- 109- audiencias

of 10/10
- IOd- «Las provincias del Plata despues de 1716. dice el senor Velez, eran gobernadas por uo vi- rrei cuya autoridad llegaba en el Peru basta los desagues dellago Titicaca ; mas por espacio de quince aftos no exisli6 audiencia alguna en Bue- nos.. -Aires, metropoli del virreinato; i la de Char- cas comprcndia en su jurisdiccion a todas las prorincias arjentinas. "Se dira por esto que des- pues de la creacion del virreinato, Buenos-Airel o COJ:doba estaban sujetas a la presidencia de Charcas? De ninguna manera. El presidents de Cbarcas gobernaba solo aquella provincia, aun- que la audiencia en. 10 judicial estendiera su ju- risdiccion a todas las provincias del virreinato. En 10 politico, en el gobierno i administracion del estado, la misma presidencia de Charcas estaba sujeta al virrei de Buenosaires.. EI parrafo anterior contiene dos observacio- nes coatra la opinion que sostengo, que no pue- den ser mas desnudas de todo fundamento. La primer a es esta ni mas ni menos. La torte espanola estableci6 en 1776 el virreinato de Buenos-Aires. Durante 105 quince alios siguien- tes, la audienciaque rejia todas las provincias del nuevo virreinato residi6 en Charcas, i no eo la capital Buenos-Aires. ~ue prueba, pregunto yo, esta irregularidad en la residencia de una autoridad, facil de es- plicar en el presente CUD, para la cuestion que

Post on 16-Jul-2022

2 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

- IOd-
«Las provincias del Plata despues de 1716. dice el senor Velez, eran gobernadas por uo vi- rrei cuya autoridad llegaba en el Peru basta los desagues dellago Titicaca ; mas por espacio de quince aftos no exisli6 audiencia alguna en Bue- nos..-Aires, metropoli del virreinato; i la de Char- cas comprcndia en su jurisdiccion a todas las prorincias arjentinas. "Se dira por esto que des- pues de la creacion del virreinato, Buenos-Airel o COJ:doba estaban sujetas a la presidencia de Charcas? De ninguna manera. El presidents de Cbarcas gobernaba solo aquella provincia, aun- que la audiencia en. 10 judicial estendiera su ju- risdiccion a todas las provincias del virreinato. En 10 politico, en el gobierno i administracion del estado, la misma presidencia de Charcas estaba sujeta al virrei de Buenosaires..
EI parrafo anterior contiene dos observacio- nes coatra la opinion que sostengo, que no pue- den ser mas desnudas de todo fundamento. La primer a es esta ni mas ni menos. La torte
espanola estableci6 en 1776 el virreinato de Buenos-Aires. Durante 105 quince alios siguien- tes, la audienciaque rejia todas las provincias del nuevo virreinato residi6 en Charcas, i no eo la capital Buenos-Aires.
~ue prueba, pregunto yo, esta irregularidad en la residencia de una autoridad, facil de es- plicar en el presente CUD, para la cuestion que
- 109- ventilamos de si los territories de las audiencias eran simplemente judiciales, 0 gubernativos iju- diciales a ' un mismo tiempo? Que la audiencia estuviera en Buenos-Aires 0 en Charcas, me pa- rece que importa mui poco para el asunto de que tratamos.
Vamos a la otra observacion. «EI presidents de la audiencia de Charcas, dice el sefior Velez, gobernaba solo aquella provincia, aunque la au- diencia en 10 judicial estendiera s~ jurisdiction a todas las provincias del virreinato.» EI presidente de Charcasno gobernaba solo
la provincia de ese nombre, sino todo el virrei- nato, porque el verdadero presidente de esa au- diencia era e\ virrei. No soi yo quien. se 10 digo al senor Velez, sino el mismo rei de Espana en la cedula de nomhramiento espedida a favor de' don Pedro de Ceballos, primer virrei de Buenos Aires. «He venido en 'crearos, dice el monar,ca, virrei, gobernador i capitan jeneral de las pro- vincias de Buenos-Aires, Paraguai, Tucuman, Potosi, Santa -Cruz de la Sierra, Charcas ide todos los correjimientos, pueblos i territories a que se estiende 1a jurisdiccion de aquella audien- cia, la cU,alpodreis presidir en el caso de ir a ella con las propias (acultadesi autoridad que gozan 108 demas vit·reyes de mis dominios de las Indias, segun las leyes de elias, comprendiendo- se asl mismo bajo de luestro mando ijurisdic--
- 111.- cion los territories de las ciudades de Mcnduza i San-Juan del Pico, que hoi se .hayan depen- dientes tie la gobernacion de Chile, con absoluta iodependencia de mi virrei de los reinos del Pe- ru durante permanezcais en aquellos pulses, aSI en lodu 10 respective al gobierno militar como al politico i superintendencia jeneral de real ha- cienda en todos 103 ramos i productos de ellos.»
EI jefe supremo del virreinato de Buenos-Ai- res era presidente de ta real audencia respectiva oi mas ni menos como 10 eran los virreyes del Peru, Mejico iSanta-Fe, Segun esto los territo- rios de las audieneias eran al mismo tiempo jt:- diciales iadministrativos.
He seguido paso a paso al senor Vel~1 Sars- field en todos los raciocinios que ha Iormulado
. para demostrar que las audiencias eran autorida- des judiciales, i no guberuativas, i que por con- siguiente, los territories sefialados a dichas au- diencias no len ian que coincidir con las demar- caciones administrativas. Creo haber desvanecide cornpletamente todos e50S raciocinios.
Sin embargo, hai entre ellos algunos Lan in- conducentes, tan inoporlunos, tan taltos de senti- do, que no haeen siro embrollar i oscurecer la cuestion. Temo pues que algunos leetores poco ateutos 0 poco rersados en este jenero de discu-
- III -
siones hayan perdido c~hilo de los argumentos. i no hayan podido formarse ideas bien clarae i precisas ace rca del punto debatido, Al 'senor Velez que no tiene la razon le conviene confun- dir los hechos i enredar la discusioo; pero a mi que la lengo, me importa al conlrario procurar que todo quede mui bien esplanade. En una ma- 1a causa la oscuridad es el uoico medio de aluci- nar a algunos ; en una buena, la daridad es el mejor medic de hacer resaltar la verdad i la jus- tieia,
Esta consideracion me obliga a presenter un resum sn de 10 mas sustancial que sobre las alri- buciones i territories de las audiencias acaba de leerse, Me propongo esponiendo CO.l precision cl nudo de la dificultad que he examinado en las pajinas precedentes, evitar toda confusion enlas ideas de mis ·lecLores, i toda divagacion en las replicas de la parte conlraria, si es que melas dirije.
La lei 12 titulo 15 libro 2.0 de la Recopila- cion de Indias que crea la audiencia de Santiago seflala por territorio a la presidencia de Chile: I•• provincia de Cuyo, la Patagonia, las tierras rna- ga!hlnicas, la tierra del Fuego i 10 que .el seilor Velez llama Chile propiarnente dicho. Las pala- bras de esa lei son precisas i terminantes. EI distrito de esa audiencia, dice, sera, <dodo el reino de Chile con las ciudades, villas, lugares i
- 112 -
tierras que se incluyen e. el gobierno deaquellas provincias, asi 10 que ahora esta paclflco i pobla- do, como 10 que 51J redujere, poblare i pacificare dentro i fuera del estrecho de Magallanes i la tierra adentro basta la pro v incia de Cuyo in- clusive..
HI seilor Velez, para contrarrestar esta dispo- sicion esp resa del soberano, ha pretendido que el territorio mencionado en esa lei era designa- do a Ia audiencia, i no al presidente, goberna- dor i capitan jeneral que la presidia.
Para sostener esta asercion, ha avanzado Ia paradoja de que las audiencias eran autoridades puramente judiciales, i de que por 10 tanto los territorios que Ies estaban seflalados no coinci- dian con los demarcaciones gubernativas,
He refutado en 10 que precede una por una todas las razones en que el senor Velez apoya tan estraiia opinion. Sin embargo, no babria ne- eesitado 'para mi objeto seguirle en todos esos argumentos, que aun cuando fueran ciertos e irreplicables, sienipre sucederia que en Chile los territorios de la audiencia i del presidente, go- bernador i capitan jeneral DO eran mas que un solo imismo territorio.
La lei 12 titulo 15 libro 2.0, despues de fijar el distrito indicado en las palabras que de ella he eopiado algunas lineas antes, dice, el presiden- te, gobernador i capitan jeneral gobernara i ad-
113 - ministrara ese distrito, et mismo que designs pa .. ra la jurisdiccion de la audiencia. <.C6mopuede entonces ponerse en duda que fuera uno mismo el territorio adjudicado ala audiencia i el adju .... dicado al gobernador-presidente?
La simple lectura de esa lei t;A titulo 15 li- bro 2.0 es la refutacion mas concluyente i vic... toriosa que puede dirijirse a todos los argumen- los historicos i especulativos del doclor Yelez,
Me habria bastado citar esa lei que es la dici- siva en la materia; pero he querido para mayor abundamiento manifestar al senor Velez que era equivocada su opinion sobre las atribuciones i lerritorios de las audiencias •
.Le he probado con citas de leyes ide hechos historicos que las audiencias ten ian atribuciones administrativas, relaciooadas con las de los vi- rreyes 0 gobernadores presidentes, que hacian indispensable la coincidencia de los distritos se- fialados a esas dos autoridades ..
Le he mostrado en seguida que Ia:Recopila- cion de Indias dice en todas las leyes relativas al particular, que el territorio de las audiencias i el de los gobernadores que las presidian formaban un mismo i solo territorio ,
Me parece que el punto no podia haber que- dado mas dilucidado.
15
- II" - Supongamos, dice todavia el senor Velez, que
la lei 12 titulo 15 libro 2" de la Recopilacion de Indias fijase el territorio del reino de Chile, i no el territorio de la audieneia de Santiago. Esa lei dada por Felipe III en 1609 estaria reform ada por una real cedula de 1620 que marc6 los Iimi- tes de la provincia de Buenos-Aires, sefialandole por territorio de este a oeste desde la boca i cos- tas del gran rio de la Plata basta las barras de la del Tucuman i de la presidencia do Chile; i de sur a norte desde donde se pueda estender en las tierras magallanicas i sierras del Tandil basta dar en el Paraguai i ciudad dicha de Corrientes i su jurisdiccion inclusive.
Esta real cedula, tal como se cita, no concedia a Buenos-Aires ni la Patagonia ni las comarcas adyacentes al estrecho, que, como tengo demos- trado, estaban asignadas a Chile, cuyos limites respetaba la espresada cedula.
Pero sean cuales fuesen sus disposiciones, la principal objecion que puede dirijirsele es que so existencia no esta probada. EI senor Velez no la ha visto, ni sabe donde se encuenlra. Apo- )'3 laefectividad de so existencia en el testimonio de los historiadores Guevara i Techo; pero es de advertir qne el primero tampoco la ha visto,i se refiere a Techo, circunstaocia que el senor Velez ha cuidado de callar.
Tenemos ent6nces que la cedula de 1620 a
lJ;j-
que se hace alusion es de .existencia dudosa; i que aun cuando fuera efectiva, solo asignaria a Buenos-Aires una estension de costa al sur del rio Negro. Esa cedula esta mui distante de qui tar a Chile la Patagonia i tierras megallanicas.
Pero aun cuando Iuera eso, 0 cualquiera otra cosa, 10 que ordenaba, esa cedula estaria deroga- da por la lei 12 titulo 15 libro 2.0 cuya fecha es, no el afio de ·1609, como 10 dice el senor Velez, sino el aoo de 1680, data de la promulgacion del c6digo donde ella se encuentra.
Felipe III crc6 la audiencia de Santiago por real cedula dada en Madrid a 17 de febrero de 1609, pero esa real cedula no ella lei 12 del ti- tulo 15 libro 2° de la Becopilacien, sino la que copio a continuacion, identica en 10 dispositive, pero diferente en la.redaccion.
(~DonFelipe por la gracia de Dios rei de Cas- tilla, de Leon) de AragoD, de las dos Sicilias, etc. etc.
«Por cuanto habiendo sido informado que pa- ra el mejor acierto de las cosas, pacificacion i poblacion de las provincias de Chile, i buena ad- ministracion de mi justicia, convenia volver a poner i fundar en eUas una mi audiencia i chan- cilleria real, como antes de. ahora la hubo; i teoiendo por convenieotes las causas que para eUo se me han representado, he acordado i re- sueJto que se funde la dieha mi audieneia i chan-
- 116- ellleria real en la ciudad de Santiago de las di- chas proviaeias, doode haya un presidente que ha de ser el mi gobernador i capitan jenera) que .1 presente es, iadelante Iuere de ellas, icnatro oidores, fiscal i los otros oficiales necesarios, i que teaga la misma autoridad ipreeminencias que tienen cada una de las nuestras audieneias de Yalladolid iGranada de estos mis reinos, ilas otras mis audiencias de las Indias, ique se eO\'16 para ello mi real sella con que se sellen las mis provisiones que en la dicha audiencia por los di- chos mis presidents i oidores se libraren i des- pecharen, i para la orden que en el uso de SUI'
o.ti.cio~ien lodl) 10 demas ban de seguir, he man- daoo baaer la5 ordenanzas del tenor siguiente.»
EHa es la ce~ula de 1609 tal como puede Jeerse al frente de las ordenanzas de J~audicncia de Chile, que sa conserran en eI archir« de la corte de apelacionesde Santiago.
La lei 12 titulo 151ibro 2.0 de la Recopilacioa III ~o redaetada por Felipe IV, como pusde 'eene eo e1encabe~Q}iento de lit Dlisma lei.
CvIOj II por cedula, dada en Mad.~id llo 18 de _l\JO de 1680 e inserta al rr~le de la Re~opil..- cion, ~dena que leu;leye, de eie cOdigo (fSe guar· lIel), cumplan i ejecutca, i POf elias se8~ deler- .inad~ lo.008 los plei10s i oog~:l(~iQS,qUf) en as- lQI i. aquelws rCtnos ocurrieren) auoqQe alguus ~"n lIuevwenle h~cMaiorde.-adas, 0 no pu-
- 117 _. blicadas ni pregonadas, i stan diferentes icon .. trarlas a olras lejes, capitulo. de carla, i prac- malicas de estes nuestros reinos de Castilla, ce- dulas, cartas acordadas, provisiones, ordenanaas, instrueciones, autos de gobiemo iotros despa- ehos manusoritos 0 impresos: todos los cuales ell nuestra voluntad que de ahora en adelaate no tengan autoridad algona, ni se juzgue por ellos, estando dicididos en otra forma 0 espresamente revocados, COmo por esta lei a mayor abunda- mientos los revocamos, sino sola mente per las leyes de esta Becopilacion, guardando en defee- to de elias 10 orden ado pot III lei 2.' tilulo t." Ii- bro 2° de esta Becopitecron, i quedando en SfI
fuerza i vigor las cedulas i ordenanzas clad&sIi nuestras reales audiencias, en 10 que no Iueren contrarias a las leyes de ella.»
ASI toda disposicion anterior al t 8 de mayo de 1680 i diferente 0 contraria a las leyes de I. Becopilacioa D() tiene ningun Talo~ legal; 0 tm otras palabras todas la leyes de la Racopilacioo de Indias tienen por fecba et 18 de tnayo de 168.1 pueMO que ese dia fueroo todas ellas sanciona- daB i ralificadas por el soberano.
IV "La CUirla prepmicioil que el seMi' Velez
Sarsfield ha soslenido en su Memoria, es"la tft!