39th student academy award

Download 39th Student Academy Award

Post on 08-Mar-2016

213 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Lost Country is the story of a young filmmaker who was moved by the dramatic side and the harrowing events of Bay of Pigs operation. The chronicles in the documentary try to unveil the official history through the eyes of three Cuban ex-patriots. The emergent local producer received the 39th Annual Student Academy Award for Lost Country and with this, for the first time in history, the city of Jacksonville appeared featured at the Academy Awards.

TRANSCRIPT

  • PAGE 30 | ECO LATINO AGOSTO/AUGUST 2012 AGOSTO/AUGUST 2012 PAGE 31 | ECO LATINO

    La estudiante del Instituto de Arte de Jacksonville, Heather Burky, fue una de las ganadoras de la 39 edicin de los Premios Anuales de la Academia en la divisin de documen-tales de estudiantes. Por primera vez, en los salones de la Academia de Cine en Beverly Hills, el Art Institute de Jack-sonville tuvo el honor de ser nombrado.

    El fi lm de Burky retrata las circunstancias de la revolucin cubana en los relatos de tres expatriados fl oridanos. Estos hombres dejaron Cuba para unirse a las fuerzas que lucha-ron contra el rgimen castrista en la invasin de Baha de Cochinos. El documental cuenta cmo lleg al poder Castro, cmo rpidamente traicion sus ideales de libertad y cmo stos hombres perdieron su pas en manos del comunismo.

    Toma unoTres aos atrs, computadoras Mac, cmaras de video, cla-quetas y todo el proceso de edicin de cine y video eran totalmente extraos para Heather Burky. Sin embargo, el arte de contar historias nunca lo fue. Escribir es mi primera pasin. Siempre he sido creativa, dijo Burky. Siento que nac para contar historias y necesitaba probar.

    Su denodada bsqueda acadmica donde pudiera formar su expresin concluy en el Art Institute de Jacksonville. Con treinta aos Heather atrevesaba momentos difciles. No estaba contenta ni con su trabajo ni con sus circunstancias de vida. Yo era madre soltera, con tres hijos, viviendo en un pequeo apartamento, trabajando todo el da, cuidando a los nios y yendo a la escuela por la noche, dijo Heather para quien los obstculos eran muchos pero su determi-nacin los fue sorteando.

    El cine era un mundo no muy familiar para la joven Burky, quien creci en un hogar sin computadoras. Luego del primer semestre en la carrera de cine, sus logros superaron los de sus compaeros, que recin salan de la escuela se-cundaria. Aprend mucho, trabaj duro y para el momento de hacer mi tesis de grado, ya haba producido proyectos de otras personas. Muy ocupada como estaba, Heather slo tena una meta: quera que su tesis fuera una historia conmovedora y no slo un requerimiento de graduacin.

    Una gringa con corazn cubanoLas narrativas que Burky ms disfruta son aquellas condu-cidas por el propio personaje de la historia, algo asi como sagas o crnicas de hroes en sus viajes. Quizas porque estos relatos refl ejan su propia vida.

    Lost Country (La Tierra Perdida)Documental de Heather Burky ganador del Student Academy Award Una historia entraable para Cuba, Estados Unidos y los latinos

    Lost Country se inspir en las historias que escuch en la casa de mi amiga Jessica, dijo Heather. Ada, la madre de Jessica, dej Cuba en los aos sesenta, y veinte aos despus volvi a la isla para rescatar a sus hermanos durante el xodo del buque Mariel. Como en la lrica del tango de Gardel, para Ada, veinte aos no es nada. Sus historias siguen empapa-das del dolor de heridas que an no han sanado.

    Crec en Jacksonville y nunca haba escuchado a ningn cubano contar ese lado de la Revolucin Cubana. Ese pero-do de la historia comenz a intrigarme. Cmo podemos es-tar tan cerca de Cuba y que no se nos ensee esto? Cuanto Heather ms investigaba las historias de Ada, se le haca

    evidente que ese sera el tema de su tesis. Incluso una gran cantidad de personas educadas, que saben acerca de la situacin, an ignoran la historia del abandono sufi rdo por cubanos expatriados, refl exion la realizadora.

    Le ped a cinco personas que integraran mi equipo fotogr-fi co y vayan a Miami conmigo a fi lmar testimonios de exili-ados. Por una razn u otra, ninguno de ellos pudo hacerlo. Heather senta que no tena el tiempo ni los recursos para hacer el tipo de pelcula de la que ella estara orgullosa.

    Asi fue como la joven realizadora decidi fi lmar la pelcula enteramente por s misma. Apropi dos cmaras, luces, equipo de sonido y condujo hasta Miami. Era consciente de cun difcil le iba a ser conseguir que los exiliados se sin-tiesen cmodos para compartir sus historias y al mismo tiem-po, cuidar los detalles tcnicos, escuchar atentamente para asegurarse que el audio sea bueno y adems permanecer comprometida con las historias.

    Fui afortunada al conocer a las familias de los expatriados cubanos que me dieron la bienvenida en sus casas y hasta me alimentaron y me cuidaron como si fuera de la familia, dijo Heather al comentar que la familia de uno de los pro-tagonistas de su documental -los Portuondos- la hospedaron durante los das del rodaje.

    En marzo de 2012, el rodaje haba terminado y Heather es-taba de regreso en Jacksonville con ms de 8 horas de fi l-macin. Haba llegado la hora de decidir cual sera el foco de su historia. Probablemente pueda hacer varios docu-mentales con este material, coment Burky. Pero como yo personalmente no saba cmo haba llegado Castro al poder, pens que deba comenzar desde all.

    La cineasta dedic los meses subsiguientes a buscar -entre el material de archivo de la Biblioteca del Congreso- las im-genes que necesitaba para acompaar los testimonios de los exiliados cubanos. Pas cinco meses revisando el material, declar Heather quien confi esa haber realizado el documen-tal con el herico presupuesto de slo 500 dlares.

    Lost Country es el resultado de seis meses de riguroso tra-bajo. En el Noreste de la Florida, el premiado fi lm ya est generando una conciencia renovada y agitado dilogo so-bre el abandono de los contrarrevolucionarios cubanos en la Baha de Cochinos.

    El estreno del documental en Jacksonville ser el viernes 10 de agosto, de 7pm a 9pm, en Cuba Libre, 2578 Atlantic Blvd. Con entrada libre, el pblico tendra la oportunidad de disfrutar de la projeccin del fi lm y de una conversacin con la galardonada directora. www.ecolatino.com ))

    El fi lm est marcado por profundos contrastes, en su esttica y su men-saje. Desde el brillo de las escenas de la Cuba de Oro de la dcada del 50, de glamorosos bailes y fi estas hasta la oscuridad de la violencia durante los ltimos das de Batista. La euforia de la entrada triunfal de Castro a la Havana se contrapone a la perturbadora imagen de los fusila-mientos que le siguieron. Y as, cual perlas hilvanadas, las imgenes nos llevan a travs de los hechos que enlutaron la historia de Cuba, en los testimonios de Maximino Casal, Julio Portoundo y Eduardo Zayas-Bazan.

    Los tres exiliados ofrecen el emocio-nante relato de su participacin en el enfrentamiento de Baha de Cochinos en abril de 1961. Al planear la operacin militar en Cuba -entrenando tropas de cuba-nos exiliados para detener el avance del comunismo en la isla-, Eisen-hower ya era el presidente saliente de Estados Unidos. Pero como la operacin tendra lugar durante la nueva administracin, era necesa-rio conseguir la aprobacin de Ken-nedy (presidente electo). JFK dio luz verde. Sin embargo, una vez en el poder y con las tropas entrenadas y desembarcadas en Cuba, el presi-dente orden el repliegue de EEUU dejando 1,511 hombres en la Baha de los Cochinos. Los tres exiliados que colaboraron con la CIA, sealan la responsabili-dad del Departamento de Estado de los EEUU en la derrota. Ninguno de los tres pens que aquellos acontec-imientos llevaran a ms de medio siglo de cruento totalitarismo. LOST COUNTRY deja ver que Baha de Cochinos fue un hecho trascendente del siglo XX que marc la historia de Cuba y salpic la vida poltica de EEUU durante medio siglo, desde la CIA que no volvi a ser la misma, hasta el asesinato de JFK cuya ver-dad nunca fue develada.

    El conmovedor documental alerta sobre la imperiosa necesidad de de-fender la democracia.

    LOST COUNTRY EL DOCUMENTAL DE HEATHER BURKY

    Heather Burky junto a sus hijos

    Por Maria DAdamo (maria.dadamo@ecolatino.com)

  • PAGE 32 | ECO LATINO AGOSTO/AUGUST 2012 AGOSTO/AUGUST 2012 PAGE 33 | ECO LATINO

    Jacksonville Art Institute student Heather Burky was a winner at the 39th Annual Academy Awards in the student documentary fi lm division. This was the fi rst time a student from the institute won an award. Miss Burkys fi lm portrays the circum-stances of the Cuban revolution as told by three Floridian ex-patriots who left Cuba to join the in-vasion forces that fought against Castros regime in the Bay of Pigs. The documentary tells how Castro came to power, how he quickly betrayed the ideals of liberty, and how these men lost their country to Communism.

    Take OneThree years ago, Mac computers, camcorders, clapperboards and fi lm editing were all foreign to Heather Burky. However, the art of storytelling was not. Writing is my fi rst passion. I have al-ways been creative, she said, I feel I was born to tell stories and I just needed to try.

    Her search for an art school led her to the Jack-sonville Art Institute at times when she was at a crossroads in her life. Heather was not pleased with her job or with her life circumstances. I was a single mother of three, leaving in a little apartment, working during the day, taking care of the children, and going to school at night. With thirty years old, her obstacles were many, but her determination quickly paid off.

    Filmmaking was an unfamiliar world for Heather who grew up with no computers at home. Af-ter a fi rst semester, her accomplishment sur-passed her peers who were coming right out of high school. I learned a lot, worked hard, and by the time of my senior thesis, I had already produced other peoples projects. Busy as she was, Heather had only one goal: she wanted her thesis to be a compelling story and not just something that was required for graduation.

    A gringo with a Cuban heart The narratives Burky enjoys the most are those that are character driven, those of chronicle heroes on their journey. Perhaps as a resemblance of her own life.

    Lost Country was inspired by stories I heard at my friend Jessicas, said Heather. Ada, Jessicas mother, left Cuba in the early 60s, and 20 years lat

Recommended

View more >