javier galindo ulloa

Download Javier Galindo Ulloa

Post on 06-Jan-2017

212 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

1

UNIVERSIDAD AUTNOMA DE MADRID

TESIS DOCTORAL

LA CULTURA CLSICA EN LA FORMACIN INTELECTUAL DE PEDRO

HENRQUEZ UREA

DOCTORANDO:

JAVIER GALINDO ULLOA

Madrid, abril de 2012

2

ndice

Introduccin.. 3

Captulo I

La educacin domstica, Ariel y la moda griega.... 10

Captulo II

Lectura e intertextualidad del platonismo y la tragedia griega... 46

Captulo III

Poesa y crtica 88

Captulo IV

El nacimiento de Dionisos 138

Captulo V

La evolucin de la crtica literaria.....177

Captulo VI

El crtico literario en Hispanoamrica.. 227

Conclusiones. 266

Bibliografa... 269

3

INTRODUCCIN

En buena medida, la formacin intelectual de Pedro Henrquez Urea (1884-

1946) se fundament en la lectura de los clsicos grecolatinos y de la diversidad de

textos que comprende esa produccin literaria desde el gnero pico, lrico y dramtico

hasta el discurso filosfico. Era una necesidad para el ensayista dominicano difundir

aquella cultura clsica en la enseanza literaria y formar el espritu crtico de los jvenes

en Amrica Latina, pues era una forma de orientar su capacidad de razonamiento y su

destino de vida. Como fundador de la Sociedad de Conferencias, lder y maestro

tambin del Ateneo de la Juventud, en la Ciudad de Mxico, ha sido reconocido como

uno de los responsables de organizar una serie de lecturas de los griegos, con el objeto

de combatir el positivismo que imperaba en la enseanza pblica. Sin embargo, poco se

ha estudiado la manera en que Henrquez Urea se haya acercado a la lectura de esos

libros y la recepcin de ideas relacionadas con el platonismo, el pantesmo, lo

dionisaco y lo apolneo; as como tambin al influjo de estos conceptos en la

perspectiva crtica del ensayista dominicano. En sntesis, se necesita ahora destacar los

medios en que se bas para comprender estas nociones en su poca, y determinar en qu

especialistas y tericos anglosajones se fundamentaba para evaluar la literatura

hispanoamericana y en qu momento se interes por difundirla.

A Pedro Henrquez Urea se lo ha estudiado como ensayista, filsofo y

humanista en un terreno de ideas ms abstractas que concretas. Pero adems fue un

lector crtico e intuitivo, debido a una tradicin familiar de condicin aristocrtica que

lo educ bajo los parmetros del positivismo y dentro de la corriente modernista. Fue un

intelectual que aprovech diversas ideas filosficas y literarias con el propsito de

formar un solo mtodo particular para evaluar la literatura de su tiempo y formar a

escritores jvenes, como Alfonso Reyes, de una manera rigurosa y entusiasta a la vez.

De ah que no slo fue un terico de la literatura, limitado a escribir artculos y textos

monogrficos, sino que tambin fue un lector de libros antiguos y modernos, en los

cuales se apoyaba para disertar sobre la cultura clsica, la versificacin y la evolucin

creadora, manifestada en la obra de cada escritor moderno y contemporneo. Sus textos

autobiogrficos y su correspondencia con Alfonso Reyes y Max Henrquez Urea

muestran la capacidad de razonar y de realizar un comentario crtico sobre las lecturas

4

que haba estado realizando en un momento inmediato con el afn de instruir y hacer

pblico su razonamiento ms all de la contemplacin de la realidad presente y de su

estado de nimo.

La obra de ensayo de Henrquez Urea se caracteriza por la diversidad de temas

y formas genricas que tienen un mismo punto de origen: la experiencia de la lectura, la

capacidad de abordar distintos temas desde la intuicin de un crtico que lee y comenta

a la vez la mayor parte de la produccin literaria que se ha creado desde la antigedad.

Pero es de advertir que la base de toda su aspiracin a escritor y poeta se basa en la

cultura de las humanidades, en la lectura de textos grecolatinos ya sea a travs de los

propios autores o tambin de la interpretacin de especialistas alemanes y anglosajones

que haba consultado en su momento, empezando por Nietzsche o Walter Pater hasta

Gilbert Murray. En ellos aprecia la expresin crtica, visionaria y combativa de

filsofos, epigramistas y trgicos griegos que inspiraron a la cultura romana y

renacentista para crear una cultura universal con base en su pensamiento clsico e

innovador a la vez. La cultura hispanoamericana tambin ha heredado su lenguaje y su

evolucin de pensamiento.

Poesa, teatro, ensayo y cuento son los gneros en que incursion el escritor

dominicano a partir de la misma experiencia literaria y de su educacin domstica, con

el entusiasmo y la responsabilidad de superar su propio modo de pensar y conseguir el

modo decir las cosas de una manera objetiva y crtica, pero desde una visin particular

de las ideas y una intuicin capaz de captar la realidad a travs de un texto literario.

Porque la enseanza de la literatura no slo consiste en leer determinados libros sino en

tener la capacidad de seleccionar textos, como los clsicos, que renueven el espritu de

los jvenes.

Como crtico, tambin le result indispensable esa formacin clsica para

evaluar la evolucin literaria de cada escritor del pasado y presente, y de esta manera

sistematizar una historia atenta a los autores y a los distintos gneros en que hubieran

incursionado, sin olvidar su participacin en la poltica y el magisterio. Ante la historia

del pasado y el problema presente en que vive, Henrquez Urea aborda la cultura de las

humanidades con el afn de contribuir a la creacin de nuevos lectores que comprendan

la situacin de su momento ante la historia. De ah que elabora un sistema crtico sobre

la valoracin de personajes ejemplares que han aprendido a sistematizar su obra y

expresar en sntesis la condicin humana ante la barbarie de la poltica, la guerra y la

ignorancia.

5

Para Enrique Krauze, el ensayista dominicano era una persona triste y pesimista

en sus ltimos aos, incapaz de aceptar la realidad que viva. De ah que lo identifique

como el crtico errante que no se adaptaba al sistema burocrtico, cultural y poltico del

pas en que se exiliaba, aunque se comprometa con el estudio:

La vida material muchas veces inestable, dependiente, incmoda y slo al final desahogada fue una limitacin, pero no la ms importante. El resto de la historia est en la lgica misma de su destino errante. Tanto busc un asidero que al encontrarlo lo extraviaba. De all, por ejemplo, que incurriese en un extremo de la vida intelectual: la erudicin1.

Pero en su primera etapa de juventud, la de sus viajes a Nueva York, Cuba y

Mxico, tuvo un carcter mucho ms entusiasta, pese a su apariencia reservada y

pesimista. Basta con prestar atencin a los testimonios de distintos personajes que

haban convivido y colaborado con l en vida, para poder advertir y valorar las

cualidades humanas y la riqueza del modo de leer que practic a lo largo de su

trayectoria como ensayista y maestro.

Alfonso Reyes lo retrata como un personaje heredero del modernismo,

encarnado en su propia personalidad: Despus del nicaragense Rubn Daro []

nadie, en nuestros das, habr cubierto con los crespones de su luto mayor nmero de

repblicas que el dominicano Pedro Henrquez Urea2. Representaba as los valores

de igualdad, democracia y justicia que se hacan presentes a travs del ejemplo y la

palabra, como lo describe claramente Reyes al recordar el modo de pensar del ensayista

dominicano:

Aun en sus ms libres divagaciones [], como en su pgina sobre un atardecer de Chapultepec; aun en sus creaciones ms poemticas tan densas de humorismo-, como en su evocacin del advenimiento de Dionisos, fue caracterstica suya el mantener una temperatura de fantasa racional3.

Observamos as que Henrquez Urea tena la capacidad de combinar este doble

papel de crtico y creador al mismo tiempo, convirtindose tambin en un maestro que

1 Enrique Krauze. El crtico errante: Pedro Henrquez Urea, en Pedro Henrquez Urea, Ensayos. 2. ed. Edicin crtica. Coordinadores: Jos Luis Abelln y Ana Mara Barrenechea. Madrid, Galaxia Gutenberg-ALLCA XX, 2000 (Archivos, 35), p. 906. 2 Alfonso Reyes. Pasado inmediato, en Grata compaa. Pasado inmediato. Letras de la Nueva Espaa. Mxico, FCE, 1960 (Letras mexicanas/ Obras completas de Alfonso Reyes, XII), p. 163. 3 Ibid., p. 169.

6

transmite esos ideales en el mbito escolar. Julio Torri lo evoca como un profesor que

no pecaba de indiferencia ante cualquier discpulo suyo que lo consultase:

Pedro era muy hbil en dirigir a los jvenes y en despertar en ellos anhelos de mejoramiento intelectual. Todo el mundo estudiaba y se cultivaba a su alrededor. Despus de conversar con l, aceleraba uno el ritmo de sus lecturas y volva a su sotabanco lleno de nuevas curiosidades y proyectos intelectuales. Ejecutaba habitualmente este milagro Henrquez Urea4.

Uno de sus discpulos de entonces, de la Escuela Nacional Preparatoria, el

escritor Salvador Novo, lo defina dentro del contexto de la cultura hispana: De la

erudicin caudalosa de Menndez Pelayo, haba pasado al conocimiento cientfico,

sistematizado y moderno de la escuela de Menndez Pidal5.