tierra arqueologia

of 74 /74
7/30/2019 TIERRA Arqueologia http://slidepdf.com/reader/full/tierra-arqueologia 1/74 LA ARQUEOLOGÍA: UNA VISIÓN CIENTÍFICA DEL PASADO DEL HOMBRE Autores: LINDA MANZANILLA / LUIS BARBA  COMITÉ DE SELECCIÓN  EDICIONES  AGRADECIMIENTOS  INTRODUCCIÓN  I. UNA RADIOGRAFÍA DE LA SUPERFICIE DE LA TIERRA  II. CIRUGÍA DE LA SUPERFICIE DE LA TIERRA  III. ANÁLISIS Y DIAGNÓSTICO  IV. INTEGRACIÓN  REFERENCIAS  CONTRAPORTADA  INTRODUCCIÓN En la lejanía, entre las dunas del desierto, se ve la figura de un hombre con botas, pantalón corto y sarakoff quien afanosamente cava con la ayuda de una pala (figura 1). Este estereotipo del arqueólogo ha permeado muchas culturas, aun cuando en la actualidad tal visión romántica está muy lejos de la realidad, como también la figura deIndiana Jones, con un látigo en la mano, arriesgando su vida en medio de los peligros que la selva ofrece (figura 2 ). Figura 1. Estereotipo del arqueólogo excavando en el desierto.

Author: mercedes-fernandez-gonzalez

Post on 04-Apr-2018

225 views

Category:

Documents


0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    1/74

    LA ARQUEOLOGA: UNA VISIN CIENTFICA DEL PASADO DEL HOMBRE

    Autores: LINDA MANZANILLA / LUIS BARBA

    COMIT DE SELECCINEDICIONESAGRADECIMIENTOSINTRODUCCINI. UNA RADIOGRAFA DE LA SUPERFICIE DE LA TIERRAII. CIRUGA DE LA SUPERFICIE DE LA TIERRAIII. ANLISIS Y DIAGNSTICOIV. INTEGRACINREFERENCIASCONTRAPORTADA

    INTRODUCCIN

    En la lejana, entre las dunas del desierto, se ve la figura de un hombre conbotas, pantaln corto y sarakoffquien afanosamente cava con la ayuda deuna pala (figura 1). Este estereotipo del arquelogo ha permeado muchas

    culturas, aun cuando en la actualidad tal visin romntica est muy lejos dela realidad, como tambin la figura deIndiana Jones, con un ltigo en lamano, arriesgando su vida en medio de los peligros que la selva ofrece(figura 2 ).

    Figura 1. Estereotipo del arquelogo excavando en el desierto.

    http://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen3/ciencia3/123/htm/sec_1.htmhttp://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen3/ciencia3/123/htm/sec_1.htmhttp://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen3/ciencia3/123/htm/sec_2.htmhttp://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen3/ciencia3/123/htm/sec_2.htmhttp://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen3/ciencia3/123/htm/sec_3.htmhttp://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen3/ciencia3/123/htm/sec_3.htmhttp://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen3/ciencia3/123/htm/sec_4.htmhttp://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen3/ciencia3/123/htm/sec_4.htmhttp://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen3/ciencia3/123/htm/sec_5.htmhttp://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen3/ciencia3/123/htm/sec_5.htmhttp://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen3/ciencia3/123/htm/sec_6.htmhttp://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen3/ciencia3/123/htm/sec_6.htmhttp://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen3/ciencia3/123/htm/sec_7.htmhttp://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen3/ciencia3/123/htm/sec_7.htmhttp://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen3/ciencia3/123/htm/sec_8.htmhttp://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen3/ciencia3/123/htm/sec_8.htmhttp://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen3/ciencia3/123/htm/sec_9.htmhttp://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen3/ciencia3/123/htm/sec_9.htmhttp://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen3/ciencia3/123/htm/sec_11.htmhttp://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen3/ciencia3/123/htm/sec_11.htmhttp://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen3/ciencia3/123/htm/sec_2.htmhttp://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen3/ciencia3/123/htm/sec_3.htmhttp://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen3/ciencia3/123/htm/sec_4.htmhttp://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen3/ciencia3/123/htm/sec_5.htmhttp://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen3/ciencia3/123/htm/sec_6.htmhttp://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen3/ciencia3/123/htm/sec_7.htmhttp://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen3/ciencia3/123/htm/sec_8.htmhttp://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen3/ciencia3/123/htm/sec_9.htmhttp://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen3/ciencia3/123/htm/sec_11.htmhttp://bibliotecadigital.ilce.edu.mx/sites/ciencia/volumen3/ciencia3/123/htm/sec_1.htm
  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    2/74

    Figura 2. Otro estereotipo:Indiana Jones.

    Y no es que el quehacer arqueolgico est exento de aventuras y vicisitudes.Quienes trabajan en los sitios que ocup la cultura maya o en el suresteasitico saben de los peligros de la selva tropical (figura 3); aquellos que lohacen en el altiplano boliviano o en el Tbet conocen del mal de montaa yde los intensos fros; quienes exploran sitios sumergidos en el mar o restosde embarcaciones de comerciantes enfrentan las sorpresas de la faunamarina y la descompresin.

    Figura 3. Los sitios mayas de la jungla.

    Si las imgenes sugeridas se cambiasen por la de grupos de individuosequipados con aparatos muy refinados que detectan lo que se encuentrabajo la superficie; por la de equipos de trabajo que planifican eficientementesus excavaciones arqueolgicas, ya que la labor de desenterrar los "tesoros"del pasado se torna ms bien en una minuciosa ciruga; por la de gruposinterdisciplinarios que analizan en los laboratorios de fsica atmica loscomponentes de las piezas halladas y que posteriormente figurarn en algnmuseo, y que recrean frente a una computadora la distribucin espacial desitios y utensilios (figura 4) entonces nos acercaremos a las herramientasque el arquelogo del siglo XX tiene a su alcance.

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    3/74

    Figura 4. Laboratorio mvil de prospeccin arqueolgica, del Instituto deInvestigaciones Antropolgicas de la UNAM; estudios qumicos y mapas dedistribucin en computadora.

    El reto que ofrece el estudio disciplinado y sistemtico de los vestigios de lasactividades de los hombres del pasado es sorprendente. El arquelogo es undetective que debe tomar en cuenta hasta un grano de polen (figura 5) parareconstruir parte del gigantesco rompecabezas.

    Figura 5. Grano de polen de quenopodiceas-amarantceas de la excavacin de unconjunto residencial teotihuacano en Oztoyahualco, valle de Teotihuacan. (Proyecto acargo de la doctora Linda Manzanilla, cortesa del bilogo Emilio Ibarra.)

    Los restos dejados por las actividades de los hombres de otros tiempos

    yacen en la parte superior de la corteza terrestre (figura 6). Muchos seencuentran protegidos por una matriz sedimentaria hasta el momento enque el arquelogo llega con su brocha y cucharilla. Otros se han integrado ala conformacin del paisaje, simulando montes naturales. Algunos ms hansido disecados por torrentes y ros, en cuyos taludes se ven cortes de lo quealguna vez fue una superficie plana. La superficie de la corteza terrestre es,pues, la piel donde el arquelogo analizar, clula por clula la accin delhombre a su paso por el planeta.

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    4/74

    Figura 6. Excavacin arqueolgica de la doctora Linda Manzanilla en la pirmide deAkapana, Tiwanaku, Bolivia.

    A) HACIA UNA DEFINICIN DE LA ARQUEOLOGA

    La arqueologa es una ciencia social que estudia las sociedades humanas ysus transformaciones en el tiempo. Es una ciencia histrica porque investigael pasado. Forma parte de la antropologa y estudia al hombre como entesocial as como su influencia sobre el medio. Es una disciplina que integra lainformacin procedente del conocimiento de la Tierra (geologa, geofsica ygeografa) con datos provenientes de la biologa (paleobotnica,paleozoologa y paleoantropologa) y, en consecuencia, la arqueologa es unpoderoso puente interdisciplinario de unin.

    B) METAS Y OBJETIVOS DE LA ARQUEOLOGA

    De la misma manera que el astrnomo observa la actividad pretrita decuerpos estelares ya extintos; que el gelogo recrea la coreografa de lasplacas tectnicas, el vulcanismo, la formacin de fallas y la orogenia atravs del examen de estratos y rocas; el paleontlogo que, por medio delanlisis de los fsiles infiere las formas de vida ya extintas, el arquelogoes, ante todo, un observador de recurrencias. Podemos decir que elarquelogo:

    1) Registra patrones repetitivos de conducta en las distribuciones deutensilios; construcciones y sitios;

    2) reconstruye las actividades y las relaciones entre los grupos sociales;

    3) observa la sucesin de sociedades de distinta complejidad a travs deltiempo;

    4) propone esquemas de cambio;

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    5/74

    5) trata de explicar los factores que intervinieron en esas transformacionesy sus causas.

    C) HERRAMIENTAS DEL ARQUELOGO

    Mucho ha cambiado desde las no tan lejanas pocas en que el arquelogo seserva nicamente de pala y pico. La escala regional de estudio permite unaprimera aproximacin al estudio del pasado mediante la ubicacincartogrfica de los sitios arqueolgicos visibles en la superficie. A travs deestudios aerofotogrficos, fotogramtricos y de reconocimiento superficial, elarquelogo define la extensin probable de los sitios con diferenciastopogrficas (montculos), de extensiones de fragmentos de cermica y depiedra o reas con arquitectura visible.

    Actualmente, para el estudio regional el investigador cuenta tambin con la

    informacin procedente del procesamiento digitalizado de imgenesenviadas por satlite. sta es usada para definir las caractersticasgeomorfolgicas, geolgicas y ecolgicas del terreno donde se asentaron lassociedades del pasado.

    El arquelogo puede definir estructuras sepultas con ayuda de fotografasareas de baja altitud, magnetmetros, resistivmetros, sismgrafos,radares o aparatos de sondeo mecnico o elctrico etc. Para identificar lasdiferencias topogrficas en el terreno de estudio se usan teodolitos,brjulas, planchetas y niveles.

    Antes de elegir un rea de excavacin como parte de esta radiografapreliminar se toman muestras de tierra y se les practican diversos anlisisqumicos que pueden brindar ms datos de los materiales observados en lasuperficie.

    La excavacin arqueolgica requiere de herramientas de diversos tamaos yde distinto grado de precisin. Por ejemplo en los rellenos de lasestructuras, los terraplenes de nivelacin o los depsitos aluviales seemplean picos y palas para intentar remover grandes volmenes de

    materiales. Sin embargo, cuando se trabaja en los pisos de construccionesantiguas para eliminar la tierra adherida a los materiales arqueolgicos elarquelogo utiliza brochas, pinceles, instrumentos de hueso, cucharillas eincluso instrumental de dentista (figura 7).

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    6/74

    Figura 7. Herramientas del arquelogo.

    Una vez identificado el contexto arqueolgico, es necesario registrarminuciosamente las asociaciones significativas, tal como se encuentran en laexcavacin: se toman medidas en ejes de coordenadas y en profundidad, sedibujan respecto a ejes de referencia y se fotografan. En formatosespeciales se describen todos los rasgos caractersticos de cada asociacin oestructura. Adems se toman muestras asociadas a los materialesarqueolgicos: por ejemplo, de tierra para determinar el tipo de polen,fitolitos y macrofsiles botnicos que estaban presentes, y del piso, paraidentificar concentraciones de compuestos qumicos producto de lasactividades del pasado.

    Para el anlisis de los materiales, primero se hace la separacinmacroscpica. Por ejemplo, cuando se desea definir la taxonoma de losrestos botnicos y los elementos traza que posee un yacimiento geolgicode donde procede determinado material, el investigador llama aespecialistas de otras disciplinas, quienes usan microscopios electrnicos debarrido, espectrmetros de masas, aceleradores y otras herramientas detecnologa avanzada.

    Para fechar los materiales arqueolgicos se mandan a laboratorios deradiocarbono, termoluminiscencia, hidratacin de obsidiana,

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    7/74

    dendrocronologa u otras tcnicas que permitan una ubicacin histrica delos hechos.

    Despus de la descripcin de cada vestigio es necesario integrar los datos,lo cual se logra con los mapas de distribucin y estadsticas, que lascomputadoras realizan con gran fluidez. Sin embargo, para interpretar losresultados, la nica herramienta que se utiliza es la inteligencia humana.

    D) FASES DE LA INVESTIGACIN ARQUEOLGICA

    Despus de elaborar un diseo de investigacin, siguen varias fases:

    a) El estudio regional, que permite ubicar a un sitio particular en uncontexto comn de estudio a escala mayor.

    b) La prospeccin del sitio, que comprende la definicin de reas especficasde trabajo y el planteamiento de algunas hiptesis sobre su funcin.

    c) La excavacin estratigrfica, que establece una relacin cronolgica entrelos diversos niveles de ocupacin (por ejemplo, de sitios abandonadossuperpuestos en el mismo lugar).

    d) El anlisis de los materiales que permite determinar las materias primas,

    su procedencia, las tcnicas de elaboracin y su funcin.

    e) El fechamiento, que proporciona un marco cronolgico para ubicar lossucesos en el tiempo.

    f) La integracin y la interpretacin, que obliga al investigador a dar laexplicacin final del caso.

    I. UNA RADIOGRAFA DE LA SUPERFICIE DE LA TIERRA

    EL ESTUDIO de un sitio arqueolgico mediante el uso de tcnicas geofsicasy geoqumicas es posible gracias a que los asentamientos humanosnecesariamente modifican el ciclo natural de la formacin del suelo yproducen alteraciones fsicas que concentran compuestos qumicos yacumulan vestigios culturales. La intensidad de tales modificacionesdepende del tiempo de ocupacin, el nmero de habitantes y el tipo deactividades realizadas.

    La mayora de estos cambios son permanentes y pueden ser detectadosmiles de aos despus, son intrnsecos al suelo o forman parte de lossedimentos.

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    8/74

    Como hemos mencionado, la arqueologa no slo se interesa en los objetos,sino tambin en el estudio del contexto arqueolgico. Durante la excavacin,el arquelogo inevitablemente destruye este contexto (Thomas, 1979), perosi no es posible evitar la destruccin, s se pueden buscar nuevas opcionespara minimizarla; una de stas es la prospeccin arqueolgica. Del mismomodo en que los cirujanos hacen un diagnstico antes de una intervencin

    quirrgica, para hacer la excavacin ms eficiente y menos destructiva, elarquelogo incluye una serie de estudios preliminares.

    Actualmente existen numerosas ciencias y tcnicas aplicadas a laarqueologa moderna, la cual en el curso de su evolucin ha ido aglutinandocada vez ms herramientas para hacer mejor y ms completo su trabajo.Existe una gran semejanza entre el papel que desempea el diagnsticoclnico y sus tcnicas para conocer el cuerpo humano como la tomografacomputarizada, el ultrasonido, los estudios radiogrficos y el anlisisbioqumico de laboratorio y la forma en que la prospeccin arqueolgica

    utiliza tcnicas para obtener informacin del contexto enterrado antes deproceder a la excavacin como los estudios con el radar de penetracin, elmagnetmetro, el equipo para medicin de la resistencia elctrica y elanlisis qumico de sedimentos.

    De la misma manera en que en una intervencin quirrgica no debe hacerseun corte para ver "qu se encuentra", en la arqueologa cada vez es msapremiante la necesidad de utilizar tcnicas de prospeccin en lugar derealizar pozos exploratorios para ver "qu se descubre". La granresponsabilidad de preservar y estudiar el patrimonio artstico y cultural, ascomo la escasez de tiempo y recursos, obligan a la arqueologa moderna autilizar tcnicas denominadas de percepcin remota, con las cuales se puedeobtener informacin relevante sin daar el contexto arqueolgico.

    El origen y desarrollo de los mtodos de prospeccin aplicados en laarqueologa se deben principalmente a tres circunstancias (R. E. Linington,s.f.):

    a) La alarmante velocidad de destruccin de la evidencia arqueolgica comoconsecuencia del desarrollo urbano y la agricultura mecanizada.

    Especialmente en pases con una importante y larga tradicin arqueolgica,cada vez que se lleva a efecto una excavacin para instalar una tubera,lneas de comunicacin o construir cimientos, hay muchas probabilidades deencontrar rasgos arqueolgicos. Desafortunadamente, casi siempre, paraevitar costosos retrasos en los programas de construccin se destruye laevidencia. Por otro lado, debido al aumento de potencia de los tractores,muchas estructuras presentes en campos de cultivo, son destruidas duranteel trabajo agrcola.

    b) El segundo factor es el incremento en los costos del trabajo arqueolgicoy la restriccin de recursos. Los problemas econmicos en todo el mundohan afectado est disciplina, haciendo ms difcil la obtencin de fondospara las excavaciones. Para continuar con su desarrollo es urgente buscar

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    9/74

    otras opciones, estudiar los sitios en menos tiempo, con menor costo y sinperder informacin.

    c) El ltimo factor es el importante papel que desempean los saqueadoresy los buscadores de "tesoros arqueolgicos" en la destruccin de objetos yde contextos. El saqueo elimina toda posibilidad de asociar el materialarqueolgico con un contexto. Es el ms daino de los enemigos delarquelogo y del patrimonio de una nacin.

    d) Afortunadamente el desarrollo cientfico y tecnolgico ha proporcionado alas ciencias de la Tierra el equipo para estudiar las propiedades del terreno.La arqueologa fcilmente puede adoptar estas tcnicas.

    La prospeccin arqueolgica es un trmino que normalmente se empleapara describir el uso de varias tcnicas que, aplicadas a un sitio, sirven para

    determinar la ubicacin de ste y de sus rasgos enterrados, pero una de susprincipales limitaciones es que la interpretacin de los resultados estrestringida a la localizacin de estructuras.

    De acuerdo con Susan Limbrey (1975: 223), "la informacin acerca de lasactividades del hombre y el medio en el cual vive reside en el suelo mismo yen las cosas encontradas en, bajo y sobre ste. La 'informacin intrnseca'est contenida en el material que forma el suelo y en su distribucin en elentorno". Tambin dice que "otra fuente de informacin en el suelo es la'informacin contenida', esto es, la informacin proporcionada por los

    residuos orgnicos y por los utensilios arqueolgicos depositados sobre,contenidos en o enterrados bajo el suelo".

    Debido a que una parte de la informacin arqueolgica no est ni en lasestructuras ni en los artefactos, sino en la relacin entre ellos y en sucontacto con la tierra que los rodea, los datos que se obtienen en laexcavacin tradicional daan la informacin intrnseca del suelo ysedimentos cuando los remueven y desechan. Pero parte de sta puedeobtenerse desde la superficie y ser interpretada antes de practicar unaexcavacin destructiva.

    Con el fin de obtener esta informacin es necesario combinar tcnicas enuna secuencia ordenada (figura 8) y aplicar cada una en el momento en queresulte ms valiosa y eficiente. Esta secuencia intenta obtener la mscompleta informacin sobre un sitio arqueolgico estudiando las propiedadesqumicas y fsicas de los sedimentos; y as evitar la destruccin del contexto,ayudar al arquelogo a decidir dnde y cunto debe excavar y hacer que laoperacin proporcione ms datos y redite ms en tiempo y dinero.

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    10/74

    Figura 8. Diagrama de flujo de la metodologa del estudio de sitios arqueolgicosdesde la superficie (Barba, 1986: 49).

    Es indudable la importancia de las tcnicas de prospeccin en la arqueologamoderna. Cada da las posibilidades de aplicarlas aumentan con el uso de

    nuevos equipos mejorados; sin embargo, el problema de la interpretacin delos resultados persiste. Esto se debe a que cualquier caracterstica aislada esslo una pequea parte de la informacin arqueolgica total; aun en el caso

    en que la tcnica fuera muy rigurosa y exacta la informacin obtenida serslo parcial.

    Ha habido muchos intentos de interpretar cuantitativamente la informacingeofsica. Todos han aportado importante ayuda para entender lasanomalas magnticas y as determina la profundidad y el origen.

    De acuerdo con Chenhall (1975), el estudio del material arqueolgico desuperficie proporciona una imagen muy limitada comparada con lacomplejidad de la cultura material. Tambin, la informacin que proporcionacualquier tcnica de prospeccin aislada es muy limitada, y comoconsecuencia, la interpretacin se dificulta.

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    11/74

    Para explicar esto usaremos el ejemplo de la produccin de las modernasimpresiones a color que se logran por la superposicin de varias capas dediferente color. En forma aislada, ninguna de las capas tiene muchosignificado; ste aparece slo despus de una combinacin de todos loscolores, lo cual produce una imagen clara y fcilmente reconocible. De lamisma manera: es posible superponer la informacin proporcionada por las

    tcnicas de prospeccin.

    La complejidad del comportamiento humano produce muy diversasmodificaciones en un asentamiento. En lugar de practicar un anlisisintensivo en cada uno de los cambios intentamos estudiar los ms definidose interpretar todos en conjunto. sta es la nica manera en que lainformacin geofsica y geoqumica permitir la interpretacin de sitiosarqueolgicos desde la superficie, cuando muchas pequeas partes seconjunten para construir un cuerpo de informacin ms completo.

    LAS TCNICAS DE PROSPECCIN APLICADAS A LA ARQUEOLOGA

    A) Fotografa area

    El primer reconocimiento areo aplicado a la arqueologa fue realizado porCrawford (1928) alrededor de 1920. Su primera publicacin (Wessex fromthe Air) inici el uso de la fotografa area como tcnica de prospeccin. Unpoco ms tarde, J. S. P. Bradford (1957) aprovech su experiencia comopiloto durante la segunda Guerra Mundial y publicAncient

    Landscapes. Estos autores establecieron la relacin entre los hechosculturales que modifican las caractersticas del suelo y varios tipos demarcas en el suelo observables desde el aire.

    A recientes fechas se han utilizado globos de helio (figura 9) para tomarfotos areas a baja altitud.

    Figura 9. Uso del globo de helio en Teotihuacan.

    Quiz la caracterstica ms distintiva de la fotografa area sea su capacidadde abarcar grandes extensiones en una simple imagen y establecer lacorrelacin entre rasgos que son imposibles de apreciar al nivel del suelo.

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    12/74

    Adems, muestra patrones de distribucin que facilitan la deteccin ydelimitacin de posibles sitios de estudio.

    Las marcas en la superficie del suelo son clasificadas en dos grandes gruposque dependen del momento en que son vistas; por un lado estn las huellasestacionales, entre los que se incluyen las marcas de cultivo de suelo, denieve, etctera, y por el otro estn las permanentes, como las sombrasproducidas por la luz rasante (figura 10).

    Figura 10. Ejemplo de fotografa area de baja altitud en el valle de Teotihuacan(excavaciones en Oztoyahualco a cargo de la doctora Linda Manzanilla).

    Normalmente, para que se produzca una marca en la superficie es necesarioque los restos arqueolgicos no estn a ms de un metro de profundidad.Las huellas superficiales se deben a diferencias en las caractersticas

    qumicas, fsicas y biolgicas de las capas superiores. La mayora de lasmarcas son producidas por el comportamiento diferencial del suelo cuandoun agente acta uniformemente sobre la superficie.

    Es poco probable que un objeto enterrado profundamente modifique lasuperficie para producir una marca.

    A veces, un hoyo se rellena de material ms joven hasta que ya no puedeapreciarse diferencia en el relieve. Sin embargo, este hoyo podrdistinguirse cuando la superficie sea afectada por fenmenos como la lluvia.Despus de una precipitacin continua, la parte superior del perfil del sueloqueda hmeda y tiempo despus, cuando ha dejado de llover, puede verseuna marca de suelo. El material de relleno desarrolla un color ms intensodebido, entre otras cosas, al mayor contenido de materia orgnica. Otraposibilidad es que sea un material formado de pequeas partculas capaz deretener ms agua, durante ms tiempo.

    Este es un ejemplo de cmo pueden desarrollarse algunas marcas, peroexisten muchos factores que intervienen en su formacin; se necesita msinformacin: datos geolgicos, edafolgicos y morfolgicos, condiciones

    climticas y tipo de cultivos en los campos.

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    13/74

    A menudo ocurre que una caracterstica especialmente distintiva en un sitioresulta irrelevante o intil en otro, por lo cual todas las fotointerpretacionesrequieren de una comprobacin mediante un recorrido complementario.

    Entre las dificultades ms comunes en la aplicacin de la fotografa areaestn la interpretacin errnea, la prdida de detalles y la confusinproducida por la superposicin de estructuras.

    B) Resistencia elctrica

    Las tcnicas geofsicas se dividen en dos: mtodos pasivos que slo midenla variacin de las propiedades, y mtodos activos que producen unaalteracin y miden el comportamiento del terreno.

    La medicin de la resistencia elctrica es una tcnica geofsica activa; sebasa en el contraste de las propiedades elctricas del suelo. En este caso, elcontraste de propiedades entre los restos arqueolgicos y su contextodepende de la naturaleza de los materiales, la profundidad y forma de losrestos, la proximidad entre ellos y el contenido de humedad del suelo. Sieste contraste es suficientemente grande, los rasgos arqueolgicos serndetectados.

    R. C. J. Atkinson (1952) fue el primero que aplic la medicin de laresistencia elctrica a la arqueologa, en Inglaterra en 1946. Despus, estatcnica ha sido aplicada exitosamente en muchos otros sitios (Lerici, s.f.).

    La propiedad medida es la resistencia que presenta el suelo al paso de lacorriente elctrica. Debido a que esta resistencia se refiere a una porcinespecfica del suelo, con dimensiones definidas es necesario emplear unfactor dimensional; puede ser definida como la resistencia ofrecida por uncubo de tierra de dimensiones unitarias. Hasta este momento hemosconsiderado que el material tratado es homogneo, pero ste no es el casoen ningn sitio. El concepto de resistividad elctrica aparente se introdujopara tratar la resistencia elctrica de un suelo que no es necesariamentehomogneo.

    La forma ms comn para medir esta propiedad es por medio de electrodos,que se colocan en el terreno segn las necesidades especficas de estudio(figura 11). Estos arreglos introducen corriente elctrica (tcnica activa) condos de los electrodos y miden la diferencia de potencial producida por elflujo de la corriente que circula a travs del terreno gracias a otro par deelectrodos (Carabelli, s.f.).

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    14/74

    Figura 11. Resistencia elctrica en la pirmide de Akapana, Tiwanaku, Bolivia. Estudiodel Ingeniero Luis Barba y excavaciones de la doctora Linda Manzanilla.

    Uno de los arreglos ms utilizados es el Wenner, donde cuatro electrodosmetlicos se alinean simtricamente al centro del arreglo. Los electrodosexternos introducen la corriente elctrica, mientras los internos miden elvoltaje. En este arreglo, la forma del campo elctrico producido es similar aun huso, con los electrodos externos en sus extremos. La profundidadmxima es aproximadamente igual a la distancia entre los electrodosexternos. La distancia entre electrodos es una de las mayores diferenciasentre las aplicaciones geolgicas y arqueolgicas. En el trabajo arquelgico,la distancia entre electrodos es pequea pues los rasgos normalmente seencuentran cerca de la superficie.

    C) Prospeccin magntica

    El reconocimiento magntico es por mucho la tcnica de prospeccin msampliamente usada en arqueologa, quiz debido a su confiabilidad y fciluso. Se basa en la medicin de pequeos cambios en las propiedadesmagnticas del terreno; est considerada como una tcnica geofsica pasiva(figura 12).

    Aun cuando se midieron estas propiedades y se hicieron algunas

    prospecciones magnticas a principios de siglo, no fue sino hasta 1958cuando Aitken (1958) aplic el magnetmetro de protones a la arqueologa.El objetivo era detectar el magnetismo termorremanente producido porhornos y fuego, pero esos primeros experimentos mostraron nuevasposibilidades de aplicacin para descubrir otros rasgos arqueolgicos conmenos diferencias en su susceptibilidad magntica.

    La teora puede ser explicada en forma sencilla. El campo magntico total encualquier punto de la superficie de la Tierra es la suma de variacioneslocales (caractersticas geolgicas o arqueolgicas), sumadas a las

    variaciones en la intensidad del campo magntico terrestre. Esto significaque el campo magntico total es distinto para cada punto geogrfico y quepuede ser medido con el magnetmetro.

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    15/74

    En arqueologa, los magnetmetros ms comunes son los de protones,capaces de medir pequeas variaciones en la intensidad del campomagntico total. Con este equipo es posible registrar lecturas en distintospuntos de un sitio arqueolgico; el recorrido sistemtico de la superficiepermitir la interpretacin final.

    Figura 12. Uso del magnetmetro en Teotihuacan (Barba y Manzanilla, 1988).

    El magnetmetro detecta fcilmente los hornos debido al gran cambio de

    propiedades magnticas que el fuego produce por la combinacin detemperatura, minerales de hierro, tiempo y condiciones reductoras durantela combustin, que ocasionan cambios importantes en las partculas dehierro. stas modifican su estructura atmica, adquieren fuertespropiedades magnticas, y alinean los dipolos que las forman en la direccindel campo magntico notarial.

    Estas huellas son fcilmente reconocibles debido a que estn concentradas yel contraste magntico con sus alrededores es muy alto (Tite y Mullins,1971).

    No todos los rasgos arqueolgicos tienen magnetizacin remanente; otraimportante propiedad es la susceptibilidad magntica, caracterstica de cadamaterial, que puede definirse como la capacidad para magnetizarse. Segnesta propiedad, si se miden las pequeas diferencias en susceptibilidadmagntica entre el rasgo arqueolgico y su contexto, se descubren losrasgos arqueolgicos (Linington, s.f.). Normalmente se presentan comorasgos concentrados, como los hornos y los hoyos, o rasgos lineales comolos muros y las trincheras.

    Interpretar las anomalas (figura 13) es quiz el paso ms importante en laprospeccin magntica; por lo tanto, es necesario considerar algunasinfluencias perturbadoras. Estas anomalas se desplazan un poco hacia el

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    16/74

    sur con respecto a su origen. En una curva de perfil normal existen dosaspectos asociados: un valor magntico mnimo hacia el norte junto con unvalor mximo hacia el sur.

    Figura 13. Ejemplos de mapas de resultados topogrficos, magnticos y elctricosde San Jos Ixtapa.

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    17/74

    D) Prospeccin qumica

    El anlisis qumico de los suelos es probablemente una de las tcnicas deprospeccin menos usadas (figura 14), debido principalmente a que es unprocedimiento que requiere mucho tiempo. Aun as, debido a su bajo costo,ha sido aplicado en diversos sitios desde que Arrhenius (1963; Cook yHeizer; 1965) la aplic a la arqueologa.

    Entre estas tcnicas, el anlisis de fosfato es la ms popular de lasherramientas qumicas de prospeccin, pues este compuesto persiste en elsuelo durante largos periodos. Debido a que las actividades humanasdesechan en la superficie una gran cantidad de materiales que contieneneste elemento, su acumulacin puede ser detectada. El fsforo no es lonico que se acumula en las reas de asentamiento humano. Existen almenos diez elementos que funcionan como indicadores qumicosdirectamente asociados a actividades humanas. Adems, hay otros que

    pueden ser usados de la misma forma que los geoqumicos y que seemplean para detectar depsitos minerales. Estas condiciones son propiciaspara utilizar los elementos qumicos como indicadores en el estudio einterpretacin de asentamientos humanos.

    Figura 14. Toma de muestras para anlisis qumico, en La Venta, Tabasco. (Proyecto a

    cargo del ingeniero Joaqun Garca Brcena).

    Si revisamos el desarrollo del anlisis de fosfato en la arqueologa, veremosque fue tomado de los estudios del suelo para agronoma, donde sirve parapredecir el comportamiento de plantas en relacin con la fertilidad del suelo;este anlisis es una inversin redituable, por lo cual ha sido posible analizarmiles de muestras. Fue as como Arrhenius (1963) descubri la correlacinentre las altas concentraciones de este compuesto y los rasgosarqueolgicos; sin embargo, no es fcil examinar muchas muestras en laarqueologa. Ms tarde, los gegrafos europeos utilizaron esta tcnica en el

    estudio de asentamientos humanos, con mtodos ms simplificados. As fuecomo el mtodo analtico original se transform en uno ms simple y menoscostoso, y qued adaptado a los problemas y necesidades arqueolgicos.

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    18/74

    La idea de complementar los anlisis qumicos con otros datos apenascomienza a ser aceptada y parece ser la forma ms eficiente de utilizarestas tcnicas de prospeccin. La caracterstica ms importante de lasherramientas qumicas es su posibilidad de detectar rasgos invisibles, quean despus de una cuidadosa excavacin son imposibles de apreciar. Enexcavaciones tradicionales y aun en las que incluyen tcnicas modernas, se

    desperdicia importante informacin intrnseca porque no se incluye elanlisis qumico de suelo.

    Aunque este anlisis es tambin una parte muy importante en los estudiosde prospeccin su aplicacin es difcil, por lo que es necesario usarlo enforma muy especfica. Debido a que el contexto qumico arqueolgico esparte del ciclo geoqumico, es importante determinar sus caractersticasgeoqumicas. Tales datos serviran para contrastar las anomalas qumicas.Como hemos mencionado, el principio fundamental en que se sustenta estaaplicacin es en el hecho de que las actividades humanas producen un

    enriquecimiento de elementos en las reas en que se realizan.

    Por medio del anlisis qumico se detectan reas de altas concentracionesque contrastan con su contexto. Debido a la estabilidad del fosfato se leconsidera prcticamente inmvil. Aun cuando esto no es necesariamentecierto, es indudable la confiabilidad de esta tcnica en la arqueologa.

    En cuanto a otros elementos, se est dando mayor atencin al calcio, elhierro, el sodio y el cloro (cloruros), que pueden servir en la interpretacinde las actividades humanas. Experimentos recientes con hierro y calcio, as

    como con otros compuestos como albmina carbohidratos y cidos grasosefectuados en pisos de casas modernas, mostraron que sus concentracionesreflejan las actividades humanas y pueden ser interpretadas en trminosarqueolgicos (Barba y Denis 1984).

    El mtodo ms comn para el anlisis de fosfato fue desarrollado por R. C.Eidt (1973) y est basado en la generacin de un color azul sobre papelfiltro, y la intensidad del color est relacionada con la concentracin defosfatos (figura 15).

    Debido a las altas concentraciones producidas por las actividades humanas,no es indispensable disponer de un mtodo analtico muy preciso, ya querealmente slo se pueden interpretar las grandes diferencias. De esta forma,los mtodos cualitativos y semicuantitavos de anlisis de fosfato sonconfiables para los propsitos arqueolgicos, aun cuando algunos autoresdifieren en este punto (Bakkevig 1980).

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    19/74

    Figura 15. Procesamiento de muestras en el Laboratorio Mvil de Prospeccin delInstituto de Investigaciones Antropolgicas de la UNAM, en Cob, Quintana Roo

    (proyecto a cargo del arquelogo. Antonio Benavides y la doctora Linda Manzanilla).

    Otra forma de recuperar muestras para anlisis es el uso de una perforadorasobre todo en terrenos consolidados (figura 16).

    Figura 16. Uso de la perforadora en Teotihuacan (proyecto a cargo de la doctora LindaManzanilla).

    E) Tcnicas electromagnticas

    ste es un ejemplo de una tcnica desarrollada con propsitos militares yque encontr otras interesantes aplicaciones. En la arqueologa se haintentado usar como sustituto de los mtodos elctricos, para evitar latediosa actividad de insertar los electrodos en el terreno. Por desgracia, losprimeros experimentos mostraron que, aunque tericamente debe serposible, los resultados en la prctica han sido insuficientes.

    Debido a su capacidad para detectar metales conductores, ha sido muy tilen la deteccin de monedas y artefactos metlicos. Sin embargo, dado que

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    20/74

    los metales son escasos en Mesoamrica, su aplicacin arqueolgica en estaregin es limitada.

    Existe cierta aversin para usar detectores de metal en la arqueologa quiz porque se les asocia con el trabajo de los buscadores de tesoros;pero creemos que puede tener aplicaciones reales.

    El uso se propone como una herramienta para minimizar las interferenciasmagnticas causadas por la presencia de objetos metlicos (figura 17). As,puede ser una ayuda para desechar anomalas indeseables y evitar erroresde interpretacin en la prospeccin magntica. Se pretende usarlo parasustituir equipo costoso, como los magnetmetros, o para evitar mtodostediosos, como la resistencia elctrica. Sin embargo, en el primer caso supenetracin es extremadamente limitada y en el segundo, estos equipos noson sensibles a pequeos cambios en la resistencia elctrica, pero cada dala tecnologa se acerca a estos objetivos.

    Figura 17. Estudio electromagntico en La Venta, Tabasco (Barba, 1988: 173).

    El principio de operacin de este equipo est basado en los camposelectromagnticos que producen o reciben sus bobinas. Normalmente, labobina de transmisin produce un campo electromagntico que penetra elsuelo. Si un metal o cualquier conductor est ah, el campoelectromagntico genera corrientes parsitas que a su vez producen uncampo electromagntico secundario que emerge desde el suelo y detecta labobina de recepcin. La seal se transforma en una indicacin analgica odigital que permite las lecturas (Legal y Garret, 1982).

    Probablemente, uno de los empleos ms al da de las tcnicas deprospeccin ha sido patrocinado por la Fundacin Lerici en Tarquinia (sitioetrusco de Italia) (Lerici, s.f.). Se trata de una necrpolis cuyas tumbasfueron excavadas en toba volcnica, a casi tres metros de profundidad. staes un material homogneo, por lo que tericamente es posible encontrar uncontraste significativo entre los huecos producidos por las fosas excavadas ysu contexto. Se usaron diversas tcnicas: magnetometra, resistencia

    elctrica, muestreo de ncleos y la fotografa a travs de un periscopio.

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    21/74

    Una vez que la probable tumba fue localizada, un ingenioso equipo adaptadode un periscopio de submarino se introdujo en el techo de la cmara atravs de una perforacin. De esta manera fue posible observar el interior yms tarde, gracias a la cmara, fotografiar el interior y registrar loscontenidos, lo que permiti decidir si se excavaba.

    Las aplicaciones ms espectaculares y recientes de este tipo de tcnicas hansido publicadas en varias revistas de difusin internacional. Se tiene elinforme de los trabajos de un equipo de geofsicos y arquelogos japonesesque, en 1987, estudiaron con radar los alrededores de la pirmide de Keopspara localizar cmaras. Este descubrimiento dio lugar a otro estudio,tambin de amplia difusin: un proyecto egipcio-americano que intent elanlisis del aire encerrado en la cmara, supuestamente sellada, quecontiene los restos de una barca solar, junto a la pirmide de Keops. Pero enrealidad no estaba sellada completamente por lo que el intento de recuperaraire para fechar y estudiar sus restos polnicos no pudo concretarse. Sin

    embargo, fue de gran utilidad el uso del equipo de video introducido alinterior de la cmara para registrar y verificar la presencia de la barca y suspartes, sin necesidad de abrirla y exponer la madera a un deterioroinnecesario.

    Esta pirmide ha sido muy estudiada desde los aos cincuenta y se hanaplicado varias tcnicas, sin mayor xito, para tratar de localizar cmarasocultas en su interior; entre ellas, conteos de radiaciones csmicas as comotcnicas magnticas y gravimtricas.

    De menor difusin fue el hallazgo de la tumba de los hijos de Ramss II, enla cual se utilizaron tcnicas magnetomtricas. En el mismo caso, tal vezporque no se tienen resultados definitivos, estn los estudios de imgenesde satlites procesadas por tecnologa digital, por un grupo de cientficosestadunidenses y egipcios. Se estudia el curso de corrientes subterrneasque acarrean las sales que afectan la tumba de Nefertari, debido a la grancristalizacin en el interior de la cmara profusamente decorada. Seconsidera como una de las ms bellas en el mundo.

    En todo el mundo existen grupos que aplican tcnicas de percepcin remota

    a la arqueologa. Los japoneses estn utilizando su gran capacidadtecnolgica, como lo muestra su participacin en los estudios en Egipto.Tambin se tiene noticia de grupos de trabajo bien establecidos en Italia,Inglaterra, Estados Unidos y, ms recientemente en Hungra, Bulgaria yFrancia, que aplican estas tcnicas con gran xito.

    En Mxico, a partir de 1980 empieza a funcionar el Laboratorio deProspeccin Arqueolgica del Instituto de Investigaciones Antropolgicas dela UNAM (figuras 18 y 19), y desde ese momento comienza la recuperacindel tiempo perdido con respecto a otros lugares que, en casos comoInglaterra e Italia, haban comenzado a trabajar con estas tcnicas 30 o 40aos antes. Las aplicaciones no han sido tan espectaculares como las yamencionadas, pero han permitido acumular experiencias para formar

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    22/74

    personal, lo que difundir el empleo de estos mtodos en la arqueologamexicana.

    Figura 18. Laboratorio mvil de prospeccin del Instituto de InvestigacionesAntropolgicas de laUNAM, a cargo del ingeniero Luis Barba, en Cob, Quintana Roo.

    Figura 19. Plano de distribucin interior del Laboratorio mvil de prospeccin dela UNAM, diseado por el ingeniero Luis Barba (barba, 1989: 33).

    La caracterstica que distingue a este laboratorio es que integra tcnicasgeofsicas y qumicas para el estudio de los sitios arqueolgicos, hecho quele permite obtener resultados de gran importancia, aun sin contar coninstrumentos de vanguardia tecnolgica y de alto costo. La estrategia detrabajo del laboratorio consiste en integrar la mayor cantidad posible depruebas sencillas, en lugar de tener slo los datos de instrumento costoso y

    tecnologa avanzada. Otra herramienta de gran importancia en esteprocedimiento es la computadora, que permite el procesamiento inmediatode la informacin en el campo (figura 20).

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    23/74

    Figura 20. Procesamiento de informacin por computadora a un costado delLaboratorio mvil.

    Este enfoque no es privativo del laboratorio y cambia segn las condicionesde trabajo. Por ejemplo, los laboratorios de Europa oriental tienen formas detrabajo semejantes a las nuestras, las cuales, por razones obvias, sondiferentes de las tcnicas de los investigadores de Japn y Estados Unidos.

    Como la forma de estudio es ms integral, los resultados no se reducen a lalocalizacin de cmaras o estructuras enterradas, sino que adems permitenestudiar restos de casas-habitacin y reas de actividad circundantes. Envista de que todo asentamiento humano modifica el espacio que habita, lastcnicas de prospeccin son muy tiles para detectar presencia de restosque normalmente son estructuras con sus materiales derrumbados ydispersos, fragmentos de cermica y la concentracin de compuestosqumicos acumulados en las cercanas del rea.

    En los pisos de las casas habitadas se ha comprobado que todos losdesechos cotidianos producidos durante la preparacin y consumo dealimentos se acumulan alrededor de las reas de calentamiento. Enconsecuencia, se forma un patrn definido con las alteraciones fsicas yqumicas causadas por la presencia del fuego, que se ve rodeado por unsegmento de anillo de los desechos de alimentos derramados sobre el piso yque paulatinamente han pasado a formar parte de l, fijndose en las

    partculas de tierra. De esta manera ha sido posible reconocer este tipo depatrones casi siempre presentes en las unidades habitacionales.

    Un ejemplo de la combinacin de resultados geofsicos y qumicos es lainterpretacin del sitio arqueolgico de San Jos Ixtapa en el Estado deMxico. Este sitio fue localizado debido a la presencia de manchas blancasen los terrenos de cultivo, en una fotografa area en blanco y negro.Posteriormente se examin utilizando todas las tcnicas de prospeccindisponibles, como topografa, recoleccin del material arqueolgico desuperficie, estudio magntico y elctrico, toma de muestras superficiales de

    tierra para anlisis qumico y la perforacin de pequeos sondeos paraobtener informacin acerca de las capas inferiores. Los resultados de estosestudios indicaron la presencia de estructuras subterrneas hechas con cal;

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    24/74

    de muros de contencin divisorios hechos con piedra; de lugares decalentamiento con cambios drsticos en sus propiedades magnticas yqumicas y abundante presencia de carbn. En las cercanas de las reas decalentamiento, los estudios de los materiales de superficie indicaron unagran concentracin de fragmentos de cermica con un recubrimientoexterior de lodo.

    En resumen, la interpretacin de los datos de este sitio arqueolgico, quean no ha sido excavado, indica que se trata de un lugar en donde se habeneficiado el mineral cinabrio, que por medio de calentamiento enpresencia de cal (y dentro de hornillos formados por dos vasijas embrocadasy unidas con una capa de lodo) produjeron mercurio como metal lquido.

    Como puede apreciarse, con este tipo de estudios es posible saber un pocoms de los sitios arqueolgicos. Por ser una aproximacin ms integral, losresultados son ms completos pues muestran los restos materiales y su

    posible uso.

    II. CIRUGA DE LA SUPERFICIE DE LA TIERRA

    LA EXCAVACIN arqueolgica puede ser comparada con una ciruga: atravs de ella se pretende la deteccin, identificacin, recuperacin ydocumentacin de contextos. Aqu, por contexto se entiende el conjunto devestigios con relaciones intrnsecas entre ellos, depositados en una matriz

    de suelo, que representan un acto finito y discreto. El hecho de que ciertosfactores estn asociados entre s permite que el arquelogo, en tanto quedetective, identifique actividades y funciones.

    La excavacin tambin es destruccin. Como Mortimer Wheeler sealaba,cuando un arquelogo excava es como si primero estuviese leyendo unmanuscrito raro y nico, y despus de leerlo lo destruyesesistemticamente, hoja por hoja. As pues, la gran responsabilidad delarquelogo es la precisin con la cual registra y "copia" las partesfundamentales de dicho "manuscrito".

    Cuando la sociedad que se estudia estaba "viva", los utensilios eran parte desistemas de comportamiento en espacios usados repetidamente. Undeterminado tipo de utensilio tena funciones distintas de acuerdo con el usoa que se destinara, fuera pasiva o activamente. Por ejemplo, un cuchillo deobsidiana tena una funcin determinada en el taller donde se elabor, otraen la zona de destazamiento en que fue usado y otra ms en el entierro enel cual se deposit como ofrenda.

    Al ser abandonado el sitio donde se llevaron a cabo las funciones de alguna

    sociedad los utensilios y las construcciones sufrieron derrumbes,destruccin, erosin, deposicin, perturbacin, modificacin, rapia y la

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    25/74

    accin de otros procesos naturales y culturales de transformacin (Schiffer1972).

    El tipo de abandono del sitio influye tambin en el carcter de la informacinque puede recuperar el arquelogo. En muchos sitios del Cercano Oriente(Manzanilla 1986a, captulo VII) se tienen testimonios de abandonos sbitosdebido a incendios, terremotos, asaltos, saqueos, inundaciones, erupcionesy otros fenmenos que causaron una huida de la poblacin, que se llevconsigo poco o nada de sus bienes. As, las herramientas quedaron en loslugares donde fueron usadas por ltima vez. En Mesoamrica, por elcontrario, el abandono fue paulatino, debido al deterioro del ambiente(salinizacin o baja de productividad de los suelos); cambios en el curso delos ros o en las rutas de intercambio, movimientos mesinicos, etctera. Enestos casos, la poblacin tuvo tiempo de escoger algunos objetos parallevrselos. La cantidad y tipo de utensilios sustrados de sus contextos deproduccin, uso o consumo dependieron de los medios de transporte, la

    distancia por recorrer, la intencin de regresar al primer asentamiento, lasactividades previstas para el futuro cercano, la facilidad de transportarlos, elcosto del reemplazo y el valor (no siempre econmico) que el objeto tenadentro de ese sistema.

    Quienes estudian los grupos cazadores-recolectores de tiempos pretritos( i.e. Flanneryet al.1986) se han encontrado con el problema de que, cuandoaqullos iban en sus correras en busca de alimentos y materias primasdejaban evidencias de su paso en diversos puntos del territorio, distantesentre s y difciles de correlacionar, por lo que resulta complicado tener unaidea total de sus actividades. Cada sitio campamento base, abrigostemporales en las rocas, cantera, lugar de destazamiento ofrece unaimagen parcial del rango total de actividades. Por lo tanto, primero esnecesario localizar el mayor nmero de estos sitios arqueolgicospotenciales, para as reconstruir el sistema regional de aprovechamiento derecursos. Despus se establecen las relaciones que existan entre ellos, conel fin de insertarlos en ese patrn regional.

    En asentamientos aldeanos sedentarios la gama de actividades se concentraterritorialmente, de tal manera que la mayor parte de los trabajos deproduccin, almacenamiento, uso, consumo o desecho quedan

    representados en los espacios domsticos (Manzanilla, 1986b, figura 21).Frecuentemente, en sitios de clima caluroso, se hallan huellas de accioneshumanas en los patios y espacios contiguos a las viviendas (Manzanilla,1987), en particular de aquellos trabajos que implican mucho esfuerzofsico.

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    26/74

    Figura 21. Recreacin de la vida aldeana.

    En los centros urbanos, adems de los sectores de vivienda, existen reasdestinadas al culto, (figura 22), al gobierno, a las actividades deintercambio, a la administracin y a otras instancias de la vida colectiva.

    Figura 22. Templo de Quetzalcatl en Teotihuacan, un ejemplo de construccin ritual.

    As pues el arquelogo como detective tiene que localizar, registrar yanalizar, sin discriminacin, todas las huellas de actividad; la interpretacinvendr con el ensamblaje de las pistas concretas de acciones sociales endiversos rdenes de la vida colectiva.

    A) ESTRATEGIA

    En el captulo anterior se abord el tema de la radiografa de la superficie dela corteza terrestre que sirve para determinar el rea que se va a excavar. Acontinuacin desarrollaremos el tema de la estrategia que se debe seguir.

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    27/74

    En el caso de la radiografa, el sector que el arquelogo elige para practicarsu ciruga presenta caractersticas interesantes: los materiales cermicos ylticos sealan que abajo hubo ocupaciones humanas; la topografa marcamicroelevaciones que esconden estructuras colapsadas; las anomalaselctricas y magnticas denotan probables muros, zanjas, zonas dequemado, contrastes entre las actividades constructivas y la matriz en que

    estn sepultas. La fotografa area mostr manchas (figura 23) decrecimiento diferencial de la vegetacin; los anlisis qumicos revelaronconcentraciones de fosfatos u otros compuestos indicadores de actividadhumana.

    Figura 23. Fotografa area del sector de Oztoyahualco, valle de Teotihuacan, quemuestra la excavacin de un conjunto residencial teotihuacano (a cargo de la doctoraLinda Manzanilla) y las manchas de estructuras sepultas alrededor.

    En primer lugar; debemos decidir la ubicacin de nuestro banco de nivel, lamesa de registro, el sector de cernido de tierra y las reas de circulacin dela excavacin. El banco marcar el plano nivelado desde donde restaremoslas profundidades de nuestros hallazgos; es una medicin altitudinal sobre elnivel del mar (o en raros casos bajo el nivel del mar particularmente en elMar Muerto o en la arqueologa subacutica). Debe estar fuera del rea quese pretende excavar; pero no muy lejos, en un punto alto desde donde sedomine cualquier sector de trabajo y no debe estar en un camino o una zonade labranza. Tambin tiene que estar fijo, sobre una pequea plataforma decemento, para poder regresar a l cuantas veces sea necesario.

    La mesa de registro debe situarse fuera de la excavacin (figura 24), ensectores sombreados y protegidos de los agentes climticos. En ella seconcentran los datos de descripcin de bolsas de materiales arqueolgicos,contextos, reas de actividad, estructuras, capas estratigrficas, dibujos yfotos, en cdulas especiales. Todo el personal debe verter aqu lainformacin por lo cual, la presencia de una computadora porttil hace mssencillo este trabajo.

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    28/74

    Figura 24. Excavacin de la aldea preclsica de Cuanalan, Estado de Mxico (a cargode la doctora Linda Manzanilla y la doctora Marcella Frangipane). Ubicacin de lamesa de registro del rea de trabajo.

    El sector de cernido de tierra se ubicar orientado de manera que los vientos

    predominantes no traigan de regreso la tierra (figura 25); sta se tamizarcon el fin de recuperar huesecillos, escamas, cuentas, esquirlas lticas yotros materiales de pequeas dimensiones, los cuales difcilmente sonrescatados en la excavacin. La tierra ya cernida debe acumularse en unrea que no ser posteriormente excavada y cerca de un camino dondepueda ser evacuada, en caso necesario. Si el sitio estuviere en unapendiente, el sector de cribado debe estar en la misma cota que el sitioexcavado, para no tener que ir cuesta arriba o cuesta abajo.

    Figura 25. Zona de cernido de tierra en Cob, Quintana Roo (proyecto a cargo delmaestro Antonio Benavides y la doctora Linda Manzanilla).

    La eleccin de las zonas de paso al interior de la zona de trabajo permitirque los hallazgos expuestos no sean pisoteados o removidos de sus

    contextos antes de hacer los registros pertinentes.

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    29/74

    En segundo lugar, se debe elegir el tipo de unidad de excavacin. En ciruga,esto equivaldra a decidir si se va a practicar una incisin longitudinal ocuadrangular, si se va a perforar profundo o a remover progresivamentecapas de piel hasta llegar al rgano.

    Las incisiones profundas se llaman pozos o calas. Tericamente sonexcavaciones que revelarn secuencias verticales de depsitos. Al perforarse tiene en mente el principio bsico de la estratigrafa: los estratos msprofundos son los ms antiguos. Sin embargo, los pozos tienen elinconveniente de que son altamente destructivos, ya que destruyencontextos no hay control de variables topogrficas y geomorfolgicas y nopermiten correlacin con otras unidades. En casos especiales se pueden usarlas calas o trincheras perpendicularmente para estructuras lineales comozanjas, canales, caminos o rampas, con el fin de obtener secciones y evaluarlas tcnicas constructivas.

    Las excavaciones amplias, en las que se pretende correlacionarhorizontalmente los contextos, reciben el nombre de excavacionesextensivas. stas requieren de una retcula con sistemas de coordenadaspara registrar todo lo que aparece; despus hablaremos sobre el tema. Elprincipio bsico que domina en este tipo de trabajo es el de asociacin: losutensilios y desechos cercanos entre s y ubicados dentro de espaciosconcretos tendrn significados funcionales especficos. Por lo tanto, durantela "ciruga", se debe tener mucho cuidado en la deteccin, registro ydescripcin de estas asociaciones.

    B) HERRAMIENTAS

    Un rubro de especial importancia es el de las herramientas: el buen cirujanodebe saber cundo usar una u otra. Si el investigador se enfrenta a grandesvolmenes de tierra, piedra y escombro acumulados para elevar unaconstruccin (rellenos o nivelaciones), no requiere de instrumental fino,pues el criterio de asociacin significativa no se cumple para esosmateriales. La tierra puede provenir de sectores aledaos y haber sidoproducto de la remocin o perturbacin de ocupaciones humanasprecedentes.

    Imaginemos, por ejemplo, la construccin de una gran plataforma denivelacin o la cortina de una presa. Para crearlas hay que acumular tierraexcavndola de sitios no lejanos. Por lo tanto, si en ese terreno circundantehubiese huellas de sitios arqueolgicos, los materiales cermicos, lticos,seos, etctera, seran transportados fuera de su contexto original(primario) y seran reubicados en otro (la plataforma o la presa) comomateriales sin asociacin significativa (contextos secundarios).

    Pongamos ahora el caso siguiente: despus de la remocin de una primera

    capa de suelo hallamos finalmente un piso, luego muros asociados formandocuartos y contextos asociados a los pisos. Los tipos de sectores que mspredominan en los sitios arqueolgicos son los domsticos. Por lo tanto,

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    30/74

    debemos esperar que comiencen a aparecer fogones, basureros, reas decocina, reas de estancia, sectores de trabajo artesanal, entierros, patios,etctera. En cada uno de estos contextos aparecern herramientas,desechos, materias primas y productos elaborados en asociacionessignificativas. El arquelogo debe limpiarlos cuidadosamente, con el fin deobservar esos patrones de asociacin.

    La limpieza se hace normalmente con cucharillas de albail, brochas dediversos tamaos, martillitos para romper terrones, recogedores y cubetas(figura 26). Para remover muy lentamente la tierra adherida, en el caso dehallar materiales ms suaves como hueso, asta o concha, se usan estiques,perillas de aire e instrumental de dentista. Si fuesen manufacturas muydelicadas, como cestera, madera o textiles, en ocasiones conviene hacerfraguados en yeso y llevar al laboratorio todo el bloque de tierra con elmaterial, porque a menudo se deshace en dicho proceso. En ocasiones elarquelogo detecta solamente el "fantasma" de algo que estuvo enterrado:

    la silueta de un esqueleto descompuesto por la acidez del suelo, el negativode una canasta, las improntas de un textil sobre un piso de tierra, etctera.La fotografa, la topografa y quiz el dibujo son los nicos registros que sepodran hacer.

    Figura 26. Herramientas con que generalmente excavan los arquelogos (proyecto deestudio de la vida domstica en Teotihuacan, a cargo de la doctora Linda Manzanilla).

    Con frecuencia es necesario aplicar tcnicas de "primeros auxilios" a losmateriales arqueolgicos recin excavados. Como ya estaban adaptados a

    su ambiente sepulto, en la oscuridad, a temperatura y humedad constantes,al momento de exponerlos a la intemperie sufren una exposicin violenta ala luz, a la insolacin, a la desecacin consecuente, fenmenos que hacenfrgil su estructura e inician su proceso de deterioro. Por lo tanto, elarquelogo tiene que tratar con cuidado los materiales frgiles: consolidarcon resinas reversibles los materiales que se estn desgajando (figura 27),mantener en su medio a aquellos que sufren el impacto del cambio,conservar secos los metales, dar soporte a los objetos alargados y delgados,conservar hmedos los materiales orgnicos, eliminar las sales quecristalizan al evaporarse la humedad en el interior de los objetos, etctera.

    Debido al medio en el que se efectan las excavaciones, la arqueologasubacutica requiere de herramientas propias. Adems de los equipos

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    31/74

    convencionales de buceo y navegacin, se necesitan mangueras de alta ybaja presin, aspiradoras, perforadores, cajas para subir los materiales,cmaras subacuticas de descompresin, telfonos subacuticos, pizarraspara mensajes, cmaras fotogrficas especiales y retculas de acero.

    Figura 27. Conservacin de materiales frgiles en el campo (sitio de Oztoyahualco,valle de Teotihuacan, a cargo de la doctora Linda Manzanilla).

    C) COORDENADAS DE REFERENCIA

    Una de las herramientas bsicas de registro es la retcula de referenciasobre la excavacin. sta divide al rea de trabajo en cuadros dedimensiones constantes y sirve como eje de coordenadas para ubicarcualquier objeto, rea de actividad o estructura que surja en el trabajo(figura 28). Al extender esta retcula tambin se pueden correlacionardiversas reas entre s mediante un mismo sistema de referencia.

    Figura 28. Retcula sobre el sitio de Cuanalan, Estado de Mxico. Excavacin decontextos domsticos del Preclsico (proyecto a cargo de la doctora MarcellaFrangipane y la doctora Linda Manzanilla).

    Los ejes principales de la retcula deben estar colocados ya sea hacia lospuntos cardinales o hacia la orientacin preferencial de la arquitectura

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    32/74

    antigua del lugar. Generalmente una nomenclatura que incluya nortes (en eleje de las Y) y estes (en el de las X) facilita la ubicacin.

    Se debe tener cuidado de que las unidades de la retcula sean cuadrados (yno rombos), por lo cual hay que trazar un tringulo rectngulo para despusextenderlo hacia el norte y el este. Por otra parte, la retcula debe sernivelada en un plano; si el sitio se encuentra en una pendiente, las unidadescuadradas debern trazarse con la ayuda de un nivel.

    Algunas argucias tcnicas para tender la retcula incluyen: usar pijasplsticas con el fin de que las medidas magnticas no se alteren; plantar laspijas a 20 cm del borde de la excavacin para que los sostenes de los hilosno caigan en la zona trabajada al profundizarse; usar hilo elstico de seccincilndrica para que si alguien se tropieza con l, no se rompa y regrese a susitio.

    Las tres coordenadas que requiere cualquier material para ser localizadoson: X, Y y Z .Las dos primeras proceden de las coordenadas en la retcula:se ubica el cuadro en el que fue hallado el objeto (por ejemplo, N307 E282),se toma la medida en X y en Y en relacin con el origen del cuadro (en laesquina suroeste,) para lo cual se usan flexmetros o metros plegables yplomadas. La coordenada de profundidad (Z) se tiene ubicando la capaestratigrfica en la que se encuentra y aadiendo una lectura negativarespecto al banco de nivel de la excavacin. Generalmente se usa para estefin un nivel con tripi, que descansa sobre la plataforma del banco de nivel,y sobre el material, un estadal o flexmetro rgido.

    Las mediciones tridimensionales tienen sentido cuando se trata de objetosque se encuentran sobre pisos asociados a reas de actividad o entierros,situados en contextos significativos en cuanto a su relacin con otrasherramientas, desechos o materias primas. Existen muchos otros objetosque forman parte de rellenos o nivelaciones, y que por estar fuera de suscontextos originales, no deben ser medidos tridimencionalmente.Recordemos que uno de los objetivos primordiales del arquelogo esreconocer patrones de distribucin que representen actividades del pasado.

    D) ESTRATIGRAFA

    Si recordamos cmo surge la arqueologa en el siglo pasado, debemos darcrdito a la estratigrafa. Los gelogos que deambulaban por Europarecolectando fsiles detectaron que algunos restos seos estaban asociadosa herramientas de manufactura humana. Los que se encontraban enestratos ms antiguos, eran ms tempranos. El principio de sucesinestratigrfca marca, pues, el inicio de la cronologa relativa.

    En un sitio arqueolgico existen estratos de origen natural (producto delabandono, como seran acarreos elicos, niveles de inundacin, coluviones,cenizas volcnicas, suelos, aluviones, etctera) y estratos de origen cultural

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    33/74

    (producto de la accin del hombre: terraplenes, nivelaciones, terrazas, pisosde ocupacin, etctera).

    En la estratigrafa natural existen, segn Harris (1977), cuatro leyes: la desuperposicin (los estratos ms antiguos son los ms profundos); la detendencia a la horizontalidad original (los materiales acarreados por elviento, el agua o la gravedad se acumulan en forma horizontal); la decontinuidad original (excepto por procesos posteriores, los estratos soncontinuos) y la de asociacin faunstica (las capas contendrn restos defauna representativa de la poca, clima, condiciones ambientales, etctera).

    A diferencia de esto, la estratigrafa cultural puede tener contactos verticales(muros, cimientos); no siempre tiene unidades litificadas; los vestigios nonecesariamente fechan un estrato como lo hace la fauna, ya que puedehaber reuso o acarreo de los objetos, y no se trata de fenmenosuniversales (la intervencin del hombre en el paisaje es especfica, figura

    29).

    Figura 29. Estratigrafa del sitio de Arslantep, Turqua oriental. Ocupacionespertenecientes a la Edad de Bronce y del Hierro (proyecto a cargo de la doctora AlbaPalmieri, cortesa de la doctora Linda Manzanilla).

    El reconocimiento de estratos durante la excavacin se basa en criterios queproceden de la edafologa y la sedimentologa: profundidad, tipo decontacto, reaccin a ciertos reactivos, estructura, desarrollo, color,

    consistencia, cementacin, textura, caractersticas del esqueleto; existenciade pelculas, grietas o fisuras, concreciones, ndulos y manchas; y laactividad animal (figura 30).

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    34/74

    Figura 30. Descripcin edafolgica en un perfil del sitio de Cob, Quintana Roo, por labiloga Lourdes Aguirre (proyecto a cargo del maestro Antonio Benavides y ladoctora Linda Manzanilla.

    Los estratos arqueolgicos pueden ser descritos por sus contornos limtrofes(qu intruyen, sobre qu descansan), cotas, volumen y masa, dimensiones,materiales asociados, posicin estratigrfica y cronologa relativa. SegnHarris (977), las unidades arqueolgicas pueden ser huecos (trincheras,zanjas, puentes, hoyos) o slidos (muros, montculos, rellenos). Una de lastareas del arquelogo es dilucidar el orden en que fueron construidas,depositadas o excavadas estas unidades.

    Por otro lado, existen diversos factores que complican la estratigrafa. Enprimer lugar, estn aquellos que dificultan el reconocimiento de loscontactos entre los estratos: procesos de intemperismo y lixiviacin,formacin de suelos, accin de lombrices y otros animales, paso de la gente,etctera. En segundo lugar, en subsuelos de arena, grava o rocaspermeables se forman elementos naturales que simulan rasgosarqueolgicos: los hoyos de disolucin semejan hoyos de poste, las fisurasparecen zanjas. En tercer lugar, existen estratos imbricados (como losrellenos de los canales naturales, en los que las lentculas se apoyan

    parcialmente una encima de otra) donde se deben definir los extremos delas lentculas. En cuarto lugar, est el problema de considerar el estratoestril, es decir, uno que pueda tener ms abajo otros materialesarqueolgicos; a menudo se trata de aluviones o cenizas volcnicas que alcaer destruyeron ocupaciones anteriores.

    Cuando se presentan problemas de distincin de contactos entre estratospueden ser de ayuda las lmparas de Wood o de luz ultravioleta (luz negra);as, los restos de materia orgnica se activan con la radiacin y producenfluorescencia. Tambin se puede utilizar luz infrarroja, luz amarilla de sodio

    o tcnicas de realce de color.

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    35/74

    P. Barker (1977) ha sealado algunos principios y reglas de la excavacin.Entre los principios estn: registrar y remover cada estrato o rasgo en elorden inverso a su deposicin o construccin, en un rea tan extensa comosea posible; registrar elementos o estratos con tanto detalle como seanecesario para reconstruir el sitio, estrato por estrato, cada uno con susrasgos y elementos; considerar que todos los rasgos observables son

    igualmente significativos hasta que se pruebe lo contrario.

    Entre las reglas, Barker seala las siguientes: excavar, registrar y cribar unestrato a la vez; exponer los rasgos de un estrato para entenderlo como untodo; excavar de una zona de estratificacin ms complicada a una demenor complejidad; afrontar horizontalmente, de arriba hacia abajo, todoproblema de excavacin (no hacerlo lateralmente); excavar primero la partems alta; proceder y avanzar en un movimiento de espaldas para nopisotear superficies recin limpiadas y para distinguir cambiosinmediatamente despus de haberlos excavado; excavar en una misma

    direccin; y limpiar escrupulosamente esta superficie.

    E) DETERMINACIN DE CONTEXTOS

    Consideramos que la unidad mnima significativa del contexto arqueolgicoes el rea de actividad porque revela patrones de comportamiento; sta sedefine como la concentracin y asociacin de materias primas instrumentos,desechos macroscpicos o invisibles (como los compuestos qumicos) ensuperficies o volmenes especficos. A un nivel social, la unidad mnimasera la domstica, es decir; el rea de residencia de un grupo determinado

    y sus reas de actividad, entendindose por grupo domstico a losindividuos que comparten el mismo espacio fsico para comer, dormir,descansar; crecer y procrear (Lastell, 1972, en Manzanilla 1986b: 14). Laexcavacin extensiva debe considerar como unidad mnima el rea queocupa una unidad domstica, como entidad de produccin y de consumo.

    La excavacin de reas habitacionales requiere de paciencia y rigor en elregistro (figura 31), (Manzanilla, 1993). A menudo los pisos son de tierraapisonada y los muros de adobe. Al colapsarse stos, resulta una masainforme en el interior de los cuartos. A menudo es difcil diferenciar el

    colapsamiento de los restos de los muros in situ.

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    36/74

    Figura 31. Excavacin de sectores domsticos en el sitio maya de Cob, Quintana Roo(proyecto a cargo del maestro Antonio Benavides y la doctora Linda Manzanilla).

    Otro problema es que frecuentemente los sitios habitacionales sonasentamientos en donde se encuentran numerosas ocupacionessuperpuestas, durante largos periodos. Esto hace que las obras emprendidas

    por cierto grupo perturben las ocupaciones anteriores (fosas de entierro,zanjas, pozos de almacenamiento, hoyos de basura y cimientos,construccin de terrazas o montculos). Uno de los ejemplos mssobresalientes de este fenmeno es el tell (tep o hyk) del CercanoOriente: un montculo artificial formado por la acumulacin sucesiva demilenios de ocupacin en el mismo punto (figura 32). La superposicin enun tellpuede ser total, parcial y discontinua.

    Figura 32. El tellde Arslantep, Turqua Oriental (proyecto a cargo de la doctora AlbaPalmieri, cortesa de la doctora Linda Manzanilla).

    Los factores que determinan la eleccin de un sitio para ubicar unasentamiento de cierta continuidad son: la existencia de tierras agrcolascercanas o recursos hidrolgicos perennes, la posicin estratgica oventajosa para la defensa, la presencia de fuentes de materias primas y lacercana a las rutas principales de comunicacin.

    Al iniciar la excavacin de contextos domsticos es necesario en primerlugar, determinar si nos encontramos en espacios abiertos (patios, plazas,calles, caminos, campos de cultivo, huertos) o techados (casas, almacenes,talleres, santuarios, palacios, ciudadelas, construcciones administrativas,escuelas, mercados). En el segundo caso, la asociacin de artefactos,desechos y materias primas nos revelar funciones significativas. Losmateriales arqueolgicos se pueden hallar en contextos deaprovisionamiento, de preparacin y produccin, de uso-consumo, dealmacenamiento o de desecho (Schiffer 1972; Manzanilla l986b: 11-13).Para ejemplificar los contextos de aprovisionamiento nos referiremos a lascanteras, yacimientos y minas donde se encuentran reas de actividad

    relacionadas con los procesos de extraccin y canteado, pero tambin sitiosde caza, pesca, pastoreo y cultivo. Los contextos de preparacin yproduccin incluiran zonas de destazamiento, molienda y coccin de

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    37/74

    alimentos, adems de la presencia de talleres. Los contextos de uso-consumo pueden relacionarse con la subsistencia (reas de consumo dealimentos, corrales), con la circulacin e intercambio (mercados), con laesfera poltica (palacios y fortalezas) y con el mbito ideolgico (tumbas,santuarios, templos). Los contextos de almacenamiento incluyen pozos,graneros, trojes, cuartos, cajas y ollas (Manzanilla, 1988). Los contextos de

    evacuacin y desecho se refieren a basureros y hoyos destinados para esefin.

    Segn K. Flannery (1976), el estudio de actividades en los sitioshabitacionales nos proporciona datos sobre la especializacin del trabajo alinterior del asentamiento; as, distingue entre actividades:

    a) De carcter universal (compartidas por todos los grupos domsticos),

    b) restringidas a ciertos conjuntos domsticos en cada asentamiento,

    c) de especializacin regional (que aparecen en ciertos conjuntos domsticosen algunos asentamientos),

    d) especializaciones nicas (detectadas solamente en un asentamiento).

    La excavacin de cuevas requiere de una planificacin distinta de la de reasdomsticas en sitios abiertos. Generalmente son ocupadas por grupos

    trashumantes que dejan rastros de sus actividades en ellas. Sin embargo,tambin son visitadas por animales en muchos casos carroeros ycarnvoros (hienas, chacales, osos, bhos, leones) que en ocasiones dejanseales de su existencia. La lnea de goteo de la cueva representa el umbralque separa el sector techado del abierto. Sin embargo, muchas actividadesde las bandas de cazadores-recolectores se llevaban a efecto en las terrazasfrente a las cuevas o en los taludes. En estos ltimos, los procesos deerosin, coluvin y transporte frecuentemente mezclan o invierten lasestratigrafas, por lo que es difcil correlacionar la informacin procedentedel interior de la cueva con aquella del exterior.

    La excavacin de sitios monumentales requiere de un conocimiento especialde arquitectura e ingeniera. Antes que nada se debe delimitar la masa de laestructura de los espacios en los que se llevaron a cabo las actividades(figura 33). La masa (frecuentemente una plataforma o montculo)representa lo que hemos denominadocontextos secundarios. Los materialesde relleno estn fuera de sus contextos originales, por lo tanto, no sirvenpara fechar directamente la estructura.

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    38/74

    Figura 33. Vista de Teotihuacan (plataformas de sustentacin de los templos).

    Generalmente, los palacios y templos se limpian con el fin de determinar laubicacin de los accesos (rampas, escalinatas), la presencia de estructurasanexas, la existencia de frisos o cornisas cadas, el trazo de los muros

    externos, etctera. Al excavar en el interior de la masa, el arquelogopretende determinar la existencia de subestructuras, las caractersticas delrelleno, la presencia de sistemas de contencin, etctera.

    F) REGISTRO

    Como sealamos anteriormente, el registro tridimensional es aplicado aaquellos materiales sobre superficies de ocupacin (pisos, apisonados,etctera) y dentro de reas de actividad. En ocasiones es suficiente el dibujo

    detallado de los objetos en relacin con las estructuras, ya que del dibujo seinfieren las asociaciones (slo faltara la medida de profundidad). Para elresto de los materiales, basta proporcionar el cuadro y la capa en los quefue hallado el material.

    Una de las formas de registro ms importantes es la fotografa en blanco ynegro y de color, ya que da mejor cuenta de la realidad de los contextos talcomo estn cuando son limpiados por los arquelogos. Se pueden tomardesde globos aerostticos, rboles, torres, escaleras de bomberos oandamios de aluminio. El uso de escalas de referencia, flechas dirigidas alnorte y pizarrones de letras mviles permiten la ubicacin espacial ycontextual de la foto. Las fotos oblicuas de cortes estratigrficos y paredesde excavacin, a distintas horas del da y con filtros diversos, revelandetalles que quiz no se aprecian a simple vista.

    El dibujo es un medio para destacar asociaciones, estructuras, cortes yestratigrafas que permiten ubicar con mayor precisin el contexto en quefueron hallados los objetos. Un dibujo debe llevar siempre un ttulo, unaescala grfica (con el fin de manejar dimensiones reales) y un sealamientodel norte. Los dibujos de planta (figura 34) ponen en evidencia la relacinentre estructuras y reas de actividad, y dentro de stas, los diversos

    objetos que las integran; cada nivel de ocupacin requiere de una planta.Los cortes o secciones permiten entender la dimensin vertical, es decir, lasuperposicin de estratos y la forma de unidades huecas y slidas (figura

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    39/74

    35). En arqueologa, en lo que se refiere a la estructura, se usan escalas1:20, y para detalles de: 1:5 (es decir, que un centmetro del dibujocorresponde a cinco centmetros de la realidad). Tambin se hacenperspectivas para interpretar los contextos que estamos estudiando einsertar los objetos en los lugares donde fueron hallados (figura 36). Estetipo de dibujo da una buena idea de cmo pudo haber sido la estructura

    cuando fue usada.

    Figura 34. Plano de una unidad habitacional maya en el sitio de Cob, Quintana Roo(excavacin del maestro Antonio Benavides y la doctora Linda Manzanilla)(Manzanilla, 1987).

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    40/74

    Figura 35. Dibujo de una seccin estratigrfica del sitio olmeca de San LorenzoTenochtitlan (proyecto a cargo de la doctora Ann Cyphers) (Cyphers, 1990).

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    41/74

    Figura 36. Un templo mexica en Tlatelolco, con sus ofrendas (cortesa del profesorEduardo Matos Moctezuma, dibujo de Fernando Botas).

    La descripcin de bolsas de material arqueolgico (figura 37), capas, reasde actividad (figura 38), entierros y estructuras se hace en formulariosespeciales para ser llenados conforme se avanza en la excavacin. Cada

    formulario lleva una numeracin progresiva para el mismo sitio. En las reasde actividad, las entradas bsicas para describirlas son: ubicacin, contexto,delimitacin, forma, contenido, asociacin, posible funcin, agentes deperturbacin, y muestras tomadas (figura 39). Para los cuartos de unaestructura se requieren datos del espacio techado (dimensiones, orientacindel acceso, forma, materiales constructivos), muros (dimensiones), vanos(dimensiones y orientacin), pisos (descripcin y profundidad), rellenos,existencia o no de escalinata y reas de actividad asociadas (figura 40).

    Figura 37. Hoja de registro para las bolsas de materiales arqueolgicos procedentesde la excavacin.

    Vemos, pues, que la ciruga del sitio arqueolgico requiere de rigurososprocesos de limpieza, delimitacin, ubicacin, registro y descripcin. As, lasdiversas pistas de las actividades del pasado son integradas a un gigantescorompecabezas de interpretacin sincrnica (una foto instantnea delcomportamiento de una sociedad en un momento dado) y diacrnica (loscambios de comportamiento a travs del tiempo de las diversas sociedadesde una regin).

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    42/74

    Figura 38. Hoja de registro de entierros.

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    43/74

    Figura 39. Hoja de registro de reas de actividad.

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    44/74

    Figura 40. Hoja de registro de las estructuras

    III. ANLISIS Y DIAGNSTICO

    A) ANLISIS DE LA CERMICA

    EL ARQUELOGO es un investigador que se dedica a reconstruir lasactividades y los procesos de cambio de las sociedades del pasado. Despus

    de observar las asociaciones significativas de herramienta, materias primasy estructuras en los sitios arqueolgicos, clasifica estos materiales segn lamateria prima, la tcnica de manufactura, el acabado, la forma, ladecoracin y la funcin. La tipologa arqueolgica generalmente se hacemacroscpicamente y el arquelogo pretende derivar de ella la procedenciade los materiales, las diferencias tecnolgicas entre talleres distintos, losestilos de fabricacin propios del grupo, la funcin de los contextos a travsdel anlisis funcional de los utensilios, etctera.

    En la actualidad esto se considera como la primera etapa de un largo

    proceso de anlisis que incluye etapas con tcnicas especficas (vaseManzanilla et al. 1991). La cermica es quiz el material ms frecuente enlos contextos arqueolgicos, as es que comenzaremos con l.

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    45/74

    1) Estudios macroscpicos

    El estudio macroscpico de la cermica arqueolgica requiere de unasecuencia de pasos que, en primer lugar, permiten discriminar entreindustrias elaboradas con materias primas distintas; en segundo lugar,determinar el aspecto tecnolgico por la tcnica de manufactura; en tercerlugar, relacionar la funcin con la forma y el acabado del objeto, y porltimo, permitira abordar problemas estilsticos gracias a la decoracin(figura 41).

    Figura 41. Vasija de almacenamiento procedente de Teotihuacan (excavaciones de ladoctora Linda Manzanilla).

    Para la cermica, tratamos los siguientes aspectos:

    a) Pasta. Despus de romper una seccin del tiesto, se observa qu tanporosa y compacta es la pasta; qu tan fina o gruesa es su textura y el tipode inclusiones no plsticas que tiene (arena, mica, concha molida, tiestosmolidos, etctera) (figura 42).

    Figura 42. Seccin transversal de un fragmento de cermica de Teotihuacan.

    b) Color de la seccin transversal. En la seccin transversal se puedeobservar si la cermica fue cocida en atmsfera oxidante, reductora o enambas (en este ltimo caso puede ser que el exterior est oxidado pero el

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    46/74

    interior reducido, o viceversa). En muchas ocasiones se detecta una bandaprofunda de reduccin entre dos bandas externas (hacia las paredes externae interna) de oxidacin; esto ocurre frecuentemente cuando la pasta es muydensa y el oxgeno no alcanza el ncleo del tiesto.

    c) Acabado. Dentro de las tcnicas de manufactura, se distinguen aqullasque se emplean para formar la pieza (modelado a mano, enrollado,moldeado o torneado, las cuales se usaron en Mesoamrica) y las que seutilizan para dar un acabado a la vasija (alisado, pulido y bruido). Enocasiones, estas ltimas estn en relacin con la funcin a la que estdestinado el recipiente: si va a contener lquidos debe tener un acabado queimpermeabilice la superficie; si va a servir para cocer alimentos tendrcaractersticas que permitan la mejor conduccin del calor y disminuyan elchoque trmico.

    d) Color. En ocasiones se aplica encima de la pasta un engobe que consiste

    de arcilla ms fina, mezclada con pigmento. Sin embargo, el color de unrecipiente depende no slo de la aplicacin de esta capa, sino de la coccinmisma, y las tonalidades varan segn la atmsfera a la que fue cocido.

    e) Forma. La forma de la cermica en general depende de la funcin a laque est destinado el objeto. As, las nforas y grandes ollas sirven paraalmacenar o transportar agua o alimentos; las ollas medianas y los comales,para cocerlos; los platos, cajetes y cuencos son vasijas de servicio, sea paraconsumir los alimentos, o para ofrendarlos; los braseros sirven paraencender fuego y colocar encima las ollas y comales; los incensarios, se

    usan para sahumar con copal, etctera.

    f) Decoracin. Aunque sta puede tener relacin con su destino ritual,tambin hay objetos domsticos de uso diario que estn decorados. Ladecoracin puede ser incisa, grabada o excavada, pintada, al pastillaje,etctera.

    2) Propiedades cermicas y qumicas

    Si se quiere analizar la arcilla se hacen plaquetas y se practican algunaspruebas qumicas de fosfatos, carbonatos, pH y color, adems de calcularagua de plasticidad, prdida de humedad, contraccin, color y textura finaldespus de la coccin. Estas pruebas son de utilidad cuando se deseaaveriguar el uso de la arcilla en la fabricacin de cierta cermica.

    3) Propiedades mecnicas

    a) Ensayo de compresin. En las pruebas de compresin se manifiesta laresistencia mecnica que presenta un material cuando se aplica cierta cargasobre l. Esta carga debe ser un esfuerzo normal concentrado; por estarazn, se procura que las probetas cumplan la relacin de longitud/dimetro

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    47/74

    igual a 1.5, para evitar que la probeta se pandee cuando no acta comocolumna, lo cual puede ocasionar fallas.

    Las pruebas de compresin se realizan en una mquina Instron (figura 43)donde la muestra se somete a una carga axial normal. Entre otras cosas,esta mquina proporciona grficas como las de deformacin vs carga. Lavelocidad de aplicacin de la carga influye en la mayor o menor capacidaddel material para soportar el esfuerzo hasta la ruptura.

    Figura 43. Mquina Instron para pruebas de compresin.

    Para formar las probetas se cortan porciones de cermica de formaparaleleppeda con una cortadora de disco de diamante. Posteriormente sedesbastan con lijas de agua hasta formar cilindros con una relacin entre eldimetro y la altura cercana a 1.5. Estas pruebas informan sobre elcomportamiento probable del material cermico bajo algunas condiciones deuso.

    b) Ensayo de impacto. El ensayo de impacto es una prueba mecnica en laque se cuantifica la energa que absorbe un material antes de provocar suruptura (figura 44). La mquina cuenta con un pndulo de masa fija; ste secoloca a una altura determinada, que equivale a una energa potencialinicial. Luego, se deja caer libremente hasta que choque con la muestra, lacual, al romperse absorbe parte de la energa del pndulo. La diferenciaentre la energa inicial y la energa absorbida por la muestra se cuantificadirectamente en la cartula del equipo, en unidades de energa (joules). Eneste caso tambin se requiere preparar previamente las probetas paraformar paraleleppedos de dimensiones normalizadas.

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    48/74

    Figura 44. Mquina para el ensayo de impacto.

    Para relacionar la energa absorbida con el rea de seccin transversal esnecesario determinar las dimensiones del paraleleppedo en el punto defractura. Como la cermica es un material tradicionalmente frgil, la energaabsorbida por las probetas es normalmente baja; esto hace que los equipossean relativamente pequeos.

    c) Dilatometra. La dilatometra es una tcnica de estudio de las

    transformaciones de fase en materiales slidos (figura 45). Por medio deincrementos controlados de temperatura se cuantifica si el materialmanifiesta variaciones en su longitud y a qu temperatura se presentan lasdilataciones o contracciones, segn el cambio en las pendientes de lascurvas.

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    49/74

    Figura 45. Dos ejemplos de curvas dilatomtricas antes y despus del recocido de lacermica (Barba, 1981: 45).

    El equipo empleado en este trabajo se llama dilatmetro y cuenta con untubo de cuarzo en donde se coloca un sensor de longitud, la probeta y un

    termopar. La probeta tiene dimensiones especficas determinadas por eldiseo del equipo.

    Para preparar las probetas tambin se parte de paraleleppedos que, pormedio de desbaste con lijas, adquieren la forma final de cilindros. Lasmuestras se someten a un secado previo de 11 horas a 100C para evaporarel exceso de agua que adquirieron durante la preparacin. Por medio delsensor de longitud se puede obtener una grfica representativa de lasvariaciones de longitud de la probeta debidas al incremento de temperatura.El equipo cuenta con dos opciones de velocidad de calentamiento. As, en lasordenadas de la grfica se presenta la temperatura y en las abscisas, lasdiferencias de longitud. Con estos datos es posible determinar latemperatura a la que el alfarero antiguo calent su cermica.

    4) Difraccin de rayos X

    Esta tcnica se usa para identificar y determinar las caractersticascristalinas de las arcillas. Su principio bsico consiste en que cada sustanciacristalina tiene una estructura atmica particular que difracta los rayos X conun patrn tambin caracterstico. Generalmente se requiere de una pequea

    cantidad del material. Se usa para el estudio de arcillas y materialescristalinos y es una herramienta til para el anlisis preliminar de cermicas(figura 46).

  • 7/30/2019 TIERRA Arqueologia

    50/74

    Figura 46. Ejemplos de difractogramas de cuatro arcillas de Veracruz y Teotihuacan(Manzanilla et al. 1991).

    5) Espectrometra Mssbauer

    La base del efecto Mssbauer es la emisin sin retroceso de rayos gammapor ncleos radiactivos y la subsecuente absorcin resonante de estos rayosgamma por otros ncleos del mismo istopo en el estado fundamental. En elestudio de arcillas y cermicas por Mssbauer slo se obtiene informacindel hierro. La importancia de este estudio est en el conocimiento detalladoque proporciona tanto de la qumica del hierro en las arcillas y susestructuras, como del tratamiento trmico efectuado para fabricar elproducto final cermico.

    El espectro Mssbauer, originado por la interaccin elctrica entre el ncleoy la vecindadqumica es tpicamente un doblete; cada doblete se caracterizapor el corrimiento isomrico y el desdoblamiento cuadripolar, que tambinproporciona datos sobre la temperatura de coccin y la composicin de laarcilla original.

    6) Propiedades magnticas

    En estudios de identificacin y caracterizacin de materiales arqueolgicos,particularmente de fragmentos de cermica, se ha empleado con aparente

    xi