los crimenes del amor sade

Click here to load reader

Post on 14-Jul-2015

421 views

Category:

Education

15 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • Los crmenes del amor Marqus de Sade

    Digitalizado por http://www.librodot.com

  • Librodot Los crmenes del amor Marqus de Sade

    Librodot

    2

    LOS CRIMENES DEL AMOR, 1

    Idea sobre las novelas

    Juliette y Raunai o la conspiracin de Amboise.

    La doble prueba.

    Miss Henriette Stralson o los efectos

    de la desesperacin.

    Faxelange o los errores de la ambicin.

    Florville y Courval o el fatalismo.

    IDEA SOBRE LAS NOVELAS

    Se llama novela [roman]1 a la obra fabulosa compuesta a partir de las aventuras ms singulares de la vida de los hombres.

    Pero, por qu lleva el nombre de novela este gnero de obra?

    En qu pueblo debemos buscar su fuente, cules son las ms clebres?

    Y, cules son, en fin, las reglas que hay que seguir para alcanzarla perfeccin del arte de escribirla?

    He ah las tres cuestiones que nos proponemos tratar;2 comencemos por la etimologa de la palabra.

    1 Para todo este fragmento tngase en cuenta que traduzco por novela el trmino roman. De ah las

    disimilitudes que pueden apreciarse en el texto cuando Sade explica la etimologa de roman. Esta voz deriva de romanice, trmino adverbial del latn popular que significa al modo, a la manera de los romanos, adoptando esta ltima palabra de romanos la significacin que tom tras la invasin de los brbaros. Con ella se design al principio la lengua vulgar por oposicin a la culta que era el latn; a partir del siglo XII design en francs todo relato en lengua vulgar y especialmente, en el siglo XIV, las novelas de aventuras en verso; en el siglo XV los relatos de caballera en prosa, en el XVII tom el sentido actual de novela. La voz latina romanice dio en castellano resultados distintos: romance, hacia 1140, se aplicaba al habla de los romanos; luego pas a designar el lenguaje hablado por las naciones romanizadas o neolatinas; sustantivado, romance se aplic a la lengua como nombre, y, posteriormente, a los escritos en esa lengua, en especial el verso narrativo. En el siglo XV, la voz romance se especializa en los poemas que conocemos con ese nombre. Vase para este tema J. Corominas: Diccionario etimolgico de la lengua castellana, y O. Bloch y W. von Wartburg, Dictionnaire tymologique de la langue francaise.

    2 El tema preocupaba a la poca; en 1670, D. Huet, a quien luego citar concretamente Sade, la defina

    en su Lettre a M. de Sagrais, sur l'origine des romans: Lo que propiamente se llaman novelas son ficciones de aventuras amorosas, escritas en prosa, con arte para el goce y la instruccin de los lectores. Digo ficciones para distinguirlas de las historias verdaderas. Digo luego aventuras amorosas, porque el amor debe ser el principal tema de la novela. Deben estar escritas en prosa para estar de acuerdo con la cos-

  • Librodot Los crmenes del amor Marqus de Sade

    Librodot

    3

    Dado que nada nos informa sobre cul fue el nombre de esta composicin entre los pueblos de la antigedad, en mi opinin, slo debemos aplicarnos a descubrir por qu motivo llev entre nosotros el que an le damos.

    La lengua romace [romance] era, como se sabe, una mezcla del idioma cltico y del latn, en uso durante las dos primeras estirpes de nuestros reyes; es bastante razonable pensar que las obras del gnero de que hablamos, compuestas en esa lengua, debieron llevar su nombre, y que debi decirse romane para designar la obra en que se trataba de aventuras amorosas, como se dijo romance para hablar de las endechas del mismo gnero. Vano sera buscar una etimologa diferente a esta palabra; al no ofrecernos el sentido comn ninguna otra, parece fcil adoptar sta.

    Pasemos, pues, a la segunda cuestin.

    En qu pueblo debemos hallarla fuente de esta clase de obras, y cules son las ms clebres?

    La opinin ms comn cree descubrirla entre los griegos; de ah pas a los moros, de quienes la tomaron los espaoles para transmitirla luego a nuestros trovadores, de quienes nuestros novelistas de caballeras la recibieron.

    Aunque yo respete esta filiacin, y me someta a ella a veces, estoy, sin embargo, lejos de adoptarla rigurosamente; en efecto, no resulta muy difcil en siglos en que los viajes eran tan poco conocidos y en que las comunicaciones se hallaban tan interrumpidas? Hay modas, costumbres, gustos que no se transmiten para nada; inherentes a todos los hombres, nacen, naturalmente, con ellos; donde quiera que existan stos se encuentran huellas inevitables de esos gustos, de esas costumbres y de esas modas.

    Ni dudarlo: fue en las regiones en que primero reconocieron a los dioses donde las novelas brotaron, y, por consiguiente, en Egipto, cuna cierta de todos los cultos; apenas sospecharon los hombres unos seres inmortales, les hicieron actuar y hablar, a partir de entonces, ya tenemos metamorfosis, fbulas, parbolas, novelas; en una palabra, tenemos obras de ficcin cuando la ficcin se apodera del espritu de los hombres. Tenemos libros fabulosos cuando aparecen las quimeras: cuando los pueblos, guiados, al principio, por los sacerdotes, despus de haberse degollado por sus fantsticas divinidades, se arman, finalmente, por su rey o por su patria, el homenaje ofrecido al herosmo compensa al de la supersticin: entonces no slo coloca muy acertadamente a los hroes en el lugar de los dioses, sino que cantan a los hijos de Marte como haban celebrado a los del cielo; aumentan los grandes hechos de su vida; o cansados de hablar de ellos, crean personajes que se les parecen... que les sobrepasan: y muy pronto nuevas novelas aparecen, ms verosmiles, sin duda, y mucho ms aptas para el hombre que las que no celebraron, sino fantasmas. Hrcules3, gran capitn debi combatir valerosamente a sus enemigos: ah tenemos al hroe y la historia; Hrcules destruyendo

    tumbre de este siglo. Deben estar escritas con arte, y segn determinadas reglas. El objetivo principal de las novelas es la instruccin de los lectores, a quienes siempre hay que hacer ver la virtud premiada y el vicio castigado.

    3 Hrcules es un nombre genrico, compuesto por dos palabras clticas, Her-Coule, que quieren decir

    seor capitn (Esa etimologa es, por supuesto, fantstica). ; Hrcules era el nombre del general del ejrcito, lo cual multiplic infinitamente los Hrcules; luego la fbula atribuy a uno solo las acciones maravillosas de varios. (Vase Histoire des Celtes, por Pelloutier).

  • Librodot Los crmenes del amor Marqus de Sade

    Librodot

    4

    monstruos, partiendo de un tajo gigantes: y ah tenemos al dios... la fbula y el origen de la supersticin; pero de la supersticin razonable, puesto que no tiene por base ms que la recompensa del herosmo, el reconocimiento debido a los libertadores de una nacin, mientras que la que forja seres increados y jams vistos, no tiene ms que el temor, la esperanza y el desorden de la mente por motivo. Cada pueblo tuvo, pues, sus dioses, sus semidioses, sus hroes, sus historias verdaderas y sus fbulas; como se acaba de ver, algo pudo ser cierto en lo que se refera a los hroes; todo lo dems fue fraguado, todo lo dems fue fabuloso, todo fue obra de invencin, todo fue novela, porque los dioses slo hablaron por el rgano de los hombres que, ms o menos interesados en este ridculo artificio, no dejaron de componer el lenguaje de los fantasmas de su mente con todo cuanto imaginaron ms acabado para seducir o para asustar, y,. por consiguiente, con lo ms fabuloso: Es una opinin admitida, dice el sabio Huet, que el hombre de novela se daba antao a las historias y que despus se aplic a las ficciones, lo cuales un testimonio irrefutable de que las unas han venido de las otras.

    Hubo, pues, novelas escritas en todas las lenguas, en todas las naciones, cuyo estilo y hechos se calcaron, tanto sobre las costumbres nacionales como sobre las opiniones admitidas por esas naciones.

    El hombre est sujeto a dos debilidades que afectan a su existencia, que la caracterizan. Por todas partes es menester que suplique, por todas partes es menester que ame: he ah la base de todas las novelas; las ha hecho para pintar los seres a los que imploraba, las ha hecho para celebrar a aqullos que amaba. Las primeras, dictadas por el terror ola esperanza, debieron ser sombras, gigantescas, llenas de mentiras y de ficciones: tales son las que Esdras4 compuso sobre el cautiverio de Babilonia. Las segundas, llenas de delicadeza y de sentimiento: tal es la de Tegenes y Cariclea de Heliodoro5; pero como el hombre suplic, como am por todas partes, en todos los puntos del globo que habit hubo novelas, es decir, obras de ficcin que tan pronto pin-taron los objetos fabulosos de su culto como los ms reales de su amor.

    No hay, por tanto, que aplicarse a buscar la fuente de este gnero de escribir en tal o cual nacin preferentemente; por lo que acabamos de decir, hay que convencerse de que todas lo han empleado ms o menos en razn de la mayor o menor inclinacin que han experimentado hacia el amor o hacia la supersticin.

    Una ojeada rpida ahora sobre las naciones que mejor han aceptado estas obras, sobre esas obras mismas, y sobre quienes las compusieron; traigamos el hilo hasta nosotros para poner a nuestros lectores en condiciones de establecer algunas ideas comparativas.

    4 Libro de Esdrs y Nehemas (o I y II de Esdrs) es complemento del libro de Crnicas de la Biblia; el

    I, dividido en dos sectores, narra la historia de Judea, posterior a la ruina del reino de Babilonia. El II libro fue puesto bajo la advocacin de Nehemas, restaurador de Jerusaln, cuyos muros edific, adems de renovar la alianza del pueblo judo