbol de los marianistas. Era un delantero estupendo. Meta unos golazosYo era el portero. Qu bien lo pasbamos! Siempre que paso por el bar me paro a tomar una caita y a recordar viejas historias. Haba un cura, el hermano Eugenio, que nos tena mana y siempre nos castigaba a quedarnos al estudio despus de clase. Menos mal que le gustaba mucho el ftbol y de eso nos valamos para hacerle la pelota y librarnos.V 1.- Oigan, perdonen, pero quisiera saber si me pueden indicar cmo ir a la calle San Esteban. Resulta que tengo algo de prisa.V2.- Bueno, hombre, tranquilo. No se vaya a estresar por tan poca cosa. Ya se lo he dicho. Hasta el cuartel de bomberos y luego, al llegar a la rotondaV 3.- Que no. Que es mejor que gire por la primera a la derecha Por cierto, cmo te llamas?V 2.- Ramn. (Le tiende la mano).V 3.- Yo me llamo Mariano (le tiende la suya y se la estrecha) Mucho gusto.Ramn.- Igualmente. Da mucha alegra coincidir con alguien con quien se tienen cosas en comn. Y yo estoy encantado de encontrarme con un amigo de Manolo. Y conocindole supongo que seremos muchos. Es un tipo estupendo. Cuando ramos chavales, si yo no tena dinero siempre me invitaba. Lo compartamos todo. Ah! Qu tiempos!V 1.- Bueno, pues me voy. En vista de que no consigo saber cmo ir a San Esteban y no conozco a Manolo ni su taberna, intentar llegar por otros medios.Ramn.- Espere, hombre de Dios, que no la va a encontrar. Y no sabe usted lo que se pierde por no conocer a Manolo. Ya sabe, todo rectoAparece el viandante 4.V 4.- a dnde quiere ir?V 1.- A la calle San Esteban.V 4.- Mejor que retroceda y entre por la bocacalle anterior hasta la plaza donde est la iglesia. All pregunte. No tiene prdida.Ramn.- No. Es mejor que siga recto hasta la rotondaMariano.- Que no, Ramn. Que llega mejor girando por la primera a la derecha.V 4.- (Gritando) No saben ustedes nada de este barrio. Lo nico que estn haciendo es confundir a este pobre hombre.Ramn.- El que no tiene ni idea es usted. Y viene aqu a interrumpir cuando nadie le ha preguntado.V 4.- Oiga, a m no me levante la voz, que eso nunca se lo he consentido a nadie y usted no va a ser una excepcin.Mariano.- El nico que est levantando la voz es usted. Entrometido! (Lo agarra por el cuello).Ramn.- Djale, Mariano. Que es un maleducado y un grosero, adems de ignorante.V 4.- Que no me insulte!Se enzarzan.V 1.- Hagan ustedes el favor de comportarse. Yo slo quera saber cmo llegar a la calle San Esteban y hay que ver la que han liado.V 4.- Usted es el nico causante de este desaguisado. Ya no puede uno ni ir tranquilamente por la calle. Pretendemos ayudarle y mira cmo nos lo agradece.V 1.- Pues ya no necesito su ayuda y menos con esos modales.Ramn.- Impertinente!Mariano.- Desagradecido!V 4.- Se le van a quitar a usted las ganas de despreciarnos de esa manera.Se echan los tres sobre el V 1.V 1.- Socorro!Se oye una sirena de la polica. Irrumpen en escena dos agentes corriendo.Agente 1.- Alto! Quietos! Qu est pasando aqu?Agente 2.- (Intentando separarlos) Tranquilcense! Quietos todos!Ramn.- Menos mal que han llegado ustedes oportunamente, como siempre. Este individuo, que la emprende contra nosotros porque no sabe dar con la calle que busca. Se ha puesto como loco. Y mira que nosotros hemos intentado facilitarle el camino.Mariano.- Fjense ustedes que entre los tres le hemos dado toda suerte de explicaciones. Encima le hemos indicado diferentes formas de llegar a donde quiere ir, para que pudiera elegir. No sabemos qu es lo que le ha pasado.V 4.- Desde luego hay algo raro, porque este comportamiento no es normal. Es una reaccin extrasima. Yo creo que este hombre ha bebido. O est drogado. No s.Agente 1.- (A viandante 1) Levante las manos y colquelas con cuidado con las palmas en la nuca!V 1.- Pero, oigaAgente 2.- No se resista a la autoridad o sufrir las consecuencias.Le cachea. Saca algo del bolsillo de su pantaln. A ver, a ver pero qu es esto? (Muestra una navaja).V 1.- Es un regalo de mi cuado, que es de Albacete, y ha venido esta maana a visitarme.Agente 2.- Con que un regalo de su cuado eh? Eso tendr que aclararlo en comisara.Agente 1.- Venga! Documentacin!V 1.- Bueno, es que ayer perd la cartera. O me la robaron. No s No tengo DNI. Slo tengo pasaporte y est en mi casa.Ag