una chica y un muchacho

Download Una chica y un muchacho

Post on 10-Jul-2015

543 views

Category:

Entertainment & Humor

1 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • Una chica y un muchachoLucila Chaparro y Cristela Macin

  • Mi biografa

    Ojos cafs. No azules ni verdes, solo cafs. Mi nombre es Pablo. Comn, ya s. No hay mucho de m que contar, adems de que tengo veinte aos recin cumplidos el viernes pasado y jams me enamor de verdad. Hasta que la vi. Ser que es posible sentir esa sensacin por alguien a quien no conoces, sino que solo la has visto pasar caminando a tu lado?

  • Comprendan, no soy un genio

    Result ser, que el primer da de Facultad ella estaba ah. Sentada sola. Era nuestra nueva compaera, y como yo estaba solo (mis amigos ya tenan compaero para el trabajo) el profesor me dijo que me sentara con ella. Feliz, lo hice. Su nombre era Natalia. Ubiqu mi silla a su lado y sin querer le derram el colorante azul de un recipiente.

  • Cinco perritas tiene mi ta

    Avergonzado, me disculp. Le ofrec un pauelo para secarse, pero lo rechaz. Haba manchado su camisa rosada favorita. Me hubiera ofrecido a acompaarla a la lavandera, pero tena prisa. Mi ta me esperaba en su casa con milanesas. Al llegar a su casa, me cont que haba adoptado una perrita ms. Dios, cuantos perros ms puede tener! pens. Ya era la quinta. Al or el nombre del can, me sorprend. Natalia ladraba alegremente mientras la acariciaba. Qu raras casualidades, no?

  • Igual que un nufrago

  • Por fin llegamos al palacio

    Elegante y espaciosa, fueron las palabras que pens al entrar en esa casa. Era impresionante como un padre poderoso podra construirle a una casa semejante a su hija, mis padres solo me haban alquilado un departamento y me enviaban lo justo y necesario para vivir cada mes. Guau! Pens cuando me mostr mi habitacin, era un lujo. Claro que me iba acostumbrar.

  • Detective

    Los das pasaban rpido y mi amor por ella segua creciendo. Amaba ese hermoso aroma que dejaba al pasar a mi lado, la manera en que rea, su forma de caminar con el movimiento suave de sus caderas y como su pelo rubio era agitado por el viento. Realmente, la amaba, y cada da me enamoraba ms y ms. Un da de esos, me llam desde la Biblioteca del Campus para que buscara en Internet el nombre de un libro que necesitaba para Psicologa. Cuando comenc a navegar por Internet, not que haba dejado su casilla de correos abierta. Y como quin no quiere la cosa, entre en los mails enviados por un tal Fabrizio Leroy:

    Natalia:Te juro por Dios que si llegas a decirle algo sobre nuestro asunto a alguien, en especial a Laura, te vas a arrepentir.Pero, quin era ese tal Leroy que la amenazaba? Cul era el asunto del que hablaba? Ante las dudas, lo busqu en Google y lo que encontr de l fue que tena 27 aos; haca dos que se haba recibido de abogado; viva por Cochabamba al 900; estaba casado con Laura Gimnez y no tena hijos.Cul era su relacin con Natalia?

  • Mis ojos son interesantes o solo son ojos?

    Esa noche, ella trajo dos tazas de caf cuando nos sentamos en el sof a mirar la televisin, comenzamos a charlar, y de la nada, despus de un silencio, ella me dijo: - Los ojos son lo ms importante en una persona. Te hacen saber qu es lo que quiere y qu piensa. Hay ojos tristes y cansados, otros por su color, resaltan, pero para m, los ojos ms interesantes son los que te comprenden en tus malos momentos. Nunca antes haba pensado de esa manera. Y en ese momento, not que miraba mis ojos y yo los suyos. Los suyos tenan unas motas marrones inmersas en el verde del iris. Not que su ojo izquierdo estaba algo hinchado y de un color ms oscuro que el de su piel. Su vano intento de cubrirlo con maquillaje no haba funcionado, no me caban dudas de que tena el ojo morado. -Nati, qu te pas en ese ojo?-Qu? Ah, no, nadaNo esper otra respuesta de ella y entonces, las palabras salieron de mi boca sin querer:-Fue Fabrizio, no? pregunt enojado.

  • La batalla

  • Amor

    El hecho de que lo haba tomado por sorpresa, por lo que no pudo defenderse y que su esposa no estuviera en casa haban facilitado mucho las cosas. Imagnense como hubiera gritado si lo hubiera visto.Cuando llegu a la casa de Natalia, ella estaba histrica. Me peda explicaciones como qu le hiciste? Lo golpeaste? Dios mo! Ests bien? Me limit a decirle: -Natalia, eres lo mejor que tengo y te juro que no voy a permitir que un idiota como l te amenace y menos, que te golpee.-T tambin eres muy importante para m.Su mirada expresaba ternura y me abraz. Despus, dulcemente puse mi mano en su barbilla e hice que me mirara. Nuestras miradas se encontraron y en ese momento, supe que ella era lo que me faltaba, lo que necesitaba y que podra permanecer toda la vida mirndola as. Observando el lunar que tena debajo de su ojo derecho y como sonrea de un lado un poquito ms que otro, en fin observando todos sus defectos que la hacan perfecta a mis ojos. Ella se acerc y me bes. Esas personas que dicen que se escuchan campanas y fuegos artificiales se equivocaban. Fue mucho ms que eso. Ese solo beso signific ms para m que cualquier cosa. Podra morir maana, pero si de una cosa jams me arrepentira sera de haberla conocido. Sinceramente, estaba loco por Natalia Torres.

  • Contina la guerra

    Despert a su lado la maana siguiente. Me apoy en la almohada y la mir durante un rato preguntndome qu haba sido lo que haba visto en m aquella belleza. Ella se despert y bajamos a desayunar. En eso, suena el timbre, y Natalia abre. Luego de unos cuantos minutos que no volva, grit: - Quin es, Nati? Y escuch que una voz grave, nada parecida a la de Natalia deca: Con quin ests? Era Fabrizio que entraba a la casa por el living. Me vio y, enfurecido vino hacia m. l lanz el primer golpe, pero yo no tard en responder. Despus de varios golpes y patadas, Natalia grit: - NOOOO! Fuera de mi casa Fabrizio o llamar a la polica! Golpeado, Fabrizio sali corriendo e insultndonos. Ya no nos molestara ms.

  • Nos invitan a una fiesta

    Pas un ao. Natalia cumplira veintiuno, y yo como su novio quera que lo disfrutara. Aunque ella se enojara, yo iba a organizarle una fiesta sorpresa. Desde el da en el que fui a vivir con ella, empec a reunir dinero para una casa y un auto, consiguiendo un trabajo como profesor suplente en la Facultad de las materias que ya haba cursado. El auto lo alcanc a comprar en cuotas y casa ya no necesitaba, porque viva con ella. En cuanto al cumpleaos, contrat un yate (lo que me cost meses de ahorros), al DJ y la comida. Solo me faltaba invitar a nuestros amigos. Todo iba a ser perfecto.

  • Qu mal estuve!

  • Para m, tu eres perfecta