99136-147046-1-pb (1)

Download 99136-147046-1-PB (1)

Post on 18-Feb-2016

2 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

hhh

TRANSCRIPT

  • CHILE 1970-1973: LAS VERSIONES OFICIALES INTERPRETACIONES Y PLANTEOS

    POLITICOS. "AVANCE HACIA UNA NUEVA INTERPRETACI~N"

    Claudio Llanos R. Universitat de Barcelona

    "Toda la experiencia histrica confirma que los hombres tal vez no alcanzarn lo posible si no intentan, de vez en cuando, conseguir lo imposible".

    Max Weber l

    ...q u 'cmo fueron esos aos?. . . felices, muy felices ... no te lo puedes imaginar .2

    Introduccin

    El 11 de septiembre 1973 ha sido un muy tratado donde en general se ha planteado que el golpe de Estado se dirigi en primer lugar contra el Gobierno de la Unidad Popular. En este marco han predominado los trabajos tipo ensayo por sobre las investigaciones de tipo histrico.

    Creemos que la abundancia de ensayos tiene directa relacin con la dificul- tad que implica desarrollar una investigacin de carcter histrico sobre uno de los periodos ms controvertidos de la historia de Chile contemporneo y que an divide aguas en la sociedad chilena.

    El presente trabajo forma parte de una revisin de las principales posiciones interpretativas que se han fijado en torno al conjunto de fenmenos que se desenvolvieron en Chile entre 1970 - 1 973.3 Esta tarea es el primer paso para poder avanzar en una nueva interpretacin y en el enriquecimiento de la discu- sin histrico-terica que rodea este captulo de la historia de Chile.

    1. Citado por Hobsbawm, En: "La revolucin", en Porter y Teich edits. La revolucin en la historia, Barcelona 1990, p. 59. 2. Entrevista a Rosa, septiembre 2002. Muchos de los entrevistados compartan la misma opinin apesar de las crticas que podan tener hacia el gobierno de la Unidad Popular. Este sntoma tam- bin es constatado por Jos del Poso, Rebeldes, reformistas y revolucionarios. Una historia oral de la izquierda chilena en la poca de la Unidad Popular. Santiago 1992. 3. Este trabajo forma parte de nuestra investigacin doctoral, en torno a la Unidad Popular (1 970-1 973).

  • Sobre las investigaciones y planteos. El carcter superestructura1 de las diversas corrientes interpretativas y otras caractersticas generales.

    Dentro de la gran cantidad de material escrito en torno a la Unidad Popular en Chile podemos apreciar un predominio absoluto de los ensayos sociolgicos o histricos por sobre la investigacin historiogrfica. As mismo existen una gran variedad de escritos hechos por diversos actores del periodo en donde se exponen opiniones, vivencias y conclusiones. Por otra parte la gran mayora de los trabajos han incluido al periodo de la UP dentro de estudios que compren- den investigaciones de procesos ms extendidos temporalmente.

    Al mismo tiempo cada trabajo realizado nos brinda y entrega en herencia una serie de datos y testimonios que ocupan un lugar importante en la tarea de ana- lizar el pasado e intentar establecer nuevas interpretaciones.

    Los trabajos desarrollados por socilogos o historiadores han girado princi- palmente en torno al estudio de los elementos superestructurales (ideas polti- cas, sociales, instituciones, etc) de la Unidad Popular y el Gobierno de Allende. De esta manera se han dejado fuera del anlisis los factores y procesos que se desarrollaron desde la base social (dinmica dentro de las relaciones de propie- dad, correlacin de fuerzas, etc) en su relacin con la superestructura. La inte- gracin de ambos factores es uno de los objetivos de este trabajo.

    Por otra parte se han hecho presentes elementos posestructuralistas en el anlisis histrico, que intentan establecer como causa de la dinmica sucedida durante la UP y el golpe de Estado, los elementos discursivos desarrollados. Reconocemos el aporte terico que las nuevas interpretaciones implican en el sentido de enriquecer el anlisis y profundizar en la bsqueda de respuestas. As el estudio del ideario discursivo nos parece altamente valioso; pero vemos en l slo un reflejo parcial de la realidad histrica y material. Consideramos que cuando esta tendencia interpretativa es exagerada, se elude el anlisis de fondo directamente vinculado con las condiciones de desarrollo material de la socie- dad. Planteamos que las corrientes interpretativas que enfatizan estos elemen- tos actan como la expresin de una falsa consciencia, lo que implica "el oscu- recimiento de la prctica de la primaca social y la reificacin de la ideas y las categoras como las fuerzas dominantes de la hi~toria"~.

    Bajo este contexto se han constitudo una serie de explicaciones que buscan justificar la realidad actual. De esta manera encontramos una historia oficial tanto en los sectores que conformaron la Unidad Popular, como aquellos que se opusieron a sta apoyando el Golpe de Estado. Como seala Josep Fontana: "Toda visin de la historia constituye una genealoga del presente. Selecciona y ordena los hechos del pasado de forma que conduzcan en su secuencia hasta

    4. Palmer, D. Bryan "La teora crtica, el materialismo histrico y el supuesto fin del marxismo: retorno a la miseria de la filosofa", en Historia Social, no 18, 1994, p.127.

  • dar cuenta de la configuracin del presente, casi siempre con el fin consciente o no, de j~stificarle"~. La interpretacin histrica como expresin de un proyecto poltico social implica que cada una de las diferentes interpretaciones est vin- culada a una serie de intereses de tipo poltico general de "clase", donde se inte- gran la historia, la economa poltica y la sociologa.

    La historiografa desarrollada desde los sectores afines al golpe, es decir representantes del proyecto poltico de la burguesa, iniciaron temprana- mente la justificacin y explicacin en torno a la situacin que se comenz a vivir a partir del 11 de septiembre de 1973. Esta tarea fue iniciada por Emilio Filipi y He rnn Millas con su Anatoma de un fracaso (La experiencia socialista chilena), que publicado en noviembre de 1973, denunciaba el clima de violencia y los cr- menes que planeaba cometer la izquierda ("Plan Z")'j. Por otra parte apuntaba que la mayora de los detenidos durante el Golpe fueron dejados en libertad, sobre el destino del resto, guardaba cmplice silencio. Historiadores como Gon- zalo Vial Correa y Ricardo Krebs, continuadores en trminos generales de esta interpretacin, han defendido al Golpe de Estado, ya que para ellos, y el sector que representan, ste fue la solucin a una situacin de caos y violencia bajo la responsabilidad de la UP. Esta postura se vincula directamente con la continua- cin de la escuela conservadora en la historiografa Chilena representada espe- cialmente por Eyzaguirre, es decir por estudiosos que desprecian los cambios sociales e incluso toman partido en la defensa del orden burgus. Tal fue el caso de Vial Correa que desde la revista "Que Pasa", durante el Gobierno de Allende, se transform en un destacado defensor de los intereses de los sectores privile- giados que contemplaban cmo su "cielo" poda ser, en cualquier momento, asaltado por los "rotos" (la plebe). Al mismo tiempo, este "estudioso" reconoci, hace algunos aos, haber escrito despus del Golpe de Estado el "Libro Blanco" el cual estuvo destinado a justificar el golpe militar sealando que la Izquierda preparaba un plan contra el alto mando militar (contena elWPlan Zeta"). Este documento, falso, ha sido una ms de las justificaciones del Golpe y del bao de sangre que le sigui. Por cierto que este tipo de historiografa posee un gran valor pues, sin proponrselo, nos revela y entrega bastante informacin en torno a los peligros y amenazas que los sectores privilegiados sentan durante la Uni- dad Popular. Esta interpretacin por otra parte tiende a ocultar u omitir el rol de la intervencin de los Estados Unidos en el Golpe de Estado.

    Las posiciones que se orientan a la exageracin del rol de apoyo a la dere- cha y de la intervencin por parte del Estado norteamericano es predomi- nante en la interpretacin de la izquierda chilena actual7, dejando de lado las

    5. Fontana, J. Historia. Anlisis del pasado y proyecto social. Crtica. Barcelona 1982 p. 9. 6. A nivel internacional se le sum Robert Moss, catedrtico del Royal College of Defense Studies, con El experimento marxista chileno, publicado en Londres durante 1973 y en Chile en 1974. 7. Gladis Marn, Secretaria General del Partido Comunista de Chile, en un artculo donde expone "El porqu del golpe de Estado" seala: "La descarada, millonaria intervencin imperialista abrazada con la reaccin interna fue el elemento decisivo para poner en marcha el golpe fascista." Ver "El Siglo", Chile 8 de septiembre del 2000.

  • contradicciones internas tanto dentro de la UP como de los sectores populares y la clase obrera, lo que implica levantar una cortina de humo mistificadora, nada dialctica, sobre los sectores obreros, campesinos, populares, Allende y la UP.

    As mismo dentro de la corriente de izquierda, en nuestra opinin, se han desarrollado mayores y mejores aportes a las investigaciones de la historia reciente de Chile y representada principalmente por Vitale, Moulian, Salazar, etc., mas tiende a dar poca importancia a los procesos desarrollados desde las bases o los interpreta como procesos predominantemente espontneos8

    Un caso particular y que nos sirve de ejemplo de la visin de "izquierda" es la obra de Joan Garcsg, donde hace un anlisis de la poltica de la UP, su estra- tegia y tctica, sus errores, etc. Este trabajo entrega abundante informacin que nos permite tener una visin ms completa de las posiciones polticas dentro de la UP y de las distintas maniobras que sta desarroll dentro de sus aos como gobierno. Junto con esto expone las bases polticas de la va chilena al socia- lismo. Mas encontramos una serie de planteos que ponen nfasis en la interven- cin norteamericana como causa primera de la cada del Gobierno de Allende. Con esto se desvinculan totalmente las races que dentro de la estrategia de la propia UP explican el trgico fin de la experiencia c