texto testimonial

Download Texto Testimonial

Post on 28-Apr-2015

1.441 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

[TEXTO]

LA REALIDAD Y LA FICCIN DEL TESTIMONIOLa narrativa testimonial como mecanismo de denuncia social tom fuerza en Amrica Latina en plena Revolucin Cubana. Por lo tanto, era revolucionaria en su objetivo: ofrecer el testimonio de los silenciados dentro de la escritura ocial, darle la voz al pueblo quitndosela a la lite. El testimonio busca traer historias desconocidas, contestatarias e invisibilizadas en los medios de comunicacin y la academia, para canalizar la atencin de la sociedad hacia esas personas y regiones olvidadas. Sern poticas de la solidaridad? Quin es el que habla: el testimoniante o el testimonialista? Qu tan solidario es escoger al personaje de cada texto y la historia que ser contada? Este ensayo reexiona sobre la realidad y la ccin en el testimonio.

Natalia TobnPeriodista free-lance. Obtuvo en el 2008 sus grados en Literatura y Ciencias Polticas de la Universidad de los Andes. nataliatobontobon@gmail.com Este texto se retoma de: Natalia Tobn, Una reexin sobre la narrativa testimonial: Alfredo Molano y el narcotrco, Bogot: Monografa de grado, Carrera de Literatura, Universidad de los Andes, 2008.

[43

Hay veces en que se cuenta con fuentes hasta entonces olvidadas o pasadas por alto, que nos dan del pasado una nueva dimensin, una nueva antigedad, tras el hallazgo logrado por algn experto... Hay otras, en cambio, en que dichas fuentes no estn a la mano y deben descubrirse o producirse de algn modo, ya sea recurriendo a la exhumacin de restos, a la interpretacin de inscripciones o, en ltima instancia, a la invencin. Como se recordar, inventar se deriva de un vocablo latino que significa hallar46. La ambigedad habita en la misma palabra testimonio. Los textos testimoniales parecen escaparse de la conceptualizacin de literatos, antroplogos y socilogos. No existe una definicin consensuada sobre lo que es un texto testimonial ni sobre cules son los elementos que lo conforman. La imprecisin en la definicin del testimonio incluye el considerarlos o no textos literarios o sociolgicos. Elementos como los procesos de edicin, la narracin estructurada, la dbil frontera entre ficcin y realidad, el delicado tratamiento de personajes, la mediacin esttica, entre otros, permiten su anlisis como textos. Esta imprecisin es posible debido a la hibridez de los textos testimoniales; estn en una constante transicin entre polos opuestos: de la ficcin a lo real, de lo literario a lo no literario, de la mediacin a los relatos directos47.

1. El testimonio: entre la admiracin y la sospechaLa indefinicin lleva a que existan varias posturas diferentes frente al gnero. El testimonio es presentado hasta la admiracin por tericos como Georg Gugelberger y Michael Kearney, y hasta la sospecha por Elzbieta Sklodowska o Hugo Achugar; y los elementos del testimonio que seducen a unos, son tomados por otros para deslegitimarlo. La posibilidad de infinitas apreciaciones ha dado pie a propuestas idealizadas48, que sobredimensionan las capacidades del testimonio como elemento discursivo y que han sido tomadas de manera gratuita sin cuestionarlas, precisamente para evitar crear espacios de dudas y preguntas. Ejemplos de ello pueden ser, primero, el pensar el testimonio como un producto posmodernista. Su relacin con el posmodernismo ha sido ampliamente discutida, principalmente por George Ydice, John Beverley y Elzbieta Sklodowska.

Bernard Lewis, La historia recordada, rescatada, inventada, Mxico: Fondo de Cultura Econmica, 1984, pgina 20. 47 Elzbieta Sklodowska, Testimonio hispanoamericano: historia, teora y potica, New York: Peter Lang Publishing, 1992, pgina 81. 48 Sklodowska dedica una parte entera de su libro a cuestionar la idealizacin del testimonio. Ver: Elzbieta Sklodowska, Testimonio Hispanoamericano: Historia, Teora y Potica, New York: Peter Lang Publishing, 1992, pginas 62-97.46

44

]

TEXTO

Tcticas y estrategias para contar

]

El testimonio s busca retar las formas hegemnicas, pues se concentra en un nuevo sujeto antes olvidado, con una forma libre y menos rgida de presentar la historia, que fusiona mtodos del periodismo, la literatura, la sociologa y la historia, y, a su vez, le da una especial importancia a la otredad, resalta la alteridad e intenta mostrar la heterogeneidad latinoamericana. Jorge Ruffinelli, citado por Sklodowska, enumera los rasgos posmodernos del testimonio: Se pulveriza la nocin de centro, orden, jerarqua, y se inicia un novsimo trabajo sobre los mrgenes, las fronteras, las periferias, las minoras: y lo perifrico pasa a ser observado centralmente49. Sin embargo, partiendo del hecho de que el testimonio fue impulsado por el gobierno revolucionario de Cuba, se pone en duda su cuestionamiento de lo hegemnico. Al mismo tiempo, como Hugo Achugar menciona en su ensayo Historias paralelas/ Historias ejemplares, el testimonio persigue una verdad: El testimonio contemporneo parte de los hechos y documentos censurados y termina siendo asimilado por sus lectores solidarios como una historia verdadera que, eventualmente, habr de adquirir un valor mtico. Es decir, el testimonio es anrquico a una historia oficial pero busca oficializar su versin, por lo cual sera un procedimiento contrario a lo que Ruffinelli afirma, y esto es adems problemtico en la medida en que se considera la marginalidad como nico espacio para escribir la nueva historia: La conciencia marginal queda privilegiada como la ms idnea para reescribir la historia y reevaluar el presente50. Otro ejemplo de la visin idealizada del testimonio es el creerlo como un discurso puramente latinoamericano, fruto de la revolucin Cubana, y como un mecanismo de denuncia a lo hegemnico51 impuesta desde lo marginal: Se trata, han ido repitiendo al unsono los crticos del testimonio, de discursos que comparten el anhelo de desmentir la ideologa dominante y el ansia de traer a la literatura no solamente la imagen, sino tambin las voces hasta ahora asordinadas de los vencidos, marginados y oprimidos52. Esta imagen idealizada pretende enaltecer sus capacidades y perfilarlo como un mecanismo capaz de cambiar los estamentos sociales en el continente, y como un discurso capaz de reivindicar a los habitantes de la historia perifrica; un discurso en el que se borran las diferencias y se resaltan afinidades entre el letrado y

Elzbieta Sklodowska, op. cit, pgina 88. Ibid., pginas 50-51. 51 Hegemona segn Gramsci es consentimiento espontneo dado por las grandes masas de poblacin frente a la direccin general de la vida social impuesta por un grupo dominante. Este consentimiento es histrico, causado por el prestigio que tiene el grupo dominante, debido a su posicin y su funcin dentro del mundo de produccin. Ver: Antonio Gramsci, The formation of the intellectuals. En The Norton Anthology of Theory and Criticism, New York: W.W Norton & Company, 2001, pgina 1143. 52 Elzbieta Sklodowska, op. cit, pgina 10.49 50

[45

el no letrado. Sin embargo, a pesar de que la prctica testimonial haya ubicado como sujeto al que antes era objeto de estudio, o que en palabras de Houskova, se trate de darle voz a quienes participan en la historia sin participar en su interpretacin53, y que adems el intelectual comparta el espacio de escritura autorizada con los seres marginados, el que la denuncia venga desde la periferia siembra inquietudes, y es posible cuestionarse qu tan fuerte es dicha capacidad de reivindicacin social. Para poder entender por qu este gnero tiene una relacin problemtica con la realidad, es importante definir qu se entiende por testimonio. El testimonio es un trmino al que se le han dado varias interpretaciones, precisamente por su hibridez. Masud Zavarzadeh considera que la dificultad mayor frente a la definicin del testimonio se debe a la doble referencialidad de los mismos [textos hbridos]: a diferencia de los discursos puramente ficticios, los textos no-ficticios apuntan simultneamente hacia su mundo interno, imaginario, estticamente controlado (lenguaje, estructura), y hacia el mundo externo de la experiencia configurado por personas y eventos reales54. Los textos testimoniales fueron reconocidos como una prctica importante en Amrica Latina al ser insertados dentro del Premio Casa de las Amricas 197055. En 1975, en sus bases se establece que los testimonios documentarn, de fuente directa, un aspecto de la realidad latinoamericana56, y esta definicin se extiende en las bases del premio de 1983: Los libros de testimonio documentarn, de fuente directa, un aspecto de la realidad latinoamericana y caribea. Se entiende por fuente directa el conocimiento de los hechos por el autor, o la recopilacin, por ste, de relatos o constancias obtenidas de los protagonistas o de testigos idneos. En ambos casos, es indispensable la documentacin fidedigna, que puede ser escrita y/o grfica. La forma queda a discrecin del autor, pero la calidad literaria es tambin indispensable57. John Beverley y Mark Zimmerman pretenden darle un rostro a aquellos testigos idneos, al definir el testimonio como:

Citado por Elzbieta Sklodowska, op. cit, pgina 68. Elzbieta Sklodowska, op. cit, pgina 69. 55 En su premiacin, Casa de las Amricas establece: El jurado seal que la incorporacin de este gnero al premio Casa de las Amricas ha sido un xito por la alta calidad promedio de las obras. El alto nivel oblig al jurado a sopesar minuciosamente los mritos literarios, la actualidad del tema y la trascendencia poltica y social de los trabajos. El ganador este ao fue Mara Esther Gilio, con La guerrilla Tupamara, porque documenta de fuente directa, en forma vigorosa y dramtica, las luchas y los ideales del Movimiento de Liberacin Tupamaros, as como algunas de las causas sociales y polticas que han originado en el Uruguay uno de los movimientos guerrilleros ms justicados y heroicos de la historia contempornea. Ver: Casa de las Amricas, Premio Casa de las Amricas, Revista Casa de las Amricas XI.