gran dia cada dia

Click here to load reader

Post on 24-Mar-2016

234 views

Category:

Documents

9 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

un libro q te gustara

TRANSCRIPT

  • vCONTENIDO

    Reconocimientos vii

    UNO: Cada da merece una oportunidad 1

    SECCIN 1: Satura tu da en Su gracia 9

    DOS: Misericordia para los das vergonzosos 13

    TRES: Gratitud para los das ingratos 19

    CUATRO: Perdn para los das amargos 29

    SECCIN 2: Encomienda tu da a Su cuidado 39

    CINCO: Paz para los das ansiosos 43

    SEIS: Esperanza para los das catastrficos 53

    SIETE: Combustible para los das vacos 63

    OCHO: Fe para los das temerosos 73

    GRAN_DIA_CADA_DIA.indd 5 22/02/12 9:41

  • vi CONTENIDO

    SECCIN 3: Acepta Su direccin 83

    NUEVE: Llamado para los das sin propsito 87

    DIEZ: Servicio para los das de encrucijadas 95

    CONCLUSIN: El retoo de otro color 105

    Notas 111

    Gua de discusin 115

    Cambia tu da, cambia tu vida: Una experiencia de treinta das 133

    Acerca del autor 165

    GRAN_DIA_CADA_DIA.indd 6 22/02/12 9:41

  • vii

    RECONOCIMIENTOS

    Aqu estn algunos amigos que merecen un buen da de descanso despus de haber guiado este libro...

    Liz Heaney y Karen Hill son a los editores lo que Rolex es a los

    relojes ustedes hacen que todo encaje.

    Steve y Cheryl Green ustedes marcan la norma de excelencia en

    amistad.

    Byron Williamson y Joey Paul gracias por no creer que esta idea

    era chiflada.

    Rob Birkhead qu creatividad!

    Jared Stephens fuiste ms all de lo que se requera.

    Carol Bartley Ci no fuera por ti, todas mis horaciones ze beran

    has!

    El equipo UpWords no hay ninguno mejor!

    Jenna, Andrea, y Sara ustedes siempre mantienen mi corazn

    alegre.

    GRAN_DIA_CADA_DIA.indd 7 22/02/12 9:41

  • viii r econocimientos

    Y Denalyn, mi esposa t haces que el da ms sombro explote

    de gozo!

    GRAN_DIA_CADA_DIA.indd 8 22/02/12 9:41

  • 11

    CADA DA MERECE UNA OPORTUNIDAD

    A rena mullida para los pies, brisa fresca en la piel. Un delantal del Pacfico azul turqu precede a un azul ms profundo. Las olas se ondu-

    lan y estrellan. Los pjaros modulan y trinan. Hay islas dormidas en el

    horizonte. Las palmeras se mecen en el aire.

    Goc cada instante de aquella maana mientras escriba este libro.

    Qu manera ms fcil de darle una oportunidad al da, medit, que empe-

    zarlo aqu mismo. Me reclin en la silla playera, entrecruc mis dedos

    detrs de mi cabeza y cerr mis ojos.

    Fue en ese momento que un pjaro eligi mi pecho para su prctica

    de tiro al blanco. Sin advertencia. Sin sirenas. Sin aviso. Una descarga

    silenciosa, nada ms.

    Levant la mirada justo a tiempo para ver una gaviota que chocaba

    sus cinco plumas con sus amigotes en la rama. Qu asco. Me ech agua

    GRAN_DIA_CADA_DIA.indd 1 22/02/12 9:41

  • 2 gr a n da cada da

    en la camisa tres veces y me pas a una silla alejada de los rboles. Hice

    todo lo que pude para recobrar la magia de la maana, pero no pude

    alejar mi mente de la incursin area.

    Debi ser fcil. Las olas seguan rodando. Las nubes seguan flo-

    tando. El ocano segua azulado y la arena segua blanca. Las islas

    continuaban su ensueo y el viento mantena su murmullo. Pero yo no

    poda dejar de pensar en la granada de la gaviota.

    Pjaro estpido.

    Los pjaros siempre encuentran la manera de arruinar las cosas,

    no es as? Cuenta con ello: Algn pajarito se las arreglar para dejar

    caer su descarga silenciosa sobre cada da.

    El trfico se congestionar.

    Los aeropuertos se cerrarn.

    Los amigos olvidarn.

    Los cnyuges se quejarn.

    Tampoco hay que olvidar todas las largas filas que nos toca hacer.

    Las fechas lmite que nos toca cumplir. Los cabellos que se convierten

    en canas y los que se caen para no volver a salir. Las palabras groseras

    y los piropos inapropiados. Las metas de rendimiento y productividad

    que parecen sacadas de un cuento de hadas. Las aerolneas que pierden

    nuestro equipaje. Las arrugas que no se pueden disimular.

    Y qu decir de aquellos das con sombras dobles? Los das cuan-

    do alguna crisis consume entre llamas la esperanza como si fuera el

    zeppeln Hindenberg? Todos los das que no puedes salir de tu lecho de

    enfermo o tu silla de ruedas. Todos los das que te despiertas y acuestas

    en la misma celda o zona de guerra. Cuando la tierra del cementerio

    todava no se ha asentado, cuando tienes la notificacin de despido en

    tu bolsillo, cuando el otro lado de la cama sigue vaco... quin tiene un

    buen da en esos das?

    La mayora no lo tienen, pero... por qu no intentarlo? Esos das

    tambin representan una oportunidad. Una sazn. Un experimento.

    GRAN_DIA_CADA_DIA.indd 2 22/02/12 9:41

  • Cada da mer ece una oportunidad 3

    Una audicin. Un tiro de larga distancia. Acaso cada da no merece una

    oportunidad para ser un buen da?

    Al fin de cuentas, Este es el da que hizo Jehov; nos gozare-

    mos y alegraremos en l (Salmo 118.24). La primera palabra en el

    versculo nos deja desconcertados. Este es el da que hizo el Seor?

    Tal vez los das festivos sean los das que el Seor ha hecho. Los das

    de bodas son los que el Seor ha hecho. Los domingos de Pascua, los

    sbados de sper ofertas, los das de vacaciones, los primeros das

    de la temporada de cacera, estos son los das que ha hecho el Seor.

    Pero este da?

    Este es el da incluye todos los das. Los das de divorcio, los das

    de exmenes finales, los das de ciruga, los das de pagar impuestos.

    Los das de mandar a la universidad a tu hija mayor.

    Ese ltimo le succion todo el almidn a mi camisa. Me tom por

    sorpresa. Empacamos las cosas de Jenna, las embutimos en su carro y

    dejamos atrs nuestra vida como la habamos conocido en los ltimos

    dieciocho aos. Se cerr un captulo. Un plato menos en la mesa, una

    voz que ya no se oy en la casa, una hija que ya no durmi bajo nuestro

    techo. Ese da fue necesario y fue planeado. Pero me devast.

    Qued vuelto aicos. Sal de la estacin de gasolina con la mangue-

    ra todava en mi tanque y la arranqu de la bomba. Tambin me perd

    en el pueblito universitario que tena un solo semforo. Dimos vuel-

    tas; hice pucheros. Desempacamos; se me hizo un nudo en la garganta.

    Arreglamos su cuarto; hice planes maquiavlicos para secuestrar a mi

    propia hija y llevarla a su casa. Me senta como una llanta desinflada.

    Luego vi el versculo. Algn ngel lo haba pegado en la cartelera del

    dormitorio universitario.

    Este es el da que hizo Jehov; nos gozaremos y alegraremos en l.

    Me detuve a mirarlo y dej que las palabras se posaran. Dios hizo

    este da, orden esta hora difcil, dise los detalles de este momen-

    to desgarrador. l no est de vacaciones. Todava tiene la batuta, est

    GRAN_DIA_CADA_DIA.indd 3 22/02/12 9:41

  • 4 gr a n da cada da

    sentado en la cabina y ocupa el nico trono del universo. Cada da sale

    directamente del taller de diseo de Dios. Incluido este.

    Entonces, decid darle una oportunidad al da, cambiar mi

    perspectiva e imitar la resolucin del salmista: Me gozar y alegra-

    r en l,

    Ojo, aqu hay otra palabrita que quisiramos editar: en. Tal vez

    podramos cambiarla por despus de? Con mucho gusto soportaremos

    este da y maana ser motivo de celebracin. Me gozar cuando este

    da se acabe.

    Qu significa regocijarnos en l? Es la invitacin de Dios que

    Pablo acept al regocijarse en sus prisiones, David al escribir salmos en

    el desierto, Jons al orar en el vientre del pez, Pablo y Silas al cantar en

    la crcel, Sadrac, Mesac y Abed-nego al permanecer fieles en medio del

    horno de fuego, Juan cuando vio el cielo en su exilio y Jess cuando or

    en su huerto de cruento dolor... Podramos gozarnos justo en medio de

    este da?

    Imagnate la diferencia si pudiramos.

    Suponte que ests hundido hasta el cuello en un da terrible,

    horrible, espantoso, horroroso1 y resuelves darle una oportunidad.

    Decides no ahogarlo en bebida, trabajo o preocupaciones sino ms bien

    afrontarlo con tesn. Confas ms. Te estresas menos. Amplificas la

    gratitud. Enmudeces la desazn. Sabes qu pasa? Al rato, el da llegar

    a su final y te sorprender lo decente que fue.

    De hecho, es tan decente, que uno resuelve darle al da siguiente

    la misma oportunidad para ser un xito. Luego llega con sus altibajos

    y contrariedades, regalitos de pjaros y manchas en la camisa, pero al

    final del da, sin lugar a duda, darle una oportunidad al da funcio-

    na! Y haces lo mismo al otro da y al siguiente. Los das se tornan en

    semanas, las semanas en meses y lo meses se convierten aos repletos

    de buenos das.

    As es como se construye una buena vida. Un buen da a la vez.

    GRAN_DIA_CADA_DIA.indd 4 22/02/12 9:41

  • Cada da mer ece una oportunidad 5

    Una hora es demasiado corta y un ao demasiado largo. Los das

    son los episodios de la vida, los segmentos que Dios ha diseado para el

    manejo de nuestra existencia.

    Ochenta y cuatro mil latidos de corazn.

    Una rotacin completa de la tierra.

    Un crculo completo del reloj solar.

    Dos docenas de vueltas consecutivas del reloj de arena.

    Un amanecer y un atardecer.

    Un da para estrenar, nuevecito, impecable, inexplorado y listo

    para utilizar!

    Un regalo de veinticuatro horas nunca antes vividas, disponibles

    para aprovechar al mximo.

    Si logras encadenar un buen da con otro y otro, quedars con el

    collar precioso de una buena vida.

    Pero esto es lo que necesitas tener pr