Rossi - Hobbes Antimaquiaveliano

Download Rossi - Hobbes Antimaquiaveliano

Post on 21-Feb-2018

215 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

<ul><li><p>7/24/2019 Rossi - Hobbes Antimaquiaveliano</p><p> 1/14</p><p>Revista Latinoamericana de Filosofa, Vol. XXXIX, N 1 (Otoo 2013) 73-98</p><p>HOBBES AntImAquIAvELIAnO: LA CRtICAAL NECIO EN LEVIATN COMO CRTICA A LA</p><p>CONCEPCIN POLTICA DE EL PRNCIPE</p><p>Luis Alejandro RossiConsejo Nacional de Investigaciones Cientficas y Tcnicas</p><p>Universidad Nacional de Quilmes</p><p>RESUMEN: Se examinan los argumentos expuestos por Thomas Hobbescontra el necio en su obra Leviatn relacionndolos con la dicotomaentre repblicas por institucin y repblicas por adquisicin establecidapor este mismo autor. Sostenemos que la refutacin del escptico es unacrtica a la concepcin poltica desarrollada por Nicols Maquiavelo en El</p><p>prncipee ilustrada por la nocin de virt.Aquellos argumentos revelan los</p><p>lmites normativos que el propio Hobbes impone al realismo usualmenteatribuido a su teora y su nocin del estado muestra as un carcter pres-criptivo antes que descriptivo.</p><p>PALABRAS CLAVE: Hobbes, Maquiavelo, realismo poltico, Estado.</p><p>ABSTRACT: The article discusses the arguments put forward by ThomasHobbes against the foole in his book Leviathan relating them with thedichotomy between Commonwealths by institution and Commonwealths</p><p>by acquisition established by that same author. We hold that the refutationof the skeptic is a criticism of the political conception developed by NiccolMachiavelli in The Princeand illustrated by the notion of virt. Hobbesianarguments reveal the normative limits that Hobbes himself imposes on therealism usually attributed to his theory and his notion of the state seems to</p><p>be prescriptive rather than descriptive.</p><p>KEYWORDS: Hobbes, Machiavelli, political realism, state.</p><p>Revista Latinoamericana de Filosofa, Vol. XXXIX N 1 (Otoo 2013)</p><p>WEBER, E. (2010) Rawls, Dewey and Constructivism: On the Epistemolo-gy of Justice, London, Continuum.</p><p>Recibido: 04-2012; aceptado: 02-2013</p><p>72 LUIS GARCA VALIA</p><p>Revista Latinoamericana de Filosofa, Vol. XXXIX, N 1 (Otoo 2013)</p></li><li><p>7/24/2019 Rossi - Hobbes Antimaquiaveliano</p><p> 2/14</p><p>74 LUIS ROSSI HoBBEs AnTIMAQuIAvELIAno 75</p><p>Revista Latinoamericana de Filosofa, Vol. XXXIX, N 1 (Otoo 2013) Revista Latinoamericana de Filosofa, Vol. XXXIX, N 1 (Otoo 2013) 73-98</p><p>1. Introduccin</p><p>La diferenciacin que Hobbes establece entre la repblica porinstitucin y la repblica por adquisicin no concierne exclu-sivamente al origen del estado, sino que alcanza su pleno sentidocuando se comprende que la primera es la reconstruccin racionaldel proceso que da origen a la obligacin poltica y la segunda la</p><p>descripcin del acto concreto de la conquista. De ello se deriva queel intento del filsofo ingls de presentar a los dos tipos de estadosdifiriendo nicamente por su gnesis, pero no por la naturaleza delpoder poltico que se ejerce en cada uno de ellos, se revela proble-mtico, pues el sentido profundo de la distincin es la contrapo-sicin entre una comprensin normativa y una concepcin realistade la poltica. La tensin subyacente entre ambas perspectivas esla que existe entre hechos y normas. Para examinar la problem-tica de la contraposicin entre ambos tipos de repblicas, nos pro-ponemos volver sobre un pasaje de Leviatnque ha sido objeto deintensos debates en la exgesis: el problema que plantea el necio</p><p>es decir, el abogado de la injusticia, a una teora normativa de lapoltica como la de Hobbes. Afirmamos que la teora hobbesiana esnormativa porque el significado pleno de la explicacin contractualdel poder poltico se presenta en la repblica por institucin y noen la repblica por adquisicin, la cual se origina en un acto de con-quista antes que en un contrato horizontal. Nuestro propsito esocuparnos de la discusin poltica que subyace al planteo hobbesia-no respecto del necio y, por extensin, de la distincin entre ambasformas de repblica.</p><p>En las ltimas dcadas, las objeciones elevadas por el abogadode la injusticia han sido tratadas extensamente en el mbito de lateora de la eleccin racional, sin embargo, queremos abordar lacuestin por fuera de los parmetros definidos por esa perspecti-va, pues consideramos que la formalizacin que ha sufrido el textodel filsofo ingls a causa de la rational choice se lleva a cabo ais-lando la problemtica de la justicia respecto de la cuestin domi-nante de la obra: la mxima unificacin posible del poder poltico.El resultado de aquella teora, como se sabe, es una lectura quebusca construir una moral de Hobbes y que tiende a ampliar estamateria hasta abarcar todo tipo de contrato, incluyendo a los quese celebran en estado de naturaleza. Sin negar el valor intrnseco de</p><p>este tipo de propuestas, su saldo, en sentido estricto, ms que unaexgesis de Leviatn, es una reflexin contempornea a partir deproblemas extrados del texto hobbesiano. Como seal un crtico,estos autores estn ms interesados en el individuo hobbesiano queen la teorizacin del poder poltico que Hobbes propone (Monto-ya, 1991, pp. 199-200). En el cuadro de esta discusin, y para poderconciliar la respuesta al desafo del necio con la teora poltica del</p><p>filsofo ingls, algunos intrpretes han sostenido que en Hobbes,en realidad, habra dos teoras para explicar la racionalidad de laobligacin poltica. La respuesta al necio sera una de esas teoras,diferente de la principal, ya que estara basada en una considera-cin prudencial.1</p><p>Una rplica semejante desvirta el verdadero carcter de laposicin hobbesiana, pues ella no va tan lejos en esa direcciny slo refuta al necio por el absurdo. El filsofo ingls impug-na la supuesta racionalidad del necio: si ste no es racional, elloslo demuestra que la conveniencia del agente no puede ser enten-dida en forma inmediata y, por tanto, el necio falla por la base, ya</p><p>que lo que llama racionalidad es slo azar o fortuna. La propiandole del argumento hobbesiano no le permite ir ms all. Sinembargo, es usual que la discusin se mantenga siempre limitadaa la pregunta por la justicia y prcticamente nunca se encuentraen la bibliografa un anlisis de los ejemplosque Hobbes aduce enese debate imaginario. Esa omisin es infortunada, ya que en ellosse comprende el propsito poltico del filsofo con su rplica. Alexaminar esas ilustraciones, podemos constatar que se refieren alregicidio y a la conquista del reino de los cielos por medios vio-lentos. Hobbes intenta mostrar que, por una parte, el clebre juris-ta Coke y, por otra, los puritanos, los jesuitas, los monarcmacosy todos aquellos que estn dispuestos a justificar retroactivamentesus medios de accin en funcin de la santidad de sus fines se com-portan como prescribe el necio, pese a que dicen defender elevadosprincipios y que sin dudas la equiparacin polmica de Hobbes loshubiera indignado. Pero entonces qu se propone refutar el filso-</p><p>1. Esta es la hiptesis del por lo dems excelente artculo de LucianoVenezia (2010) El cumplimiento de la obligacin de obediencia al Levia-tn. Hobbes, Skinner y la mitologa de la coherencia.</p></li><li><p>7/24/2019 Rossi - Hobbes Antimaquiaveliano</p><p> 3/14</p><p>76 LUIS ROSSI HoBBEs AnTIMAQuIAvELIAno 77</p><p>Revista Latinoamericana de Filosofa, Vol. XXXIX, N 1 (Otoo 2013) Revista Latinoamericana de Filosofa, Vol. XXXIX, N 1 (Otoo 2013) 73-98</p><p>fo con su crtica a la utilidad inmediata y a los que llama especiososrazonamientos? A nuestro juicio, lo que esos ejemplos exponen noes la simple violacin de un pacto, sino el acto por el cual tienelugar una repblica por adquisicin, cuya ilustracin paradigm-tica en la literatura poltica la brindaba El prncipede Maquiavelo.El debate con el necio refleja as una tensin interna a Leviatn: laidentidad que el filsofo ingls postula entre la repblica por ins-</p><p>titucin y la repblica por adquisicin se ve problematizada por laimposibilidad de subsumir en el esquema normativo de la primerala dinmica emprica y vertical del poder de la segunda.</p><p>2. La tensin entre hechos y normas en el pensamiento de Hobbes</p><p>La teora poltica de Thomas Hobbes tiene un carcter bifronte:explica el poder poltico como una forma de representacin, apoya-da en una renuncia al propio derecho natural y en una autorizacindel sbdito al soberano prcticamente ilimitada, dando lugar a un</p><p>poder absoluto que de ese modo queda facultado a perseguir suspropsitos con la menor cantidad posible de obstculos. Para lograrese fin recurre a un planteo normativo, deducido de la postulacinde un conjunto de leyes naturales. La neutralizacin de cualquierotro sistema normativo frente al poder poltico implica el reconoci-miento de que las realidades de la poltica deben ser comprendidaspor s mismas. Esta exigencia es caracterstica del realismo poltico,cuyo punto de vista es el opuesto al de los enfoques normativos.Sin embargo, Hobbes alcanza ese fin a travs de un planteo basadoen normas. Se llega a una situacin paradjica, pues como ha sea-lado Norberto Bobbio, el recurso a la ley natural era el expedientetpico de aquellos autores que buscaban limitar al poder poltico,el fin opuesto al del filsofo ingls (Bobbio, 1971, pp. 60-65). Enotros trminos, el pensamiento de Hobbes es el primero en llevara cabo una explicacin de la poltica como un sistema normativoy simultneamente es considerado como uno de los ejemplos mssignificativos del pensamiento poltico realista. Los problemas nodisminuyen al constatar que, por su parte, el realismo poltico pre-senta un carcter elusivo a la hora de ser definido. Pier Paolo Por-tinaro afirma que el rasgo central del realismo poltico es su empi-rismo radical, por ello no se ocupa de las ideologas y descree de</p><p>las idealizaciones en la poltica para estudiar slo los nudos hechosdel poder (Portinaro, 1999, p. 17). Michelangelo Bovero, a su vez,distingue tres significados de realismo poltico: el ms general esel metodolgico, que deja de lado toda idealizacin y busca com-prender la poltica en su verdad efectiva, como exiga Maquiave-lo; el ontolgico, que adems de hacer suya la exigencia anterior,representa a la poltica esencialmente como lucha y antagonismo, y</p><p>por ltimo, el realismo poltico prctico, que a diferencia de losanteriores, que pueden reagruparse en la figura del realismo teo-rtico, postula el divorcio de la poltica respecto de la moral (Bove-ro, 2004. pp. 242-245). Tucdides y Maquiavelo expresan este acer-camiento a la poltica en su forma paradigmtica. Es conocida laimportancia que la Historia de la guerra del Peloponeso tuvo para laformacin de las ideas de Hobbes sobre la poltica.2Por ello no escasual que en su pensamiento puedan encontrarse algunos de loselementos centrales de la concepcin realista, como la visin pesi-mista acerca del ser humano, la importancia del conflicto para com-prender la poltica y su explicacin en trminos de poder exclusiva-</p><p>mente. Si nos preguntamos por la relacin entre poltica y tica enla teora hobbesiana, hay que concluir que el filsofo ingls es unmonista rgido, pues la suspensin de todo otro sistema normati-vo frente al de la poltica supone la reduccin de la tica a aqulla,a diferencia del dualismo que puede encontrarse en autores comoMaquiavelo, que ms bien sealan una suspensin de la tica fren-te a la accin poltica, antes que su reduccin a ella (Bobbio, 1999,pp. 127-129). No obstante, el realismo de Hobbes (al menos en suaspecto metodolgico) encuentra un lmite en el hecho de que res-ponde a la pregunta acerca del origen de la poltica conjeturando laexistencia de un estado pre-poltico del ser humano. Para un rea-</p><p>2. Para no abundar sobre cuestiones conocidas acerca del desarrollo delas ideas de Hobbes y su relacin con el historiador griego, nos limitare-mos a recordar que las tres causas de discordia entre los seres humanoscorresponden a las tres razones que esgrimen los representantes ateniensesante los espartanos para justificar la hegemona de su ciudad entre los grie-gos con ocasin de la disputa acerca de Corcira, expuesta por Tucdides enel libro I de su Historia.Una exposicin sistemtica de la cuestin puedeencontrarse en Fabbri (2009).</p></li><li><p>7/24/2019 Rossi - Hobbes Antimaquiaveliano</p><p> 4/14</p><p>78 LUIS ROSSI HoBBEs AnTIMAQuIAvELIAno 79</p><p>Revista Latinoamericana de Filosofa, Vol. XXXIX, N 1 (Otoo 2013) Revista Latinoamericana de Filosofa, Vol. XXXIX, N 1 (Otoo 2013) 73-98</p><p>lista estricto, aunque las formas de organizar el poder puedan sermuy diferentes entre s, el fenmeno de la dominacin es origina-rio, por tanto, nunca podra tener lugar un estado pre-poltico nitampoco la organizacin del poder podra surgir de una horizonta-lidad completa como la del pacto.</p><p>La propia teora de Hobbes refleja esta dicotoma entre la pers-pectiva normativa y la realista al distinguir las repblicas por insti-</p><p>tucin de las repblicas por adquisicin. Una es el modelo racionalcon el cual se comprende el origen de la poltica; la otra, su recono-cimiento de que en los hechos el inicio de los principados nuevos seproduce luego de una conquista. Sin embargo, el pensador inglsno plantea esta cuestin como una dicotoma, pues sostiene que lanaturaleza del poder soberano en ambas es el mismo y que las dosse basan en alguna forma de pacto, ms all de que sus comien-zos sean diferentes. El problema del origen, con todo, no es menor,pues la repblica por adquisicin surge a partir de la conquista,del acto concreto de sojuzgamiento de un pueblo por parte de unpoder ya existente, mientras que la repblica por institucin tiene</p><p>lugar como resultado de una hiptesis contrafctica: la suposicinde un estado pre-poltico de los seres humanos que slo terminauna vez que se alcanza un acuerdo puramente igualitario entreindividuos que todava no forman un pueblo y slo se encuentranrelacionados entre s como enemigos eventuales o reales. El factumde la repblica por adquisicin representa un desafo para esa jus-tificacin normativa, pues en el estado racional que ella propugnaa travs del pacto siempre est abierta la pregunta acerca de cmodebe explicarse la conducta de aquellos que se lanzan a la conquis-ta por la fuerza de un poder ya existente, es decir, que compren-den el inters propio de modo diferente al que prescriben las leyesnaturales. Aunque Hobbes explique todas las formas de asociacinentre los seres humanos mediante pactos, la repblica por adquisi-cin, cuyo origen est en un acto de violencia, es difcilmente asi-milable para el esquema pactista, basado en ltima instancia en elinters propio. El acuerdo sobre el que se funda la repblica poradquisicin disimula mal el hecho de la imposicin de una fuerzasuperior sobre el conjunto de los sbditos. Aquella fundamenta-cin del poder en un sistema normativo que se presenta como unconjunto de leyes cientficas entra en conflicto con el nimo realistaque orienta a la teora. En el modelo hobbesiano la repblica por</p><p>adquisicin queda en una posicin subalterna frente a la repblicapor institucin, ya que el pacto que le da origen es un acuerdo entrevencedor y vencidos que el propio Hobbes consideraba invlidoal explicar la repblica por institucin. Esta tensin entre hechosy normas se percibe mejor cuando la teora debe enfrentar a unadversario que adopta una postura realista integral y niega la vali-dez de cualquier enfoque normativo sobre la poltica. El resultado</p><p>ser la postulacin subrepticia de principios morales bajo las leyesde naturaleza,...</p></li></ul>