escorial 0001

Download Escorial 0001

Post on 13-Feb-2015

195 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

"

'

ESCORIALDrama en un acto.:,.(.

. " t ','

;.

. ~

1)

')PERSONAJES

EL REY. -

Es un rey enfermo y p~lido, con una corona. que se bambolea y un traje mugriento. En el cuello y en las manos pedreras falsas. Es un rey siempre febril, enamorado de la magia. negra y de la liturgia, y que tiene los dientes podridos. El Greca, pintor desmaado, ha pintado su retrato. Una sala de este palacio de Espaa. Iluminacin' de-subterrneo. Rfagas de viento agitan continuamente las colgaduras opacas de' fondo, en las cuales quedan vestigios de blasones borrados.' En el centro de esta sala, unos escalones vetustos, cubiertos con alfombras agujereadas, conducen a un trono muy alto y raro y como en equilibrio: el trono de un loco atormentado que se complace en esta soledad fnebre, ltimo fruto de una raza enfITmtza y magn,fica. Al levantarse el teln, el rey, h1l-ndido en el trono, se MPa los odos' con las manos y gime lastimosamente, en tanto que afuera. allan a la muerte -largamente y sin parar......:. perros desesperados. [uramentos y chasquidos' de ltigos acentan esta cacofona desoladora' que el rey hace esfuerzos para no or.EL REY. - Degollad a los perros, a todas las jauras! Basta! Basta! Cmo crispa! Es horrible! Ahogad ~ los perros! Matad a los perros ysu intuicin! Bastaaaaa! ... (Se levanta y se tambalea.) Quieren atemorizarme, Quieren que pierda la razn, mi razn real! Y quin reinara entonces? Hacen conspirar a los perros, pues los hombres no se atreven ... (Redoblan los ladrios.) Misericordia! Perros de la noche! Perros del viento! [Perros del miedo! Perros... (&ja unos peldaos.) Folial, ordena que cesen los ladridos. Orden del rey! UNA voz (por fuera); - .... [del rey! Folial, que cesen los ladridos ... OTRAS VOCES.- Eh!. .. [Cuzl . .. Tus!

FODAL. -

El bufn, con su librea de colores chillones es U1J atleta de piernas torcidas y andadura de araa. Pro;ede de Flandes, Su cabeza, gruesa bola expresiva, la iluminan dos ojos de lobo.DE

EL MONJE. ELHOMBRE

Negro, tuberculoso.ESCARLATA. -

Dedos muy largos y velludos.

(Los perros secaIln.)EL REY. Mi& perros?

Ha matado

mis perros,ti.O

mis [aurlas! , .a

j MS'hermoss

prrosl. .. Folial, los perros

quieren

la Muerte.

57

.',

"

Michel (Gime.) Grande injusticia

de

Ghelderode'; ,

Bs c o r i l

es que la Muerte pueda entrar en los palacios del rey. Se le deban soltar las jauras. Ah! Mis pobres perros degolladosl . .. (Entra el MONJE. El REY le ve.) No, no, no no. " T no! Los centinelas mejor, para que maten a arcabuzazos a ese esqueleto que se desliza por las chimeneas! EL MONJE (con voz aguda). - Vuestra Majestad .. ' EL REY. - Silericio! EL MONJE. ... ! EL REY. - Qu? EL MONJE (hincndose de rodillas). - Vuestra Majestad ...

ve su rostro blanco, los ojos bajos. El rey se tranquiliza.) Id avuestro deber. El rey no quiere ms. carillones. Est

dichol . ..

(El monje sale reculando, como un autmata .. El rey se pasea y monologa.) Campanas, Perros ... La Muerte .:.. Pesadilla ... LaMuerte. '. Campanas,.. Perros... En los campanarios, las banderas a media asta de la pesadilla. . . Los perros muerden las campanas. La Muerte mancha mis palacios. , . (Con. un estremecimiento.) Fabricad un atad de bano, inventad epitafios pomposos ... Aqu yace! ... Llorad, rezad, levantad catafalcos, poneos de luto,' dad a los cortesanos mscaras y pauelos, haced cuanto podis, hacedlo pronto, pero liberadme de esta agona ridcula! . .. Como SI a todas horas no muriesen mujeres y mujeres, que s~n arrojadas .luego a la cal de 'los osarios, sin trompetas', eh!. (Repentinamente calmado.) Ser preciso que yo tambin llore, que rece y que me ponga plido. Debera ensermelo algn actor. Dnde estn mis actores? Un rey .debe parecer sensible durante ,el espectculo de su noble existencia. Qu dira la historia, que da sobrenombres a los reyes, as como a los presidiarios? (Se vuelve hacia la pared de la izquierda.) Ven ... (Entra el monje.) T que habitas en los tabiques, escucha la. voluntad del rey. , , (Con fingida bumildFd.) Quiero que toquen las campanas, pero suavemente, suavemente; que doblen muy bajo, muy bajito, para los delicados tmpanos de Su Majestad , .. (El monje quiere irse; el rey le retien~:; Adnde ha llegado esa agona? Esa agona solemne, mas larga que un acto de tragedia? . .' . EL MONJE. - Vuestra Majestad 'se lo sospecha, .. Los sabios intentan prolongar ese hlito, ese ltimo brillo de las pupilas ... Lossabi'os intentan en vano ... EL REY. - Charlatanes adictos! Les daremos tt~los a cambio de su' medicina! Monje, siento que se me hiela el alma. Anda! (Sale-:

.~ .

(Farfulla.) EL REY (arrodillndose delante del monje). - Te lo voy a decir. (Imitando al monje.) Vuestra Majestad no debe lamentarse todava.Nada puede adelantar o retrasar la hora que slo Dios conoce. Que Vuestra Majestad se resigne, baje la cabeza y se prepare para la desgracia inminente. .. Contina, capuchn! ' EL MONJE (con la garganta reseca). - Vuestra Majestad sabe que el pueblo, los sacerdotes, el reino entero, estn arrodillados como lo estamos nosotros. (Levantando el brazo en un ademn oratorio.) Ah! (y' dejando caer el brazo.) Sera un acto de infinita caridad, una accin santa, permitir que sonasen las campanas, levantar la interdiccin que Vuestra Majestad lanz contra las campanas ... (Se levanta.) como criminales que han herido los delicados tmpanos de Vuestra Majestad, las campanas que anuncian al cielo alegras y dolores terrestres, " Vuestra Majestad? .. EL REY (se levanta, fuera de s). - No, no, no, no, no! . '. Basta de campanas! Degollad las campanas! Han tocado durante das y noches. Estrangulad a los campaneros! (Indignado.) Tanto ceremonial para morir?,. Monje, mandar que les rompas los costados a tus campanas. Han tocado en mi cabeza. Tengo la cabeza ,llena de perros y de campanas. En este palacio no tenemos necesidad , de campanas para morirnos. Iremos sin campanas y sin los rezos del populacho a pudrirnos pomposamente en las criptas blasonadas de este palacio. Aqu andamos sobre los muertos! Aqu apesta a Muerte! ... A vos os gusta la Muerte, su olor y sus fastos. Monje, no sers t, debajo de un hbito, ese esqueleto ambulante que me atormenta i ... (Le echa hacia atrs el capuchn al monje, y

el monje. El rey sube lentamente los escalones del trono, restreJ!ndose los pies en las alfombras.' Monolo~a.) ;E1 rey est triste, , .El rey tiene penas. .. Cuando la vea, rgida' y cerosa, entre los cirios y los emblemas, me acordar -tantas flores, tantas floreslde una novia que quera complacerme,.. ---:tantas flores ... -, y yo sollozar a causa de las flores. (Se tapa los ojos y parece sollozar.) por mi querida rei'necita. Llorar coma, t~h1,1,bieraS' llorado

58

59

.'- '. r .v-:

.

f,

.;

.

y'

Michel

de

Ghelderode

EscorialEL REY (Pataleando). - Magnfico, magnfico! (Se queda desconcertado.} Ahora, basta! (FOLIAL se re ms [uerte. Para de reir! . , , ' (Le aparta los brazos al bufn ste muestra una cara indeciblemente contraida.} Estabas llorando? Contesta", FOLIAL. ~ Era por los perros, , , EL REY. - Pretendes hacer ms que el rey? FOLIAL (dominndose), - Quera demostraros qu fcilmente se equivoca uno. ",

sobre m, querida reinecita, si la Muerte se hubiera equivocado de aposen to! , " (Se re, y su risa mecnica se prolonga. Se sienta en un escaln.) Es gracioso! Ninguno ha sido testigo de mis lgrimas! Eh, Folial? Bufn, no has visto llorar a tu rey! Folial? Te habrn devorado mIS perros, carne de farsa? . , , FOLIAL (surgiendo de detrs del trono, arriba). - Vuestros perros son los perros del rey, seor. Morderan a vuestros cortesanos, no a vuestros criados. EL REY. - Zorro! Me hacas falta. Has necesitado todo ese tiempo para degollar a mis perros? . FOLIAL.- No han cometido otro delito que el de saludar con ladridos a la Muerte, ese merodeador, " He acariciado a los perros. Yo s hablar a los reyes y a los perros, seor, " Pero estos ltimos me enternecen de verdad, , , Los perros estaban tristes, sufran, seor ...

(Ante el azoramiento del rey, se re abora de verdad, speramente.'" Las campanas empiezan a doblar, leios. El rey se estremece de pronto.)EL REY. - Rete otra vez! Me gusta esa risa flamenca, en la que rechinan los dientes. Re ms alto! Qui'eroque se te oiga en el ltimo rincn del palacio. Quiero que tu risa bestial ofenda a la Muerte misma, " Ms fuerte! (La risa de FOLJAL se hace espantosa: es un rugido.] Basta! (FOLlAL deja de reir. El rey baja todos los escalones; FOLIAL le sigue paso a paso.) Yo tambin quisiera rer, obrar como un bruto. FOLIAL.- Olvidaos del protocolo. ", , EL REY. - Qu dices? Luego nada ingenioso se puede sacar de ti, bufn macabro? Qu tienes? . , . FOLIAL. - Cara de circunstancias. EL REY (pasendose de un lado a otro, y FOLlAL Pisndole los talones). - Hace ya varias semanas, semanas atroces, que te aburres esperando, que haces muecas para ti solo; yeso est mal, porque tu oficio consiste en ser gracioso. Yo espero la liberacin: espero que la Muerte se vaya a otra parte. Y t no tienes una palabra picaresca, una farsa para tu rey. Est lleno de vinagre! (Separa.) Por qu vienes detrs de m? FOLIAL. - Pisoteo vuestra sornbral . , , EL REY (satisfecho). - Por fin te reconozco!.:. Ha.s vuelto a s:r el mismo, arrogante, prfido, pero no maliCIOSO m de facundia desbordante, como los bufones italianos o franceses, sino ~citumo y vengativo, como los de tu raza. Siete pecados est~n escntos, con 'maysculas en el viejo pergamino de tu cara. Los SIete p.~cados, y otras abominacionesl Te tena afecto por tanta perfeccin en el mal; y t eras el nico hombre a quien un rey como yo poda sufrir. .. (Se sobresalta.} Ayl Has asesinado mi sombra! (Abofetea

(Va a sentars