Sandro Botticelli Simbología

Download Sandro Botticelli  Simbología

Post on 06-Nov-2015

8 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Revista digital gratuita "Conocimiento Interior"http://revistaconocimientointerior.blogspot.com.es/Contenido de la revista:SabiduraTao Te ChingMaat, la armona universalKrishnamurtiSandro Botticelli y el desarrollo del alma

TRANSCRIPT

<ul><li><p>Conocimiento Interior </p><p> 1 </p></li><li><p>Conocimiento Interior </p><p> 2 </p><p> http://libros-para-conocerse.webnode.es/ </p></li><li><p>Conocimiento Interior </p><p> 3 </p><p>CONTENIDO </p><p>4 SABIDURA </p><p>12 MS ALL DE LOS SENTIDOS LA VISIN INTERIOR TAO TE CHING </p><p>28 BOTTICELLI EL DESARROLLO DEL ALMA </p><p>48 MAAT LA ARMONA UNIVERSAL </p><p>64 EL CONOCIMIENTO DE UNO MISMO KRISHNAMURTI </p><p>74 UN CUENTO DE RUMI EL LORO </p><p>http://revistaconocimientointerior.blogspot.com.es/ </p></li><li><p>Conocimiento Interior </p><p> 4 </p><p>Un necio consciente de su necedad es por tal razn un hombre sabio, </p><p>pero el necio que se considera sabio </p><p> es verdaderamente merecedor de tal calificativo </p><p>(Dhammapada) </p></li><li><p>Conocimiento Interior </p><p> 5 </p></li><li><p>Conocimiento Interior </p><p> 6 </p><p>asta Scrates lleg la noticia de que el orculo de Delfos, a travs de </p><p>su pitonisa, le haba sealado a l, un humilde filsofo que imparta sus </p><p>enseanzas en el gora de Atenas, como el ms sabio de entre los hom-</p><p>bres. Scrates se sorprendi. l conoca a ciudadanos atenienses con fa-</p><p>ma de ser autnticos sabios, y se pregunt a s mismo: Qu quiere decir </p><p>el dios ? Qu sentido ocultan estas palabras? Saba bien que no albergaba </p><p>semejante sabidura e indudablemente el gran dios Apolo, el seor de la </p><p>Luz, deba saberlo mejor que l. </p><p>DELFOS </p></li><li><p>Conocimiento Interior </p><p> 7 </p><p> El orculo de Delfos jams haba dado un mensaje errneo, pero la interpre-</p><p>tacin que los hombres hacan de su mensaje no siempre era la acertada. S-</p><p>crates procuraba encontrar en su interior la respuesta a aquel enigma que le </p><p>afectaba directamente. </p><p>Qu sentido tiene declararme a m el ms sabio de los hombres? Para desen-</p><p>traar el misterio se propuso hacer una prueba. Tratando de encontrar argu-</p><p>mentos para rebatir al orculo y demostrarle que existan hombres ms sabios </p><p>que l, se dirigi en primer lugar a la casa de un afamado poltico que pasaba </p><p>por ser uno de los ms sabios de la ciudad de Atenas. Convers largo rato con </p><p>l y lleg a la conclusin de que todo el mundo le crea sabio y que l mismo se </p><p>tena por tal, sin embargo, en realidad no lo era. Despus de este descubri-</p><p>miento Scrates se esforz por hacerle ver que de ninguna manera era lo que l </p><p>crea ser, lo que le vali la enemistad del poltico y de sus amigos. Despus de </p><p>este suceso Scrates reflexion y se dio cuenta de que l era ms sabio que ese </p><p>hombre, no porque supiera ms, ya que el nivel de conocimiento de ambos era </p><p>mediocre, pero entre los dos haba una gran diferencia: el poltico crea saber, </p><p>aunque no saba nada y Scrates, an no sabiendo nada, crea no saber. Por es-</p><p>ta razn lleg a la conclusin de que era un poco ms sabio que aqul hombre, </p><p>ninguno de los dos saba, pero por lo menos, l no viva auto engaado creyen-</p><p>do saber lo que no saba. </p><p>De ah, Scrates fue a casa de otro que se tena por ms sabio que el ante-</p><p>rior obteniendo el mismo resultado. As fue de puerta en puerta conversando </p><p>con poetas, artistas, hombres de fama y prestigio, con todos aquellos que go-</p><p>zaban de una buena reputacin en los distintos campos de la sociedad y el fruto </p><p>que sac de sus indagaciones fue que todos aquellos que pasaban por ser los </p><p>ms sabios, en realidad no lo eran en absoluto, sino que vivan en la ignorancia </p><p>de su propio desconocimiento. Algunos de ellos eran muy hbiles en su arte, </p><p>pero muy ignorantes de s mismos. Entonces comprendi el mensaje del orcu-</p></li><li><p>Conocimiento Interior </p><p> 8 </p><p>lo: la sabidura no consiste en saber mucho acerca de algo, sino en ser cons-</p><p>ciente de la propia ignorancia. </p><p>Este episodio de la vida de Scrates, el gran filsofo del siglo V a.C., viene </p><p>recogido en la obra de su discpulo, Platn, titulada Apologa de Scrates que </p><p>consiste en el discurso de Scrates en su propia defensa ante los jueces que le </p><p>condenaran a muerte. Scrates dedic su vida a ayudar a otros a que descu-</p><p>brieran su propia ignorancia y colocarse as un peldao ms alto en la escala de </p><p>la sabidura. Recorra las calles de Atenas hablando e interrogando a los jve-</p><p>nes y hacindoles llegar al conocimiento por s mismos, no a travs de lo que </p><p>aprendan, sino por medio de lo que descubran en su interior. Nunca cobr por </p><p>sus enseanzas y, se dice, que no aceptaba regalos. Viva de forma bastante </p><p>austera con una pequea renta que tena. Se dejaba llevar por una voz interior </p><p>que llamaba daimon que le avisaba cuando iba a actuar de forma equivoca-</p><p>da. Scrates no dej nada escrito, no escriba. Su enseanza era oral, espont-</p><p>nea y adaptada a cada momento, persona y situacin. Lo que sabemos de l </p><p>mismo y de su enseanza nos ha sido legado por sus contemporneos y discpu-</p><p>los, principalmente por Platn. </p><p>La base de la enseanza socrtica es vlida en nuestra poca; constituye uno </p><p>de esos escasos ejemplos en la historia de la humanidad que trascienden la </p><p>temporalidad porque conectan con lo eterno. El ms preciado tesoro es cono-</p><p>cerse a s mismo, descubrir la autntica identidad que duerme en el interior de </p><p>cada ser humano y abandonar creencias, prejuicios y conceptos que nos hacen </p><p>creer ser lo que no somos. Este descubrimiento es personal. No se aprende ni </p><p>se adquiere aplicando tcnicas, sino mediante el desarrollo de la capacidad de </p><p>introspeccin que conduce al auto-descubrimiento. </p><p>Cada persona viene a este mundo con esa capacidad y la posibilidad de des-</p><p>arrollarla. Segn el Taosmo, la energa del Tao, de donde todo procede, se en-</p></li><li><p>Conocimiento Interior </p><p> 9 </p><p>cuentra en cada criatura. La acomodacin de cada ser vivo al Tao lo llaman </p><p>Te o virtud. Esta energa interna, que puede ser descubierta y vivida, lleva </p><p>en s misma la sabidura del retorno al Tao y el desarrollo de todas sus capaci-</p><p>dades. En Occidente, Platn mantuvo que conocer no es adquirir un nuevo </p><p>conocimiento, sino recordar aquello que profundamente ya somos y ya sabemos </p><p>pero que duerme oculto en nuestro interior. Se estaba refiriendo al conoci-</p><p>miento del alma que sta olvid cuando qued limitada por el cuerpo fsico. A </p><p>esto lo llam reminiscencia (en griego anamnisis). Su maestro, Scrates, </p><p>hablaba de dos tipos de conocimiento: el de los sentidos y el del alma. El pri-</p><p>mero limitado y defectuoso, construido en base a las impresiones y datos que </p><p>los sentidos fsicos nos proporcionan y que son procesados por el cerebro para </p><p>construir "la realidad". El segundo, ilimitado y profundo, no sometido a los sen-</p><p>tidos ni a la lgica, trasciende el conocimiento intelectual ampliando y enri-</p><p>queciendo nuestro mundo; es el campo de accin de la intuicin. Este tipo de </p><p>conocimiento florece y se desarrolla cuando nos liberamos de los lmites sen-</p><p>suales, fundamentalmente durante los estados meditativos y las experiencias </p><p>surgidas de la activacin del principio consciente. </p><p>Por su parte en Oriente, el budismo mantuvo y mantiene que cada persona </p><p>ya es en esencia un buda y es absurdo buscar llegar a ser lo que ya se es. La </p><p>realizacin personal consiste en rescatar la propia naturaleza bdica. Esta </p><p>realidad esencial o mente bdica permite afrontar todo tipo de situaciones </p><p>de un modo espontneo y eficaz. </p><p>Estos son solamente ejemplos de una concepcin que es universal y viene a </p><p>decirnos que no hay nada que aprender que no est dentro de nosotros. En pa-</p><p>labras de Confucio: Lo que quiere, el sabio lo busca en s mismo; el ignorante </p><p>en los dems. Esta es la razn por la cual todas las tradiciones espirituales </p><p>animan a la introspeccin y han transmitido tcnicas para el conocimiento de s </p><p>mismo como medio para alcanzar la sabidura. </p></li><li><p>Conocimiento Interior </p><p> 10 </p><p>Si nos planteramos en qu medida el individuo, cada uno de nosotros, bus-</p><p>camos dentro lo que nos falta, o pensamos que nos falta, la conclusin sera </p><p>decepcionante. La realidad es que la inmensa mayora de los seres humanos </p><p>tenemos la certeza de que nuestras carencias solamente pueden ser satisfechas </p><p>mediante cambios externos. Y esperamos ansiosamente que eso que llamamos </p><p>mundo exterior nos d la solucin a nuestros problemas materiales, profesio-</p><p>nales, familiares, sociales e incluso emocionales. Este es el grave error del </p><p>hombre moderno. Le falta confianza en su propio poder. De tanto repetirnos </p><p>que la felicidad es el resultado de la acumulacin de bienes de consumo; a </p><p>fuerza de insistirnos en que el progreso de todo tipo se basa en el constante es-</p><p>fuerzo por conseguir lo que no tenemos, hemos llegado a creer que lo que vi-</p><p>vimos no depende de lo que somos y que, al contrario, lo que cada uno es de-</p><p>pende de sus condiciones de vida. Nos hemos olvidado por completo de que to-</p><p>do lo que nos rodea es solamente un reflejo de nuestro mundo interno. La con-</p><p>secuencia es que se nos hemos dejado arrebatar el poder de manejar nuestra </p><p>vida y la malgastamos derrochando cantidad ingente de energa en objetivos </p><p>banales mientras la sensacin de insatisfaccin se afianza y se fortalece. </p><p>Hemos renunciado al poder de transformacin que mora en nuestro interior. No </p><p>confiamos en l. Preferimos creer que la plenitud y la felicidad son solamente </p><p>esos fugaces instantes de placer o alegra que nos proporcionan los logros ma-</p><p>teriales. De poco ha servido que las profundas enseanzas espirituales de todas </p><p>las pocas nos repitan el mismo mensaje que un da se encontraba grabado en </p><p>el santuario de Delfos: "Concete a t mismo". </p><p>Por qu ese conocimiento resulta tan importante? Por qu se ha convertido </p><p>en la base del desarrollo espiritual? La respuesta es porque nos otorga un papel </p><p>protagonista en la transformacin del mundo. Somos en general muy poco </p><p>conscientes de este poder. Vivimos aferrados a la creencia de que la mayora </p><p>de lo que nos rodea nos viene impuesto, no depende de nosotros, no tenemos </p></li><li><p>Conocimiento Interior </p><p> 11 </p><p>acceso a los instrumentos que permitiran modificarlo. Quizs haya llegado el </p><p>momento de cambiar radicalmente el modelo del mundo en el que creemos: La </p><p>seguridad ficticia de que nosotros y lo que nos rodea es algo diferente y sepa-</p><p>rado, que nada o casi nada depende de nosotros, sino que nos es impuesto por </p><p>poderes ajenos e inalcanzables y que sufrir o ser feliz es solamente cuestin de </p><p>mala o buena suerte. Este cambio no es automtico, requiere la aplicacin de </p><p>la sabidura que nace del propio autoconocimiento. Este saber propio conduce </p><p>a una visin del mundo muy diferente a la habitual. Se deja de criticar y recha-</p><p>zar aquello que nos causa disgusto, inquietud o sufrimiento y se empieza a re-</p><p>conocer que se trata solamente de un espejo en el que nos miramos. Cuando la </p><p>mirada se dirige hacia el mundo interior para encontrar dentro lo que vivimos </p><p>fuera, se opera la autntica transformacin del mundo porque se comprende el </p><p>autntico camino del cambio. As el individuo se coloca en una posicin que le </p><p>permite transformar todo lo existente dejando atrs las limitaciones impuestas </p><p>por un sistema de creencias caduco y petrificado. Se empieza a corroborar el </p><p>hecho de que solamente encontraremos en la vida aquello que llevamos dentro </p><p>y que en nosotros est la capacidad de transformarlo. </p><p>Lo que buscamos fuera de nosotros mismos, lo tenemos oculto en nuestro in-</p><p>terior. Ah debe buscarse porque ah se encuentra la fuente de la sabidura, en </p><p>la toma de conciencia de nuestra propia ignorancia. </p></li><li><p>Conocimiento Interior </p><p> 12 </p></li><li><p>Conocimiento Interior </p><p> 13 </p><p>El Tao es la va para encontrar y practicar un modo de vida ms pleno y libre. </p><p>La enseanza del Tao Te Ching es comn con todas las enseanzas dirigidas al </p><p>ser humano y que han sido transmitidas por las tradiciones espirituales durante </p><p>la historia de la humanidad. Sin embargo, la formulacin del Tao Te Ching tie-</p><p>ne algo especialmente valioso: es directa, inmediata, sin adornos ni dialctica </p><p>innecesaria. Tambin es muy exigente porque la comprensin de su mensaje ha </p><p>de hacerse desde una profundidad de conciencia que no es el estado habitual y </p><p>cotidiano en que el ser humano medio se encuentra. Exige la conexin con el </p><p>espacio interior donde no hay aparentemente nada, retirarnos del mundo </p><p>sensorial y empezar a captar otra realidad por medio de una facultad que ha </p><p>sido llamada visin interior. Es un espacio fuera del espacio de donde todo </p><p>procede y que no siendo nada lo contiene todo. Una dimensin sin forma ni co-</p><p>lor que no puede ser captada por los sentidos fsicos pero que durante ms de </p><p>2.000 aos ha sido fuente de inspiracin para artistas, innovadores y buscado-</p><p>res espirituales. </p><p>Al mirarlo no lo vemos pues es invisible. </p><p>Al escucharlo no lo omos, pues es inaudible. </p><p>Al palparlo no lo sentimos, pues es impalpable. </p><p>Estas tres cualidades invisible, inaudible, impalpable- </p><p>juntas forman el Uno. </p><p>En el Uno lo superior no deslumbra, </p><p>lo inferior no es oscuro. </p><p>Lo insondable es un flujo permanente </p><p>que no admite nombre. </p><p>Siempre retorna al no ser. </p></li><li><p>Conocimiento Interior </p><p> 14 </p><p>Es la forma sin forma, la imagen de lo inmaterial, </p><p>inaccesible para la imaginacin. </p><p>Al mirarlo de frente, no vemos su rostro, </p><p>al seguirlo, no vemos su espalda </p><p>. </p><p>Si para dominar la existencia de hoy </p><p>te adhieres al Tao de los antiguos, </p><p>podrs conocer el remoto origen. </p><p>Es el hilo ininterrumpido del Tao. </p><p>(Cap. 14 Tao Te Ching) </p><p>En Wen-tzu se transmite la misma enseanza: </p><p>Lao Tse dijo: </p><p>La sustancia del Camino es no ser: no puedes ver su forma cuando la miras, </p><p>no puedes or su sonido cuando la escuchas. A esto se llama lo misterioso des-</p><p>conocido. Lo"misterioso desconocido es una manera de hablar acerca del </p><p>Camino, no es el Camino en s mismo (Wen-tzu). </p><p>Para tratar de transmitir como podemos enlazar con este mundo profundo, </p><p>Chuang Tse nos habla del ayuno del corazn (hsin chai) un trmino con el que </p><p>designa la purificacin del corazn que posibilita experimentar el Tao: </p><p>Unifica tu voluntad. No escuches ms con los odos, sino con el corazn. No </p><p>escuches ms con el corazn, sino con el chi. Pues la audicin tiene su limita-</p><p>cin en los odos; el corazn (entendido como conciencia) est limitado por su </p><p>acomodacin (a determinados objetos externos); pero el chi capta por el Va-</p></li><li><p>Conocimiento Interior </p><p> 15 </p><p>co. Y el Tao reside en el vaco. Este vaco se alcanza por la abstinencia del co-</p><p>razn </p><p>La sabidura del Tao nos dice que hay otra forma de conocer, ms profunda, </p><p>ms consciente, ms silenciosa, que la habitual. Mientras nuestro mundo </p><p>venga delimitado por la experiencia sensorial y se reduzca a los datos que nos </p><p>proporcionan los cinco sentidos fsicos; mientras los lmites de nuestra realidad </p><p>sean los creados y mantenidos por una mente repleta de conceptos, ideas y </p><p>creencias pero sin contacto alguno con lo esencial; mientras consideremos que </p><p>conocer es adquirir ms conocimiento para almacenar y elaborar en la </p><p>memoria muerta, que slo sabe de datos y no de experiencias; mientras esta </p><p>sea la base de nuestra forma de vivir, nos mantendremos en estados de con-</p><p>ciencia incipientes. </p><p>Sin embargo, existe otro conocimiento que no es conocimiento, sino sabidu-</p><p>ra, pertenece a la dimensin vertical y alcanza una comprensin ms elevada </p><p>porque conduce a lo que es. No nos llevar a saber todo acerca de algo, </p><p>sino a penetrar en la profundidad para contactar con lo que est ms all de </p><p>las formas, los sentidos y la mente cotidiana. Esta es la sabidura del Tao a la </p><p>que se accede mediante el control de los sentidos y la superacin de los lmites </p><p>de...</p></li></ul>