revista aurobindo #4

of 12/12
Aurobindo Revista gratuita Nº 4 Noviembre 2014 ¿Quién fue Sri Aurobindo? Segmento biográfico (cuarta parte) Karma Yoga Sufismo Cuento y poesía

Post on 06-Apr-2016

233 views

Category:

Documents

6 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Revista gratuita que trata sobre las bases del yoga y la vida y obra de grandes yoguis (incluye relatos y poesía).

TRANSCRIPT

  • Aurobindo Revista gratuita N 4 Noviembre 2014

    Quin fue Sri Aurobindo? Segmento biogrfico (cuarta parte)

    Karma Yoga

    Sufismo Cuento y poesa

  • 2

    Quin fue Sri Aurobindo? (Cuarta y ltima parte).

    Sri Aurobindo llega a Pondicherry el 4 de abril de 1910, y ese ser el lugar donde pasar el resto de su vida. All se dedica por entero a la investigacin yguica y a trabajar en el descen-so de la consciencia-energa que l llama Supramental. A partir de esta etapa, los datos que tenemos de su vida externa son cada vez menores, ya que el trabajo interno le demanda una dedicacin exclusiva.

    A su llegada, las condiciones en las que vive con varios de sus compaeros son muy precarias. Para sus amigos resulta muy difcil hacerle llegar algo de dinero, debido a lo peligroso que resultar en esos das prestar ayuda a un lder revolucionario. Adems, Aurobindo era vigilado de cerca por la polica india birtnica. De hecho, el gobierno britnico no poda creer que ste haya llegado a Pondicherry para practicar yoga en un lugar tranquilo. Pensaban que era un mero truco para ocultar sus actividades revolucionarias. Ellos slo saban que Sri Auro-bindo era el revolucionario ms peligroso de la India, el cere-bro detrs del movimiento independentista. Por tal motivo sos-pechaban que instrucciones revolucionarias, incluso armas y bombas eran suministradas a los otros revolucionarios desde Pondicherry, con lo cual frecuentemente revisaban su casa, tomaban nota de cada visitante que se acercaba y buscaron de diferentes maneras la forma de deshacerse de l.

    Entre los acontecimientos ms relevantes de esta etapa, se encuentra la llegada a Pondicherry en 1914 de Paul Richard y su esposa, Mirra Alfassa. La idea de Paul Richard es proponerle que colabore con una revista filosfica. EL proyecto se lleva adelante y aquel da se produce el encuentro espiritual entre Aurobindo y Mirra Alfassa (1878-1973), quien volver a Francia con su marido y luego de pasar cuatro aos en Japn, regre-sar a Pondicherry en 1920 para quedarse permanentemente y ser la colaboradora y compaera espiritual de Sri Aurobindo. Sin embargo, Mirra Alfassa lo conoca a Aurobindo desde haca aos, a travs de sus experiencias espirituales. Entre los once y trece aos de edad, una serie de experiencias psquicas y espirituales me revelaron no slo la existencia de Dios, sino tambin las posibilidades del hombre en encontrarlo o develar-lo ntegramente en conciencia y accin; de manifestar a Dios sobre la tierra en una vida divina. Esto, junto con una discipli-na prctica para su cumplimiento, me fue dado durante el des-canso de mi cuerpo el sueo por diferentes maestros, algu-nos de los cuales conoc en su forma fsica posteriormente. Con el tiempo, mientras el desarrollo interior y exterior prose-gua, la relacin psquica y espiritual con uno de estos seres se

    Editorial En este nmero concluimos con la biografa de Sri Au-robindo. Su vida es tan fascinante como su obra. Hemos intentado introdu-cir al lector en ambas, con-fiando en que quienes se hayan sentido atrados por ellas puedan sumergirse con mayor profundidad por su propia cuenta, a travs de la bibliografa citada.

    De todos modos, su pensa-miento y yoga estarn pre-sentes en los prximos nmeros, impregnando sus pginas con sus destellos de sabidura.

    Quisimos tambin reflexio-nar sobre una rama del yoga a la que pareciera drsele poca importancia. Sin embargo, comprender el significado del karma yoga, tal como Swami Vi-vekananda lo presenta, es de fundamental importan-cia para quienes hayan decidido adentrarse en este camino. La claridad con que Vivekananda expone sus ideas es de una riqueza inigualable. Esperamos que lo disfruten y contribuya a una mejor comprensin del tema.

    Gracias nuevamente a nuestros auspiciantes, que hacen posible la distribu-cin impresa de esta revista en la ciudad de Puerto Ma-dryn y Trelew de forma gratuita. Y a quienes dan vida al espacio Shabda Brahman Yoga, participan-do de las actividades pro-puestas.

    A.V.

  • 3

    Productos artesanales de Lavanda orgnica

    www.chacraelrefugio.tiendanube.com

    Tel. 280-4209256 / 4363615

    La revista propuesta por Paul Richard se publi-car desde 1914 hasta 1920, bajo el nombre de Arya. En ella aparece una vasta produccin de Aurobindo, nmero tras nmero. Su sabi-dura, procedente de ms all de la razn dis-cursiva, aparece en obras de gran magnitud, tales como La vida divina, Sntesis del Yoga, El crculo humano, El ideal de la unidad humana, El secreto de los Vedas, Ensayos sobre el Gita, etc, que llenan las pginas de la revista y asombran a los lectores que tienen la oportu-nidad de asomarse a ellas.

    Entre 1920 y 1926 su sadhana se vuelve extre-madamente intensa y profunda. Sri Aurobindo nota que la magnitud del trabajo espiritual que tiene ante l necesita de la concentracin de todas sus energas. Hasta ahora, Sri Aurobindo no haba tomado discpulos. l vive en retiro con algunos compaeros de sus das en la poltica, con quienes tiene una relacin de amistad, no de Gurudiscpulo. Pero con el tiempo, habr un desarrollo gradual de relacio-nes espirituales y cuando la Madre regresa a Pondicherry para quedarse de forma perma-nente, ms gente comienza a llegar para se-guir el camino espiritual. Es as que una comu-nidad de sadhakas se forma para el manteni-miento y gua de aquellos que han dejado todo en bsqueda de una vida ms elevada. Gra-dualmente la Madre queda a cargo de todos los arreglos necesarios relacionados con el hospedaje, alimentacin, etc. Estas actividades crecen a medida que crecen las necesidades, y

    lentamente llevan a la fundacin oficial del ashram el 24 de noviembre 1926, da en que sucede otro acontecimiento de gran relevan-cia.

    Fue el descenso de lo que Aurobindo llam, la divinidad o poder sobremental (overmind), preparando el descenso del principio supra-mental o supermente y que marc un gran paso en su trabajo. El significado de este des-censo slo se puede comprender familiarizn-donos con el pensamiento, la terminologa y el trabajo de Sri Aurobindo. Lo que por ahora resaltamos es que a partir de este descenso, la intensidad de su trabajo se presenta con tal agudeza que decide retirarse prcticamente de todo contacto pblico para realizar su sadhana. Deja a la Madre al frente del recin fundado ashram, encargada no slo de las funciones organizativas, sino tambin de la atencin directa a los discpulos. Dir Sri Auro-bindo la sobremente debe ser alcanzada y bajada, para que el descenso de la supermen-te sea posible, ya que es el pasaje La su-permente es la completa Verdad-Consciencia de lo Divino Entre la supermente y la mente humana hay un nmero de rangos y planos La sobremente es el ms alto de estos ran-gos.

    La produccin terica fue menor en este pero-do, aunque cabe destacar las ms de mil pgi-nas reunidas bajo el ttulo letters on Yoga, casi

    La supermente o principio supramental es una Verdad-Consciencia en la que la Realidad Divina, plenamente manifestada, ya no trabaja con la instrumentacin de la ignorancia; una verdad del estado del ser, que es abso-

    luto, se torna dinmica en una verdad de energa y

    actividad del ser que es autoexistente y perfecto...

    ...Un ascenso hacia la Verdad supramental no slo eleva nuestra consciencia espiritual y esencial hacia esa altu-ra, sino que produce el descenso de esta Luz y Verdad

    en todo nuestro ser y en todas nuestras partes de la

    naturaleza. (1)

    -Sri Aurobindo

    [email protected] 0280 154 404688

    volvi cada vez ms clara. Lo llam Krishna, y era consciente que sera con l (a quien cono-cera algn da en la tierra) con quien el traba-jo divino sera hecho En el momento en que vi a Sri Aurobindo lo reconoc como al ser a quien sola llamar Krishna. Esto fue suficien-te para explicar porqu yo estaba completa-mente convencida que mi lugar de trabajo era cerca de l, en la India (1).

  • 4

    todas ellas procedentes de correspondencia mantenida con discpulos del ashram, as como la continuacin del gran poema Savitri,

    En relacin al trabajo interior, sabemos poco. Segn l mismo confiesa en una carta a un discpulo en 1935, lo que aparece en los libros antes citados son slo la primera parte del yo-ga integral, aquella en la que prcticamente coincido con los yogas antiguos y clsicos, mientras que el detalle o mtodo de las eta-pas posteriores del yoga, que entran en regio-nes poco conocidas o incluso vrgenes, no lo he hecho pblico y de momento no tengo la inten-cin de hacerlo.

    Probablemente como dir la Madre ms tarde en LAgenda de laction supramentale sur la terre (13 vols.) Sri Aurobindo se ha llevado el secreto con l. El secreto del yoga supramen-tal, que trata de anclar ese principio, hasta entonces ajeno a la consciencia terrestre, en el aura del planeta.

    En 1950 Sri Aurobindo deja de trabajar desde

    su cuerpo fsico. Cuenta la Madre que das an-tes le coment que alguno de los dos deba pasar a la otra parte del velo para trabajar conjuntamente de un modo ms eficaz. La madre se ofreci inmediatamente para ser ella quien traspase el umbral, pero Aurobindo le contest que el cuerpo de ella estaba mejor preparado para llevar a cabo la ltima etapa de de la transformacin del yoga integral: la su-pramentalizacin del cuerpo fsico.

    El 5 de diciembre de 1950 Sri Aurobindo entra en mahasamadhi. Sin embargo, su presencia sigue siendo perceptible en el lugar que habit e impregn de luz sagrada.

    (1) Pg. 71 Sri Aurobindo, the story of his life, Sri Aurobindo Ashram, Pondicherry, India. Traduccin

    propia.

    (2) Pg. 357. Sntesis del Yoga, parte1. Sri Aurobin-do. Ed. Kier.

    Bibliografa: Sri Aurobindo o la aventura de la cons-ciencia, Satprem, Ed.Obelisco. Sri Aurobindo, the story of his life, Sri Aurobindo Ashram, Pondicherry,

    India. Sri Aurobindo, Vicente Merlo, Ed. Kairs.

    El verdadero cambio de consciencia dir la Ma-dre es el que mudar las condiciones fsicas del mundo y har de l una nueva creacin. He aqu una de las claves del yoga integral de Aurobindo y la Madre. Y es que se trata de transformar las con-diciones fsicas del mundo, osa, las llamadas leyes naturales que gobiernan nuestra existencia. Y para eso es necesario, por una parte, trabajar en el pro-pio cuerpo individual sin evadirse al ms all, por-que este cuerpo es el punto de insercin de la con-ciencia en la Materia, y por otro lado, descubrir el principio de consciencia que estar dotado del po-der de transformar la Materia. Ahora bien, la reali-dad de la supermente o principio supramental no pretende ser una novedad, ya que haba sido vis-lumbrada por los rishis vdicos. La diferencia estara dada en que en la antigedad se habra tratado de una contemplacin de Aquello en su propio plano, sin la intencin o el esfuerzo de hacerlo descender a la conciencia fsica, mientras que en el caso de Sri Aurobindo, se tratara no slo de ascender hasta ella, sino de descender con ella para transformar nuestra realidad personal hasta el punto de que dicho poder supramental pueda organizarse y ma-nifestarse a travs de nosotros, lo que implicara un

    salto evolutivo. La verdadera relevancia de su obra no se halla tanto en la presentacin terica, sino en la puesta en accin, en la encarnacin, en el anclaje de esta realidad supramental hasta entonces latente en la evolucin de la humanidad. Esto significa que el cuerpo fsico est llamado a una transformacin (de tal modo que la propia cons-titucin celular se vea modificada, pudiendo hablar-se de mente celular) que le permita ser vehculo apropiado para la manifestacin del nuevo tipo de ser emergente, el ser supramental. Lo que implica la necesidad de ascender a dicho plano supramental conscientemente, para luego descender con el poder all logrado e iniciar la supramentalizacin de la mente, de las emociones e impulsos vitales, y final-mente del cuerpo fsico. De lo contrario, sin una espiritualidad capaz de cambiar las condiciones terrenales, cabe preguntar-nos cual sera el sentido del alma, en involucionar hasta la Materia, para luego evolucionar lentamen-te, crecer, individualizarse a travs de los sentidos, la mente, sus experiencias, recordarse cada vez ms de su divinidad perdida o sumergida, encontrarse a s misma y volver a su Origen, trascendente y nirv-

    nico o csmico. Cual sera el sentido de entrar en la

    El Secreto de Sri Aurobindo

  • 5

    Materia para luego salir de nuevo? Como dice Satprem, Dios no tena necesidad de entrar en la Materia, si era para luego salir de ella; Dios no necesitaba de la Muerte, ni del Sufrimiento, ni de la Ignorancia, si este Sufrimiento, esta Muerte y esta Ignorancia no tienen en s su propio sentido; si, al fin y al cabo, esta tierra y este cuerpo no son la sede de un Secreto que todo lo muda y no el instru-

    mento de una purificacin y de una huda(1).

    As, la relevancia del trabajo de Sri Aurobindo, es haber trabajado en el descenso de este principio supramental, capaz de una verdadera transforma-cin aqu abajo. Lograr que se instale definitiva-mente entre nosotros, en algunos primero y luego, por irradiacin, en cuantos se hallen preparados para ello, as como el principio mental o como el principio de vida se han establecido definitiva y naturalmente sobre la tierra. Es decir, que se trata de crear sobre la tierra una superhumanidad divi-nizada, no sometida ya ms a las leyes de la igno-rancia, del sufrimiento y de la descomposicin. Y es que el alma no ha terminado su obra simplemente con haber llegado a ser humana; todava tiene que desarrollar su humanidad y sus posibilidades supe-

    riores.

    El trabajo de Sri Aurobindo y la Madre es enorme, indescriptible e incomprensible para la mente humana. Ellos no son tericos de la evolucin, sino prcticos. Todo cuanto han dicho es el producto de sus propias experiencias. El yogui se concentra en un punto de su ser, rene todas sus energas y sale a otra parte, a otra dimensin csmica o nirvnica, pero continua bebiendo, alimentndose, durmiendo, enfermndose a veces, como todos los seres huma-nos, y muere un da. Y es que no es l quien ha realizado la consciencia csmica, sino un minsculo punto de su ser, y todo lo dems, toda la naturale-za humana que el yogui ha excluido en ese slo punto de evasin, no participa de su conciencia csmica, a no ser por irradiacin indirecta. Sri Au-robindo hace una comprobacin muy importante, y es que una realizacin lineal, en un punto, no basta, y que es preciso una realizacin global, en todos los puntos, que abarque la totalidad del individuo; de ah el yoga integral, el yoga pleno, prna yoga. La consciencia ltima es esa que percibe y acepta a Dios e el universo y ms all del universo, y el yogui integral es aquel que, habiendo encontrado lo Trascendente, puede volver al universo y poseer el universo, conservando a voluntad el poder tanto de bajar como de subir por la gran escala de la existencia. Este doble movimiento de ascensin y

    de descenso de la conciencia individual constituye el principio bsico del descubrimiento supramental. La ascensin en el supraconsciente es la primera etapa. A medida que el aspirante establece el silencio mental, que pacifica su cuerpo vital, y que se libera de su absorcin en lo fsico, la consciencia se desentiende de las mltiples actividades en las que se hallaba desparramada y adquiere una existencia independiente. Como una fuerza que vibra de modo cada vez ms intenso y que quiere subir. El silencio no es un fin, es un medio, como el solfeo para atrapar la msica. Pero el estado que se alcanza con esta ascensin, trascendente o nirvnico, nos ha llevado a conocer slo la mitad del secreto, y lo que nos muestran Aurobindo y la Madre, es precisamente que la otra mitad se en-cuentra aqu en la Materia. Y es que no se trata de evadirse, sino de encontrar aqu abajo, en el fondo de la Muerte y de la Inconsciencia, en el fondo del Mal, la clave de la vida divina. Se puede decir que cuando el crculo se cierre y se toquen ambos extremos, cuando lo ms alto se manifieste en lo ms material la suprema Realidad en el centro del tomo entonces la experiencia ser verdade-ramente concluyente. El secreto, eso que Aurobin-do ha llamado supramental, no es un grado ms por encima de la sobremente (overmind), sino un nuevo signo. Y a medida que Sri Aurobindo as-cenda hacia la supermente, su consciencia bajaba hacia lo ms denso. Este no es un yoga para dbi-les, dice la Madre, y es que la consecuencia inme-diata de esta ascensin es hacer salir a una luz despiadada todos los bajo fondos de la conscien-cia, personal primero, luego universal. Esta estrecha conexin entre el supraconsciente y el subconscien-te, es el punto de partida del descubrimiento de Sri

    Aurobindo.

    El subconsciente al que se refiere Aurobindo, es nuestro pasado evolutivo, cercano o remoto, con todas las huellas de nuestra vida presente y todas las de nuestras vidas anteriores, as como el Supra-consciente es nuestro porvenir evolutivo. Todos los residuos, todas las fuerzas que han presidido nues-tra ascensin de la Materia al animal y del animal al hombre, estn no solamente grabados all, sino que viven an y continan influyendo en noso-tros (2). Este doble misterio contiene la clave del secreto total: Nadie que no haya pasado por el infierno, puede alcanzar el cielo.

    Bibliografa: (1) pg.207 y (2) pg. 266 Sri Aurobindo o la aventura de la consciencia, Satprem, Ed.Obelisco.

    Sri Aurobindo, Vicente Merlo, Ed. Kairs.

  • 6

    Dentro del Yoga existen diferentes sendas o ramas, caminos diferentes que llevan a la reali-zacin de un aspecto del mismo objetivo, y que se relacionan con los diferentes temperamentos humanos. Tales ramas son el Hatha Yoga y el Raja Yoga; el triple sendero del Bhakti Yoga, Gana Yoga y Karma Yoga; y el Tantra Yoga, que se diferencia de los otros mtodos Vdicos del Yoga. Cabe destacar que maestros realiza-dos como Sri Aurobindo o Swami Sivananda han hecho hincapi en el yoga integral, como aquel que integra todos los aspectos de la per-sonalidad humana y utiliza todos los recursos que estn a su alcance, haciendo una sntesis con los aportes positivos de cada una de estas diferentes ramas.

    La palabra karma deriva del snscrito kri, que significa hacer; toda accin es karma. Tcnica-mente esta palabra tambin significa los efectos de las acciones. Todo lo que hace-mos, fsica o mentalmente es karma y deja sus huellas en nosotros. Todas las acciones que vemos en el mundo, todos los movimientos en la sociedad humana, todas las obras que tene-mos en torno nuestro son simplemente el des-pliegue del pensamiento, la manifestacin de la voluntad del hombre(1). Es por eso que uno debe aprender a actuar, porque esa huella que dejaron las acciones pasadas son la causa del presente de cada individuo, y su futuro depen-der de sus acciones presentes. Samskara pue-de ser traducido como tendencia inherente. Cada impresin que se imprime en la mente no muere, sino que deja su huella y la posibilidad de que surja de nuevo. Cada actividad, cada pensamiento, deja una impresin que aunque no sea lo suficientemente evidente en la super-ficie, acta por debajo, a nivel subconsciente. Lo que cada uno es, es el resultado de la suma

    total de todas esas impresiones. Cuando un hombre ha hecho buenas obras y ha tenido pensamientos nobles, existe en l una tenden-cia irresistible hacia el bien, y aun cuando qui-siera hacer el mal, su mente, que es la suma total de sus tendencias, no se lo permitira; en tal caso, ese hombre est bajo la influencia de las buenas tendencias (2). Lo mismo ocurre a la inversa. Es el apego lo que deja huellas en la mente. Si para sacar una espina que tengo en el dedo, utilizo otra espina, luego tiro ambas espinas, no guardo la segunda, ya que de to-dos modos sigue siendo una espina. De igual modo, las malas tendencias son contrarresta-das con las buenas, hasta lograr que lo malo sea sometido bajo control, pero luego es nece-sario que las buenas tendencias tambin sean conquistadas, de modo tal que la esclavitud a ambas desaparezca. La manera de salir de esa esclavitud es actuar con desapego.

    El hombre acta por distintos motivos. Hay quienes lo hacen para obtener fama, otros para obtener dinero, otros porque ambicionan po-der, pero como dice Swami Vivekananda, slo unos pocos hombres en el mundo actan por amor al trabajo. Trabajan simplemente porque de ello resultar el bien, sin preocuparse ni por la fama, ni por el dinero, ni por ir al cielo. Pero entonces que consigue una persona que traba-ja/acta sin tener en vista ningn motivo per-sonal? Logra lo ms elevado, porque el inegos-mo genera lo ms compensatorio, el autodelei-te o Ananda.

    Amor, verdad, inegosmo no son simples figu-ras retricas de moral, sino la manifestacin de un inmenso poder espiritual. La persona que acta de este modo hace que se manifieste en su interior el conocimiento divino. Tal persona es libre e irradia ese poder espiritual, contribu-

    Karma Yoga

    Eventos sociales

    Empresariales

    Propuestas

    personalizadas

    Info: 280 154603016/ [email protected]

    Sahumerios de la India Satya Nag Champa, Sai Darshan Dhoop, Satya Super Hit,

    Sai Flora, Barath Darshan, Amruthvani Sandesh etc.

    Entrega a domicilio154007655

  • 7

    yendo as doblemente con el bienestar del mundo.

    El karma yoga, es entonces, un sistema desti-nado a alcanzar la libertad y sabidura median-te el obrar desinteresadamente por el bien de la humanidad. Es decir que el karma yogui, sacrifica todo bienestar personal en aras del beneficio de la sociedad, trascendiendo su pro-pio ego y descubriendo el principio creativo universal que opera en la vida y en la historia. El karma yogui puede incluso no creer en Dios, ni pensar en ninguna especulacin metafsica. Y sin embargo, el estado ms elevado de esta prctica conlleva a la unin del individuo con lo eterno, lo Divino. Y esto asume la forma de sabidura (gana) y devocin (bhakti), de modo tal que podemos observar aqu, que en su eta-pa ms elevada, cualquiera de los tres caminos de karma, gana y bhakti yoga se transforma en el otro. De ah que se los considere el triple sendero. En este estado, el karma yogui dedi-ca todas sus acciones a la Voluntad Suprema y sabe que todo lo que hace est en sintona directa con esa Voluntad. En el Bahgavad Gita encontramos claras refe-rencias a esto. Plantea el tema del carcter de las obras y cmo transformarlas. En primer lugar aparece la idea de actuar, actuar ince-santemente. Actuar siempre es mejor que la inercia (tamas). El hombre ha venido al mundo para actuar y necesariamente de ello resultara el bien y el mal. No se puede llevar a cabo ningn acto que no produzca algo bueno en algn lado y a la vez algo malo en otro. Cada tarea ha de ser necesariamente una mezcla de bien y mal, y ambos producirn su resultado, su karma (entendido aqu como efecto). Pero tanto el bien y el mal son ligaduras del alma individual. La segunda idea del Bhagavad Gita es la del renunciamiento al fruto de las acciones. Actuar en Dios y no en el Ego es el ideal. Es decir, eliminar la accin egosta y su

    fundamento: la consciencia egosta. Se debe hacer un esfuerzo por aflojar esta atadura cen-tral (del apego). Por la prctica el hombre se habita al sentido del deber (dharma), aunque no como algo impuesto desde afuera, y a una firme fidelidad al principio o ideal. El cultivo de estos buenos hbitos es til, pero el Bhaga-vad Gita apunta a un giro absoluto, a la fuerte inmovilidad de un espritu inmortal. Y ac surge otra regla: La igualdad. Igualdad absoluta de la mente y el corazn con todos los resultados y reacciones de los suce-sos (sean buenos o malos). Dice el Gita: el sabio considera por igual el xito y el fracaso. Y es que esta igualdad deja al practicante in-tacto, libre de emociones, libre de reacciones nerviosas, libre de la visin mental, sin respon-der con la misma perturbacin o vibracin, entonces se tiene la liberacin absoluta de la que habla el Bhagavad el Gita. Por supuesto que esto llega en etapas. Dice Sri Aurobindo: Primero tenemos que aprender a soportar los choques del mundo con la parte central de nuestro ser intacto y silencioso, in-cluso cuando la mente, el corazn y la vida superficiales resultan sacudidos con violencia. Separamos el alma que mira detrs de las obras externas de nuestra naturaleza. Luego, al extender esa calma a los instrumentos arri-bamos a una igualdad ntegra, una perfecta paz interior que es autodeleite (Ananda). De este modo, el karma yogui acta motivado por realizar un sacrificio a la Divinidad. El amor

    El que ha visto que la no-accin est en la accin y la accin en la no-accin, es realmente sabio. Aun cuando est ocu-

    pado en la accin, permanece en la tranquilidad del Atman (Ser).

    Bhagavad Gita

    Almacn de Productos Orgnicos & Naturales

    Av. Gales 134 Pto. Madryn Tel 0280 4458398

    Gestora del Automotor Mirta Transferencias, insc. Iniciales, prendas, altas y bajas.

    Atencin: 15 a 20hs B 287 Viv.

    Casa 44. 280-4616222/4453025

  • 8

    y el servicio divino pasan a ser su motor y nico motivo. Se trata de una entrega total del ser (mente, voluntad, corazn, sentido, vida, cuerpo). El sabio que acta as, no gene-ra karma (consecuencias de sus acciones) porque no tiene deseo alguno que lo ate. Sus acciones son un servicio a la divinidad. Y cual-quier resabio de karma de vidas pasadas es quemado o eliminado por esta entrega y sacri-ficio totales. Quien est unido a la sabidura csmica tras-ciende los efectos de la virtud y el vicio, dice el Gita, y ya no tiene inters alguno en los frutos de sus acciones. En resumen, la voluntad de quien esta libre de todo apego al frutos de sus acciones, est en sintona con la Voluntad Divina, por lo tanto no hay contradiccin. Es importante aprender a actuar, porque nuestras acciones buenas o malas- determinan nuestro futuro. Si aprende-mos a actuar sin apego a los frutos, estamos libres de condicionamientos. El apego genera sufrimiento. La libertad es autodeleite. Por ltimo, citamos nuevamente a Swami Vi-vekananda por la claridad que expresa en este tema: Abandonemos toda esta charla necia

    de hacer bien al mundo, ste no espera ni vuestra ayuda ni la ma; sin embargo debemos obrar y hacer el bien constantemente porque es una bendicin para nosotros mismos. Nin-guno de los mendigos a quienes hemos ayu-dado nos debe un solo centavo, nosotros se lo debemos todo porque nos han permitido prac-ticar la caridad con ellos. Creemos que hemos ayudado a alguien y esperamos que nos lo agradezca, y porque no lo hace nos sentimos infelices. por qu hemos de esperar nada en recompensa por lo que hacemos? Estadle agradecido al hombre a quien ayudis, consi-derarlo como a Dios. Si furamos realmente desapegados nos liberaramos de todo este dolor y vana expectativa, y podramos alegre-mente hacer nuestra obra en el mundo (3)

    (1) pg. 21, (2) pg .56,(3) pg. 89 Karma Yoga, Swami Vivekananda, Ed. Kier

    Bibliografa: Essays on the Gita, Sri Aurobindo, Sri Aurobindo Ashram, Pondicherry, India. Karma Yoga, Swami Vivekananda, Ed. Kier. Yoga Integral, Hari-das Chaudhuri, Ed. Kairs. Sntesis del Yoga, primer parte, Sri Aurobindo, Ed. Kier.

    El silencio mental es el primer paso en el yoga de Sri Aurobindo. Por qu? Porque si queremos descu-brir en nosotros un mundo nuevo, debemos abando-nar el viejo. No pocos descubrimientos se hacen cuando lo mecnico deja de funcionar, y es que si el poder de pensar en grandioso, mucho mayor lo es el poder de no pensar. No hace falta ms que experimentarlo por unos minutos nada ms, para percatarnos que vivimos en un torbellino agotador dnde slo caben nuestras ideas, nuestros senti-mientos, nuestros impulsos y reacciones, siempre nuestros, donde no vemos ni omos nada ms. Es

    decir, nos encontramos encerrados en una construc-cin que puede variar en color y forma, pero siem-pre es una construccin, donde vivimos encerrados, rumorosos, reiterativos. Es por eso que el primer paso del yoga es el de respirar con libertad y hacer pedazos esa pantalla mental, que no deja pasar sino una sola clase de vibracin, destrozarla para conocer la infinitud multicolor de las vibracio-nes, es decir, el mundo y los seres tal cual son y otro nosotros mismos que vale ms de lo que ordina-riamente se cree.(1)

    (1) Pg. 45 sri Aurobindo o la aventura de la conciencia, Satprem, Ed. Obelisco.

    Vesta 20 Pto. Madryn154190310 Facebook: Gurupn Madryn

    ALEGRA DELIVERY Delivery de alimentos

    balanceados para mascotas

    Cel. 028O 154722644

    Desde el punto de vista del yoga, no se trata tanto de lo que hagas sino cmo lo hacs, lo

    que realmente importa Mirra Alfassa (La Madre)

    El silencio mental

  • 9

    El Chalet del Parque Panadera & Proveedura

    Calle Bigu 1714 Pque. El Doradillo Pto. Madryn 0280 4610542

    Robert Graves, en la Introduccin al libro Los Sufis, de Idries Shah, nos recuerda que los sufs no son ninguna secta, no estn sujetos a dogmas, ni utili-zan lugares de culto; no tienen ciudad sagrada, ni instituciones monsticas, ni organizacin religiosa de ninguna clase. El sufismo ha adquirido cierto aroma oriental por causa de la larga proteccin que le dispens el Islam, pero el suf es tan propio de Oriente como de Occidente. El suf representa, precisamente, la tradicin secreta que se encuen-tra detrs de todos los sistemas religiosos y filosfi-cos. Estar en el mundo pero no ser del mundo, liberarse

    de ambiciones, codicias, jactancias intelectuales, obediencia ciega a las tradiciones, o a personas de alto rango: tal es el ideal del suf. EL suf es ante todo un mstico, y la mstica ha sido siempre mal vista por las religiones institucionaliza-das. -extracto de contratapa de Los Sufis, Idries Shah, Ed. Kairs.

    ***

    Todos tenis razn, todos estis en un error omos decir al despreocupado suf porque cada uno cree que su trmula lmpara es la deslum-

    bradora luz del da.

    Sobre el Sufismo

    Tres hombres santos errantes pidieron al capitn de

    un barco que los llevase de Persia a frica.

    -Ya que no tenis dinero dijo el capitn- con qu podis contribuir al viaje?

    -Con mis percepciones dijo el primero-, ya que puedo ver a tan gran distancia que las cosas invisi-bles para las personas ordinarias son claras para

    mi.

    -Con mis percepciones dijo el segundo hombre santo-, porque puedo or cosas que son totalmente

    inaudibles para cualquier otro.

    El capitn estuvo de acuerdo en que podan ser

    tiles en su viaje y las acept. Al tercer le dijo:

    -Y cul es tu especialidad?

    -Yo sealo lo que es irrelevante, de modo que lo importante pueda permanecer dijo el tercer hom-bre santo.

    -Esto no me suena muy interesante dijo el capitn, pero debido a su generosidad y gran corazn, estuvo de acuerdo de acuerdo en aceptar gratis al

    tercer hombre santo.

    Ya que los dos primeros santones parecan estar mejor dotados que el tercero, el capitn se sent con ellos, repitiendo sus invocaciones, mientras el barco navegaba hacia el sur, con la esperanza de

    ganar con ello mrito espiritual.

    De repente, uno de los santones exclam:

    -Puedo ver lejos, en la ms remota distancia, a la hija del rey de la India, cosiendo junto a la ventana

    de su palacio!

    El segundo santn exclam:

    -Y yo puedo escuchar que a ella se le acaba de caer su aguja, y acaba de golpear el suelo a sus

    pies!

    El tercer santn, que haba permanecido de pie junto a ellos, mir al capitn, que comenzaba a sentirse muy impresionado por aquellos milagros. El capitn capt su mirada y record que l encarna-

    ba la observacin de irrelevancias.

    -Pienso dijo el capitn al tercer hombre santo, que ha llegado el momento de que me convierta en tu discpulo, ya que casi fracas en aprender tu lec-cin, y la necesito ms de lo que pueda beneficiar-me la informacin acerca de la vida de la princesa de la India. Pero parece ser que el primer oficial del barco se sinti tan impresionado con los maravillosos poderes de los dos hombres santos que se convirti en su seguidor. Fueron capaces de mantenerle ligado a ellos durante muchos aos por medio de la recita-cin de sus poderes verdaderamente asombrosos. Qu es lo que la gente quiere, y qu es lo que los guas espirituales dan en realidad a sus seguidores?

    -tomado de El yo dominante, de Idries Shah, pag. 283. Ed.

    Kairs.

    Maestros espirituales -Cuento Sufi

    Info/contacto:

    [email protected]

  • 10

    Crnicas de viaje: Dj vu en Haridwar Llegu a Haridwar en tren desde Delhi. En el trayecto decid que tal vez sera mejor tomar al da siguiente el mnibus a Rishikesh. De ese modo podra visitar primero el ashram de Sivananda y a la vuelta quedarme unos das visitando el ashram de Anandamayi Ma. No hizo falta ms que unas horas para que me diera cuenta que no era mi mente quien decida el itinerario, sino algo mucho ms profundo en mi.

    Luego de buscar donde pasar la noche, emprend una cami-nata por lo que pareca una calle principal. Eran casi las tres de la tarde y senta un poco de hambre, por lo que me dis-pona a encontrar un lugar donde todava pudiera almorzar. La gua de viaje haba quedado sin leer en mi habitacin, as que careca de un mapa. Avanc por las calles en direccin hacia donde haba ms gente hasta que encontr un lugar tpico donde servan comida India. El lugar estaba repleto, y mientras almorzaba sentada en la nica mesa libre que que-daba, una pareja joven de indios se me acerc, preguntando si podan compartir la mesa. Les haba llamado la atencin que estuviera comiendo ah, ya que era la nica occidental en esa cantina-restaurant, cosa de la que no me haba per-catado. Conversamos un rato. La pareja era muy jovencita y estaban recin casados. Mostraban una curiosidad por con-versar conmigo que rozaba lo ingenuo. Sus ojos negros bri-llantes y enormes, al igual que sus sonrisas tan genuinas eran un deleite para mis ojos. Al finalizar mi plato me desped y prosegu mi camino. A los pocos minutos llegu a lo que era un ro atestado de gente. Una torre de estilo bien ingls con-trastaba con el resto de las construcciones indias. Camin hasta donde haba un puente y prosegu, detenindome a mitad de camino. Me apoy en la baranda hacindome lu-gar entre la multitud y observ el ro del lado en que parec-a descender de la zona de montaas. Desde el centro del puente divis gente haciendo puja ritual religioso- en sus orillas. Hombres y mujeres se baaban vestidos o semi desnu-dos. Madres sumergan a sus pequeos hijos como si se trata-ra de un bautismo. En aquel lugar donde el Ganges abando-naba las montaas y acariciaba las planicies, devotos y no devotos baaban sus cuerpos y sus almas a la espera de un milagro. El ro acercaba a las masas su sagrado caudal y sumergidos en l todos eran iguales. No haba clases, ni cas-tas, ni sexos, ni edades. Los corazones y las mentes humanas se unan en innumerables deseos y esperanzas develando

    una similitud casi inesperada. La tarde comenz a caer

    Fue alguien a la puerta de

    la Amada y llam.

    Una voz pregunt: Quin

    est ah?.

    Contest l: Soy yo.

    La voz dijo: No hay sitio

    para Mi y para Ti.

    La puerta se cerr.

    Tras un ao de soledad y

    privaciones, volvi l y

    llam.

    Pregunt una voz desde de-

    ntro: Quin est ah?.

    El hombre dijo: Tu.

    Y le abrieron la puerta.

    -Jalaludin Rumi

    ***

    no lamas el plato de ese

    hombre o compres su adula-

    cin. l no conoce su pro-

    pio ser, cmo podra cono-

    cer el ser de otro.

    El jardn amurallado de la

    verdad,

    Hakim Sanai

    ***

    La esencia que no ha encon-

    trado al dador del Ser

    Cmo puede convertirse en

    dador del Ser?

    -Jami

    ***

    En el fondo del mar hay ri-

    quezas incomparables. Pero

    la seguridad est en la

    playa.

    -Jardn de rosas.

    Saadi.

    Lo que vos tens para decir

    Clases de YOGA Integral y Dinmico El yoga es meditacin en movimiento. Un espacio para mejorar tu calidad de vida.

    MARTES Y JUEVES : 18.30 a 19.45hs. y 20.00 a 21.15hs.

    "OASIS Gym-Spa" calle Mimosa 50. Barrio Sur - Cel. 154365249.

    Face grupo: "Yoga Integral y Ashtanga Yoga - Gimnasio Oasis"

  • 11

    prematuramente y cientos de luces se encendieron en ofren-das floreadas; intercambio de anhelos y gratitudes. Y all me vea yo tambin, igual, entre rostros desconocidos y a la vez familiares. Perd nocin del tiempo pero s que fueron como dos horas las que permanec parada completamente abstrada en ese puente. Refrescando mi ser; volvindome gota; cayendo en la poderosa corriente. No poda contener las lgrimas, que nada tenan que ver ni con la tristeza ni con la angustia. Eran lgrimas de una inexplicable alegra que me desbordaba. Un nio se acerc a venderme algo, me golpe el hombro. Me di vuelta y al ver mi rostro se alej con respeto, sin insistir. No poda moverme, algo en mi pareca haber sellado mis pies al suelo y quera que ese estado durara eternamente. No me senta extranjera, en absoluto. El sentimiento de familiaridad con ese lugar era inmenso y saba, en mi interior, que ya haba estado all antes. Ya casi en la oscuridad, camin por una de las orillas en silencio y finalmente regres a mi habitacin. Poco despus le en mi gua de viaje que ese lugar, llamado Har Ki Pauri, es uno de los puntos sagrados de la India, donde las aguas limpias del Ganges bajan de los Himalayas, inmaculadas, transparentes; donde miles de indios llegan cada ao en peregrinaje. Al da siguiente tom un Rickshaw haca Kanhkal, a unos 3 km, donde se encuentra el ashram de Anandamayi Ma y all permanec, durante varios das; pero esa es otra historia.

    -Andrea B. Veselich

    Poesa y mucho ms En este segmento te invitamos a compartir tus textos poticos o narrativos, experiencias; en fin, un espacio para expresar aquello que surge naturalmente de tu interior.

    Animate!

    Email/facebook:

    [email protected]

    Si te perdiste los nmeros

    anteriores, pods solicitar el envi por email o a travs de

    este link: http://issuu.com/revistaaurobindo/docs

    O visitanos en Facebook Y dale me gusta, as te enters

    de todas las novedades.

    GRACIAS por publicitar tu emprendimiento en nuestra revista; tu aporte hace posible que la misma est

    disponible, no slo en formato digital, sino tambin impreso!

    SUMATE!

    Contacto: [email protected]

    Te gusta

    Yoga Contemporaneo

    Martes y Viernes de 21:00 a 22.15hs Caseros 130 ( Saln Dinamuzca) Tel 280-4621110 ( Inst . Susana)

    - Marcelo Agnese -

  • 12

    Agenda -

    Shabda Brahman Yoga-Noviembre 2014

    Todos los martes 14:15hs y mircoles 19hs. Clases de yoga integral.

    Dom. 2 - 16hs. Yoga Nidra*

    Dom. 16 - 16hs. Recita-cin de Mantras y medita-cin*

    Sb. 22 19hs. Bao de Gong Matri Schembari

    Hac tu consulta y reserv un lugar en shabdabrahman.yoga

    @gmail.com.

    * Intercambio: contribucin voluntaria a consciencia. Con-

    sultar por dems actividades.

    Un espacio para reencontrarse con el Ser a travs de la prctica del Yoga Integral.

    [email protected] 154007655 Pque. Ecol. EL DoradilloPto. Madryn

    Esta apariencia corporal no lo es todo;

    la forma engaa, la persona es una mscara; ocultos en lo profundo del hombre puede haber celestiales poderes.

    Su frgil nave porta a travs del mar de las edades un incgnito del Imperecedero.

    Un espritu que es una llama de Dios, Una parte flamgera del Maravilloso, artfice de su propia belleza y deleite,

    habita inmortal en nuestra pobreza mortal. Este escultor de las formas del Infinito, este secreto Habitante no-reconocido,

    iniciado de sus propios misterios velados, esconde en una pequea simiente muda su pensamiento csmico.

    En la fuerza callada de la Idea oculta determinando forma y acto predestinados,

    pasajero de la vida, de plano en plano, cambiando de forma en forma la imagen de su yo,

    ve al cono crecer en virtud de su mirada y en el gusano prev al dios que est emergiendo.

    Sri Aurobindo

    Savitri, libro 1, Canto 3

    Inusitadas mareas

    de olas resplandecientes

    saborea exaltado

    el corazn amante.

    Y no encuentra nada

    desde la hondonada

    que camine por fuera

    de sus fronteras expandibles.

    Andrea B. Veselich

    Bao de gong El sonido ordena, equilibra, libera, sana La vibracin del gong junto con la de otros instrumentos permite a quien la

    recibe sumergirse en una profunda relajacin fsica, mental y con ello restablecer la conexin con la verdadera esencia. Esta conexin es necesaria para nuestro balance tanto interno como en

    relacin con el entorno y abre entre otras la posibilidad de dejarnos guiar, no slo por el intelecto lgico racional, sino tambin por la intuicin. En momentos de cambios y transformaciones constantes, la intuicin es

    una herramienta valiosa para desplegar holsticamente nuestro potencial como seres de paz.

    22 de noviembre 19hs.154007655 [email protected]

    Chacra Shabda Brahman Lote 54BPque. Ecolgico El Doradillo