libro del día del libro

of 88 /88
1

Upload: iessanjuanbiblioteca

Post on 18-Dec-2014

259 views

Category:

Documents


7 download

DESCRIPTION

 

TRANSCRIPT

Page 1: Libro del día del libro

1

����������������������������������������

�� ��������

�� ��������

�� ��������

�� ������������

����������������������������������������

����������������������������

����������������������������

Page 2: Libro del día del libro

2

Page 3: Libro del día del libro

3

����������������������������������������

����������������������������

����������������������������

��������������������������������������������������������������������������������������������������������������������

Page 4: Libro del día del libro

4

Page 5: Libro del día del libro

5

Editorial

A todos los lectores:

Si ha caído en vuestras manos estas lecturas, ten-éis ante vuestros ojos una pequeña muestra de textos de autores reconocidos y consagrados en la literatura recopilados por los trabajadores del IES SAN JUAN y otros escritos originales realizados por algunos de ellos.

Esta ha sido nuestra aportación dentro de las activi-dades organizadas por la Biblioteca para celebrar el Día del Libro.

No hay ningún criterio general para la elección de los textos. Todos vemos las cosas de una manera dis-tinta. Lo admirable de un espíritu está en recibir una emoción e interpretarla de muchas maneras a la vez distintas y contrarias. Por eso cada uno ha tenido sus propios motivos para elegirlo.

Como decía García Lorca. “Este pobre libro llega a tus manos, lector amigo, lleno de humildad. Te ríes, no te gusta, no lees más que el prólogo, te burlas…es igual nada se pierde, ni se gana…es una flor más en el pobre jardín de la literatura provinciana…Ahora camina por sus páginas…”

Por último, quiero expresar mi agradecimiento a to-das aquellas personas que han colaborado en que este pequeño libro salga adelante.

Ana Avilés

����������������

Page 6: Libro del día del libro

6

Índice

1.-El Prólogo .................................................................................. 9 Autor: F. García Lorca . Propuesto por: Ana Avilés 2.-La Cogida y la Muerte1........................................................... 12 Autor: F. García Lorca. Propuesto por: Natividad Martín 3.-Tic Tac ...................................................................................... 14 Autor: David Perea. Propuesto por: David Perea 4.-El día dos de cada mes ............................................................. 16 Autor: David Perea. Propuesto por: David Perea 5.-Aprendiendo ............................................................................. 19 Autor: Jorge Luis Borges. Propuesto por: Beatriz Hernández 6.-No te rindas .............................................................................. 22 Autor: Mario Benedetti. Propuesto por: Beatriz Hernández 7.-Que la vida iba en serio ........................................................... 24 Autor: Jaime Gil de Biedma. Propuesto por: Carmen Macareno 8 .-Límites .................................................................................... 25 Autor: Jorge Luis Borges. Propuesto por: Carmen Macareno 9.-Revelación ................................................................................ 26 Autor: Gerardo Diego. Propuesto por: Carmen Macareno 10.-He cometido el peor de los pecados ...................................... 27 Autor. J. Luis Borges. Propuesto por: Carmen Macareno 11.-El secreto I ............................................................................. 28 Autor: Rhonda Byrne. Propuesto por: Juana Gordillo12.-Monólogo Película Coach Carter ........................................ 29 Propuesto por: Fco José Arce 13.-La biblioteca de Babel ........................................................... 30 Autor: J. Luis Borges. Propuesto por: Concha Mata14.-A los hombres futuros ........................................................... 41 Autor: Bertolt Brecht. Propuesto por: Javier González 15.-La poesía es una arma cargada de futuro............................ 42

Autor: G. Celaya. Propuesto por: J. González 16.-Palabras para Julia ............................................................... 44 Autor: José Agustín Goytisolo. Propuesto por: Javier González 17.-Que sería de mí sin vosotros ................................................. 46 Autor: Luis Alberto de Cuenca. Propuesto por: Virgilio Sánchez 18.-Soneto ..................................................................................... 47 Autor: Francisco de Quevedo. Propuesto por: Virgilio Sánchez 19.-Instrucciones para subir una escalera ................................. 48

Autor: Julio Cortázar. Propuesto por: D. Perea 20.-Poesía Matemática ................................................................ 50

Autor: Millôr Fernandes. Propuesto por: Carmen Macarro

���������������������������� � � �

Page 7: Libro del día del libro

7

21.-Poema Informático ................................................................ 53 Autor: Anónimo. Propuesto por: Inés Nosti

22.-Programación en C++ .......................................................... 55 Autor: Anónimo. Propuesto por: Carmen Martos

23.-Desmenuzando amaneceres .................................................. 56 Autor: David Perea. Propuesto por: David Perea

24.-Yo no soy digital ................................................................... 57 Autor: David Perea. Propuesto por: David Perea

25.-Elegía ..................................................................................... 58 Autor: Miguel Hernández. Propuesto por: Rocío García

26.-Enamórate de ti ..................................................................... 60 Autor: John Lennon. Propuesto por: José Manuel Polo

27.-El secreto II ............................................................................ 61 Autor: Rhonda Byrne. Propuesto por: Teresa Amor

28.-Promesa de mamá ................................................................ 62 Autor: Popular. Propuesto por: Mª Eugenia

29.-Oración .................................................................................. 63 Autor: San Fco de Asís. Propuesto por: Mª Eugenia

30.-Marcadet-Poissoniers ............................................................ 64 Autor: Joseph Joffo. Propuesto por: Antonio Maraver

31.-La cuenta esta equivocada, pero cuadra ............................ 65 Autor: Michael Ende Propuesto por: Antonio Maraver

32.-Microrrelato .......................................................................... 68 Autor: Gabriel García Márquez. Propuesto por: Antonio Maraver

33.-Margarita Deboyle ................................................................ 69 Autor: Rubén Darío. Propuesto por: Antonio Maraver

34.-Y Dios me hizo mujer ........................................................... 73 Autor: Gioconda Belli. Propuesto por: Sandra Fernández

35.-El amor ................................................................................... 74 Autor: Pablo Neruda. Propuesto por: Teo Jiménez

36.-Proverbios y Contares ......................................................... 75 Autor: Antonio Machado. Propuesto por: Carmen Moreno

37.-Juan de Mairena ................................................................... 76 Autor: Antonio Machado. Propuesto por: Sotero Hernández

38.-Rima XVII ............................................................................ 77 Autor: Gustavo Adolfo Bécquer. Propuesto por: Marta Mozo

39.-Una palabra, una frase ........................................................ 78 Autor: Mª Ángeles Garrido. Propuesto por: Mª Ángeles Garrido

40.-Abuelito ¿Qué es un libro? .................................................. 79 Autor: Federico Jiménez. Propuesto por: Federico Jiménez

41.-Los siglos de la (in)sumisión ................................................ 81 Autor: Mercedes Arriaga Flórez. Propuesto por: Rocío Guzmán

42.– Y ya comenzasteis ............................................................... 85 Autor: Carissa. Propuesto por: María

43.– Resurreción .......................................................................... 86 Autor: Vladimir Hollan. Propuesto por: Virgilio Sánchez

����������������

Page 8: Libro del día del libro

8

� ���������������������������� � � �

Page 9: Libro del día del libro

9

1. ESTE ES EL PRÓLOGO.7 DE AGOSTO DE 1918

Dejaría en este libro toda mi alma.

Este libro que ha visto conmigo los paisajes y vivido horas santas.

¡Qué pena de los libros que nos llenan las manos

de rosas y de estrellas y lentamente pasan!

¡Qué tristeza tan honda es mirar los retablos de dolores y penas

que un corazón levanta!

Ver pasar los espectros de vidas que se borran, ver al hombre desnudo

en Pegaso sin alas,

ver la vida y la muerte, la síntesis del mundo,

que en espacios profundos se miran y se abrazan.

Un libro de poesías es el otoño muerto:

los versos son las hojas negras en tierras blancas,

����������������

Page 10: Libro del día del libro

10

Y la voz que los lee es el soplo del viento

que les hunde en los pechos, entrañables distancias.

El poeta es un árbol con frutos de tristeza y con hojas marchitas de llorar lo que ama.

El poeta es el médium de la Naturaleza

que explica su grandeza por medio de palabras.

El poeta comprende todo lo incomprensible, y a cosas que se odian,

él, amigas las llama.

Sabe que los senderos son todos imposibles, y por eso de noche

va por ellos en calma.

En los libros de versos, entre rosas de sangre, van pasando las tristes

y eternas caravanas

que hicieron al poeta cuando llora en las tardes,

rodeado y ceñido por sus propios fantasmas

���������������������������� � � �

Page 11: Libro del día del libro

11

Poesía es amargura, miel celeste que mana de un panal invisible

que fabrican las almas.

Poesía es lo imposible hecho posible. Arpa

que tiene en vez de cuerdas corazones y llamas.

Poesía es la vida que cruzamos con ansia esperando al que lleva

sin rumbo nuestra barca.

Libros dulces de versos son los astros que pasan

por el silencio mudo al reino de la Nada,

escribiendo en el cielo sus estrofas de plata.

¡Oh, qué penas tan hondas y nunca remediadas, las voces dolorosas

que los poetas cantan!

Dejaría en el libro este toda mi alma…

����������������

Autor: Federico García Lorca. 1935 Propuesto por: Ana Avilés

Page 12: Libro del día del libro

12

2. LA COGIDA Y LA MUERTE

A las cinco de la tarde. Eran las cinco en punto de la tarde.

Un niño trajo la blanca sábana a las cinco de la tarde.

Una espuerta de cal ya prevenida a las cinco de la tarde.

Lo demás era muerte y sólo muerte a las cinco de la tarde.

El viento se llevó los algodones a las cinco de la tarde.

Y el óxido sembró cristal y níquel a las cinco de la tarde.

Ya luchan la paloma y el leopardo a las cinco de la tarde.

Y un muslo con un asta desolada a las cinco de la tarde.

Comenzaron los sones de bordón a las cinco de la tarde.

Las campanas de arsénico y el humo a las cinco de la tarde.

En las esquinas grupos de silencio a las cinco de la tarde.

¡Y el toro solo corazón arriba! a las cinco de la tarde.

Cuando el sudor de nieve fue llegando a las cinco de la tarde

cuando la plaza se cubrió de yodo a las cinco de la tarde,

la muerte puso huevos en la herida a las cinco de la tarde. A las cinco de la tarde.

���������������������������� � � �

Page 13: Libro del día del libro

13

Un ataúd con ruedas es la cama a las cinco de la tarde.

Huesos y flautas suenan en su oído a las cinco de la tarde.

El toro ya mugía por su frente a las cinco de la tarde.

El cuarto se irisaba de agonía a las cinco de la tarde.

A lo lejos ya viene la gangrena a las cinco de la tarde.

Trompa de lirio por las verdes ingles a las cinco de la tarde.

Las heridas quemaban como soles a las cinco de la tarde,

y el gentío rompía las ventanas a las cinco de la tarde. A las cinco de la tarde.

¡Ay, qué terribles cinco de la tarde! ¡Eran las cinco en todos los relojes!

¡Eran las cinco en sombra de la tarde!

Autor: Federico García Lorca. 1935 Propuesto por: Natividad Martín

����������������

Page 14: Libro del día del libro

14

3. TICTAC

Queda confirmada la existencia de una partida de relo-jes de salón defectuosos. Han dado la noticia en los medios, detallando lugar de proveniencia, forma, color, puntos de venta y posible mafia implicada. No obstante, del defecto en sí y de las consecuencias de tener un reloj de este tipo no han hablado demasiado, pues por lo visto se desconocen ambas cosas, y las autoridades están realizando ya las investigaciones pertinentes. De momento hay tranquilidad, se han requisado todas las existencias, aunque no se descarta que lleguen más.El problema, porque más que un defecto es un proble-ma, que tienen estos relojes es que, una vez puestos en marcha, cojean. Cojean, sí, ha oído bien. A ver cómo lo explico. Usted, con total seguridad habrá tenido ya o tiene en estos momentos un reloj de pared colgado en el salón de su casa y, por tanto, estará habituada, supo-niendo el perfecto funcionamiento del aparato, a oír ese tictac que forma parte ya del silencio y la tranquilidad de su hogar y a la vez pone orden en el andar de las agu-jas y en el transcurrir del tiempo. Parece que todos los relojes debieran funcionar así, llevar asociados leves tictac que nos armonicen la vida, porque para ello son relojes, pero estos de los que hablamos no, estos tienen el problema de que, de forma aleatoria y sin previo avi-so, cojean en algún tic o algún tac rompiendo la armon-ía que los define. Podría parecer algo insignificante pero créanme que no es así. La exposición continuada al so-nido de un reloj que cojea llega a causar arritmias, ta-quicardias, hipertensión, hipotensión, insomnio o incluso trastornos mentales, eso sí, de carácter leve. Todo esto sin mencionar los problemas que pueden provocar en la vida cotidiana de una familia, habiéndose llegado a

���������������������������� � � �

Page 15: Libro del día del libro

15

casos de rupturas matrimoniales, fracasos escolares o peleas fraternales insalvables. Si tiene usted alguna de las dolencias anteriores o tal vez problemas con su fa-milia, y quiere estar segura de que el motivo no es su reloj del salón, realice la siguiente operación: Descuel-gue su reloj y gírelo. Si necesita más de una pila para funcionar está usted salvada, pues los relojes que coje-an funcionan con una sola pila. En otro caso, saque la pila, aprenda y olvide inmediatamente qué parte de ésta es la positiva y cuál la negativa, colóquela de nuevo, cuelgue el reloj asegurándose de que funciona, consiga un silencio absoluto en su morada y acuéstese. Preste atención ahora, el siguiente paso es vital, ya que se va a determinar con él si su reloj cojea o no. Tumbada bo-ca arriba, acompase el tictac que debe de flotar ya en el ambiente de su hogar con un tictac imaginario que debe usted crear en su mente. Pasados veinte segundos de ajuste, intercambie un tic por un tac, o viceversa, en su compás mental e intente forzar al reloj a que lo haga también. Si lo consigue, y su reloj hace ahora tac-tic en lugar de tictac, presenta una cojera en toda regla y pue-de deshacerse de él sin miedo. De lo contrario, si, por mucho que lo intenta, no consigue tornar el orden de los monosílabos, es que su reloj funciona correctamente y sería menester que buscase la solución a sus proble-mas en la medicina más tradicional. Sabido esto, sépase también que algo parecido ocurre con el canto de los grillos, con el sonido de la mayoría de los interruptores y con las salidas y puestas de sol, problema éste menor, pues afecta a toda la humanidad al unísono.

����������������

Autor: David Perea Propuesto por: David Perea

Page 16: Libro del día del libro

16

4. EL DÍA DOS DE CADA MES

Aprovechando la fecha de hoy que, como se verá más adelante, es absolutamente propicia por no decir im-prescindible para este comunicado que, dicho sea de paso y sirviendo como adelantado aviso, tiene un cierto grado de absurdez dependiendo de cómo, quién, desde dónde y con qué propósito se mire y posteriormente se lea, voy a tratar de defender la importancia de la olvida-da y necesaria existencia del día dos de cada mes, ése en el que, en su versión de septiembre, nos encontra-mos hoy, en detrimento del más que sobrevalorado día uno, día inicial, día inaugural, o como se quiera llamar al que no tiene más mérito que el de la suerte de haber nacido, por los cauces o vías lógicas y matemáticas por las que hoy día nos regimos, el primero en cada hoja de almanaque, así como el primero también en todo desa-rrollo natural del tiempo, tal y como hoy día se entiende este concepto.

Para empezar diré que estas cosas hay que decirlas los días dos. Me refiero a que, si bien es verdad que el día uno es, como todo el mundo sabe y yo me he encarga-do ya de perfilar aquí, el primer día de cada mes y, si se piensa, el primer día también de cada año, siglo, mile-nio, etc., es el olvidado día dos el que le da sentido, pues, en el hipotético caso de vivir continuamente en un día uno interminable, no haría falta numeración alguna y estaríamos hablando de aspectos imaginarios sólo en-tendibles por las mentes más abstractas, encontrándo-nos en un caso parecido al del pez de las inmensidades que ve la burbuja de aire, y aunque algún pragmático interesado en restarle peso a esta razón nos podría de-cir que aún nos queda este texto para su aplicación a

���������������������������� � � �

Page 17: Libro del día del libro

17

las horas, minutos y segundos números uno y dos, no es lo mismo, evidentemente, pues el ‘’tempo’’ del ser humano desde el inicio de su existencia, ése en el que ha vivido desde la época de las cavernas hasta la que hoy nos engloba, está claramente determinado y ajustado a la duración del día, permaneciendo invaria-ble, a excepción de casos de trabajos por turnos o de libertinaje y salidas nocturnas excesivas, la máxima de ‘’por la noche me acuesto y por la mañana me levanto’’. Así pues, volviendo al caso que nos hemos encontrado al nacer, es decir, el caso en el que el día uno dura, sal-vo inéditas catástrofes de meteoritos, cambios de órbi-tas terrestres u órdenes de las más altas esferas del po-der mundial, veinticuatro horas, es claramente en el día dos en el que se consagra el existir de su vecino el uno y, por ende, el sentido y el verdadero iniciar de la nume-ración de los días y del orden existente en nuestros fue-ros mentales.

He aquí la importancia de este día. Una importancia su-til, elegante y desapercibida, pero vital, que acontece cada inicio de mes y que nos permite el rodar del tiem-po y la entrada en la cotidianeidad del “¿a qué estamos hoy?’’ o del “¿hemos cobrado ya?’’, por poner dos ejem-plos significativos.

Entiendo perfectamente que una revelación de tal cali-bre pueda causar, en las apacibles mentes de quienes han conseguido llegar aquí con una comprensión per-fecta y sin perder el hilo de la verdadera cuestión de la que hablamos, o simplemente sin perder el aire de sus pulmones al leer, pueda causar decía, una novedosa y repentina antipatía al día uno frente a nuestro querido día dos. Pero tampoco quiero yo eso. El verdadero propósito de este texto, como se ha dicho ya en su ini-cio y se ha ido pudiendo comprobar en su desarrollo,

����������������

Page 18: Libro del día del libro

18

no es más que el de conseguir una igualdad libre de discriminación, un equilibrio de pesos en la balanza de la vida que nos ocupa, en la que, si bien el día uno tiene obvia importancia por motivos que no se desarrollarán aquí, el día dos le iguala por los expuestos y desde aho-ra conocidos por todos ustedes. Todo esto sin mencio-nar la propiedad de ser número par, cuestión ésta que bien merece, en otro momento ya, no quiero cansarles, una amplia y pausada reflexión y su posterior comunica-do. Gracias por su atención.

���������������������������� � � �

Autor: David Perea Propuesto por: David Perea

Page 19: Libro del día del libro

19

5. APRENDIENDO

"Después de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma.

Y uno aprende que el AMOR no significa acostarse.

Y que una compañía no significa seguridad, y uno em-pieza a aprender ....

Que los besos no son contratos y los regalos no son promesas, y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos, y uno aprende a cons-truir todos sus caminos en el hoy, porque el terreno del mañana es demasiado inseguro para planes ... y los fu-turos tienen su forma de caerse por la mitad.

Y después de un tiempo uno aprende que, si es dema-siado, hasta el calor del Sol puede quemar.

Así que uno planta su propio jardín y decora su propia alma, en lugar de esperar a que alguien le traiga flores.

Y uno aprende que realmente puede aguantar, que uno es realmente fuerte, que uno realmente vale, y uno ren-de y aprende ... y así cada día.

Con el tiempo aprendes que estar con alguien, porque te ofrece un buen futuro, significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado.

Con el tiempo comprendes que sólo quien es capaz de amarte con tus defectos sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad.

����������������

Page 20: Libro del día del libro

20

Con el tiempo te das cuenta de que si estás con una persona sólo por acompañar tu soledad, irremediable-mente acabarás no deseando volver a verla.

Con el tiempo aprendes que los verdaderos amigos son contados y que quien no lucha por ellos tarde o tempra-no se verá rodeado sólo de falsas amistades.

Con el tiempo aprendes que las palabras dichas en mo-mentos de ira siguen hiriendo durante toda la vida.

Con el tiempo aprendes que disculpar cualquiera lo hace, pero perdonar es atributo sólo de almas grandes.

Con el tiempo comprendes que si has herido a un ami-go duramente, es muy probable que la amistad jamás sea igual.

Con el tiempo te das cuenta que aun siendo feliz con tus amigos, lloras por aquellos que dejaste ir.

Con el tiempo te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona es irrepetible.

Con el tiempo te das cuenta de que el que humilla o desprecia a un ser humano, tarde o temprano sufrirá multiplicadas las mismas humillaciones o desprecios.

Con el tiempo aprendes a construir todos tus caminos en el hoy, porque el sendero del mañana no existe.

Con el tiempo comprendes que apresurar las cosas y forzarlas a que pasen, ocasiona que al final no sean co-mo esperabas.

���������������������������� � � �

Page 21: Libro del día del libro

21

Con el tiempo te das cuenta de que en realidad lo mejor no era el futuro, sino el momento que estabas viviendo justo en ese instante.

Con el tiempo verás que aunque seas feliz con los que están a tu lado, añorarás a los que se marcharon.

Con el tiempo aprenderás a perdonar o pedir perdón, decir que amas, decir que extrañas, decir que necesi-tas, decir que quieres ser amigo, pues ante una tumba ya no tiene sentido.

Pero desafortunadamente, sólo con el tiempo..."

����������������

Autor: Jorge Luis Borges Propuesto por: Beatriz Hernández

Page 22: Libro del día del libro

22

6. NO TE RINDAS

No te rindas, aún estás a tiempoDe alcanzar y comenzar de nuevo,

Aceptar tus sombras,Enterrar tus miedos,

Liberar el lastre,Retomar el vuelo.

No te rindas que la vida es eso,Continuar el viaje,

Perseguir tus sueños,Destrabar el tiempo,

Correr los escombros,Y destapar el cielo.

No te rindas, por favor no cedas,Aunque el frío queme,

Aunque el miedo muerda,Aunque el sol se esconda,

Y se calle el viento,Aún hay fuego en tu alma

Aún hay vida en tus sueños.Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo

Porque lo has querido y porque te quieroPorque existe el vino y el amor, es cierto.

Porque no hay heridas que no cure el tiempo.Abrir las puertas,

Quitar los cerrojos,Abandonar las murallas que te protegieron,

Vivir la vida y aceptar el reto,Recuperar la risa,Ensayar un canto,

Bajar la guardia y extender las manosDesplegar las alas

���������������������������� � � �

Page 23: Libro del día del libro

23

E intentar de nuevo,Celebrar la vida y retomar los cielos.

No te rindas, por favor no cedas,Aunque el frío queme,

Aunque el miedo muerda,Aunque el sol se ponga y se calle el viento,

Aún hay fuego en tu alma,Aún hay vida en tus sueños

Porque cada día es un comienzo nuevo,Porque esta es la hora y el mejor momento.Porque no estás solo, porque yo te quiero.

����������������

Autor: Mario Benedetti Propuesto por: Beatriz Hernández

Page 24: Libro del día del libro

24

7. QUE LA VIDA IBA EN SERIO Que la vida iba en serio

uno lo empieza a comprender más tarde -como todos los jóvenes, yo vine

a llevarme la vida por delante. Dejar huella quería

y marcharme entre aplausos -envejecer, morir, eran tan sólo

las dimensiones del teatro. Pero ha pasado el tiempo

y la verdad desagradable asoma: envejecer, morir,

es el único argumento de la obra.

���������������������������� � � �

Autor: Jaime Gil de Biedma Propuesto por: Carmen Macareno

Page 25: Libro del día del libro

25

8. LÍMITES

Hay una línea de Verlaine que no volveré a recordar.

Hay una calle próxima que está vedada a mis pasos,

hay un espejo que me ha visto por última vez,

hay una puerta que he cerrado hasta el fin del mundo.

Entre los libros de mi biblioteca (estoy viéndolos)

hay alguno que ya nunca abriré.

Este verano cumpliré cincuenta años;

La muerte me desgasta, incesante.

����������������

Autor: Jorge Luis Borges Propuesto por: Carmen Macareno

Page 26: Libro del día del libro

26

9. REVELACIÓN

Era en Numancia, al tiempo que declina

la tarde del agosto augusto y lento,

Numancia del silencio y de la ruina,

alma de libertad, trono del viento.

La luz se hacía por momentos mina

de transparencia y desvanecimiento,

diafanidad de ausencia vespertina,

esperanza, esperanza del portento.

Súbito ¿dónde? un pájaro sin lira,

sin rama, sin atril, canta, del ira,

flota en la cima de su fiebre aguda.

Vivo latir de Dios nos goteaba,

risa y charla de Dios, libre y desnuda.

Y el pájaro, sabiéndolo, cantaba.

���������������������������� � � �

Autor: Gerardo Diego. Alondra de Verdad Propuesto por: Carmen Macareno

Page 27: Libro del día del libro

27

10. HE COMETIDO EL PEOR DE LOS PECADOS

He Cometido El Peor de Los Pecados...

He cometido el peor de los pecados

que un hombre puede cometer. No he sido

feliz. Que los glaciares del olvido

me arrastren y me pierdan, despiadados.

Mis padres me engendraron para el juego

arriesgado y hermoso de la vida,

para la tierra, el agua, el aire, el fuego.

Los defraudé. No fui feliz. Cumplida

no fue su joven voluntad. Mi mente

se aplicó a las simétricas porfías

del arte, que entreteje naderías.

Me legaron valor. No fui valiente.

No me abandona. Siempre está a mi lado

La sombra de haber sido un desdichado.

.

����������������

Autor: Jorge Luis Borges Propuesto por: Carmen Macareno

Page 28: Libro del día del libro

28

11. EL SECRETO

El Gran Secreto de la Vida es la ley de la atracción.

La ley de la atracción dice que lo semejante atrae a lo semejante, así que cuando tienes un pensa-miento, también estas atrayendo pensamientos semejantes

Los pensamientos son magnéticos y tienen una fre-cuencia. Cuando piensas, los pensamientos son enviados al Universo y atraen magnéticamente a todas las cosas que están en la misma frecuen-cia. Todo lo que enviamos regresa a su origen: tú.

Eres como una torre de transmisión humana, que transmite una frecuencia con sus pensamientos. Si quieres cambiar algo en tu vida, cambia de fre-cuencia cambiando tus pensamientos.

Tus pensamientos actuales están creando tu vida futura. Aquello en lo que más piensa o te enfocas es lo que se ma-nifestará en tu vida.

Tus pensamientos se convier-ten en objetos.

���������������������������� � � �

Autor: Rhonda Byrne Propuesto por: Juana Gordillo

Page 29: Libro del día del libro

29

12. MONÓLOGO PELÍCULA COACH CARTER (ENTRENADOR CARTER)

Nuestro mayor miedo no es que no encajemos, nuestro mayor miedo es que tenemos una fuerza desmesurada. Es nuestra luz y no nuestra oscuridad lo que más nos asusta. Empequeñecerse no ayuda al mundo, no hay nada inteligente en encogerse para que otros no se sientan inseguro a tu alrededor. Todos deberíamos bri-llas como hacen los niños. Y al dejar brillas nuestra pro-pia luz, inconscientemente damos permiso a otros para hacer lo mismo. Al liberarnos de nuestro propio miedo, nuestra presencia libera automáticamente a otros.

����������������

Autor: Mark Schwaln. John GatinsPropuesto por: Fco. José Arce

Page 30: Libro del día del libro

30

13. LA BIBLIOTECA DE BABEL El universo (que otros llaman la Biblioteca) se com-

pone de un número indefinido, y tal vez infinito, de ga-lerías hexagonales, con vastos pozos de ventilación en el medio, cercados por barandas bajísimas. Desde cual-quier hexágono se ven los pisos inferiores y superiores: interminablemente. La distribución de las galerías es invariable. Veinte anaqueles, a cinco largos anaqueles por lado, cubren todos los lados menos dos; su altura, que es la de los pisos, excede apenas la de un bibliote-cario normal. Una de las caras libres da a un angosto zaguán, que desemboca en otra galería, idéntica a la primera y a todas. A izquierda y a derecha del zaguán hay dos gabinetes minúsculos. Uno permite dormir de pie; otro, satisfacer las necesidades finales. Por ahí pa-sa la escalera espiral, que se abisma y se eleva hacia lo remoto. En el zaguán hay un espejo, que fielmente du-plica las apariencias. Los hombres suelen inferir de ese espejo que la Biblioteca no es infinita (si lo fuera real-mente ¿a qué esa duplicación ilusoria?); yo prefiero so-ñar que las superficies bruñidas figuran y prometen el infinito... La luz procede de unas frutas esféricas que llevan el nombre de lámparas. Hay dos en cada hexá-gono: transversales. La luz que emiten es insuficiente, incesante.

Como todos los hombres de la Biblioteca, he viajado en mi juventud; he peregrinado en busca de un libro, acaso del catálogo de catálogos; ahora que mis ojos casi no pueden descifrar lo que escribo, me preparo a morir a unas pocas leguas del hexágono en que nací. Muerto, no faltarán manos piadosas que me tiren por la baranda; mi sepultura será el aire insondable; mi cuerpo

���������������������������� � � �

Page 31: Libro del día del libro

31

se hundirá largamente y se corromperá y disolverá en el viento engendrado por la caída, que es infinita. Yo afirmo que la Biblioteca es interminable. Los idealistas arguyen que las salas hexagonales son una forma ne-cesaria del espacio absoluto o, por lo menos, de nues-tra intuición del espacio. Razonan que es inconcebible una sala triangular o pentagonal. (Los místicos preten-den que el éxtasis les revela una cámara circular con un gran libro circular de lomo continuo, que da toda la vuel-ta de las paredes; pero su testimonio es sospechoso; sus palabras, oscuras. Ese libro cíclico es Dios.) Báste-me, por ahora, repetir el dictamen clásico: La Biblioteca es una esfera cuyo centro cabal es cualquier hexágono, cuya circunferencia es inaccesible.

A cada uno de los muros de cada hexágono corres-ponden cinco anaqueles; cada anaquel encierra treinta y dos libros de formato uniforme; cada libro es de cua-trocientas diez páginas; cada página, de cuarenta ren-glones; cada renglón, de unas ochenta letras de color negro. También hay letras en el dorso de cada li-bro; esas letras no indican o prefiguran lo que dirán las páginas. Sé que esa inconexión, alguna vez, pareció misteriosa. Antes de resumir la solución (cuyo descubri-miento, a pesar de sus trágicas proyecciones, es quizá el hecho capital de la historia) quiero rememorar algu-nos axiomas.

�� primero: La Biblioteca existe ab alterno. De esa verdad cuyo corolario inmediato es la eternidad futura del mundo, ninguna mente razonable puede dudar. . El hombre, el imperfecto bibliotecario, puede ser obra del azar o de los demiurgos malévolos; el universo, con su elegante dotación de anaqueles, de tomos enigmáticos,

����������������

Page 32: Libro del día del libro

32

de infatigables escaleras para el viajero y de letrinas para el bibliotecario sentado, sólo puede ser obra de un dios. Para percibir la distancia que hay entre lo divino y lo humano, basta comparar estos rudos símbolos trémulos que mi falible mano garabatea en la tapa de un libro, con las letras orgánicas del interior: puntuales, de-licadas, negrísimas, inimitablemente simétricas.

El segundo: El número de símbolos ortográficos es

veinticinco. Esa comprobación permitió, hace trescien-tos años, formular una teoría general de la Biblioteca y resolver satisfactoriamente el problema que ninguna conjetura había descifrado: la naturaleza informe y caó-tica de casi todos los libros. Uno, que mi padre vio en un hexágono del circuito quince noventa y cuatro, cons-taba de las letras MCV perversamente repetidas desde el renglón primero hasta el último. Otro (muy consultado en esta zona) es un mero laberinto de letras, pero la página penúltima dice «Oh tiempo tus pirámides». Ya se sabe: por una línea razonable o una recta noticia hay leguas de insensatas cacofonías, de fárragos verbales y de incoherencias. (Yo sé de una región cerril cuyos bi-bliotecarios repudian la supersticiosa y vana costumbre de buscar sentido en los libros y la equiparan a la de buscarlo en los sueños o en las líneas caóticas de la mano... Admiten que los inventores de la escritura imita-ron los veinticinco símbolos naturales, pero sostienen que esa aplicación es casual y que los libros nada sig-nifican en sí. Ese dictamen, ya veremos no es del todo falaz.)

Durante mucho tiempo se creyó que esos libros im-penetrables correspondían a lenguas pretéritas o remo-tas. Es verdad que los hombres más antiguos,

���������������������������� � � �

Page 33: Libro del día del libro

33

los primeros bibliotecarios, usaban un lenguaje asaz diferente del que hablamos ahora; es verdad que unas millas a la derecha la lengua es dialectal y que noventa pisos más arriba, es incomprensible. Todo eso, lo repi-to, es verdad, pero cuatrocientas diez páginas de inalte-rables MCV no pueden corresponder a ningún idioma, por dialectal o rudimentario que sea. Algunos insinuaron que cada letra podía influir en la subsiguiente y que el valor de MCV en la tercera línea de la página 71 no era el que puede tener la misma serie en otra posición de otra página, pero esa vaga tesis no prosperó. Otros pensaron en criptografías; universalmente esa conjetura ha sido aceptada, aunque no en el sentido en que la for-mularon sus inventores���

Hace quinientos años, el jefe de un hexágono supe-rior dio con un libro tan confuso como los otros, pero que tenía casi dos hojas de líneas homogéneas. Mostró su hallazgo a un descifrador ambulante, que le dijo que estaban redactadas en portugués; otros le dijeron que en yiddish. Antes de un siglo pudo establecerse el idio-ma: un dialecto samoyedo-lituano del guaraní, con in-flexiones de árabe clásico. También se descifró el con-tenido: nociones de análisis combinatorio, ilustradas por ejemplos de variaciones con repetición ilimitada. Esos ejemplos permitieron que un bibliotecario de genio des-cubriera la ley fundamental de la Biblioteca. Este pensa-dor observó que todos los libros, por diversos que sean, constan de elementos iguales: el espacio, el punto, la coma, las veintidós letras del alfabeto. También alegó un hecho que todos los viajeros han confirmado: No hay en la vasta Biblioteca, dos libros idénticos. De esas pre-misas incontrovertibles dedujo que la Biblioteca es total y que sus anaqueles registran todas las posibles

����������������

Page 34: Libro del día del libro

34

combinaciones de los veintitantos símbolos ortográfi-cos (número, aunque vastísimo, no infinito) o sea todo lo que es dable expresar: en todos los idiomas. Todo: la historia minuciosa del porvenir, las autobiografías de los arcángeles, el catálogo fiel de la Biblioteca, miles y mi-les de catálogos falsos, la demostración de la falacia de esos catálogos, la demostración de la falacia del catálo-go verdadero, el evangelio gnóstico de Basilides, el co-mentario de ese evangelio, el comentario del comenta-rio de ese evangelio, la relación verídica de tu muerte, la versión de cada libro a todas las lenguas, las interpo-laciones de cada libro en todos los libros, el tratado que Beda pudo escribir (y no escribió) sobre la mitología de los sajones, los libros perdidos de Tácito.

Cuando se proclamó que la Biblioteca abarcaba to-

dos los libros, la primera impresión fue de extravagante felicidad. Todos los hombres se sintieron señores de un tesoro intacto y secreto. No había problema personal o mundial cuya elocuente solución no existiera: en algún hexágono. El universo estaba justificado, el universo bruscamente usurpó las dimensiones ilimitadas de la esperanza. En aquel tiempo se habló mucho de las Vin-dicaciones: libros de apología y de profecía, que para siempre vindicaban los actos de cada hombre del uni-verso y guardaban arcanos prodigiosos para su porve-nir. Miles de codiciosos abandonaron el dulce hexágono natal y se lanzaron escaleras arriba, urgidos por el vano propósito de encontrar su Vindicación. Esos peregrinos disputaban en los corredores estrechos, proferían oscu-ras maldiciones, se estrangulaban en las escaleras divi-nas, arrojaban los libros engañosos al fondo de los túneles, morían despeñados por los hombres de regio-nes remotas. Otros se enloquecieron... �

���������������������������� � � �

Page 35: Libro del día del libro

35

Las Vindicaciones existen (yo he visto dos que se refie-ren a personas del porvenir, a personas acaso no imagi-narias) pero los buscadores no recordaban que la posi-bilidad de que un hombre encuentre la suya, o alguna pérfida variación de la suya, es computable en cero.

También se esperó entonces la aclaración de los misterios básicos de la humanidad: el origen de la Bi-blioteca y del tiempo. Es verosímil que esos graves mis-terios puedan explicarse en palabras: si no basta el len-guaje de los filósofos, la multiforme Biblioteca habrá producido el idioma inaudito que se requiere y los voca-bularios y gramáticas de ese idioma. Hace ya cuatro si-glos que los hombres fatigan los hexágonos... Hay bus-cadores oficiales, inquisidores. Yo los he visto en el desempeño de su función: llegan siempre rendidos; hablan de una escalera sin peldaños que casi los mató; hablan de galerías y de escaleras con el bibliotecario; alguna vez, toman el libro más cercano y lo hojean, en busca de palabras infames. Visiblemente, nadie espera descubrir nada.

A la desaforada esperanza, sucedió, como es natu-ral, una depresión excesiva. La certidumbre de que algún anaquel en algún hexágono encerraba libros pre-ciosos y de que esos libros preciosos eran inaccesibles, pareció casi intolerable. Una secta blasfema sugirió que cesaran las buscas y que todos los hombres barajaran letras y símbolos, hasta construir, mediante un improba-ble don del azar, esos libros canónicos. Las autoridades se vieron obligadas a promulgar órdenes severas. La secta desapareció, pero en mi niñez he visto hombres viejos que largamente se ocultaban en las letrinas, con unos discos de metal en un cubilete prohibido, y débil-mente remedaban el divino desorden.

����������������

Page 36: Libro del día del libro

36

Las Vindicaciones existen (yo he visto dos que se refie-ren a personas del porvenir, a personas acaso no imagi-narias) pero los buscadores no recordaban que la posi-bilidad de que un hombre encuentre la suya, o alguna pérfida variación de la suya, es computable en cero.

También se esperó entonces la aclaración de los misterios básicos de la humanidad: el origen de la Bi-blioteca y del tiempo. Es verosímil que esos graves mis-terios puedan explicarse en palabras: si no basta el len-guaje de los filósofos, la multiforme Biblioteca habrá producido el idioma inaudito que se requiere y los voca-bularios y gramáticas de ese idioma. Hace ya cuatro si-glos que los hombres fatigan los hexágonos... Hay bus-cadores oficiales, inquisidores. Yo los he visto en el desempeño de su función: llegan siempre rendidos; hablan de una escalera sin peldaños que casi los mató; hablan de galerías y de escaleras con el bibliotecario; alguna vez, toman el libro más cercano y lo hojean, en busca de palabras infames. Visiblemente, nadie espera descubrir nada.

A la desaforada esperanza, sucedió, como es natu-ral, una depresión excesiva. La certidumbre de que algún anaquel en algún hexágono encerraba libros pre-ciosos y de que esos libros preciosos eran inaccesibles, pareció casi intolerable. Una secta blasfema sugirió que cesaran las buscas y que todos los hombres barajaran letras y símbolos, hasta construir, mediante un improba-ble don del azar, esos libros canónicos. Las autoridades se vieron obligadas a promulgar órdenes severas. La secta desapareció, pero en mi niñez he visto hombres viejos que largamente se ocultaban en las letrinas, con unos discos de metal en un cubilete prohibido, y débil-mente remedaban el divino desorden.

���������������������������� � � �

Page 37: Libro del día del libro

37

Otros, inversamente, creyeron que lo primordial era eliminar las obras inútiles. Invadían los hexágonos, ex-hibían credenciales no siempre falsas, hojeaban con fastidio un volumen y condenaban anaqueles enteros: a su furor higiénico, ascético, se debe la insensata perdi-ción de millones de libros. Su nombre es execrado, pero quienes deploran los «tesoros» que su frenesí destruyó, negligen dos hechos notorios. Uno: la Biblioteca es tan enorme que toda reducción de origen humano resulta infinitesimal. Otro: cada ejemplar es único, irreemplaza-ble, pero (como la Biblioteca es total) hay siempre va-rios centenares de miles de facsímiles imperfectos: de obras que no difieren sino por una letra o por una coma. Contra la opinión general, me atrevo a suponer que las consecuencias de las depredaciones cometidas por los Purificadores, han sido exageradas por el horror que esos fanáticos provocaron. Los urgía el delirio de con-quistar los libros del Hexágono Carmesí: libros de for-mato menor que los naturales; omnipotentes, ilustrados y mágicos.

También sabemos de otra superstición de aquel tiem-po: la del Hombre del Libro. En algún anaquel de algún hexágono (razonaron los hombres) debe existir un libro que sea la cifra y el compendio perfecto de todos los demás: algún bibliotecario lo ha recorrido y es análogo a un dios. En el lenguaje de esta zona persisten aún vestigios del culto de ese funcionario remoto. Muchos peregrinaron en busca de Él. Durante un siglo fatigaron en vano los más diversos rumbos. ¿Cómo localizar el venerado hexágono secreto que lo hospedaba? Alguien propuso un método regresivo: Para localizar el libro A, consultar previamente un libro B que indique el sitio de A; para localizar el libro B, consultar previamente un

����������������

Page 38: Libro del día del libro

38

libro C, y así hasta lo infinito... En aventuras de ésas, he prodigado y consumido mis años. No me parece in-verosímil que en algún anaquel del universo haya un libro total; ruego a los dioses ignorados que un hombre - ¡uno solo, aunque sea, hace miles de años! - lo haya examinado y leído. Si el honor y la sabiduría y la felici-dad no son para mí, que sean para otros. Que el cielo exista, aunque mi lugar sea el infierno. Que yo sea ul-trajado y aniquilado, pero que en un instante, en un ser, Tu enorme Biblioteca se justifique.

Afirman los impíos que el disparate es normal en la Biblioteca y que lo razonable (y aun la humilde y pura coherencia) es una casi milagrosa excepción. Hablan (lo sé) de «la Biblioteca febril, cuyos azarosos volúme-nes corren el incesante albur de cambiarse en otros y que todo lo afirman, lo niegan y lo confunden como una divinidad que delira». Esas palabras que no sólo denun-cian el desorden sino que lo ejemplifican también, noto-riamente prueban su gusto pésimo y su desesperada ignorancia. En efecto, la Biblioteca incluye todas las es-tructuras verbales, todas las variaciones que permiten los veinticinco símbolos ortográficos, pero no un solo disparate absoluto. Inútil observar que el mejor volumen de los muchos hexágonos que administro se titula «Trueno peinado», y otro «El calambre de yeso» y otro «Axaxaxas mlo». Esas proposiciones, a primera vista incoherentes, sin duda son capaces de una justificación criptográfica o alegórica; esa justificación es verbal y, ex hypothesi, ya figura en la Biblioteca. No puedo combinar unos caracteres dhcmrlchtdj que la divina Biblioteca no haya previsto y que en alguna de sus lenguas secretas no encierren un terrible sentido. Nadie puede articular una sílaba que no esté llena de ternuras y de temores;

���������������������������� � � �

Page 39: Libro del día del libro

39

que no sea en alguno de esos lenguajes el nombre poderoso de un dios. Hablar es incurrir en tautologías. Esta epístola inútil y palabrera ya existe en uno de los treinta volúmenes de los cinco anaqueles de uno de los incontables hexágonos, y también su refutación. (Un número n de lenguajes posibles usa el mismo vocabula-rio; en algunos, el símbolo biblioteca admite la correcta definición ubicuo y perdurable sistema de galerías hexa-gonales, pero biblioteca es pan o pirámide o cualquier otra cosa, y las siete palabras que la definen tienen otro valor. Tú, que me lees, ¿estás seguro de entender mi lenguaje?).

La escritura metódica me distrae de la presente con-dición de los hombres. La certidumbre de que todo está escrito nos anula o nos afantasma. Yo conozco distritos en que los jóvenes se prosternan ante los libros y besan con barbarie las páginas, pero no saben descifrar una sola letra. Las epidemias, las discordias heréticas, las peregrinaciones que inevitablemente degeneran en bandolerismo, han diezmado la población. Creo haber mencionado los suicidios, cada año más frecuentes. Quizá me engañen la vejez y el temor, pero sospecho que la especie humana - la única - está por extinguirse y que la Biblioteca perdurará: iluminada, solitaria, infini-ta, perfectamente inmóvil, armada de volúmenes precio-sos, inútil, incorruptible, secreta.

Acabo de escribir infinita. No he interpolado ese adje-tivo por una costumbre retórica; digo que no es ilógico pensar que el mundo es infinito. Quienes lo juzgan limi-tado, postulan que en lugares remotos los corredores y escaleras y hexágonos pueden inconcebiblemente ce-sar, lo cual es absurdo. Quienes la imaginan sin límites,

����������������

Page 40: Libro del día del libro

40

olvidan que los tiene el número posible de libros. Yo me atrevo a insinuar esta solución del antiguo problema: La biblioteca es ilimitada y periódica. Si un eterno viajero la atravesara en cualquier dirección, comprobaría al cabo de los siglos que los mismos volúmenes se repiten en el mismo desorden (que, repetido, sería un orden: el Or-den). Mi soledad se alegra con esa elegante esperanza.

���������������������������� � � �

Autor: Jorge Luis BorgesPropuesto por: Concha Mata

Page 41: Libro del día del libro

41

14. A LOS HOMBRES FUTUROS Vosotros, que surgiréis del marasmo en el que nosotros nos hemos hundido, cuando habléis de vuestras debilidades, pensad también en los tiempos sombríos de los que os habéis escapado.

Cambiábamos de país como de zapatos a través de las guerras de clases, y nos desesperábamos donde sólo había injusticia y nadie se alzaba contra ella. Y sin embargo, sabíamos que también el odio contra la bajeza desfigura la cara. También la ira contra la injusticia pone ronca la voz. Desgraciadamente, nosotros, que queríamos preparar el camino para la amabilidad no pudimos ser amables. Pero vosotros, cuando lleguen los tiempos en que el hombre sea amigo del hombre, pensad en nosotros con indulgencia.

Quiero dedicar esta selección personal de poemas a todas las alumnas y alumnos del IES San Juan. To-dos ellos me fueron mostrados por profesores de los que guardo buenísimos recuerdos y me enseña-ron un montón de cosas sobre la vida. Ahora me to-ca a mí el turno, me gustaría que los conocieseis y reflexionéis mucho sobre lo que dicen, poseen una fuerte “carga orientadora”.

JAVIER GONZÁLEZ

����������������

Autor: Bertolt BrechtPropuesto por: Javier González

Page 42: Libro del día del libro

42

15. LA POESÍA ES UN ARMA CARGADA DE FUTURO

Cuando ya nada se espera personalmente exaltante, mas se palpita y se sigue más acá de la conciencia,

fieramente existiendo, ciegamente afirmado, como un pulso que golpea las tinieblas,

cuando se miran de frente los vertiginosos ojos claros de la muerte,

se dicen las verdades: las bárbaras, terribles, amorosas crueldades.

Se dicen los poemas que ensanchan los pulmones de cuantos, asfixiados,

piden ser, piden ritmo, piden ley para aquello que sienten excesivo.

Con la velocidad del instinto, con el rayo del prodigio,

como mágica evidencia, lo real se nos convierte en lo idéntico a sí mismo.

Poesía para el pobre, poesía necesaria como el pan de cada día,

como el aire que exigimos trece veces por minuto, para ser y en tanto somos dar un sí que glorifica.

Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejandecir que somos quien somos,

nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno. Estamos tocando el fondo.

Maldigo la poesía concebida como un lujo cultural por los neutrales

que, lavándose las manos, se desentienden y evaden. Maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse.

���������������������������� � � �

Page 43: Libro del día del libro

43

Hago mías las faltas. Siento en mí a cuantos sufreny canto respirando.

Canto, y canto, y cantando más allá de mis penas personales, me ensancho.

Quisiera daros vida, provocar nuevos actos, y calculo por eso con técnica qué puedo.

Me siento un ingeniero del verso y un obrero que trabaja con otros a España en sus aceros.

Tal es mi poesía: poesía-herramienta a la vez que latido de lo unánime y ciego. Tal es, arma cargada de futuro expansivo

con que te apunto al pecho.

No es una poesía gota a gota pensada. No es un bello producto. No es un fruto perfecto.

Es algo como el aire que todos respiramos y es el canto que espacia cuanto dentro llevamos.

Son palabras que todos repetimos sintiendo como nuestras, y vuelan. Son más que lo mentado.

Son lo más necesario: lo que no tiene nombre. Son gritos en el cielo, y en la tierra son actos.

����������������

Autor: Gabriel CelayaPropuesto por: Javier González

Page 44: Libro del día del libro

44

15. PALABRAS PARA JULIA

Tú no puedes volver atrás porque la vida ya te empuja

como un aullido interminable. Hija mía es mejor vivir

con la alegría de los hombres que llorar ante el muro ciego.

Te sentirás acorralada te sentirás perdida o sola

tal vez querrás no haber nacido. Yo sé muy bien que te dirán que la vida no tiene objeto

que es un asunto desgraciado. Entonces siempre acuérdate de lo que un día yo escribí

pensando en ti como ahora pienso. La vida es bella, ya verás

como a pesar de los pesares tendrás amigos, tendrás amor.

Un hombre solo, una mujer así tomados, de uno en uno

son como polvo, no son nada. Pero yo cuando te hablo a ti

cuando te escribo estas palabras pienso también en otra gente. Tu destino está en los demás

tu futuro es tu propia vida tu dignidad es la de todos. Otros esperan que resistas

que les ayude tu alegría tu canción entre sus canciones.

Entonces siempre acuérdate de lo que un día yo escribí

���������������������������� � � �

Page 45: Libro del día del libro

45

pensando en ti como ahora pienso.

Nunca te entregues ni te apartes junto al camino, nunca digas

no puedo más y aquí me quedo. La vida es bella, tú verás

como a pesar de los pesares tendrás amor, tendrás amigos. Por lo demás no hay elección

y este mundo tal como es será todo tu patrimonio.

Perdóname no sé decirte nada más pero tú comprende

que yo aún estoy en el camino. Y siempre, siempre, acuérdate

de lo que un día yo escribí pensando en ti como ahora pienso.

����������������

Autor: José Agustín GoytisoloPropuesto por: Javier González

Page 46: Libro del día del libro

46

17. QUÉ SERÍA DE MÍ SIN VOSOTROS

Qué sería de mí sin vosotros, tiranos y, a la vez, embajadores,

de la imaginación, verdugos del deseo

y, al mismo tiempo, mensajeros suyos, libros llenos de cosas deplorables

y de cosas sublimes, a los que odiar

o por los que morir.

���������������������������� � � �

Autor: Luis Alberto de CuencaPropuesto por: Virgilio Sánchez

Page 47: Libro del día del libro

47

18. SONETO

Retirado en la paz de estos desiertos, con pocos, pero doctos libros juntos, vivo en conversación con los difuntos y escucho con mis ojos a los muertos.

Si no siempre entendidos, siempre abiertos, o enmiendan, o fecundan mis asuntos;

y en músicos callados contrapuntos al sueño de la vida hablan despiertos.

Las grandes almas que la muerte ausenta, de injurias de los años, vengadora,

libra, ¡oh gran don Iosef!, docta la imprenta.

En fuga irrevocable huye la hora; pero aquélla el mejor cálculo cuenta

que en la lección y estudios nos mejora.

����������������

Autor: Francisco QuevedoPropuesto por: Virgilio Sánchez

Page 48: Libro del día del libro

48

19. INSTRUCCIONES PARA SUBIR UNA ESCALERA

Nadie habrá dejado de observar que con frecuencia el suelo se pliega de manera tal que una parte sube en ángulo recto con el plano del suelo, y luego la parte si-guiente se coloca paralela a este plano, para dar paso a una nueva perpendicular, conducta que se repite en es-piral o en línea quebrada hasta alturas sumamente va-riables. Agachándose y poniendo la mano izquierda en una de las partes verticales, y la derecha en la horizon-tal correspondiente, se está en posesión momentánea de un peldaño o escalón. Cada uno de estos peldaños, formados como se ve por dos elementos, se situó un tanto más arriba y adelante que el anterior, principio que da sentido a la escalera, ya que cualquiera otra combi-nación producirá formas quizá más bellas o pintorescas, pero incapaces de trasladar de una planta baja a un pri-mer piso. Las escaleras se suben de frente, pues hacia atrás o de costado resultan particularmente incómodas. La actitud natural consiste en mantenerse de pie, los brazos col-gando sin esfuerzo, la cabeza erguida aunque no tanto que los ojos dejen de ver los peldaños inmediatamente superiores al que se pisa, y respirando lenta y regular-mente. Para subir una escalera se comienza por levan-tar esa parte del cuerpo situada a la derecha abajo, en-vuelta casi siempre en cuero o gamuza, y que salvo ex-cepciones cabe exactamente en el escalón. Puesta en el primer peldaño dicha parte, que para abreviar llama-remos pie, se recoge la parte equivalente de la izquier-da (también llamada pie, pero que no ha de confundirse con el pie antes citado), y llevándola a la altura del pie, se le hace seguir hasta colocarla en el segundo pelda-ño, con lo cual en éste descansará el pie, y en el

���������������������������� � � �

Page 49: Libro del día del libro

49

primero descansará el pie. (Los primeros peldaños son siempre los más difíciles, hasta adquirir la coordinación necesaria. La coincidencia de nombre entre el pie y el pie hace difícil la explicación. Cuídese especialmente de no levantar al mismo tiempo el pie y el pie). Llegando en esta forma al segundo peldaño, basta repetir alternadamente los movimientos hasta encon-trarse con el final de la escalera. Se sale de ella fácil-mente, con un ligero golpe de talón que la fija en su si-tio, del que no se moverá hasta el momento del descen-so.

����������������

Autor: Julio Cortázar Propuesto por: David Perea

Page 50: Libro del día del libro

50

20. POESÍA MATEMÁTICA

En las muchas hojas

del libro de matemáticas

un Cociente se enamoró

un día dolorosamente

de una Incógnita.

La vio con su mirada innumerable

y la vio desde el ápice a la base:

una figura impar;

ojos de robot, boca de trapecio,

cuerpo rectangular, senos esferoides.

Hizo de la suya una vida

paralela a la de ella,

hasta que se encontraron

en el infinito.

” ¿Quién eres tú?”, indagó ella

con ansia radical.

”Pero puedes llamarme hipotenusa.”

Y de hablar descubrieron que eran

(lo que en aritmética corresponde a las almas hermanas)

primos entre sí.

���������������������������� � � �

Page 51: Libro del día del libro

51

Y así se amaron

al cuadrado de la velocidad de la luz,

en una sexta potencia

trazando,

al sabor del momento

y de la pasión,

rectas, curvas, círculos y líneas sinusoidales en los jar-dines de la cuarta dimensión.

Escandalizaron a los ortodoxos de las formas

euclidianas

y a los exegetas del Universo infinito.

Rompieron convenciones newtonianas y

pitagóricas.

Y en fin resolvieron casarse,

constituir un hogar,

más que un hogar, una perpendicular.

Invitaron como padrinos

al Polígono y a la Bisectriz.

E hicieron planos y ecuaciones y diagramas para

el futuro

soñando con una felicidad

integral y diferencial.

����������������

Page 52: Libro del día del libro

52

Y se casaron y tuvieron una secante y tres conos

muy graciosillos

Y fueron felices

hasta aquel día

en que todo se vuelve al fin

monotonía.

Fue entonces cuando surgió

El Máximo Común Divisor.

Ofrecióle, a ella,

una grandeza absoluta

y la redujo a un denominador común.

Él, Cociente, percibió

Que con ella no formaba un todo,

una unidad.

Era un triángulo, llamado amoroso.

De ese problema él era una fracción

la más ordinaria.

Pero fue entonces cuando Einstein descubrió la

Relatividad

Y todo lo que era espurio pasó a ser

moralidad

Como en cualquier sociedad.

���������������������������� � � �

Autor: Millôr Fernandes Propuesto por: Carmen Macarro

Page 53: Libro del día del libro

53

21. POEMA INFORMÁTICO

Eres el kernel de mi Linux. Eres el html de mi corazon.com. Eres 1024kb para mi megabyte.

Tus ojos brillan mas que mi torre de cd´s. Tucorazon.com esta en mi pagina de inicio.

Eres el socket de mi CPU. Tu RAM le da vida a mi windows.

Eres el compilador de mi código. El .gif que anima mi vida.

Siempre estas en C:/Mi/Corazón. Te pienso más que las paginas indexadas por google. Eres como el firefox que me saco del infiero explorer.

Eres el enter de mi vida. Si me dejas hago Alt-F4 a mi vida.

Cuando te veo mi ciclo de CPU se acelera. Tú tienes la máxima prioridad en mi lista de procesos.

Eres el linkador de mis objetos. Tus deseos son signals para mí.

Ninguna gráfica podría renderizar al 100% tu perfecta figura.

En la cama eres puro overclocking. Sin ti mi vida sería como una web sin CSS.

Eres el cargador de mi iPod.

Dime cómo te llamas y te agrego a favoritos

����������������

Page 54: Libro del día del libro

54

Eres la primera en Google al buscar mi corazón. Tienes permisos de root en mi vida.

Tus palabras tienen el IRQ más bajo para mí. Mi MacOSX tiene envidia de tu belleza

Juntos somos como un procesador de doble núcleo. Tengo el feed RSS de tus pensamientos.

Mi sistema operativo entra en hibernación cuando no estás a mi lado.

Quisiera ser un Pendrive para tus USB. Contigo no necesito tirar de Swap.

Nuestros corazones sincronizan por Wifi.

���������������������������� � � �

Autor: Anónimo Propuesto por: Inés Nosti

Page 55: Libro del día del libro

55

22. PROGRAMACIÓN EN C++

Si yo pudiera programar mi corazón, empezaría con el dolor constante a cero, después haría una llamada a una función

que le enviara un decimal a la razón y retornara la fracción como un entero.

Si yo pudiera programar mi corazón, no encerraría entre llaves lo que quiero, le pasaría un argumento a la emoción

cuyo valor fuera esa oscura indirección donde se guarda la expresión que tanto espero.

Si yo pudiera programar mi corazón, declararía mi amor con un puntero

y le daría a mi alma una instrucción: que no se hundiera si tras la compilación

tanto algoritmo la llevara al agujero.

����������������

Autor: Anónimo Propuesto por: Carmen Martos

Page 56: Libro del día del libro

56

23. DESMENUZANDO AMANECERES

Si desmenuzo cada uno de los amaneceres que no he vivido contigo, se desprenden de ellos los falsos techos de lo ya conocido. Si analizo cada detalle existente en las aristas que dan forma en mi cabeza a lo que siento, a lo que quiero sen-tir, como el lunar en el envés de una mano o el nombre corto de una diosa, si lo analizo, todo se me queda en nada y comprendo y desecho con ello cada robo, cada pequeña agonía que en mi alma provocas en manos de otras mujeres. Es por eso que me sigo preguntando qué forma adop-tará tu pelo en mi espalda, y cómo sonará en ti aquello de David, se te oye el corazón.

���������������������������� � � �

Autor: David Perea Propuesto por: David Perea

Page 57: Libro del día del libro

57

24. YO NO SOY DIGITAL

Yo no soy digital, ni analógico, ni quepo en un mensaje de móvil o email. No tengo cobertura ni letra Tahoma. Carezco de pulsos y de tonos. No minimizo mi consu-mo. No entiendo el lenguaje de los modems, ni soy lla-mada fallida, ni tengo batería de litio, ni siglas, ni logoti-pos, ni protocolos de comunicación. No tengo eslogan,

ni soy incombustible, ni insensible a los cambios de temperatura o humedad, no tengo ordenador de a bor-do, ni bootloader, ni tuercas, ni ruedas de dientes de

perfecto engranaje que me hagan hacer lo-que-hay-que-hacer en cada momento. No obedezco a ninguna ecua-ción, no soy un reloj, ni una máquina de dividir o multi-

plicar, ni nada que se le asemeje. No soy palabra ni imagen y, por tanto, no puedo decirme ni mostrarme.

Desde aquí mis disculpas.

����������������

Autor: David Perea Propuesto por: David Perea

Page 58: Libro del día del libro

58

25. ELEGÍA

Yo quiero ser llorando el hortelano de la tierra que ocupas y estercolas, compañero del alma, tan temprano.

Alimentando lluvias, caracolas y órganos mi dolor sin instrumento.

a las desalentadas amapolas

daré tu corazón por alimento. Tanto dolor se agrupa en mi costado,

que por doler me duele hasta el aliento.

Un manotazo duro, un golpe helado, un hachazo invisible y homicida,

un empujón brutal te ha derribado.

No hay extensión más grande que mi herida, lloro mi desventura y sus conjuntos y siento más tu muerte que mi vida.

Ando sobre rastrojos de difuntos, y sin calor de nadie y sin consuelo voy de mi corazón a mis asuntos.

Temprano levantó la muerte el vuelo, temprano madrugó la madrugada,

temprano estás rodando por el suelo.

No perdono a la muerte enamorada, no perdono a la vida desatenta,

no perdono a la tierra ni a la nada.

���������������������������� � � �

Page 59: Libro del día del libro

59

En mis manos levanto una tormenta de piedras, rayos y hachas estridentes sedienta de catástrofes y hambrienta.

Quiero escarbar la tierra con los dientes, quiero apartar la tierra parte a parte

a dentelladas secas y calientes.

Quiero minar la tierra hasta encontrarte y besarte la noble calavera

y desamordazarte y regresarte.

Volverás a mi huerto y a mi higuera: por los altos andamios de las flores

pajareará tu alma colmenera

de angelicales ceras y labores. Volverás al arrullo de las rejas de los enamorados labradores.

Alegrarás la sombra de mis cejas, y tu sangre se irán a cada lado

disputando tu novia y las abejas.

Tu corazón, ya terciopelo ajado, llama a un campo de almendras espumosas

mi avariciosa voz de enamorado.

A las aladas almas de las rosas del almendro de nata te requiero,

que tenemos que hablar de muchas cosas, compañero del alma, compañero.

����������������

Autor: Miguel Hernández Propuesto por: Rocío García

Page 60: Libro del día del libro

60

Autor: John Lennon Propuesto por: José Manuel Polo

26. ENAMÓRATE DE TI

Nos hicieron creer que el “gran amor” so-lo sucede una vez, generalmente antes de los 3o años.

No nos contaron que el amor no es pro-vocado, ni llega en una momento deter-minado.

Las personas crecen a través de la gen-te. Si estamos en buena compañía , es más agradable.

Nos hicieron creer que el matrimonio es obligatorio y que los deseos fuera de este termino deben ser reprimidos.Nos hicieron creer que los guapos y delgados son más queri-dos. Nos hicieron creer que cada uno de nosotros es la mitad de una naranja, y que la vida solo tiene sentido si encontramos la otra mitad. No nos contaron que ya nacemos completos, que nadie en la vida merece tener que cargar con la responsabilidad de com-pletar lo que nos falta. Nos hicieron creer que sólo hay una fórmula para ser feliz y es la misma para todos, y los que se escapan de ella están condenados a la marginalidad. No nos contaron que estás fórmulas están equivocadas, frus-tran a las personas, son alienantes, y que podemos intentar otras alternativas. ¡Ah! Tampoco nos dijeron que nadie nos iba a contar todo esto... y que cada uno lo iba a tener que descubrir solo. Y entonces cuando estés muy enamorado de ti mismo, vas a poder ser feliz y te enamorarás de alguien. Vivimos en un mundo donde nos escondemos para hacer el amor.... aunque la violencia si se practica a plena luz del día.

���������������������������� � � �

Page 61: Libro del día del libro

61

27. EL SECRETO II

Cuando quieres atraer una relación, asegúrate de que tus pensamientos, palabras, acciones y entorno

no contradigan tus deseos. Tu trabajo eres Tú. A menos que primero te llenes

a ti mismo, no tendrás nada que dar a nadie. Trátate con amor y respeto y atraerás a las perso-

nas que te amarán y respetarán. Cuando nos estás a gusto contigo mismo, estás

bloqueado el amor y sigues atrayendo a más per-sonas y situaciones que te hacen sentir mal.

Enfócate en las cualidades que te gustan de ti, y la ley de la atracción te enseñará más cosas bue-

nas de ti. Para que una relación funcione, enfócate en lo que aprecias de la otra persona y no en lo que no te gusta. Cuando te enfocas en lo bueno, obtienes

más de lo mismo.

����������������

Autor: Rhonda Byrne Propuesto por: Teresa Amor

Page 62: Libro del día del libro

62

28. PROMESA DE MAMÁ

No soy tu amiga, no soy tu chofer, no soy tu cajero au-tomático, no soy tu mujer de la limpieza,

SOY TU MADRE.

Me enfadaré, te reñiré, te volveré loco/a, seré tu peor dolor de cabeza,

Pero cuando me necesites, estés donde estés, SIEM-PRE estaré a tú lado, porque TEQUIERO y NUNCA en-contrarás a nadie que te quiera, se preocupe, y a quien

le importas mas que a mí.

���������������������������� � � �

Autor: Poesía Popular Propuesto por: Mª Eugenia

Page 63: Libro del día del libro

63

29. ORACIÓN (DE SAN FRANCISCO DE ASÍS)

Allí donde haya odio que yo ponga amor, Allí donde haya ofensa que yo pongo el perdón, Allí donde haya discordia que yo ponga la unión. Allí donde haya error que yo pongo la verdad. Allí donde haya duda que yo ponga la fe. Allí donde haya desesperación que yo ponga la esperanza. Allí donde haya tinieblas que yo pongo nuestra luz. Allí donde haya tristeza que yo pongo la alegría

����������������

Autor: San Francisco de Asís Propuesto por: Mª Eugenia

Page 64: Libro del día del libro

64

30. “MARCADET-POISSONIERS.” Tres años antes tomé el metro hacia la estación de Aus-terlitz una hermosa tarde, y hoy vuelvo.

La calle es la misma, el cielo metálico de siempre por entre los canalones de los tejados, y este olor que flota y que es el olor de París por la mañana, cuando el vien-to agita las hojas de los escasos árboles.

Llevo el morral de siempre, pero lo llevo con más facili-dad, he crecido.

La abuela Epstein ya no está. La silla de anea también ha desaparecido de la puerta. El restaurante Golden-berg está cerrado. ¿Cuántos hemos vuelto?

“Joffo. Peluquería.”

Las mismas letras bien escritas, con trazos gruesos.

A pesar de los reflejos, detrás de la vitrina veo a Albert, está trabajando.

Detrás de él mamá está barriendo.

También veo que papá no está ahí, y comprendo que ya no estará nunca más… Se terminaron las hermosas historias contadas por la noche a a la luz verde de la pantalla.

Finalmente, Hitler habrá sido más cruel que el zar.

Henri me mira, veo que mueve los labios, Albert y mamá se vuelve hacia la calle y dicen palabras que no puedo oír a través del cristal.

Me veo reflejado en la vitrina, con el morral a cuestas.

Es cierto, he crecido.

���������������������������� � � �

Autor: Joseph Joffo. Un saco de canicas

Propuesto por: Antonio Maraver

Page 65: Libro del día del libro

65

31. LA CUENTA ESTÁ EQUIVOCADA, PERO CUADRA

Existe una cosa misteriosa, pero muy cotidiana. To-do el mundo participa de ella, todo el mundo la conoce, pero muy pocos se paran a pensar en ella. Casi todos se limitan a tomarla como viene, sin hacer preguntas. Esta cosa es el tiempo.

Hay calendarios y relojes para medirlo, pero sig-nifica poco, porque todos sabemos que, a veces, una hora puede parecernos una eternidad, y otra, en cam-bio, pasa en un instante; depende de lo que hagamos durante esa hora.

Porque el tiempo es vida. Y la vida reside en el corazón.

Y nadie lo sabía tan bien, precisamente, como los hombres grises. Nadie sabía apreciar tan bien el va-lor de una hora, de un minuto, de un segundo de vida, incluso, como ellos. Claro que lo apreciaban a su mane-ra, como las sanguijuelas aprecian la sangre, y así ac-tuaban. Ellos se habían hecho sus planes con el tiempo de los hombres. Eran planes trazados muy cuidadosamente y con gran precisión. Lo más importante era que nadie prestara atención a sus actividades. Se habían incrusta-do en la vida de la gran ciudad y de sus habitantes sin llamar la atención. Paso a paso, sin que nadie se diera cuenta, continuaban su invasión y tomaban posesión de los hombres.

Conocían a cualquiera que parecía apto para sus planes mucho antes de que éste se diera cuenta. No hacían más que esperar el momento adecuado para atraparle. Aunque hicieran todo lo posible para que ese momento llegara pronto.

����������������

Page 66: Libro del día del libro

66

Tomemos, por ejemplo, al señor Fusi, el barbero. Es cierto que no se trataba de un peluquero famoso, pero era apreciado en su barrio. No era ni pobre ni rico. Su tienda, situada en el centro de la ciudad, era peque-ña, y ocupaba a un aprendiz.

Un día, el señor Fusi estaba a la puerta de su es-tablecimiento y esperaba a la clientela. El aprendiz libra-ba aquel día, y el señor Fusi estaba solo. Miraba cómo la lluvia caía sobre la calle, pues era un día gris, y tam-bién en el espíritu del señor Fusi hacía un día plomizo.

«Mi vida va pasando», pensaba, «entre el chas-quido de las tijeras, el parloteo y la espuma de jabón. ¿Qué estoy haciendo de mi vida? El día que me muera será como, si nunca hubiera existido».

A todo eso no hay que creer que el señor Fusi tuviera algo que oponer a una charla. Todo lo contrario: le en-cantaba explicar a los clientes, con toda amplitud, sus opiniones, y oír lo que ellos pensaban de ellas. Tampo-co le molestaba en absoluto el chasquido de las tijeras o la espuma de jabón. Su trabajo le gustaba mucho y sabía que lo hacía bien. Especialmente su habilidad en afeitar a contrapelo bajo la barbilla era difícil de superar. Pero hay momentos en que uno se olvida de todo eso. Le pasa a todo el mundo.

«¡Toda mi vida es un error!», pensaba el señor Fusi. «¿Qué se ha hecho de mí? Un insignificante bar-bero, eso es todo lo que he conseguido ser. Pero si pu-diera vivir de verdad sería otra cosa distinta.»

���������������������������� � � �

Page 67: Libro del día del libro

67

Claro que el señor Fusi no tenía la menor idea de cómo habría de ser eso de vivir de verdad. Sólo se ima-ginaba algo importante, algo muy lujoso, tal como veía en las revistas. […]

Michael Ende, Momo. Capítulo 6

����������������

Autor: Michael Ende. Propuesto por: Antonio Maraver

Page 68: Libro del día del libro

68

32. MICRORRELATO

...el drama del desencantado que se arrojó a la calle

desde el décimo piso, y a medida que caía iba viendo a

través de las ventanas la intimidad de sus vecinos, las

pequeñas tragedias domésticas, los amores furtivos, los

breves instantes de felicidad, cuyas noticias no habían

llegado nunca hasta la escalera común, de modo que

en el instante de reventarse contra el pavimento de la

calle había cambiado por completo su concepción del

mundo, y había llegado a la conclusión de que aquella

vida que abandonaba para siempre por la puerta falsa

valía la pena de ser vivida.

���������������������������� � � �

Autor: Gabriel García Márquez. Propuesto por: Antonio Maraver

Page 69: Libro del día del libro

69

33. A MARGARITA DEBAYLE

Margarita está linda la mar, y el viento,

lleva esencia sutil de azahar; yo siento

en el alma una alondra cantar; tu acento:

Margarita, te voy a contar un cuento:

Esto era un rey que tenía un palacio de diamantes, una tienda hecha de día y un rebaño de elefantes, un kiosko de malaquita, un gran manto de tisú, y una gentil princesita,

tan bonita, Margarita,

tan bonita, como tú.

Una tarde, la princesa vio una estrella aparecer; la princesa era traviesa

y la quiso ir a coger.

La quería para hacerla decorar un prendedor,

con un verso y una perla y una pluma y una flor.

Las princesas primorosas se parecen mucho a ti:

����������������

Page 70: Libro del día del libro

70

cortan lirios, cortan rosas, cortan astros. Son así.

Pues se fue la niña bella, bajo el cielo y sobre el mar, a cortar la blanca estrella

que la hacía suspirar.

Y siguió camino arriba, por la luna y más allá;

más lo malo es que ella iba sin permiso de papá.

Cuando estuvo ya de vuelta de los parques del Señor, se miraba toda envuelta en un dulce resplandor.

Y el rey dijo: «¿Qué te has hecho? te he buscado y no te hallé; y ¿qué tienes en el pecho que encendido se te ve?».

La princesa no mentía. Y así, dijo la verdad:

«Fui a cortar la estrella mía a la azul inmensidad».

Y el rey clama: «¿No te he dicho que el azul no hay que cortar?. ¡Qué locura!, ¡Qué capricho!...

El Señor se va a enojar».

Y ella dice: «No hubo intento; yo me fui no sé por qué.

���������������������������� � � �

Page 71: Libro del día del libro

71

Por las olas por el viento fui a la estrella y la corté».

Y el papá dice enojado: «Un castigo has de tener: vuelve al cielo y lo robado

vas ahora a devolver».

La princesa se entristece por su dulce flor de luz,

cuando entonces aparece sonriendo el Buen Jesús.

Y así dice: «En mis campiñas esa rosa le ofrecí;

son mis flores de las niñas que al soñar piensan en mí».

Viste el rey pompas brillantes, y luego hace desfilar

cuatrocientos elefantes a la orilla de la mar.

La princesita está bella, pues ya tiene el prendedor

en que lucen, con la estrella, verso, perla, pluma y flor.

Margarita, está linda la mar, y el viento

lleva esencia sutil de azahar: tu aliento.

����������������

Page 72: Libro del día del libro

72

Ya que lejos de mí vas a estar, guarda, niña, un gentil pensamiento

al que un día te quiso contar un cuento.

���������������������������� � � �

Autor: Rubén Darío. Propuesto por: Antonio Maraver

Page 73: Libro del día del libro

73

34. Y DIOS ME HIZO MUJER

Y Dios me hizo mujer, de pelo largo,

ojos, nariz y boca de mujer.

Con curvas y pliegues

y suaves hondonadas y me cavó por dentro,

me hizo un taller de seres humanos. Tejió delicadamente mis nervios

y balanceó con cuidado el número de mis hormonas.

Compuso mi sangre y me inyectó con ella

para que irrigara todo mi cuerpo;

nacieron así las ideas, los sueños, el instinto.

Todo lo que creó suavemente a martillazos de soplidos

y taladrazos de amor, las mil y una cosas que me hacen mujer todos los días

por las que me levanto orgullosa todas las mañanas y bendigo mi sexo.

����������������

Autor: Gioconda Belli. Propuesto por: Sandra Fernández

Page 74: Libro del día del libro

74

35. EL AMOR

Qué tienes, qué tenemos, qué nos pasa?

Ay. Nuestro amor es una cuerda dura que nos amarra hiriéndonos

y si queremos salir de nuestra herida,

separarnos, nos hace un nuevo nudo y nos condena

a desangrarnos y quemarnos juntos.

Qué tienes? Yo te miro y no hallo nada en ti sino dos ojos

como todos los ojos, una boca perdida entre mil bocas que besé, más hermosas,

un cuerpo igual a los que resbalaron bajo mi cuerpo sin dejar memoria.

.Y qué vacía por el mundo ibas como una jarra de color trigo

sin aire, sin sonido, sin substancia!

Yo busqué en vano en ti profundidad para mis brazos

qué excavan, sin cesar, bajo la tierra: bajo tu piel, bajo sus ojos

nada, bajo tu doble pecho adelantado

Apenas una corriente de orden cristalino que no sabe por qué corre cantando.

Por qué, por qué, por qué, amor mío, por qué?

���������������������������� � � �

Autor: Pablo Neruda. Propuesto por: Teo Jiménez

Page 75: Libro del día del libro

75

36. PROVERBIOS Y CANTARES (SELECCIÓN)

Nunca perseguí la gloria ni dejar en la memoria

de los hombres mi canción; yo amo los mundos sutiles,

ingrávidos y gentiles como pompas de jabón. Me gusta verlos pintarse

de sol y grana, volar bajo cielo azul, temblar

súbitamente y quebrarse. ***

¿Para qué llamar caminos a los surcos del azar?...

Todo el que camina anda, Como Jesús, sobre la mar.

*** Ni vale nada el fruto cogido sin sazón…

Ni aunque te elogie un bruto ha de tener razón.

***

De lo que llaman los hombres virtud, justicia y bondad,

una mitad es envidia, y la otra no es caridad

����������������

Autor: Antonio Machado Propuesto por: Carmen Moreno

Page 76: Libro del día del libro

76

37. JUAN DE MAIRENA “Vosotros debéis amar y respetar a vuestros maestros, a cuantos de buena fe se interesan por vuestra forma-ción. Pero para juzgar si su labor fue más o menos acertada, debéis esperar mucho tiempo, acaso toda la vida, y dejar que el juicio lo formulen vuestros descen-dientes. Yo os confieso que he sido ingrato alguna vez -y harto me pesa- con mis maestros, por no tener pre-sente que en nuestro mundo interior hay algo de ruleta en movimiento, indiferente a las posturas del paño, y que mientras gira la rueda, y rueda la bola que nuestros maestros lanzaron en ella un poco al azar, nada sabe-mos de pérdida o ganancia, de éxito o de fracaso”

���������������������������� � � �

Autor: Antonio Machado Propuesto por: Sotero Hernández

Page 77: Libro del día del libro

77

38. RIMA XVII

Hoy la tierra y los cielos me sonríen, hoy llega al fondo de mi alma el sol,

hoy la he visto, la he visto y me ha mirado..., ¡hoy creo en Dios!

����������������

Autor: Gustavo Adolfo Bécquer Propuesto por: Marta Mozo

Page 78: Libro del día del libro

78

39. UNA PALABRA, UNA FRASE…

La suma de unos renglones sin importancia para mi…

Leía rápido, sin pararme y no entendía nada…

Pero un día, desde mi cama, envuelto en mil sudores como consecuencia de esa fiebre maldita… me paré, leí despacio me enteré…

Y me encontré con tantos mundos diferentes tantas his-torias fantásticas que me entusiasme…

No encontraba el momento de coger un libro y pasar sus páginas, vivir nuevas aventuras, encontrar nuevos amigos…

Fue maravilloso descubrir como las letras se unían for-mando palabras, como estas palabras se unían forman-do frases…

Ahora tengo mis es-tanterías repletas de historias fantásticas, personajes que en las noches de in-somnio, salen de sus escondites y me de-leitan con sus aven-turas…

���������������������������� � � �

Autor: Mª Ángeles Garrrido Propuesto por: Mª Ángeles Garrrido

Page 79: Libro del día del libro

79

40. ABUELITO, ¿QUÉ ES UN LIBRO?

Abuelito, ¿qué es un libro?

* Pues... un libro es... como una persona.

* ¿Como una persona? No lo entiendo.

* Como una persona, sí. Tú puedes tener una per-sona buena, que te ayude a ser mejor, que sea un buen amigo... pues los libros buenos son como los amigos que te ayudan. Cuando los lees, disfrutas; cuando aca-bas de leerlos, te sientes contento... y al cabo de los años recuerdas aquel libro cuya lectura te hizo tanto bien.

* Entonces, todos los libros son buenos, ¿no?

* Todos, no. También hay personas que te hacen daño. Pues igual hay libros cuya lectura te hace daño, te deja triste, recuerdas las cosas que has leído y te dejan desazón, desánimo…

* ¿Y cómo sabemos si un libro es bueno o malo? * Pues puedes preguntar a alguna persona que lo conozca, pero sobre todo, cuando lo empiezas a leer. Si es bueno, lo notarás en seguida. Un libro bueno es como un amigo, y un buen amigo es un tesoro.

* Pues en el instituto vamos a celebrar el Día del Libro.

����������������

Page 80: Libro del día del libro

80

* ¡Estupendo! En los libros hay mucha sabiduría, mucho conocimiento, leyendo se aprende mucho. Te animo a que leas, que leas con interés, y que cuando leas, seas capaz de valorar lo que lees, que procures siempre sacar las cosas buenas de la lectura.

* ¿Y cuáles son los libros mejores?

* Hay muchos. Yo te puedo contar que el primer libro que se imprimió fue la Biblia, que es un libro reli-gioso, y que es el más editado en la Historia. También hay libros muy importantes como El Quijote, escrito por Cervantes… En los libros encuentras narraciones, cuando cuenta un hecho; encuentras descripciones, cuando escribimos lo que vemos, la realidad; y encuen-tras diálogos, cuando leemos las conversaciones entre personas.

* ¿Y qué más?

* ¿Más? Bien, pues existe la poesía, cuando escri-bimos frases bonitas con palabras hermosas cuya lectu-ra nos llega muy hondo, pues el poeta expresa los sentimientos y pensamientos... y existe el teatro, donde el autor nos dice lo que piensa sobre la realidad a través de los personajes o actores.

*Abuelito, ¡tú sabes mucho! * Los años, hijo, los años...

���������������������������� � � �

Autor: Federico Jiménez Propuesto por: Federico Jiménez

Page 81: Libro del día del libro

81

41. LOS SIGLOS DE LA (IN)SUMISION

Trazar los siglos de la sumisión femenina significa, al mismo, tiempo recuperar las voces, las ideas y los textos de aquellas mujeres que dibujaron con precisión su contorno levantándose contra ella. Es necesario des-hacer la creencia de que sólo en la modernidad pode-mos encontrar el rechazo a las estructuras patriarcales, porque de forma individual, pero también en pequeñas redes o movimientos, podemos rastrearla en todas las épocas de la historia.

Autoras como Teresa Langue de Paz, afirma que la conciencia feminista en los tres siglos anteriores al XIX tuvo un alcance mayor de lo que se conoce (Langue de Paz, 2004: 14). Lo mismo puede decirse, y es mucho más llamativo, de los siglos anteriores, en los que se puede detectar dicha conciencia bajo el doble aspecto de la reivindicación de la libertad femenina o, cuanto menos, de la resistencia a las normas opresoras. Se trata de una idea de insumisión que es común a muje-res de diferentes clases sociales: monjas o seglares, reinas, nobles o mujeres de clases populares, y que se traduce en algunas prácticas antinormativas, por lo que se refiere a lo social: las mujeres iban a las cruzadas, administraban feudos y abadías, eran peregrinas y tro-vadoras, o abiertamente heréticas, por lo que se refiere a lo religioso: el movimiento de las cátaras, las beguinas o emparedadas, pero también deja su huella en la práctica de la escritura, a través de diferentes géneros, que van desde los más populares, como las cartas, la poesía, o la novela, hasta los más intelectuales, como el ensayo, los diálogos o los tratados. Como nos recuerda Régine Pernoud (1991: 21), la primera historiadora

����������������

Page 82: Libro del día del libro

82

que se conoce es Ana Comneno, que escribe de su pu-ño y letra la historia de la Primera Cruzada (1095-1099) en su obra La Aleixada. El conjunto de textos patriarca-les y de las mujeres “disidentes” dibujan el mapa de las múltiples prohibiciones, un promemoria de la misoginia que afectaba a la vida de las mujeres, desde los aspec-tos más cotidianos, como la imposición de un marido o de ingresar en un convento, pasando por el empleo de la violencia física por parte de los varones a los que es-taban sometidas, hasta llegar a las cuestiones intelec-tuales o teológicas. Este corpus demuestra que la idea de la desigualdad entre hombres y mujeres no era sólo una disquisición intelectual, entre autores que defendían la dignidad de las mujeres y autores que las vitupera-ban. El trabajo de rescate de textos de autoras desco-nocidas y la búsqueda de constantes estilísticas y temá-ticas entre las obras de autoras ya conocidas, pone de manifiesto que no se trataba de un simple juego o diver-timento palaciego, como pretenden algunos críticos (Cfr. Pérez Priego, 1989), sino de una conciencia exten-dida por parte de las mujeres de su subalternidad, de su indefensión, de su inferioridad, de su marginalidad y, como va a suceder en los conventos, de una conciencia de la necesidad de autopromocionarse para conquistar un espacio y una posición de poder de cara a la nego-ciación con las autoridades eclesiásticas o civiles. Es decir, se trata de una conciencia feminista en el sentido más amplio de la palabra, que iba más allá de los textos escritos, difundiéndose también a través de lecturas en voz alta y colectivas, que se producían en las plazas o en los conventos, como nos demuestra la advertencia que Beatriz de Sera (1515-1586), coloca en la introduc-ción de su obra de teatro Amor de virtud (1548): “historia escrita para el placer de leer y no de recitar”.

���������������������������� � � �

Page 83: Libro del día del libro

83

Según Milagros Riveras Garretas (2006: 745) los siglos más propicios para la libertad femenina fueron el XII y el XIII. Las míticas italianas, como Margarita Porete o Ángela da Foligno, habían utilizado el lenguaje bíblico y espiritual para poner en entredicho la jerarquía entre los sexos. Las beguinas, denominadas beatas en Castilla a partir del siglo XV, consideraban el amor como instru-mento de trascendencia y promovían la idea de un equi-librio entre la razón y el amor. Las dedicadas y devotas a Dios catalanas culminan una serie de movimientos femeninos, que ya en los siglos X y XI contaban con fi-guras femeninas con enorme libertad y autoridad, como ������������ ��������� ���������������������������������� ��������� ������ �����������.

En contra de opiniones, como la de Georges Duby (2000), que sostiene que las mujeres estaban tan opri-midas en la Edad Media que un movimiento como el de las trovadoras no pudo haberse producido, algunos es-tudios posteriores, como el de Martinengo (1997), dan a conocer la obra de más de veinte trovadoras de las que se conservan textos, de otras se conservan sólo los nombres, como sucede en Italia con Beatriz de Monfe-rrato. También otros estudios, como los de Natalie Ze-non Davis, ponen de manifiesto que en la Edad Media existían una gran variedad de imágenes femeninas, que provenían tanto de la literatura sacra como profana, en las que las protagonistas mujeres, ya fueran santas heroínas, aventureras, guerreras, incluso travestidas de hombre, poseían muchos rasgos comunes, y ofrecían a las mujeres reales una serie de modelos que posibilita-ban su crítica o descontento con el contexto social que les tocaba vivir (Zenon Davis, 1989). Un descontento que algunas figuras históricas traducirán en hechos

����������������

Page 84: Libro del día del libro

84

���� ����� ����� �� �� ����� � ����� �� � �� �� ��(1340-1404), catalana de nacimiento, última reina de Cerdeña, que escribió la Carta de logu, en la que se re-cogen importantes medidas de protección de las muje-res, como la comunión de bienes en el matrimonio o la libertad de la mujer para aceptar o rechazar un matrimo-nio reparador después de haber sufrido violencia carnal. Por otra parte, las imágenes de la literatura se corres-pondían con la variedad de oficios que las mujeres des-empeñaban en las ciudades medievales y renacentistas, como nos recuerda María Antonia Bel (2000): taberneras, cocineras, lavanderas administradoras de hospitales o cárceles, joyeras, frute-ras, pescaderas, vendimiadoras etc. En la Península ibérica desde Alfonso X hasta los Reyes Católicos, se legisla en diferentes momentos sobre el trabajo femeni-no, lo que avala la hipótesis de su importancia para la

sociedad del tiempo .(....).

���������������������������� � � �

Autor: Mercedes Arriaga Flórez Propuesto por: Rocío Guzmán

Page 85: Libro del día del libro

85

42. Y YA COMENZASTEIS

Y ya comenzasteis esa larga carrera del saber.

Y aún siento en mi cuerpo, en mi ser, las vibra-ciones de vida de los vuestros.

Mi Hijo, ahí en tu cole, tu Profe, te dará amor, cui-dado, respeto, te hablarán de las plantas, la suma, la recta, te guiarán hacia un mundo solidario, a compartir con tus iguales en donde la Paz será realidad.

Y Tú, mi Pequeña, gozarás de la ternura, el cuida-do, de todos los valores positivos que te ofrecerán de regalo tus Señoritas/os, jugarás con ese barro mágico multicolor parecido al mío, sólo que el mío fue de un so-lo color, marrón.

Septiembre de 1984

����������������

Autor: Carissa Propuesto por: María

Page 86: Libro del día del libro

86

� ���������������������������� � � �

43. RESURRECIÓN

¿Que después de esta vida tengamos que despertarnos un día aquí al estruendo terrible de trompetas y clarines?

Perdona, Dios, pero me consuelo pensando que el principio de nuestra resurrección, la de todos los difuntos, la anunciará el simple canto de un gallo…

Entonces nos quedaremos aún tendidos un momento…La primera en levantarse será mamá... La oiremos encender silenciosamente el fuego, poner silenciosamente el agua sobre el fogón y coger con sigilo del armario el molinillo de café. Estaremos de nuevo en casa

Autor: Vladimir Holan Propuesto por: Virgilio Sánchez

Page 87: Libro del día del libro

87

� ����������������

Page 88: Libro del día del libro

88

El día 23 de abril fue elegido como Día del Libro y del Derecho de Autor, pues corresponde al fallecimiento de los escritores Miguel de Cervan-tes, William Shakespeare e Inca Garci-laso de la Vega en la misma fecha en el año 1616 (aunque realmente no es así: Cervantes falleció el 22 y fue enterrado el 23, mien-tras que Shakespeare murió el 23 de abril... del calendario juliano, que corresponde al 3 de mayo del calendario gregoriano). En esta fecha también falle-cieron William Wordsworth (en 1850) y Josep Pla (en 1981). LaUnión Internacional de Edito-res propuso esta fecha a la Unesco, con el objetivo de fomentar la cultura y la protección de la propiedad inte-lectual por medio del derecho de autor. La Conferencia General de la Unesco la aprobó en París el 15 de no-viembre de 1995, por lo que a partir de dicha fecha el 23 de abril es el "Día Internacional del Libro y del Dere-cho de Autor".

���������������������������� � � �