101 minificciones del taller de ficticia en su 10º aniversario

Click here to load reader

Post on 22-Mar-2016

256 views

Category:

Documents

2 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Un libro que reúne y condensa en 101 minificiones la labor realizada por el taller literario de minificciones a lo largo de diez años: 2001-2011.

TRANSCRIPT

  • 1

  • 23

    A Marcial FernndezDios de Ficticia

  • 45

    PRLOGO

    RICARDO ROBLES CRUZ

    Esta coleccin de minificciones provenientes del Taller de Minicuento de Ficticia representa diez aos de creatividad y esfuerzo por aprender y aprehender (en ambos sentidos), lo que significa concebir y plasmar historias breves.

    Estos textos han sido ganadores entre unos veinticinco mil trabajos presentados en el taller de La Marina, y fueron seleccionados luego, por los mismos ficticianos, lo que los ubica, de alguna manera, entre las 101 minificciones ms populares en la historia del taller, por lo que han merecido el honor de aparecer en esta edicin especial y de aniversario.Sean estos minicuentos un arribo al puerto de la imaginacin relmpago y que en la inmediatez de lo cotidiano, inunden las mentes de los lectores, tomndolos desprevenidos, para que se sumerjan en una reflexin, una sorpresa o a lo mejor una sonrisa.

    Es , sin duda, un viaje en el universo de los contenidos, los significantes y los enredos imaginarios, acaecidos en unos cuantos vocablos, en algunos casos dos o tres lneas, con economa de palabras, que no de ideas.

  • 67

    NDICE

    CRONOLGICO

    Khimaira / SATORI La pajillera del Edn / JOSEPH M. NUVALOS Eyaculador Precoz / POETA NICOLS El viaje / LOBO Reflexiones / ALFONSO PEDRAZAEl diamante de Niemann / OSO Certezas / MIRIAM CHEPSY Orden alterado / LUIS TORREGROSA Un tipo con suerte / LVARO B.G. Tota pulcra / ALFONSO PEDRAZA Creacin / MIRIAM CHEPSY Fertilidad / TEQUILA El secreto / BERTA SILENO Y sucedi / S.M. HERNNDEZ Ventico / AMLIE OLAIZ Clave de sol / ROSA DELIARelato para escuchar / CARLOS DE BELLA Paranoia / JORGE PARDO Informe meteorolgico / ALFONSO PEDRAZA Kennedy / F.C. PEREZCARDENAS La calavera de Hamlet / NIEVE Ello / LOLA DAZ-AMBRONA DE LLERAClemencia / AMLIE OLAIZ Ombligo / JOS T. ESPINOSA-JCOME Amalgama / LUCA CASAS REY Sutilezas / J.M. DORREGO La velocidad de lo efmero / ROSA DELIA Aviso oportuno / VETUSTA MORLA Sabidura prematura / VERNICA MENDOZA El gen / RUBEN GARCA GARCA Destino / RICARDO ROBLES Blackout / ARIS COLETTE Galanteo en ropa de trabajo / LUCA CASAS REY La dulce Irma / J.M. DORREGO Sol de otoo / LUCA CASAS REY Alateo / OJOROJO Parasos paralelos / AMLIE OLAIZ Collage / ROSA DELIA ngeles del asfalto / COMANDANTE KILA Le baj los humos / RICARDO ROBLES

    11 131517192123252729313335373941434547495153555759616365676971737577798183859789

  • 89

    Otredad / RICARDO ROBLES Acomodos / RICARDO ROBLES Son de pan / POCA PARCA Cuentos simples, simples cuentos (3) / LAGARTIJA DE PLATA ngela y yo / LAGARTIJA DE PLATA Inmersin / J.M. DORREGO El vuelo / JOS LUIS SANDIN Anuncio / J. M. DORREGO Llido / ALFONSO PEDRAZA Enemigos ntimos / J.M. DORREGO Sexo mtico / LAURA HERMOSILLA Reducida Fe / MAMUT La felicidad es una palabra deconstruida / JOS LUIS SANDIN La espiral del presente eterno / JOS LUIS SANDIN Entre los cuerpos / ROSA DELIA Dearistocradencia / SERGIO PATIO MIGOYA Duda razonable / SERGIO PATIO MIGOYA El hombre de la pistola de oro / MAMUT La trama de Penlope / PAOLA CESCN A destajo / MANUELA FERNNDEZ Libertad bajo las alas / ISOLDA BAXTER Gnesis / HORUS Amars () a ti mismo / ARQUI Pubescencia / LUCA CASAS REYReportero de guerra / VICO ESCARLATA Navegar, ya no / CARLOS DE BELLA Almuerzo en el jardn con juego de seduccin y final trgico / CARLOS DE BELLA Crimen y castigo / MANUELA FERNNDEZ Murmullos en el Louvre / GREMLIN Una verdad incmoda / J. M. DORREGO Favor / MNICA ORTELLI Juegos divinos / GREMLIN A los postres / JOSEPH M. NUVALOS Literal / RUBN PESQUERA ROA

    Otra de vaqueros / LAURA ELISA VIZCAINO Despertares / GABRIEL BEVILAQUA Kafka tras el cristal / EL POETA ZURDO Sin retiro / GABRIEL BEVILAQUA cfrasis / RUBN PESQUERA ROA Mltiple / JOS LUIS SANDIN El ladrn de tinta / J. M. DORREGO Vieta nocturna / GILBERTO MARTI LELIS En el escudo traa pintada una luna resplandeciente / ELISA DE ARMAS Cinceladas / LE NIAIS Polvo / JOS MANUEL ORTIZ SOTO El peso del delirio / ALFONSO PEDRAZA Intuicin femenina / JOS MANUEL ORTIZ SOTO A la sombra de un sueo en flor / GABRIEL BEVILAQUA Tloque Nahuaque / RUBN PESQUERA ROA Miradas / MNICA ORTELLI Fauna nocturna / MNICA ORTELLI El nico sentido virgen / CARLOS DE BELLA Noche de paz / RUBN PESQUERA ROA La foto del recuerdo / JOS MANUEL ORTIZ SOTO Filius philosophorum / ELISA DE ARMAS La sombra del alquimista / GABRIEL BEVILAQUA Mitografa / JOSEPH M. NUVALOS Juego de nios / JOS MANUEL ORTIZ SOTO Coronacin / FICTIOUS III Justicia / JOS LUIS SANDIN Crnicas de Chauburgo (mariposas de obsidiana) / GILBERTO MARTI LELIS

    9193959799

    101103105107109111113115117119121123125127129131133135137139141143

    145147149151153155157

    159161163165167169171173175

    177179181183185187189191193195197199201203205207209211

  • 1011

    La diosa, parada en su pedestal y cubriendo sus hermosas formas con una tnica traslcida, descendi del Olimpo. El mortal, al verla, qued tan prendado de su belleza que hasta sinti cmo flotaba en el espacio. Seguro de si mismo le declar su apasionado amor. Ella, ofendidsima, con una mirada de desprecio, le puso los pies en la tierra.

    SATORI (2001)

    Khimaira

  • 1213

    Un cartel en la sala anuncia para hoy la clausura del Edn.Sentada en la ltima fila, la vieja enana malvende sus habilidades tal como ha hecho desde que tiene uso de razn.Miles de orgasmos se han derramado entre sus menudas y expertas manos al tiempo que devoraba secuencias: tesoros enterrados, alfombras voladoras, ventanas indiscretas, hombres lobo, tipos con pistolas, testigos acosados, falsos culpables, vampiros, rubias platinoLa diestra manipuladora, reconoce los contornos fragmentados en las sombras igual que maniques olvidados en un remoto almacn: el adolescente que cierra los ojos para evocar los retratos de aquella revista oculta en libros de texto; el viajante de comercio que permuta la rutina de la pensin, por la ms acogedora del sexo de su juventud; el cuarentn aniado, con la marca de su diferencia, buscn de peces revueltos por las aguas y el olor a desinfectante de los aseos; el anciano que demora regresar a una casa donde esperan la verdura cocinada sin sal, los medicamentos y aquella calavera con la que se cas.Berta la enana, dibuja una amarga sonrisa e imagina que aquel viejo local y las almas que lo habitan, forman parte de un flasch-back que alguien, sentado en un palco infinito contempla proyectado en una nube, mientras una mano enorme busca, con ansia, el tibio calor de la divina entrepierna.

    JOSEPH M. NUVALOS (2001)

    La pajillera del Edn

  • 1415

    Doctor, lo vengo a ver porque sospecho que soy un eyaculador precoz. Es algo que me tiene muy torturado.A ver mi amigo, cunteme: Qu le hace pensar que usted tiene ese problema?Cada vez que me masturbo mis manos quedan insatisfechas, Doctor.

    POETA NICOLS (2001)

    Eyaculador Precoz

  • 1617

    Viaj hasta ese rincn del universo para protestar ante l por las miserias humanas y para hacerle entender que las diferencias de color entre los hombres eran causa de los sentimientos de superioridad, de ambicin, de envidia y de temor, provocando con ello que se mataran entre hermanos. Y en representacin de la humanidad grit de frustracin. Grit de dolor y grit de impotente enfado ante lo que acab por comprender en ese sitio; pues en vez de encontrarse cara a cara con un ser divino un ente descomunal , slo vio un trono de piedra que los eones haban derruido y entre los restos encontr un polvoso cartel que deca:

    SEDE OFICIAL DE LA DIVINIDAD-VACANTE-

    LOBO (2001)

    El viaje

  • 1819

    Listo para iniciar el da me acerco al espejo y ante la mirada de mi hijo empiezo a reflexionar en voz alta. Pararse frente a un espejo es como estar frente a Dios: pretendemos verlo y lo que nuestros ojos perciben es el mismo mundo que nos rodea; le mostramos la mejor cara que no es la misma que los dems observan e irremediablemente notamos toda nuestra grandeza y nuestra pequeez. El nio, con los ojos muy abiertos, exclama: Y todo eso a quin le importa?

    ALFONSO PEDRAZA (2001)

    Reflexiones

  • 2021

    Ah estaba de nuevo, absorto en la contemplacin de la magnfica joya destellando sutiles colores bajo la luz directa de la lmpara. Haba olvidado ya cuntas veces admir los cortes, las facetas, la misteriosa radiacin que pareca brindar una ventana a un mundo de maravillas tras los mltiples espejos del diamante de Niemann-Sacks.Tarde a tarde, en Madison Avenue, se haba detenido frente al aparador exhibidor de la prestigiosa joyera, burlndose de los estpidos transentes ignorantes de la enorme calidad del cristal. Solo l saba apreciar aquel tesoro. So tantas veces en comprarlo y regalarlo a Melissa imagin con deleite el rostro de admiracin de su amada reflejando los destellos del diamante y lanzndose a sus brazos.Era el mismo. Tallado en flor, con tonos azules, un fondo de violeta y reverberaciones amarillas. Entonces se decidi.Quebr el anular con las poderosas pinzas para acero. De los ojos polvorientos que le observaban, mudos, bajo las vigas derrumbadas, no salieron lgrimas, slo algo que pudo ser pestaeos dolorosos y asombrados. Guard la joya en la chaqueta y tir el dedo seco.Algn rastro de vida, Jones?Jones se recarga en la gra, exhausto. Se retira los guantes. Niega con la cabeza. Est llorando.El capitn ordena que metan las mquinas.

    El Diamante de NiemannOSO (2001)

  • 2223

    Crees que tu marido puede tener una amiga?Imposible, vuelve temprano y slo sale a pasear con los perros, despus de cenar, todos los das.Enlazados apasionadamente, desnudos sobre la cama, ella gozaba con sus caricias y l apuraba esos cortos momentos de sensualidad y placer en que sus manos y su boca la redescubran.Mientras, sus dos perros se disputaban los favores de la perra de Mara.

    MIRIAM CHEPSY (2001)

    Certezas

  • 2425

    Cada maana saltaba de la cama al bao, del bao a la cocina, de la cocina a la escalera, de la escalera a la calle, de la calle a la oficina y vuelta de nuevo, hasta que un da se quebr la rutina y el destino dispuso que saltara de la cama a la calle, hecho mil pedazos.

    LUIS TORREGROSA (2001)

    Orden alterado

  • 2627

    Fue un tipo con suerte; de los seis disparos que recibi slo uno fue mortal.

    LVARO B.G. (2001)

    Un tipo con suerte

  • 2829

    Cmo?Es mi madre quien yace desnuda junto a m?En qu momento empez a llenarme de besos, de caricias?Cul es esa sensacin maravillosa que me recorre el cuerpo?Qu fuerza impulsa mis manos para tocarla y asirme a sus pechos?Justo, cuando empiezo a penetrarla: comienza a tararear la misma nana de siempre y mi cuerpo, empequeecindose, se introduce por completo en un viaje de retorno a sus entraas.Y ya no siento fro.

    ALFONSO PEDRAZA (2001)

    Tota pulcra

  • 3031

    Y un universo se cre en su interior. Las palabras se condensaron como galaxias narrativas que giraban atradas por la fuerza de una Idea.

    MIRIAM CHEPSY (2002)

    Creacin

  • 3233

    A punto de terminar su relato, una rfaga de viento se llev las palabras. Cayeron en tierra frtil y, en primavera, brotaron cuentos de colores.

    TEQUILA (2002)

    Fertilidad

  • 3435

    De entre todas las noches, la mil dos era la ms ntima y favorita de Sherezada, segn le confes a Annimo en el transcurso de la misma.Para preservar su secreto, el autor puso el final del libro justo en la noche anterior. Y ambos callaron discretamente.

    BERTA SILENO (2002)

    El secreto

  • 3637

    Juraron amarse hasta el fin del mundo.Cuando ese da lleg, la encontr con otro hombre, a quien prometi amar por toda la eternidad.

    S.M. HERNNDEZ (2002)

    Y sucedi

  • 3839

    Soaba que lo perseguan. Escribi sus pesadillas para mitigar el temor, cuando agotado por el desvelo se qued dormido, las palabras saltaron del texto y lo atraparon en el delirio de su interpretacin.

    AMLIE OLAIZ (2002)

    Ventico

  • 4041

    Mi mente grita lo que callo. El silencio se volvi msica y un susurro de lo que soy form la escala tnica. Inventando armonas surgi una sinfona ejecutada bajo la piel.Ser percibida en clave de sol.

    ROSA DELIA (2002)

    Clave de sol

  • 4243

    El Jurado recorre con su mirada la hoja en blanco, la gira del revs y la vuelve, la observa al trasluz, regresa al sobre que la contena y all tampoco hay ms nada.No comprende lo que ocurre.En un primer impulso la dejara de lado y seguira con el prximo participante, pero le intriga.La apoya sobre la mesa y fija sus ojos en ella. Nada, all no se lee nada.No tienes que mirar, solo escucha dice una vocecilla muy baja.El Jurado se vuelve en su silln y el espejo a su espalda le devuelve su mirada intrigada. solo escucha.El sonido surge de la hoja! S, de la hoja misma.Este relato no est escrito en letras ni en signos, est contado con suspiros, lgrimas, palabras entrecortadas, silencios, ayes, sollozos, sonrisas, gemidos y murmullos, todos esos sonidos relatarn la historia a quien los escuche. T puedes, pon inters en hacerlo. Haz el esfuerzo y luego juzga.La vocecilla calla. El Jurado est perplejo. Esto no cumple con las reglas del concurso. Pero, es casi un desafo intelectual.Bien! Se arrellana y decide comenzar. Entrecierra sus ojos y prepara sus odos.

    CARLOS DE BELLA (2002)

    Relato para escuchar

  • 4445

    Sus tres intentos frustrados de suicidio le provocaron una seria paranoia. La vida lo persegua implacablemente.

    JORGE PARDO (2002)

    Paranoia

  • 4647

    Centro de Pronsticos del TiempoINSMET. de la Repblica de CubaPronstico del tiempo para la tarde y la nocheFecha: 10 de Abril del 2002. Hora: 10:30 A.M.

    Despus de incontables huracanes, tormentas y ciclones procedentes del noroeste, felizmente en el centro de la isla, el anciano y siempre verde roble sigue de pie.

    ALFONSO PEDRAZA (2002)

    Informe meteorolgico

  • 4849

    Cuando resucit, la Revolucin todava estaba ah.

    F.C. PEREZCARDENAS (2002)

    Kennedy

  • 5051

    Ser. . . no ser. . .a m me da lo mismo.

    NIEVE (2002)

    La calavera de Hamlet

  • 5253

    No trato de justificarme, pero la verdad, se esforzaba en amargarme la vida dicindome cosas que yo no quera or y no digo que le faltase razn, pero no se puede ir por el mundo haciendo dao gratuitamente: que si era un fracasado, que si en realidad haca esto o lo otro por tal o cual causa, que si no me aceptaba tal como era. Eso irrita, va minando tu aguante; llega primero a preocuparte, despus, a dolerte, y el dolor, cuando alguien te lo causa as, slo por hacer dao, se convierte en irritacin, y la irritacin deviene en odio; adems, creo que en realidad era l el que quera reafirmarse a s mismo, cobrar relevancia a costa de destruir mi ego. Yo haba odo decir donde se esconda, as que cog el cuchillo que uso para desviscerar la caza, y lo hund en mi abdomen. No pude ver la sangre de mi subconsciente muerto, porque antes, la ma lo inund todo.

    LOLA DAZ-AMBRONA DE LLERA (2002)

    Ello

  • 5455

    En mltiples vidas has sido madre, esposa, puta, reina, hija, bruja, amante, gata, hermana y vctima. Yo he sido verdugo, padre, rey, amante, hermano, macho, hijo, padrote, mago, esposo y mastn.Hoy, por la transmutacin de las almas, soy la mujer que escribe estas palabras, y t, eres mi hombre.

    AMLIE OLAIZ (2002)

    Clemencia

  • 5657

    Era yo una letra i, con la luna en mi cielo.

    JOS T. ESPINOSA-JCOME (2002)

    Ombligo

  • 5859

    Pandora perteneca a esa estirpe de mujeres que no tena predisposicin al miedo ni a la obediencia divina. Indmita e indiscreta abri la caja prohibida. Contena una roja y reluciente manzana que golosa devor.

    LUCA CASAS REY (2002)

    Amalgama

  • 6061

    Mientras se dirige con elegante vuelo hacia el centro de la fascinante tela, el insecto piensa que s, que quizs hay otros caminos, ms cortos y menos peligrosos, pero tan vulgares

    J.M. DORREGO (2003)

    Sutilezas

  • 6263

    Slo era cuestin de tiempo, su vida se haba convertido en un caos vertiginoso, atrapado en lo cotidiano. Un da Hong Kong, otro Nueva York y luego, quiz Pars. Envuelto en la soledad de los das escurridos de prisa, sobre las manecillas del reloj. Todo ocurra a tal velocidad que pareca no suceder. Viva en una ficcin, tejida en forma de laberinto, sin imaginarlo lo atrap por siempre.Una maana o era el atardecer?, subi a un tren. Sentado en la quietud de un compartimiento vaco, viajaba a gran velocidad. Nunca se detuvo a mirar el sol.La muerte apareci puntual a la cita, ataviada con un vestido de seda negro, lo sedujo poco a poco.l la confundi con la rutina y la abraz.

    ROSA DELIA (2003)

    La velocidad de lo efmero

  • 6465

    Se solicitan fantasmas para devolver capacidad de asombro.Interesados, favor de presentarse sorpresivamente.

    VETUSTA MORLA (2003)

    Aviso oportuno

  • 6667

    Mientras esperaba oa hablar de enfermedad, guerra y muerte. Envolvindose en el cordn umbilical se neg a nacer.

    VERNICA MENDOZA (2003)

    Sabidura prematura

  • 6869

    En su hbitat sinti la presencia de otro ser similar. Aprovechando una contraccin y comprobada esa existencia, puso el cordn alrededor de su cuello. Luego de la cesrea slo uno de los dos llor.

    RUBEN GARCA GARCA (2003)

    El gen

  • 7071

    Al desayunar ojeaba el peridico; una rfaga de aire entr por la ventana, se desprendieron las letras del matutino y dej las hojas en blanco: vocales, consonantes y toda la puntuacin se regaron sobre el mantel. Con la cuchara fue devolviendo la tipografa a su lugar, pero al hacerlo se formaron noticias nuevas. Ley con azoro la nota de su suicidio Se apresur a realizarlo.

    RICARDO ROBLES (2003)

    Destino

  • 7273

    La ciudad se qued un da y una noche sin electricidad. Los hombres se encontraron cara a cara con su lado oscuro. Cuando la luz volvi slo hubo desierto: Cada uno haba matado a su alter ego y cada doble a su doble.

    ARIS COLETTE (2003)

    Blackout

  • 7475

    Lo encuentro como siempre, con el escobilln en las manos, extasiado frente al lienzo. Entonces acento las pisadas para que advierta mi presencia, y reanuda con prontitud su tarea.Al pasar delante de la pintura, siento la intensa mirada de reproche de la joven del cuadro. Prosigo mi camino perturbada, porque he vuelto a interrumpir el sublime momento que acontece por las maanas, entre el muchacho de la limpieza y ella.

    LUCA CASAS REY (2003)

    Galanteo en ropa de trabajo

  • 7677

    Cada vez que hace el amor con Fidel, piensa que est con Carlos. Cuando lo hace con Chema, se imagina que est con Luis. Si con Juan, se hace a la idea de que yace junto a Roberto y galopando sobre Antonio, la cabeza se le marcha hacia Manuel.Ahora, observando a su marido realizar patticas contorsiones sobre ella, no sabe lo que pensar.

    J.M. DORREGO (2003)

    La dulce Irma

  • 7879

    Se observa con cuidado en el espejo, aplica crema humectante sobre el rostro y lo cubre de maquillaje; pasa el corrector de ojeras; ruboriza las mejillas y acaricia la tersura de su piel. Colorea los ojos en la gama del azul; dibuja una lnea negra a su alrededor; unta con mscara las pestaas y comprueba que su mirada se ve sugestiva. Con el rouge dibuja unos labios carnosos y ensaya una sonrisa provocativa; da un toque marrn a las cejas y ahora s est lista. Se contempla nuevamente de cuerpo entero, hace delicados mohines al cristal, otorga con un polvo rosado su ltimo retoque al mentn y la nariz. Por ltimo unas gotas de perfume detrs de las orejas y en las muecas. Mira el reloj y comprueba que llegar cuarenta minutos tarde a la reunin de trabajo. Pero no importa, ella se siente diez aos ms joven para enfrentar la vida.

    LUCA CASAS REY (2003)

    Sol de otoo

  • 8081

    Al una, alados!Corean a su equipo de vuelo al ver que los contrarios son arcngeles de porfesin.

    OJOROJO (2003)

    Alateo

  • 8283

    Ella escribe sobre las bellezas marinas. l, que nunca ha salido de la urbe de concreto, no ceja en su intento de hacerle creer que el mar no existe. Ella sale del cibercaf acutico, sacude la cola y se zambulle de lleno en el agua.

    AMLIE OLAIZ (2004)

    Parasos paralelos

  • 8485

    Su mirada se clava autmata en las entraas del animal. La sangre y las vsceras resplandecen en medio del entorno sobrio y oscuro. Las moscas vuelan golosas sobre el olor a muerte y mugre pegada. La rata va tomando rigidez ceremonial. Mientras, por instinto, el nio esconde sus ojos bajo sus manitas. Segundos ms tarde, en su diminuta boca se mezclan la carne cruda con la saliva. El hambre asesina todo, hasta el horror; entonces, el sabor se vuelve una soportable bendicin y el ftido aroma es ya omisin. A Tobas, con cinco aos de edad, el miedo se le ha ido recorriendo por la piel. Afuera de la alcantarilla amanece.

    ROSA DELIA (2004)

    Collage

  • 8687

    Cuando la ciudad dormita surgen de las alcantarillas nios de cara sucia. Ellos iluminan, con el ir y venir de sus alas blanqusimas, a los armadillos que avanzamos a tientas por nuestras pesadillas.

    COMANDANTE KILA (2004)

    ngeles del asfalto

  • 8889

    Escriba un cuento mientras fumaba. Not que el humo estaba introducindose en el texto. Su personaje tosa y manoteaba tratando de dispersar la nube gris. Divertido, el escritor le arroj en la cara un arito de humo. Colrico, el hombrecillo inici un fuego que pronto se extendi al resto de las pginas. El autor apag las hojas azotndolas en la pared. Despus, arroj los residuos al cesto de basura. Respir hondo y se dispuso a trabajar de nuevo. Antes, por supuesto, encendi otro cigarro.

    RICARDO ROBLES (2004)

    Le baj los humos

  • 9091

    Salgo a la calle y me doy cuenta de que me he quedado en casa. Por lo cual, regreso a por m mismo. Al cruzar la calle, por poco y me arrolla un auto. Caray, qu hubiera pasado si me alcanza a pegar, seguramente no hubiera podido regresar a por m mismo y estara muerto. Cuando me veo llegar, respiro aliviado.

    RICARDO ROBLES (2004)

    Otredad

  • 9293

    Todo cabe en un jarrito, sabindolo acomodar, le asegur a su mujer, mientras iba introduciendo diversos objetos. Empez con cosas pequeas como cubiertos, peines y cepillos. Luego, ms grandes: sillas, televisores y cuadros. El jarrito se ensanchaba para dar cabida a ms y ms triques. Al meter la mesa del comedor supo que nada lo detendra hasta hacer llegar la casa al fondo con todo y cimientos. Continu con los postes de luz, el gendarme y la tienda de la esquina. Despus, fue poniendo edificios, calles y ciudades enteras. Ms tarde acomod dentro las montaas, los valles y los continentes. Sigui con el planeta completo que desapareci a travs de la boca del jarro. Entonces, volte a buscar a Dios, que presuroso, huy despavorido.

    RICARDO ROBLES (2004)

    Acomodos

  • 9495

    Pan, contigo pan: pan blanco, pan de dulce que cruje con sones de pandereta, pan de a ocho, de bizcocho, migajn de costra leve elevado en levaduras: con azcar, pan de muerto; sin azcar, vil bolillo que se parte, se reparte y en dos partes se comparte aderezado con aire, con caricias, roces, lenguas y nadita pero nada, de cebolla por ver de que no verdeen con la verdura los besos ni se nos amargue el pan.

    POCA PARCA (2004)

    Son de pan

  • 9697

    rase una vez una mujer simple, una de sas mujeres como t, como yo, amante de erradicar la mugre de raz, de sas que desmancha a los nios a mano antes de remojarlos por doce horas, de introducirlos uno a uno en la lavadora con detergente, cloro, abrillantador de colores y suavizante bastante para que no se les estrague la piel. Una mujer corriente, amante de las cosas bien hechas, que entre el primer y segundo aclarado saca a orear a sus nios bajo la luna y una vez lavados y centrifugados los deja secar al sol, para que huelan a aire, a luz. Una de esas mujeres como tantas, t, yo, mi madre, la tuya, de sas que planchan con almidn en polvo arruga por arruga, que pliegan a los nios con primorosa simetra y perfuman con espliego los dobleces antes de guardar la ropa en el armario: cada prenda en su cajn, cada cajn en su hueco, cada hueco con un nio dormido que no despertar hasta la prxima primavera, cuando toque de nuevo sacudir la casa y lavar el ajuar. Una mujer simple pues, como t, como yo, amante del orden y la ropa limpia.

    LAGARTIJA DE PLATA (2005)

    Cuentos simples, simples cuentos (3)

  • 9899

    Conversamos en silencio, ella quieta en su pared y yo en mi silla. A veces nos miramos, a veces la pupila se deja resbalar del suelo al techo y fingimos no estar: ella enreda con sus ngeles, yo con la taza de caf. Luego, una de las dos, fatigada de jugar al no te veo, piensa cualquier tontera: los amores en desuso dormitan en la esquina derecha del corazn, y la otra sonre, se pellizca el seno, recuerda a aquel su amante de banqueta e inventa una bobada, uno de esos sinsentidos de mujeres que sirven nicamente para enredar a los hombres: Porque lo quise menos de lo que me quiso fue que te compr con todo y ngeles, guardiana del desquerer. Entonces, los ojos en los ojos, rompemos a rer con un rasgueo de guitarra que cimbra el desayuno, las plumas azules de los querubines y hasta el recuerdo desamorado de esos viejos amantes a la antigua que sellan el adis con cuatro letras mil y un aos despus de haberse ido: La vi y te extra. Vais a llevaros bien porque se te parece. Y algo, no s qu sea, si humo de tabaco o polvo de polilla entre el marco y la memoria, nos acalla la risa a la altura del vientre, ah donde l estaba y ahora que no est gustamos nosotras de olvidarlo a fuerza de palabras y silencios, ngela en su pared y yo en mi silla como buenas amigas que a ratos hablan mucho, a ratos no se hablan y en los tercero ratos, cuando el caf se enfra, se prestan una a otra un carmn amapola, no vaya a ser que a l le d por regresar y las encuentre as, fachosas, despintadas, todas feas

    LAGARTIJA DE PLATA (2005)

    ngela y yo

  • 100101

    En cierta ocasin, me entretena jugando con una canica cuando fue a dar a un hoyo. Mientras horadaba el orificio tratando de encontrarla, descubr el mayor de los placeres inimaginables: cavar agujeros; tan placentero lo hall, que ahora no me es posible vivir sin ellos. Como suele suceder en los comienzos, me serva de cualquiera que hallara a mi paso: profundos, al ras del suelo, negros, de coloresAl paso del tiempo adquieres experiencia, te vuelves exigente. Tras una larga temporada manipulndolos, me dediqu en exclusiva a los agujeros de doble fondo, cuyo arduo y atractivo proceso te garantiza la mxima satisfaccin cuando los concluyes. Y as, dando los ltimos retoques a unos fabulosos boquetes pareados de color bermelln y borde liso, resbal con la canica que haba extraviado aos antes y ca dentro de uno de ellos. Ahora estoy aqu, cavando tranquilamente mientras trato de salir al exterior, disfrutando con el trabajo, con mis huecos cada vez ms insondables, ms oscuros, ms fascinantes, a mi aire, a mi ritmo, a lo mo: feliz.

    J.M. DORREGO (2005)

    Inmersin

  • 102103

    Despeg en alas de tela, a pesar de viajar en nave de ltimo modelo. El servicio a bordo le ofreci un par de valiums. Su angustia fue cayendo en un sueo que se desplomaba en el mar, donde todo se oscureci finalmente.Ya en el aeropuerto, los encargados lo bajaron en peso. Slo se extraaron por el agua, las algas y el olor a mar del cadver.

    JOS LUIS SANDIN (2005)

    El vuelo

  • 104105

    Vendo margarita especial, tamao XL, con amplios, amarillsimos y tersos ptalos, suaves al tacto, infinitos, para que nunca termine tu duda. Uno, para el me quiere Otro, para el no me quiere Y as hasta la eternidad. Para que te mueras ahogado entre ptalos sin llegar a or lo que ms temes, lo que ms te aterra, lo que por nada del mundo quisieras escuchar.

    J. M. DORREGO (2005)

    Anuncio

  • 106107

    Llido es gris, tierno y tmido.En los corrillos donde se conoce del hechizo, del defecto y el dolor de ser diferente, le dieron ese mote.Es de noche. En el cielo, entre el rostro pletrico y redondo de Selene, emerge el perfil del lobezno sobre el cimero rocoso. El torso rgido como esfinge, el cogote erecto, y en el hocico, de entre los nveos colmillos slo se le oye gemir no tiene voz de lobo como un triste perro.Entonces, Llido corre, se pierde entre el fro y los olores verdes de ese entorno nemoroso donde slo se percibe el cricr de los grillos y por fin, el silencio.

    ALFONSO PEDRAZA (2005)

    Llido

  • 108109

    Nada ms verse comprendieron que haban nacido el uno contra el otro. Hoy forman un matrimonio ejemplar.

    J.M. DORREGO (2006)

    Enemigos ntimos

  • 110111

    En algunas islas griegas, la sabidura popular sustituye la Viagra por un pulverizado de medusa seca. Segn la tradicin, bastaba una mirada de la Gorgona para que todo se te pusiera duro como una piedra.

    LAURA HERMOSILLA (2006)

    Sexo mtico

  • 112113

    Por Dios, es una cabeza! exclam horrorizado cuando el padre Antonio me mostr el contenido del cofre. Lo s, Monseor una cabeza reducida, para ser ms exactos. Y crame que eso no es lo ms sorprendente De dnde la sac?! le pregunt histrico. Fue el hermano Rodrigo quien me la trajo me respondi nerviosamente. l estaba realizando su labor evangelizadora en las selvas ecuatorianas, cuando se top con una de las ms antiguas tribus de cazadores de cabezas conocida hasta hoy ellos la tenan. Ahora, mrela con cuidado. El padre Antonio la cogi entre sus manos y, delicadamente, me la acerc. Entonces, sin saber cmo, los prpados resecos de la cabeza se abrieron y, en una visin que puso a prueba mis creencias y mi entendimiento, se me revel lo que haba dentro de ella: Al principio, vi los Cielos y la Tierra

    MAMUT (2006)

    Reducida Fe

  • 114115

    El hechicero de las letras, cort la palabra en dos, con cuidado, para no estropearla. Los colores surgidos iluminaron su rostro. Luego las incisiones fueron ms finas. Una vez que la redujo a segmentos de sonidos, los coloc en una caja transparente y se los dio a su mujer para que reconstruyera el significado.Pasaron los das y la ilusin de encontrar el detalle procaz le mantena acoplando los pequeos murmullos, analizando los resultados en su paladar.No acertaba obtener un resultado loable: chiquita ma, chulita muina, muchachita; todo lo habitual, menos cuichinauta. Poco antes de morir, pidi a su marido que le desvelara la palabra. Al escucharla musit: Jams lo hubiera pensado, esbozando una plida sonrisa con filitos de vergenza.

    JOS LUIS SANDIN (2006)

    La felicidad es unapalabra deconstruida

  • 116117

    Recuerda la crtera con dibujos de sirena y titanes en la esquina del saln. Su madre le dijo que escuchara el canto que surga del interior y peg el odo.No sabe cunto tiempo estuvo all hasta que cay espantado. Tampoco si escuch el famoso canto, ni si lo subyug, pero s le confiere presencia a una ausencia interna, montona y que lo mantuvo oyendo el lentsimo movimiento de los titanes en su huida de la sirena, cosa que tampoco puede precisar, pues un trueno, quiz el de un rayo, rompi la crtera. Sus parientes armaron una escandalera, pero esa ausencia interna es a la que se haba aferrado, y que se ha roto, lo que le provoca un miedo a perderse a s mismo, en el silencio, en la muerte: eso lo lleva a dibujar en el suelo un garabato con el que intenta evocarse a s mismo, porque no puede llegar adonde iba.Frente a un espejo se recuerda, por ser evocado, dibujando otro garabato, el de una sirena que entona una cancin de victoria.

    JOS LUIS SANDIN (2006)

    La espiral del presente eterno

  • 118119

    Diminutas, como de mosca, sus patas me acarician; mi cuerpo, entre cacharros y basura, yace en lbrega humedad. La araa baja y sube por mis prpados cerrados, besa mis labios y en el caracol de mis orejas, se tiende por vicio a dormir. Medito en los artefactos que habitamos el lugar: lluvia, gusanos y hierba silvestre; flores de invernadero que slo por algn tiempo vinieron a dejar los otros; oscuridad y silencio atropellado por el sonido del tren que pasa a un costado del cementerio: un muro lleno de cuarteaduras. La araita ha hecho apacible la estancia. Por un momento pienso en aplastarla, pero mis manos son de trapo. Su telaraa abriga mi soledad.

    ROSA DELIA (2007)

    Entre los cuerpos

  • 120121

    En aquella mansin, ante la mirada de los ancestros que atisban desde su atalaya enmarcada, la familia se rene para cenar. Ropa de etiqueta, mantelera fina. Orfebres minuciosos repujaron la cubertera, que brilla bajo la luz de augustos candelabros. El servicio, dos seoras de edad improbable, acerca el alimento en bandejas impolutas. Los comensales mastican despacio, prolongan el instante plcido de engaar a sus estmagos. Una noche ms, deciden postergar la decisin de qu hacer cuando se acaben las ratas, ya escasas merodeadoras en los stanos de su hogar.

    SERGIO PATIO MIGOYA (2007)

    Dearistocradencia

  • 122123

    Alrgica a las dudas, la mujer enamorada estornud violentamente y los ptalos volaron como esperanzas huidizas. Slo uno aguant. Se qued mirndolo con la nariz colorada y cara de tonta, el pulgar y el ndice dudosos de prenderlo mientras se deca:Me quiere?

    SERGIO PATIO MIGOYA (2007)

    Duda razonable

  • 124125

    Tras escapar con xito de los engaos urdidos por el Servicio Secreto para dejarlo en evidencia, el espa llega a un callejn sin salida: el captulo final de la novela. En unos prrafos ms, su doble identidad ser revelada y su vida no tendr valor alguno. Decidido a evitarlo, corre a la ltima hoja del libro, se desliza hasta la margen inferior, apoya la espalda en la palabra Fin y descarga su arma dorada en contra de quien lo ha perseguido, implacable, a travs de 365 pginas repletas de accin.El victimario, presuroso, desanda lo ledo y se resguarda en el anonimato que le brindan las primeras lneas de la trama escrita por Fleming. Desde all, mientras toma un caf, se dedica a contemplar la agona del sorprendido lector.

    MAMUT (2007)

    El hombre de la pistola de oro (Serie: inmersos en la lectura)

  • 126127

    Luego de dos largas dcadas de ausencia, se le ocurre aparecer justo ahora cuando ella, rendida de soledad, se enamor perdidamente de una de sus sirvientas. Aquella dulce joven que con cuerpo seductor como canto de sirena, supo levantarle el velo y transformar en miel tanto infortunio. Maldito el momento en que jur a Ulises fidelidad eterna!Es hora de conjugar juramentos. Pero cmo? Si el deseo ya ancl en la ms deliciosa y hmeda de las bahas. Y su baha, se llama Agneta.Ulises se encuentra con una esposa distante, la cual alegando un shock provocado por las circunstancias, implora tiempo para el encuentro carnal. El tiempo preciso para terminar otro sudario que, con alevosa, cuatro suaves manos ya comenzaron a tejer.

    PAOLA CESCN (2007)

    La trama de Penlope

  • 128129

    Desde que cambiaron el contrato al enterrador del pueblo, la tasa de mortalidad ascendi notablemente. Los tres ciudadanos que an quedan en pie, discuten si el pagarle por horas fue buena idea.

    MANUELA FERNNDEZ (2007)

    A destajo

  • 130131

    Deca que volaba en sueos y se converta en pjaro. Por eso no me sorprend cuando un gorrin se pos en mi hombro y me gui el ojo.

    ISOLDA BAXTER (2008)

    Libertad bajo las alas

  • 132133

    El discurso de Zeus al inaugurar la era Andrgina fue sublime: nada de vivir separados del ser amado, ahora sern literalmente uno mismo. Y si bien hemos tenido algunos problemas menores como la sincrona de cuatro piernas y cuatro brazos, lo que me tiene ms molesto es el asunto de la reproduccin. Zeus nos prometi que podramos tener sexo cuantas veces quisiramos, ya que en un mismo ser habra un rgano masculino y uno femenino. Solo que alguien cometi un estpido error de diseo, porque mi rgano sexual apunta para un lado, y el de mi compaera para el otro. Fsicamente, jams podremos copular. Esto es inadmisible. Seguramente estos dioses que nos han tocado son una punta de principiantes. He escuchado que es tal el descontento, que a Zeus no le ha quedado ms remedio que dividir a los andrginos con sus rayos. Menos mal. Espero con ansias mi turno.

    HORUS (2008)

    Gnesis

  • 134135

    Magnfico. Extraordinario. Sorprendente. Excepcional enuncia mientras se tumba de espaldas en la cama y enciende un cigarrillo. Asombroso. Tremendo. Impresionante. Inigualable.Una tmida mano acaricia sus cabellos e interrumpe el momento de exaltacin. Gira, entonces, la cabeza y susurra con desgano: Claro, adems, t has estado bastante bien.

    ARQUI (2008)

    Amars () a ti mismo

  • 136137

    Me fuiste deshojando con tus dedos rugosos y te obsequi mi primer nctar. Hoy no guardo penas ni reproches, slo el recuerdo del espasmo desconocido y la inquietud inocente de la caricia nueva.

    LUCA CASAS REY (2008)

    Pubescencia

  • 138139

    Vio por la lente un soldado que impeda el paso de la prensa, que sacaba la pistola, que apuntaba a su cmara.Ambos dispararon al mismo tiempo.

    VICO ESCARLATA (2008)

    Reportero de guerra

  • 140141

    Cuando pequeo, armaba barcos de papel que echaba a la corriente despus de la lluvia; corra tras ellos hasta que se perdan dentro de la alcantarilla.Hoy la vida ha cambiado: no hay nios jugando con barcos, ni nios, ni barcos.

    CARLOS DE BELLA (2008)

    Navegar, ya no

  • 142143

    Puro morbo. En vuelos cada vez ms riesgosos desde una mancha de dulce en el mantel hasta una migaja cada sobre el csped, al pasar casi rozando grit Jams me tendrs!Desde la tela tendida entre el cerco y la mesa de hierro, ella mirando hipnotizada pero atenta, murmur Fallars y sers ma!.As un tiempo y lo no imaginado sucedi: un roco letal de dicloro dimetil abati la mosca que cay sobre la red; la araa herida de muerte agoniz sin alcanzarla.

    CARLOS DE BELLA (2008)

    Almuerzo en el jardn con juego de seduccin y final trgico

  • 144145

    De nio invent un amigo invisible al que llam Siul, mi nombre al revs. Con el tiempo Siul se volvi prepotente, dominante, y agresivo, hasta que perd todo control sobre l. Fue Siul quien mat a ese hombre y no yo.Me autoinculp en la declaracin. Saba que hacindome pasar por Luis le culparan a l y no a m. Ahora l vive entre rejas imaginando que soy yo.

    MANUELA FERNNDEZ (2009)

    Crimen y castigo

  • 146147

    Pues yo no s de qu te quejas estall la Victoria Alada de Samotracia al or los lamentos de la Venus de Milo, Al menos conocen tu rostro!.

    GREMLIN (2009)

    Murmullos en elLouvre

  • 148149

    El da que los cientficos descubrieron el primer agujero negro, comprobaron la presencia de agua en su interior. Dicho indicio supona la existencia de vida, tal y como pudieron corroborar ms adelante. La civilizacin que hallaron result ser sorprendentemente parecida a la nuestra. No slo se organizaban en diferentes pases, ciudades, pueblos y comunidades de vecinos, sino que tambin haba banqueros, curas, militares, policas, vendedores de coches, polticos e incluso bailes regionales. Y lo que era peor an: existan los lunes por la maana. Ante el panorama de ver duplicada nuestra existencia en el Universo, los cientficos optaron con buen criterio por omitir dicho hallazgo.Desde entonces, slo se habla de los agujeros negros como regiones espaciotemporales, casi mticas y lo bastante inaccesibles como para que nadie caiga en la tentacin de colonizarlas.

    J. M. DORREGO (2009)

    Una verdad incmoda

  • 150151

    Si el zapato no se hubiera deslizado debajo de la cama, Antonia no hubiese visto un envoltorio de tela negra en la quinta pata. Dentro, recortados, torso y cabeza de su marido con la cara borracha del ltimo cumpleaos. A la altura del primer botn prendido de la camisa, un agujero de lado a lado, prolijo, con el borde pintado de rojo. Sorprendida, fue por su madre y la ta Ulda; las encontr calentando agua para el caf, riendo por lo bajo. Se incomodaron al ver foto y trapo en su mano pero ninguna apart la vista, al contrario.Entonces Antonia les dio las gracias y, con disimulada satisfaccin, retorn al comedor, donde velaban al cnyuge muerto de un infarto.

    MNICA ORTELLI (2009)

    Favor

  • 152153

    Corre a resguardar de la llovizna la ropa casi seca. Ve que cesa la lluvia y vuelve a tenderla. De nuevo empieza a caer el agua; a recoger. Desiste a la tercera vez y deja que se empape. Por un agujero entre las nubes, los dioses llevan la puntuacin: a ver quin atina ms gotas a la camisa roja.

    GREMLIN (2009)

    Juegos divinos

  • 154155

    Una bodega surtida ennoblece a su dueo. El Conde posterg hasta el final a aquella brillante pelirroja cuerpo rotundo, buqu espeso, carcter vivaz por el exquisito dulzor que le daba su quinta aada como diabtica.

    JOSEPH M. NUVALOS (2009)

    A los postres

  • 156157

    Eva mordi la manzana de Adn.

    RUBN PESQUERA ROA (2009)

    Literal

  • 158159

    En Ficticia somos realistas: la liebre es un gato, Pinocho es Jons y el dinosaurio est all.

    LAURA ELISA VIZCAINO (2009)

    Otra de vaqueros

  • 160161

    Despert en una embarcacin. La adusta mirada de los pasajeros y el porte del barquero me revelaron, tempranamente, que estbamos navegando por las aguas del Estigia. Se me oprimi el corazn. De sbito, una mujer que me record a mi madre pos sus manos sobre mi cabeza y con una voz dulcsima me dijo: Vuelve a la costa, pajarillo. Esta maana, al restregarme los ojos, algunas plumas persisten entre mis dedos.

    GABRIEL BEVILAQUA (2009)

    Despertares

  • 162163

    El pblico, siempre paciente en los trmites burocrticos, apenas ha notado que es un escarabajo quien atiende al otro lado de la ventanilla. No les sorprende que el coleptero sostenga una pliza con sus patitas delanteras; tampoco que lance volutas de humo desde la cazoleta de su pipa, aunque les desconcierta, eso s, el hecho de que lo haga en un edificio pblico donde, segn el artculo 3654/67/4352cd/Bis, est terminantemente prohibido fumar.

    EL POETA ZURDO (2009)

    Kafka tras el cristal

  • 164165

    Cuando la joven, bella y arrepentida prostituta cruz las puertas del cielo, crey que haba sido absuelta de sus pecados. Ignoraba que en verdad la requeran, clandestinamente, por su oficio.

    GABRIEL BEVILAQUA (2010)

    Sin retiro

  • 166167

    Tras el pretil, la mecedora se mueve sin que el abuelo se esfuerce. Ocupado en vigilar a las nias que juegan, se balancea a capricho de viento y madera. Las vigas del piso crujen al parejo del viejo mueble y la mirada fija recorre de arriba a abajo con precisin cronomtrica la curva: desde los rboles que delimitan la milpa recin barbechada hasta la mugre de los pies descalzos de la ms pequea nietecita.La madre, atareada con el metate, se baa en el sudor de la lumbre y del medioda. Para completar el lienzo, un nio, el hermano mayor, se acerca por la vesana acompaando al famlico hato de ganado.El abuelo ha muerto desde las ocho de la maana, pero sigue atento el juego de las nias, es su obligacin, su contribucin a la magra economa domstica. Ya despus lo llorarn y prepararn caf, bolillos y novenario.Para sosiego de todos, es sordo, y hace caso omiso al clamor de los ancestros que llegan a recogerlo, entre vapores de fsforo y departiendo con las esculidas vacas.

    RUBN PESQUERA ROA (2010)

    cfrasis

  • 168169

    Perciba un personaje distinto con cada lectura de la minificcin. Sin duda, el autor sufre de un grave trastorno, sentenci para sus adentros el sicoanalista. Dispuesto a obtener un diagnstico exacto, ley de nuevo la pgina en blanco.

    JOS LUIS SANDIN (2010)

    Mltiple

  • 170171

    Cervantes se pensaba Alonso Quijano y ste se crea Cervantes, mientras calmada y metdicamente Sancho iba escribiendo El Quijote.

    J. M. DORREGO (2010)

    El ladrn de tinta

  • 172173

    Nada que nada la luna blanda, remonta las olas, se tuerce en las crestas oscuras del agua. Vienen las nubes de lluvia cargadas, embozan la luna y no se ve ms nada, nada de nada. Luego las gotas: agitan y trizan el espejo acostado en que la noche nada. Y no veo nada: el azogue fro me empapa. Nada que nada, entre las ondas: nada de nada. La lluvia pasa. Llevo en los ojos metida la luna blanda, remonto en silencio las crestas oscuras del agua. Alguien encuentra mi cuerpo en la playa. En el acantilado una lechuza canta, canta que canta, a la luna blanda.

    GILBERTO MARTI LELIS (2010)

    Vieta nocturna

  • 174175

    El caballero de la Blanca Luna, tras derrotar al de la Triste Figura, descabalg y se le arrim para escuchar las dbiles palabras de la rendicin. Fue as como se le contagi la cruel enfermedad de la fantasa y, a imitacin del vencido, se lanz a la bsqueda de una dama que pudiera parangonarse con Dulcinea del Toboso y de aventuras en las que probar la fuerza de su brazo. Mas ocurri que la Luna, que no perdona a quienes toman su nombre en vano, lo priv del don de la locura, de modo que no encuentra seora cuya hermosura sea digna de su amor ni empresa alguna merecedora de su afn. Y desde entonces vaga por el mundo, cuerdo y anhelante, como un desgarro entre la realidad y el deseo.

    ELISA DE ARMAS (2010)

    En el escudo traa pintada una luna resplandeciente

  • 176177

    Tras meses de entrenamiento, el aprendiz logr ver al ngel atrapado en el mrmol. Tom el cincel y martill hasta tener su figura bien definida, a unos milmetros de tocar su carne. Pero la piedra se agriet. El ngel extendi sus alas, se sacudi los guijarros y emprendi el vuelo sin ms.No te preocupes lo consol el maestro escultor, a todos se nos escapa el primero.

    LE NIAIS (2010)

    Cinceladas

  • 178179

    Mientras su cuerpo se resquebrajaba entre mis manos, era tarde para sopesar los riesgos de amar a una mujer de barro.

    JOS MANUEL ORTIZ SOTO (2010)

    Polvo

  • 180181

    Cuando llego a casa observo si las ventanas me sonren. En tal caso entro sin recelo. Si las baldosas, limpias de toda suciedad, me invitan a chirriar las suelas por su tersa faceta, contino. Si acaso al entrar al dormitorio me encuentro a m mismo postrado y ni por un momento intuyo mi presencia, despierto o vuelvo ms tarde.

    ALFONSO PEDRAZA (2010)

    El peso del delirio

  • 182183

    La acarici y la bes antes de colocarla sobre la marca de los once pasos. Mujer al fin y al cabo, la pelota percibi lo falso de aquel acto y fue directa a los brazos del portero.

    JOS MANUEL ORTIZ SOTO (2010)

    Intuicin femenina

  • 184185

    GABRIEL BEVILAQUA (2010)

    A la sombra de un sueo en flor

    Pasados los cien aos del hechizo, la bella durmiente se resiste otra vez a despertar: Tarde o temprano, suea, lo intentar una princesa.

  • 186187

    La mscara de obsidiana, el manto de piel de coyote, y el penacho de plumas de quetzal, yacen sobre la cama de piedra. Con cuidado, el dios invisible se quita el maquillaje de arcilla, sangre y ltex. Otro da con la rutina de siempre y estos aztecas que ya no creen en nada Slo lo consuela saber que ya vienen los espaoles. Acaso se tome unas vacaciones.

    RUBN PESQUERA ROA (2010)

    Tloque Nahuaque

  • 188189

    Tras cuarenta aos de felices acuerdos, ambos presumen de entenderse sin palabras.Casados por trmite civil, en su momento prefirieron comprar la cama grande a los anillos; despus, se olvidaron. O casi, porque ahora ella mira su mano un tanto artrtica y piensa que le gustara lucir un aro de oro junto al cintillo heredado de su madre. Entonces la extiende y pregunta sonriendo a su marido:No crees que ya es hora? Mueve el dedo anular con cierta dificultad. No te gustara a ti tambin? agrega entrelazndole los dedos. l observa las manos de los dos, la mira a los ojos intensamente y asiente.Al otro da, ir contento a reservar la excursin para las aguas termales.

    MNICA ORTELLI (2010)

    Miradas

  • 190191

    Nada plcidamente entre ballenas que meditan; los sonidos, como ronroneo de gato, son graves y cadenciosos. Pero, las vibraciones se tornan cada vez ms disonantes, molestas. De pronto, espasmos sibilantes le lastiman los odos porque ahora est en la sabana y un elefante barrita furioso. Huye despavorida, tropieza y cae junto a un cerdo que le grue ruidosamente al odo. Se despierta, observa con fastidio a su marido que duerme boca arriba y le da un codazo.

    MNICA ORTELLI (2010)

    Fauna nocturna

  • 192193

    Esa maana trabajando la madera Jos recordaba los hechos vividos por su mujer en los ltimos das: primero que al tocar el cactus sinti un escalofro, luego que al beber de la fuente dentro de ella cant algo, al mirar el horizonte una nube le saludaba y ayer que el estircol ola a rosas. All viene qu tendremos hoy?Ay mi querido! debo contarte la buena nueva.

    CARLOS DE BELLA (2010)

    El nico sentido virgen

  • 194195

    La escena es tierna en extremo, conmovedora. Los pastorcitos todos muy lindos, Jos y Mara, los reyes que se distinguen a lo lejos, la estrella de Beln. Y el niito Jess, clavado a su crucifijo de juguete, la llaguita en el costado y una pequea corona de espinas.

    RUBN PESQUERA ROA (2010)

    Noche de paz

  • 196197

    T eres Santa? pregunt el chiquillo sentado en las piernas del hombre regordete.La verdad, no. A m me pagan por estar aqu fingiendo.Lo saba. No por nada soy el Nio Dios.

    JOS MANUEL ORTIZ SOTO (2010)

    La foto del recuerdo

  • 198199

    Tras aos de introducir dentro del crisol la mezcla de pelos, piel y esperma y de rodearlo con estircol de caballo para mantener la temperatura, el viejo alquimista vislumbra por primera vez en su fondo la criatura quebradiza, casi sin sustancia, an carente de vida. En secreto la alimenta con sangre humana hasta que, al fin, una madrugada lo despiertan sus gemidos desconsolados. Las impacientes manos del anciano extraen del recipiente un homnculo de piel rosada, perfectamente constitudo, aunque de un tamao mayor del que imaginaba e, incapaz de calmar su llanto, reclama la ayuda de su joven criada que acude presurosa, se desabotona el corpio, acerca al pequeo ser a su pecho y lo deja succionar hasta que se calma. El entusiasmo por el xito de su experimento no permite al sabio apreciar las ojeras de la muchacha, ni la repentina estilizacin de su cintura, ni el alivio que refleja su rostro. Mientras tanto, en el corral, las gallinas picotean el cadver semitransparente de un hombrecillo diminuto.

    ELISA DE ARMAS (2010)

    Filius philosophorum

  • 200201

    Efram Erasmus, alquimista de pueblo, poda darle vida a su sombra. Al conocer esto el rey, de inmediato lo llam a formar parte de su corte, lo que le granje a Efram un peligroso enemigo: el alquimista real. Una noche, tras hurtarle la frmula de la sombra, el alquimista real le orden a la suya que estrangulara a la princesa. Y al descubrirse el crimen, seal: Slo una sombra podra pasar entre decenas de guardias y una puerta con cerrojo. Sereno, Efram tom la palabra: Su majestad, no puedo devolveros a vuestra hija, pero s, hablar con ella. Si persegus la verdad, dejadme intentarlo.Entonces, tras un ensalmo de Efram, se oy la melodiosa voz de la princesa: Mi matador, ciertamente, ha sido una sombra; mas no la de ErasmusAos despus, Efram dej escritas unas clebres memorias donde destaca el captulo De mi don de ventrlocuo.

    GABRIEL BEVILAQUA (2010)

    La sombra del alquimista

  • 202203

    Tras extirparse los ojos, Edipo descubre un complejo ignorado: su fobia a la oscuridad.

    JOSEPH M. NUVALOS (2010)

    Mitografa

  • 204205

    De pie ante el interruptor, pareca meditar su siguiente movimiento.Deja de jugar con el apagador y ven ac! grit la madre desde algn lugar de la planta baja.El borbotn de luz emanado de la lmpara descubri al chiquillo que, agazapado bajo las sbanas, no paraba de sollozar.S, mam, ya voy respondi de mala gana el fantasma y desapareci.

    JOS MANUEL ORTIZ SOTO (2010)

    Juego de nios

  • 206207

    Llegado el momento, fue llevado hasta el trono. Satisfecho, tom posesin de l mientras le colocaban los brazaletes y le era ceida la corona. Por su mente desfilaban vvidos recuerdos de lo que haba hecho y por lo que hubo de pasar para llegar hasta ah. Una diablica sonrisa se esboz en su rostro al verse al fin en aquella sala, de donde slo muerto podran sacarlo, despus de que el celador accionara la palanca del interruptor.

    FICTIOUS III (2010)

    Coronacin

  • 208209

    Dado que todas las pistas conducan a l, se entreg a la polica. Ya cometera el crimen cuando saliera de prisin.

    JOS LUIS SANDIN (2010)

    Justicia

  • 210211

    1Al amanecer encontraron a la muerta flotando boca abajo en la fuente de la plaza. El Juglar (Prez Maqueda, Fernn), improvisado capitn de polica, escribi un verso pidiendo la autopsia.2Tena la boca llena de ptalos de rosa y del vientre inflamado, al corte del bistur, brotaron Iztpapalotl, mariposas de obsidiana, grandes como murcilagos.Flor del Carmen profetiz que el asesino se entregara al ocaso, que bebera en La Flor hasta que vinieran por l.3Prez Maqueda se instal desde las cinco en la barra, vigilando en el espejo la entrada, bebiendo cerveza, sonrindole a las sanjuaninas que cuchicheaban en las mesas.4A las 6 un aleteo en la calle anunci la llegada del opeta. El de la gabardina vieja, verde y deshilachada de las mangas, salud con la mano. Hola, Flor, le dijo a la enana. Limonada con mucho hielo, pidi y fue a sentarse al lado de Fernn. Encendi un Lucky, y slo entonces mir a Prez Maqueda.5Si viene por lo del fiambre de la fuente: ella me pidi que lo hiciera, estaba podrida; dijo llamarse Ofelia, vena del Golfo, problemas con drogas; nada que hacer, salvo darle una muerte bella.6Se apoy en el borde de piedra. Con el culpable cautivo ya podra tomarse un descanso. Fernn estuvo escuchando la hojarasca llevada por el viento, mirando el vaivn de las hojas hundidas en el agua de la fuente, dejando fluir su calculada tristeza.

    GILBERTO MARTI LELIS (2010)

    Crnicas de Chauburgo (mariposas de obsidiana)

  • 212