policias y circunstancias

Click here to load reader

Post on 11-Jun-2015

460 views

Category:

Documents

7 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Un ensayo y una perspectiva sobre la Policía en Uruguay.

TRANSCRIPT

1

Ya haba terminado de escribir las pginas que siguen cuando tuve el gran placer de conocer a un Inspector Mayor ya retirado, que vivi sus aos de servicio desde el ao 1966 hasta algunos despus de los tiempos de la Polibanda. Con ms de treinta aos en Investigaciones digo yo que alguna cosita sabe este cristiano pero lo que mas me asombr de l fue su trato cordial y humano. Cuando llam a varios conocidos y amigos y les pregunt sobre este seor, me dijeron para mi asombro que no disimulaba en nada y que realmente era as. Luego record que en varios pasajes fui muy duro con los oficiales y que despus de todono todos son iguales, pero no voy a retractarme de nada de lo que sigue en las pginas siguientes, solamente que recuerdo con respeto a este seor y tantos otros oficiales como mis ltimos jefes en el Cuerpo de Radio Patrulla que dieron ejemplos de disciplina pero a la vez de humanidad. Aun as, pueden haber personas que se sientan heridas por algunos de mis comentariossi es aslo lamento, pero una profesora cuyo nombre no recuerdo me dijo una vez al que le queda el saco que se lo ponga y comprend inmediatamente que solo nos molesta con lo que nos identificamos. Aquellos defectos que no queremos reconocer pero que se encuentran en lo profundo de nuestro ser. Hechas tales aclaracionesquod scripsi, scripsi.

2

In forma dunque di candida rosa Mi si mostrava la milizia santa, Che nel suo sangue Cristo fece sposa Dante Alighieri

EXORDIO

Una tarde de esas, abr los ojos y me di cuenta que me encontraba uniformado. Zapatos negros bien lustrados, pantaln impecable con su correspondiente vira azul, cinturn negro de no recuerdo que marca, correaje tipo militar, esposas y el 357 Magnum en la cintura, reluciente, orgulloso. La camisa, arrogante se mostraba a las ltimas lumbres de aquel da, dos lneas paralelas milimtricamente ascendan desde la cadera hasta los bolsillos, all se tomaban una pausa y continuaban luego hasta los trapecios. La corbata se pona difcil all donde se hacia el nudo, que queda al lado del otro nudo de la otra garganta. La gorra no, la gorra estaba dentro del mvil, porque siempre asever que al espejo le gustaba verme mejor bien peinado que con gorra.

Abr los ojos y me di cuenta que estaba en la Polica. Por un instante quise recordar algo de mi infancia tal vez, los primeros pasos, la escuela, el liceo, los compaeros, las primeras novias, el cigarrillo fumado a escondidas de mi madre, la cara desagradable al sentir los taninos del primer vaso de vino que por curiosidad probaba a espaldas de mi to que en un descuido haba salido hasta la vereda a ver no se que cosa.

Record por un instante, y por un instante despert, en aquel instante en donde se produce el crepsculo; all donde el orto lanza su ltima carcajada y su primer bostezo, y mir mis manos y sent un dejo de tristeza, mire a mi compaero, con los ojos perdidos en el horizonte, con la mirada an mas all de todo lo conocido, creo que con la mirada hacia dentro; y tambin sent tristeza, esa tristeza que nadie nota en los ojos de un Polica.

Y como podr hablar de esa tristeza si no hablo de mi mismo. Acaso, hoy en da, quien mas que un polica puede conocer lo que es tomar un mate y fumar un cigarrillo

3

frente a la tristeza, a la soledad, caminar algunas cuadras en silencio con la rabia, acostarse con la pena y a las dos horas vestirse con el traje de la Muerte. Muerte que no es para otro, sino que es muerte para s mismo. Si nacer es comenzar a morir, sin lugar a dudas que ponerse ese uniforme es como ponerse un acta de defuncin en el lomo. Una boleta en el dedo gordo del pie acompaada de un recibo de sueldo. Pero esto es lo de menos, porque si hay para contar, es de lo de ms. De la pesada cruz que llevan cada uno de esos hombres que llevan ese uniforme. Pero antes de comenzar sea lo que sea esto que estoy comenzando, dejo en claro que no es bajo ninguna circunstancia, un aplogo del Polica, ni algn tipo de reivindicacin sindical, tampoco es una vendetta contra persona alguna, simplemente es una perspectiva. Una ms de las tantas, unaque se anima a hablar.

Marzo 4 del 2008. Ya hace algo as como dos aos que vengo trabajando 6 horas de Lunes a ViernesSbados o Domingos son 8 horas, pero no me quejo. Luego de haber pasado algunos aos adentro del uniforme, levantndome a las 0400 de la maana para tomarme el mnibus 0420 en Rafael y Venecia, bajarme en Luis Alberto y San Martn si me despertaba- y de ah un 181 al Paso para llegar 0530 a la presentacin del Turno para salir a la calle, para retornar a casa a las 0030. Pero estoy tan saturado de tanta inmundicia y mediocridad en la Polica que ye me tienen harto.el Oficial que ordena sin saber por que ordena y el subalterno acatando sin saber porque acatael otro Oficial que dice que toalla lleva hache (h)y mi diccionario que se quiere hacer el haraquiriun sindicato que quiere, pretende pero no puede, muchas voces hablando desde las sombrasdesconformesmal comidos, mal dormidos, con el automtico encendido, haciendo y repitiendo lo mismoy yo que de vez en cuando pretendo hablarle a algn otro que se sienta a descansar al lado de la silla de mi escritorio, hasta que me doy cuenta que por mas que hablo no me escuchan, no me entienden, ni me percibenporque el cansancio hizo lo mejor, porque la rutina hizo algn resto y porque aunque todo est mal, los ojos no quieren ver y los rostros miran para atrs.

4

Dijo Shakespeare que Morir es dormiry tal vez soar, y sin lugar a dudas vivir es soar de todas formas, porque no he conocido el hombre despierto, o el Superhombre de Nietzsche. Por eso desde aqu en ms tratar sencillamente de describir la paradoja del Polica. Paradoja que tiene origen en su vida misma. Hay que destruir para ser creador dijo Zaratustra, y por eso hay que vivirlo para contarlo, y luego, saber contarlo, sin agregarle un punto y una coma mas de lo vivido, o de lo soado.

5

La cuestin

Ser o no ser (Polica, Maestro o Mdico habr pensado Hamlet?)Esa es la cuestin; y yo no puedo bajo ninguna circunstancia aseverar que yo quise ser Polica. Pero tal vez, por divinas razones desconocidas, tal vez por la mano del tallador Cortaziano inconcebible, la vida as lo quiso, o habr sido el tan mentado destino. Pero lo cierto es que me equivoqu, y ese error propio de cualquier ser humano, que es igual a ser idiota, me llev por los caminos de la vida, y luego por los caminos de la noche y casi me lleva a que me transformara en un vampiro (sin alusiones a Baudelaire y Lautreamont). Hasta que abdiqu todas mis esperanzas de sacarme un 5 de Oro (que nunca jugaba) y le dije finalmente a mi viejo que iba a llenar los formularios para ingresar en la Polica, y as fue. En un par de meses ya haba llenado todas las solicitudes y haba pasado con xito todas las pruebas fsicas, sicolgicas y culturales. Luego el llamado y el da de la presentacin en la escuela de Polica Departamental.

Ocho de la maana, bien vestidito, como un gentleman Uruguayo, all al lado de todos los que habamos pasado las pruebas, y los que no las pasarontambin. Recuerdo a un petisito que de entrada no haba llegado a la altura mnima permitida. Luego a otro que un poco ms y en el dibujo que le pidi la sicloga, casi hace ruborizar a Maximiliano Robespierre; y algn otro que no alcanzaba a correr los cien metros en tres meses, pero no importaba, porque como dice la Constitucin todos somos iguales. Pero sinceramente no me voy a extender en lo que fueron seis mese ciertamente fatdicos, pero que si me ayudaron, al igual que el rgimen impuesto por el Comisario Snchez Paleo, a ir haciendo boca con lo que nos esperaba fuera. No precisamente porque Montevideo fuera salvaje -que ciertamente lo es- sino porque el rgimen es salvaje, porque la Ley es salvaje, porque la Ley Orgnica Policial aun mas y el Reglamento General de Disciplinapero si, es cierto, el himno lo dicesabremos cumplir.

6

As I was walking among the fires of hell, delighted with the enjoyments of Genius, wich to Angels look like torments and insanity, I collect some their Proverbs William Blake

As fue como fui a parar al Cuerpo de Radio Patrulla. All termin y comenc. Como todo Polica nuevo que llega, comenc saliendo a la calle en un mvil con otro Polica que era sin lugar a dudas experiente. Aunque con el pasar del tiempo y de algunos aos, me di cuenta que aos no es sinnimo de experiencia y aprendizaje, y que muchos son los que no aprenden dada de esta profesin que da tanta oportunidades da aprender; y de ser; de ser abogado, escribano, mdico, boxeador, maestro, niero, partero y tantas cosas mas. Aunque tambin muchos fueron las veces en que pens en las fortunas que hubieran dado muchos filsofos para estar en este lado de la vida, que es tan cruel e injusta. Por eso, porque es la vida misma, sin telenovelas, donde casi todos los finales son tristes, donde los protagonistas tienen vidas comunes, rutinarias, a contra reloj, con maratnicas jornadas de 18 horas, sin descansos, sin vacaciones, sin prcticamente nada. Pero tuve suerte, o tuve algn nmen encargado de cuidarme las espaldas. Porque siempre ligu buenos compaeros. El primero de todos Luisito M. Gordito de cara redonda, fumaba como desesperado, y por mucho tiempo me agarr sus manas: ser tambin que cuando uno es nuevito no sabe que hacer y busca un punto de referencia. Entonces es cuestin de liga, si seor, porque si te toca a good cop, es buen ejemplo, pero si te toca a bad cop, lo ms probable es que ligues el mdulo uno del Com.Pen.

7

Hasta ahora sigo tratando de entender porqu cada vez que una persona extraa se adentra en un grupo, la mayora de sus componentes intentan hacerle pagar el derecho de piso. Por ejemplo, si no fueran tan civilizados, estoy seguro que en la polica cada vez que un polica nuevo sale de la escuela e ingresa en una seccional o en cualquier dependencia, lo sentaran en el piso y haran fila para me