"poes­a vivida, poes­a escrita"

Download "Poes­a vivida, poes­a escrita"

Post on 10-Feb-2017

241 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • POESIA VIVIDA, POESIA ESCRITA

    Seoras y seores:

    Si os preguntara: qu uso diario de la poesa estis haciendo? , me atrevo a pensar que despus de un instante de sorpresa y vacilacin debido al carcter inslito de esta interrogacin, casi todos me contestarais que ningu no.

    No es que imaginis difcilmente los vnculos, las relaciones que !a poesa puede tener o establecer en cada momento con los afanes de vuestro horario y programa de trabajo? Qu papel desarrollara en vuestra vida? Qu sitio privilegiado ocupara cotidianamente entre vosotros?

    Es que reinan sobre la poesa perjudiciales opiniones comnmente admi-tidas por gran parte del pblico.

    El vocablo poesa es ambiguo. Designa un arte basado en el lenguaje, hasta ahora frecuentemente asociado a la versificacin, y que tiende a fijar cierta realidad por medio de combinaciones verbales en las que, entre otros factores, el vocabulario, la sintaxis, el ritmo y la armona concuerdan con el fin de darle mayor eficacia a la expresin. Se refiere tambin a un hecho cuyos elementos, propiedades y valores es peligroso definir, hecho Mamado potico que,aunque producido sobre todo en poesa (segn la significacin anterior), se manifiesta an, bajo formas muy originales, en las obras en prosa, de arte en general, cuando no se trata de la naturaleza, de objetos y seres o instantes singulares de la vida.

    La opinin comn considera como evidente la correlacin de estos dos significados en el orden propuesto. De la preponderancia tradicional atribuida al significado primero sobre el segundo proceden las ms frecuentes equivoca-ciones en la interpretacin del fenmeno potico. Para evitar tales errores.

    BOLETN AEPE N 7. Jacques COMINCIOLI. "Poesa vivida, poesa escrita"

  • cualquier anlisis de la poesa debe ms bien intervertir esta prioridad y tenerla en cuenta -explcita o implcitamente- antes de iniciar la observacin crtica del tema que se propone estudiar, ya que la poesa escrita no es sino el relato -el sustituyente- de la poesa vivida.

    Quienquiera que desee indagar la poesa y tener alguna idea correcta de ella tendr que distinguir muy claramente el hecho potico -originariamente independiente de cualquier tcnica literaria- de la versificacin o del arte del lenguaje que intenta pero no siempre logra de manera exclusiva y acertada producir creaciones poticas. De modo que, antes de pensar en su transcrip-cin mediante los artificios del lenguaje, en primer lugar se entender por poesa el hecho potico, compleja relacin de fenmenos, revelado por un estado particular y siempre vinculado a una sensacin afectiva experimentada sin que sea obligatoria la referencia a algn valor esttico.

    Por su ambivalencia constitutiva, este estado intriga al que lo siente: divirtindose con l, el ser entero es su presa; irradindolo, se somete a l. Aparece como una fase imprevista de produccin y receptividad perfectamen-te sncronas de los sentidos y de las facultades intelectivas. Se produce como un acontecimiento cuyo factor ms operante es la sensacin afectiva que fluye al mismo tiempo que l. Sin embargo esta sensacin afectiva no seala de manera global su naturaleza sutil, sino que es ms bien el ndice exacto del grado preciso de una matizada diferencia entre varios datos en bruto, pro-ductos de la sensibilidad y del espritu combinados. Arroja su intensidad en la conciencia que, despierta, considera un sistema de conexiones repentinas, raras, que la actividad simultnea e irrompible de los sentidos, siempre presentes, y de la inteligencia, ineludible, ofrece, tan brusca como transito-riamente, como medio de acceso a la realidad del universo.

    En este estado sintomtico de alteracin profunda, de golpe lo extraordi-nario, sostenido por el juego extrao del hechizo y de lo maravilloso, sustituye a lo ordinario de cualquier proceso de conocimiento. Sucesos, actos, cosas, seres se asocian u oponen no ya segn las normas de la lgica -de la razn-, sino segn una lgica dispar, conforme al modo excepcional de aprehensin de la realidad en uso, segn una organizacin especial, nica e interna, sin comparacin con el establecimiento normal de relaciones. En proporciones variables de delicada, provisional y consciente amalgama de inteligencia, sensibilidad y afectividad, corazn y espritu juntos, sobre todo cuerpo y alma estrechamente unidos al enfrentarse con el mundo, el hecho

    BOLETN AEPE N 7. Jacques COMINCIOLI. "Poesa vivida, poesa escrita"

  • potico tiene que ser considerado como la proyeccin de un fenmeno psico-fisiolgico.

    El hecho potico introduce producciones inusitadas en el conjunto de percepciones, reacciones y conocimientos habituales del hombre. !_e inyecta nociones nuevas que le obligan a dudar o a creer. Al encarnarse no nicamente en la forma de un estado sino tambin en la de un acto que es un desafo a la evidencia convencional de las relaciones establecidas entre el individuo y las cosas, la conformidad incontrolada de cualquier valor aparente y as los desmiente o rectifica- revela un misterio latente.

    Asequible tanto en lo feo, lo repugnante, lo bajo como en lo hermoso, lo atractivo, lo grande -pero slo donde el hombre se esfuerza y consigue captarla, no pone la poesa de relieve lo insondable, lo incomprensible, lo indecible? "La poesa -declaraba Garca Lorca- es algo que anda por las calles. Que se mueve, que pasa a nuestro lado. Todas las cosas tienen su misterio, y la poesa es el misterio que tienen todas las cosas. Se pasa junto a un hombre, se mira a una mujer, se adivina la marcha oblicua de un perro, y en cada uno de estos objetos humanos est la poesa... Por eso no concibo la poesa como abstraccin, sino como cosa real existente, que ha pasado junto a m".

    Misterio manifestado de las cosas, la poesa, por la operacin de sntesis que la caracteriza, corresponde a la voluntad instintiva y a la necesidad intuitiva que cada hombre tiene -cuando menos, una vez en su vida- de cercar la totalidad inmediata de cualquier intercambio entre el mundo exterior y el mundo interior. Su papel es promover toda clase de reciprocidad y de conciencia de las facultades humanas y contribuir de este modo a la exaltacin de la vida en todos sus niveles y aspectos. Sirve para librar el espritu de las trabas del anlisis racional, avisarle de los fallos de la lgica corriente, llamarle la atencin sobre el dominio de las ciencias exactas, eludir las consecuencias de algunas incompetencias suyas, abrindole vas de comunicacin indita con la realidad de todos los hechos. Conjunto de signos heterogneos, es el antdoto ms fuerte contra la inercia. Pues, cuando denuncia las extraas mutaciones permanentes, insospechadas, inexplicadas e inexplicables del mun-do, proporciona a la mente un margen de apreciacin indemne, de juicio cabal, condiciones indispensables para su evolucin y sus transformaciones esenciales.

    BOLETN AEPE N 7. Jacques COMINCIOLI. "Poesa vivida, poesa escrita"

  • As es como, an fuera de los lmites del arte que se afana en transcribirla o darle vida, la poesa cobija la libertad intrnseca de cada uno, con tal que sea encontrada, suscitada, querida por el espritu. Porque imaginarse que se da por mera casualidad -a pesar de lo que opina el surrealismo- es equivocarse. Siempre surge por una solicitacin deseada del azar. Si el hombre no !a acicatea, no lograr jams hacerla brotar sea en su alrededor sea en s mismo.

    La condicin imprescindible para el acontecimiento del hecho potico exige -hay que subrayarlo otra vez- la disponibilidad incesante de las aptitudes creadoras y de la receptividad del hombre. (No dejo de decir hombre para no induciros a error: an no es preciso asimilarla al que ejerce el doble oficio de receptor y emisor de poesa, el poeta). Mas la capacidad de estar en constante estado de alerta y funcionamiento slo existir en la medida en que el hombre no se deja subyugar totalmente por los objetos, los sucesos que afectan su conciencia. Implica una vigilancia continua de las manifestaciones de la vida psquica, el mantenimiento voluntario de un espacio regular entre la realidad sensible dada y la percibida; supone un estado ininterrumpido de clarividencia espiritual que quiere evitar la esclavitud de la materia o de sus propias producciones. Es una defensa contra la indolencia insidiosa, la indiferencia ruin y, sobre todo, contra la pasividad que nos est acechando por todas partes en nuestra sociedad actual.

    Por ltimo cmo negar que la poesa ejerce una accin teraputica preventiva? No resuelve tensiones, excesos, choques, movimientos intempestivos, pasiones al acentuarlos hasta el paroxismo para mejor conciliarios, admitiendo que los contrarios ya no opongan en ella sus particularidades ms antagnicas? Entonces, bajo tantos aspectos, la poesa, por su insigne variedad, podra considerarse como el medio ms adecuado que el hombre -si lo usa- invent para defender naturalmente su integridad en el campo de las relaciones del espritu con la realidad, para asegurarse el libre juego de su naturaleza compleja y para buscar y favorecer el equilibrio entre su yo sensible y el universo.

    Y an si la poesa se presenta primero como un instrumento individual, puede -paradjicamente- tener eficacia social ya que su virtud primera es la de la salvaguardia incondicional de la disponibilidad de la mente, es decir que preserva la oportunidad de fomentar cualquier especie de vnculo -lo que significa tambin que ofrece todo cuanto une a alguien con los dems. Siendo hic et nunc acceso, comunicacin, conexin, la poesa influye inevitablemente

    BOLETN AEPE N 7. Jacques COMINCIOLI. "Poesa vivida, poesa escrita"

  • en las corrientes humanas, en los intercambios humanos cualesquiera que sean su origen, procedencia, destino o meta. Ella es la relacin existencial, lo que significa perennidad. Mientras haya seres, nuestros semejantes, habr poesa porque nos ha sido dada como lo que me atrevera a llamar "un