ALAI - A Latina en Movimiento

Download ALAI - A Latina en Movimiento

Post on 08-Oct-2015

215 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Recopilacin de procesos sociales en Amrica Latina

TRANSCRIPT

<ul><li><p>septiembre 2009</p><p>1</p><p>La Independencia: el proceso de integracin ms ambicioso</p><p>Sally Burch</p><p>Con las conmemoraciones de la Revolucin del 16 de julio de 1809, en Bolivia, y la Revolucin del 10 de agosto de 1809 en Ecuador, donde se instaura el primer gobierno autnomo -la Junta Soberana de Gobierno creada en Quito-, se inici formalmente la celebracin de los Bi-centenarios de los gritos de la independencia de Amrica. El hecho de rememorar la historia de las luchas que alumbraron la independen-cia frente a los poderes coloniales europeos aporta nuevas luces para reflexionar sobre el presente: a partir de este pasado comn, si-tuar las tareas pendientes en la construccin de la integracin regional.</p><p>Si bien inici con pronunciamientos aislados -y a la postre derrotados- de ciudades o regiones que pedan tener una junta o gobierno propio, el proyecto de la independencia fue al mismo tiempo el proceso de integracin ms ambicio-so y ms exitoso que tuvieron nuestros pases, pues paulatinamente fue consolidndose la idea de que haba que apoyarse mutuamente, y entonces surgi la independencia como un proceso continental, destaca Enrique Ayala Mora, historiador ecuatoriano y Rector de la Universidad Andina Simn Bolvar Sede Ecua-dor, en entrevista con ALAI.</p><p>En esta lnea, subraya que Bolvar slo logr triunfar cuando vio que la condicin para inde-pendizar Venezuela era independizar tambin a Nueva Granada; y que para seguir viviendo como pases independientes, se necesitaba tambin la independencia de Quito En este proceso de integracin de los diferentes espa-cios coloniales, Ayala resalta la importancia de la adhesin de diversos grupos sociales a la causa de la independencia. Por cierto, sta co-menz como iniciativa de las elites, pero poco a poco, el pueblo de las ciudades -artesanos, </p><p>comerciantes- y luego el campesinado se in-corporaron a esta causa, generando un amplio consenso social, que permiti su triunfo.</p><p>Pero, como es sabido, diversos factores lue-go hicieron retroceder los avances logrados en esa poca hacia el proyecto bolivariano. Colombia se disolvi, la unidad Per-bolivia-na tambin. La posibilidad de un gran pas en el Cono Sur no termin por concretarse... Nuestros pases se enfrascaron luego en lu-chas territoriales, luchas de caudillos, en en-frentamientos internos. Su integracin -lla-mmosla de alguna manera- fue ms bien con el mercado mundial: cada pas bilateralmente con los centros de donde se importaban las materias primas y se exportaban manufactu-ras, fundamentalmente Gran Bretaa. Y solo con el tiempo, pasado ms de un siglo de la independencia, comenz a hablarse de nuevo de integracin. Ayala destaca, sin embar-go, que se mantuvo el ideal integracionista, bolivariano, latinoamericano, durante toda la poca Republicana. Haba una especie de idea general de que ramos parte de un conti-nente que vena de Mxico a Chile. Y en este sentido haba una identidad comn que ms bien fue acentundose, en buena parte por la discriminacin que haba de los pases del pri-mer mundo hacia los latinoamericanos.</p><p>Estas ideas habran de recobrar fuerza en la dcada de los 60, cuando confluyeron las tradiciones integracionistas y la necesidad in-mediata de ampliar los mercados, de trabajar juntos los pases que estaban en proceso de construir un proyecto de desarrollo, vincula-do fundamentalmente con la ampliacin de la industria. De all surgieron los procesos in-tegracionistas latinoamericanos: la Asociacin Latinoamericana de Libre Comercio (ALALC), </p></li><li><p>448</p><p>2</p><p>el Pacto Andino, el Mercado Comn Centro-americano, y por ltimo el Mercosur (Mercado Comn del Sur). Ese es el orden en que sur-gieron los procesos latinoamericanos, que han tenido destinos ms bien diversos. Han tenido pocas de aceleracin muy grande, de avan-ces en la integracin en algunos casos, de re-trocesos o por lo menos alguna detencin del proceso que se dio fundamentalmente por los impulsos del mercado mundial, acota.</p><p>El intercambio sostenido con el historiador Enrique Ayala prosigui en los siguientes tr-minos. </p><p>- Para precisar, qu entiendes por integra-cin?</p><p>Integracin no es cualquier cooperacin inter-nacional. Integracin es un proceso en el cual los pases se comprometen a construir primero una unin econmica, con un mercado comn, una unin aduanera, que les permite efectiva-mente ampliar sus mercados y comerciar fcil-mente entre s. Y luego vienen los procesos complementarios que implican algunos com-promisos polticos, de poltica internacional, procesos culturales, etc. La integracin empie-za por lo econmico, pero tiene que ser global. Por otro lado, no hay integracin si los pueblos no participan; no es un proceso que pueda dar-se solamente por impulso de los Estados.</p><p>Vista as, la integracin solo puede hacerse entre pases vecinos que tienen cierta homo-geneidad econmica, que tienen cierta capa-cidad real de intercambio fuerte, de comple-mentariedad de algunos aspectos econmicos. Significa, por ejemplo para Ecuador, que la nica integracin posible es la integracin an-dina. Germnico Salgado, que es el ecuatoria-no que ms pens la integracin, el padre de nuestra integracin, en su ltima obra plante precisamente que la integracin andina es un eslabn de la integracin suramericana. La UNASUR no ser un proyecto en serio si no re-coge la experiencia de 40 aos de la CAN y de poco ms de dos dcadas del Mercosur, y los hace confluir. Porque, pareciera que no, </p><p>pero hemos avanzado mucho en el proceso in-tegrativo como para desperdiciar esos grandes esfuerzos y algunos xitos. </p><p>Esos son los procesos que tenemos y sera ab-surdo comenzar desde cero. La Unin Europea fue, precisamente, un agregado de tratados, de convenios que fueron creciendo desde la Benelux, desde el convenio entre el carbn y el acero, hasta lo que hoy existe. A nadie se le ocurri decir: vamos a hacer la Unin Europea global y total desde cero, dejando a un lado la experiencia anterior.</p><p>Entonces, aclaremos que integracin es un pro-ceso histrico, poltico, global que tiene sus caractersticas. No todo es integracin. Aqu, por ejemplo dicen, estamos abandonando a los socios reaccionarios de la Comunidad Andina y vamos a integrarnos en el ALBA. El ALBA no es integracin, es un proyecto de cooperacin internacional de pases que tienen gobiernos con un signo progresista. Y s, el Ecuador de-bi participar en el ALBA, pero eso no implica que estemos integrndonos ni con Cuba, ni con Nicaragua. Porque no tenemos capacidad de hacerlo. A m me parece excelente la coopera-cin internacional que tenemos con Cuba, pero no es un proceso de integracin.</p><p>- Cules son los principales puntos fuertes de lo que se ha logrado construir hasta ahora?</p><p>El primer punto que creo que est a favor de lo que tenemos, tanto en la Comunidad Andina como en el Mercosur, es que se ha creado una institucionalidad, que no es fcil de montarla. Hay una secretara, hay una reunin de jefes de Estado, hay un consejo de ministros, hay acuerdos de tipo cultural, educacional etc.; hay tambin iniciativas de tipo econmico-fi-nanciero como la CAF (Corporacin Andino de Fomento) y el FLAR (Fondo Latinoamericano de Reservas). Hay el Parlamento andino y el Parlamento de Mercosur, que son organismos deliberantes que permiten que los pueblos se representen a travs de diputados o parla-mentarios. Hay los acuerdos especializados, </p></li><li><p>septiembre 2009</p><p>3</p><p>como la Universidad Andina en el caso de la CAN; hay los tribunales, y esto es muy impor-tante. El tribunal andino tiene muchas ms competencias para resolver diferencias entre los pases, e incluso diferencias entre ciuda-danos de los pases, lo cual es una innovacin jurdica muy importante. Es decir, hay una supranacionalidad ya en marcha, a la cual nuestros pases han estado sometidos mal que bien durante muchos aos. El Mercosur tiene menos institucionalidad pero ms dinmica in-tegrativa que la Comunidad Andina.</p><p>Existen tambin acuerdos de comercio que han permitido el crecimiento, la potenciacin de nuestro intercambio fronterizo. Eso no es un producto del azar, o de que estamos juntos simplemente, sino que es un aprovechamien-to lcido de las ventajas que los acuerdos co-merciales al interior de la Comunidad Andina y el Mercosur se han dado. En algunos pa-ses ha desarrollado la industria; hay merca-dos en Colombia, por ejemplo, que dependen de la produccin ecuatoriana. Y curiosamen-te hay un mercado en Venezuela que es muy importante para la manufactura ecuatoriana. Desgraciadamente Venezuela sali de la co-munidad andina y adems cuesta muchsimo esfuerzo cobrarle al gobierno venezolano las exportaciones. Pero hay un mercado creado en el marco de la CAN; no es algo que hubiese surgido por inercia.</p><p>Tambin hay un elemento importante y que es que los pases han logrado crear una imagen internacional de sus procesos de integracin. Tienen esos procesos de integracin a su favor y eso les ha permitido tener cierta personali-dad colectiva ante el mundo, ante la comuni-dad internacional.</p><p>- Y los principales bloqueos, obstculos?</p><p>Son muchos. Primero, que al principio todos los procesos de integracin nuestros fueron muy ambiciosos. Entonces quisieron atrope-llar etapas, y quisieron transformar toda la supranacionalidad y todo este esfuerzo de organizacin en una especie de planificacin </p><p>internacional, supranacional que a la larga no funcion. Por ejemplo, en el caso de la CAN, se intent establecer un proyecto industrial con diversas responsabilidades en los cinco pases, que al final no termin por funcionar. Aunque algunos beneficios del proyecto de in-dustrializacin s se han dado.</p><p>El otro fenmeno es el neoliberalismo. Las polticas neoliberales han arrasado con los procesos de integracin. Se privilegi la aper-tura comercial, la desregulacin, la necesidad de bajar los aranceles a cero y de destruir las uniones aduaneras que se estaban formando. Aunque tambin esa era neoliberal sirvi para que, en los sectores pblicos, en los pueblos, en las organizaciones sociales, se diera una necesidad de integracin. Como siempre, los efectos sociales son contradictorios y feliz-mente el neoliberalismo -algo de bueno tena que tener- nos trajo una necesidad de integra-cin que vino desde la base, desde los secto-res sociales organizados.</p><p>Luego, claro, estn las tensiones entre nues-tros pases. Tensiones que a veces se justifi-can: cmo no vamos a tener tensiones, con la guerra en Colombia en su peor momento? Pero hay otras tensiones que se agudizan en trminos ideolgicos o en trminos casi per-sonales de los jefes de Estado. En la regin andina tenemos el presidente de Venezuela y el de Colombia que tienen una relacin tan rara que se insultan mutuamente y luego se abrazan. El de Colombia y el de Ecuador que se odian El de Per y de Bolivia tambin. Entonces es muy difcil montar una comunidad con semejantes antecedentes.</p><p>Hay un momento geopoltico latinoamericano que ha generado condiciones poco favorables para la integracin. Incluso, si nos fijamos bien, los pases que tanto han apuntalado a la UNASUR no quieren realmente que la UNA-SUR sea un organismo de integracin. Quieren que sea un organismo de cooperacin inter-nacional, un foro quizs. Brasil ha hecho ver claramente que su proyecto no es tener un organismo supranacional, con caractersticas </p></li><li><p>448</p><p>4</p><p>similares a la Unin Europa o a la CAN. Lo que quiere es algo bastante menos ambicioso. Y en ese sentido, por ms que haya muchas esperanzas sobre UNASUR, por desgracia no es tan auspiciosa la situacin, porque los propios pases no tienen voluntad de priorizar la inte-gracin en primer lugar. Yo no conozco a nin-gn gobierno del continente que tenga como primera prioridad la integracin. Esa es una de las complicaciones ms serias que tenemos por delante.</p><p>- Mencionaste que la integracin de los pue-blos es un componente importante. Por qu mecanismos y dinmicas pasa esa inte-gracin?</p><p>No es posible hacer integracin si los pases, los gobiernos, no tienen la voluntad de hacerla. No se puede hacer integracin solo desde aba-jo. Porque la integracin supone decisiones de Estado que no pueden tomarlas las organizacio-nes de la sociedad en ningn pas. Pero tam-bin es verdad que si no hay una integracin de las sociedades, tampoco hay un proceso in-tegrativo de largo plazo. Y para eso veo dos mecanismos, bsicamente. El uno es el que los propios procesos de integracin incorporen a la sociedad en el acompaamiento de su avance como proyectos de integracin. En lo que se refiere a la CAN, haba un consejo consultivo empresarial que funcionaba muy bien, porque los empresarios han sido los principales bene-ficiados de la integracin en los ltimos aos. Hay tambin un consejo laboral; ha habido mucho menos avances en el campo laboral, de homogenizacin de derechos, de garantas laborales, porque las polticas de ajuste han arrasado con eso, pero de todas maneras exis-te una base social entre las dirigencias de los movimientos formales de trabajadores. Ahora se ha aadido un consejo indgena, se est es-tableciendo tambin un consejo ambiental, un consejo de consumidores, de usuarios. Es de-cir, los propios procesos de integracin pueden generar espacios para que las sociedades civi-les de sus pases se junten.</p><p>Pero hay otras lneas en las que confo ms, </p><p>y es que hay luchas comunes que juntan a los pueblos. Yo creo, por ejemplo, que la lucha contra el ALCA y contra el TLC fueron un dina-mizador muchsimo mayor, para juntar a los pueblos en los foros internacionales y en las acciones concretas que se han tomado, que lo que se pueda hacer en trminos de la institu-cionalidad.</p><p>Por eso lamento muchsimo la salida de Vene-zuela de la CAN, simplemente porque eso ha trado consigo que una serie de esfuerzos que podran hacerse precisamente bajo el signo bolivariano ahora no puedan canalizarse hacia la integracin subregional que es el objetivo irrenunciable de nuestros pases.</p><p>Hay un dinamismo en la organizacin popular, en esta concrecin de la identidad comn de la voluntad bolivariana, de la voluntad de unidad que han tenido nuestras figuras importantes, nuestros hroes, que ahora puede concretarse porque hay un clima de unidad en los pueblos latinoamericanos. Eso debe ser aprovechado y creo que los gobiernos no lo han hecho ade-cuadamente.</p><p>- Se suele citar el modelo europeo de inte-gracin, pero podemos pensar en un mode-lo propio para Amrica Latina?</p><p>Hay que pensar en un modelo propio para Amrica Latina. Hay esta voluntad de los pue-blos, de unidad, que puede aprovecharse, pero eso se concreta muy poco. Yo no veo, por ejemplo, que iniciativas que todava estn en proceso, como el Banco del Sur, vayan a apun-talar un proceso ms concreto. Siguen siendo una especie de predominio venezolano sobre la distribucin, sobre todo de los hidrocarbu-ros. Pero yo no veo de ah una integracin, que por otra parte supone el respeto de las diversidades. Yo creo que en Europa ha tenido xito porque se han tolerado gobiernos que a veces han sido muy dismiles. En cambio, aqu tenemos que desarrollar una capacidad mayor de cooperar y de unificarnos, cuando Amri-ca Latina es obviamente heterognea....</p></li></ul>